En clima elec­to­ral, el go­bierno vol­vió al in­te­rior pa­ra di­fun­dir lo­gros en­tre co­lo­res par­ti­da­rios, pe­ro un in­ci­den­te frus­tró el plan

“Te­ne­mos que cui­dar que no pa­se de nue­vo y sa­ber si al­gu­nas mo­vi­li­za­cio­nes tie­nen al­gu­na mo­ti­va­ción di­fe­ren­te a la que se plan­tea”, di­jo el pro­se­cre­ta­rio de Pre­si­den­cia so­bre el in­ci­den­te de Eduar­do Bo­no­mi

Búsqueda - - HUMOR - Es­cri­be Juan Pit­ta­lu­ga

Er­nes­to Mu­rro es­cu­cha­ba muy con­cen­tra­do al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, quien, subido a un es­tra­do ubi­ca­do a po­cos pa­sos de él, inau­gu­ra­ba en Tran­que­ras el es­pe­ra­do tra­mo de la Ru­ta 30 com­pren­di­do en­tre la Ru­ta 5 y la ciu­dad de Ar­ti­gas. A su la­do el pro­se­cre­ta­rio de Pre­si­den­cia, Juan An­drés Ro­ba­llo, in­te­rrum­pió bre­ve­men­te la aten­ción del mi­nis­tro de Tra­ba­jo pa­ra en­tre­gar­le un go­rro ro­jo con el lo­go del Mi­nis­te­rio de Trans­por­te y el signo RN30 de­ba­jo. Mu­rro mi­ró el go­rro unos se­gun­dos, le di­jo unas pa­la­bras a Ro­ba­llo y son­rien­do se sa­có la boi­na ver­de que lle­va­ba pa­ra co­lo­car­se la nue­va pren­da que con­me­mo­ra­ba la oca­sión. Un po­co más atrás lo mis­mo ha­cía el mi­nis­tro de Sa­lud, Jor­ge Bas­so. Y ade­lan­te ya te­nía pues­to su go­rro ro­jo la vi­ce­pre­si­den­ta, Lu­cía To­po­lansky.

El sol ma­ña­ne­ro del nor­te del país em­pe­za­ba a des­pe­re­zar­se, y con el ca­lor en men­te el go­bierno ha­bía pre­pa­ra­do una in­ge­nio­sa ma­ne­ra pa­ra que mi­nis­tros, fun­cio­na- rios, em­pre­sa­rios, mi­li­tan­tes, ve­ci­nos y to­do el que qui­sie­ra pu­die­ra res­guar­dar­se de la tem­pe­ra­tu­ra. Los go­rros ro­jos, azu­les y blan­cos que se re­par­tie­ron en­tre los asis­ten­tes ha­cían jue­go con las ban­de­ras fren­team­plis­tas de los mi­li­tan­tes, ti­ñen­do con co­lor par­ti­da­rio la inau­gu­ra­ción de una de las obras más re­cla­ma­das al go­bierno du­ran­te es­te pe­río­do. El dis­cur­so de Ta­ba­ré Vázquez iba en sin­to­nía con ese am­bien­te. “Ha­blar, ha­blan mu­chos, pe­ro es­ta­mos en tiem­po de cons­truir. Por el go­bierno van a ha­blar los he­chos, no las pa­la­bras, y los he­chos van a es­tar a la vis­ta”, sos­tu­vo an­te los aplau­sos y los gri­tos de “¡vi­va el Fren­te!”.

En el Po­der Ejecutivo ya di­se­ñan un 2019 ac­ti­vo en don­de mos­tra­rán a la po­bla­ción los lo­gros con­cre­ta­dos. Las au­to­ri­da­des pú­bli­ca­men­te lo atri­bu­yen a que en el úl­ti­mo año de una ad­mi­nis­tra­ción se cum­plen los ob­je­ti­vos por los cua­les se tra­ba­jó pre­via­men­te ( Bús­que­da Nº 1.994), pe­ro en pri­va­do ha­blan tam­bién de una es­tra­te­gia pa­ra me­jo­rar la ima­gen del pre­si­den­te en su re­ti­ro de la po­lí­ti­ca y re­for­zar la pla­ta­for­ma elec­to­ral del Fren­te Am­plio an­te un pa­no­ra­ma re­ñi­do con el Par­ti­do Na­cio­nal, se­ña­la­ron fuen­tes ofi­cia­lis­tas.

Desde no­viem­bre el pre­si­den­te in­ten­si­fi­có su agen­da con asis­ten­cia se­ma­nal a ac­ti­vi­da­des, tras una se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción don­de tu­vo me­nor pre­sen­cia pú­bli­ca, ma­yo­res crí­ti­cas e ín­di­ces de apro­ba­ción ba­jos. Es­ta preo­cu­pa­ción fue re­fle­ja­da ayer miér­co­les por la pro­pia Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­ción Ins­ti­tu­cio­nal de Pre­si­den­cia, que pu­bli­có en su si­tio web una en­cues­ta de la con­sul­to­ra Ip­sos don­de la apro­ba­ción de Ta­ba­ré Vázquez (76%) es la más al­ta en­tre los pre­si­den­tes de la re­gión.

Per­der el equi­li­brio. Con esa es­tra­te­gia en men­te, des­pués de cin­co me­ses el ga­bi­ne­te en pleno re­tor­nó al in­te­rior es­ta se­ma­na pa­ra pre­sen­tar en Ri­ve­ra una nue­va se­de de la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca, en Ar­ti­gas las lu­ces de la pis­ta del ae­ro­puer­to y el tra­mo de la Ru­ta 30 en­tre am­bos de­par­ta­men­tos, inau­gu­ra­cio­nes que pre­vén con­ti­nuar­se el año que vie­ne por el res­to del país. “Cuan­do co­men­za­mos es­te go­bierno nos ju­ra­men­ta­mos tra­ba­jar fuer­te pa­ra cum­plir con el pro­gra­ma. Y así ca­lla­da­men­te se em­pe­zó a tra­ba­jar. Y aho­ra, cuan­do em­pe­za­mos a ver el re­sul­ta­do de ese tra­ba­jo, lo ve­ni­mos a com­par­tir con to­dos us­te­des”, afir­mó Vázquez el lu­nes 26 en Tran­que­ras.

Sin em­bar­go, es­ta gi­ra por el nor­te con la que el go­bierno ini­ció en el in­te­rior su tem­po­ra­da de cor­te de cin­tas no tu­vo la re­per­cu­sión es­pe­ra­da. Tan­to en Tran­que­ras co­mo en la ciu­dad de Ar­ti­gas hu­bo ma­ni­fes­ta­cio- nes del mo­vi­mien­to Un So­lo Uru­guay, que con sus pro­cla­mas se ins­ta­ló en lu­ga­res pre­via­men­te fi­ja­dos. A ese re­cla­mo se su­mó en Ar­ti­gas una pro­tes­ta in­de­pen­dien­te que ter­mi­nó con un in­ci­den­te en­tre tra­ba­ja­do­res y el mi­nis­tro del In­te­rior, Eduar­do Bo­no­mi. El vi­deo del he­cho, pu­bli­ca­do el lu­nes por Te­le­mun­do, mues­tra a Bo­no­mi evi­tar que los tra­ba­ja­do­res des­plie­guen una pan­car­ta du­ran­te un dis­cur­so del mi­nis­tro de Trans­por­te, Víc­tor Ros­si. Co­mo los ma­ni­fes­tan­tes con­ti­núan in­ten­tán­do­lo, in­te­gran­tes de la cus­to­dia per­so­nal del mi­nis­tro de­tie­nen a dos de ellos.

La con­duc­ta de Bo­no­mi de­jó en se­gun­do plano las obras del go­bierno al ge­ne­rar la crí­ti­ca de la opo­si­ción, el PIT-CNT y la Ins­ti­tu­ción Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos y De­fen­so­ría del Pue­blo (INDDHH). Sin em­bar­go, fue de­fen­di­da por el mi­nis­tro y otros je­rar­cas del Po­der Ejecutivo. “No pa­só lo que es­tán mos­tran­do y es­tán di­cien­do. Tres o cua­tro per­so­nas en­tran em­pu­jan­do a to­do el mun­do, ca­si ti­ran a la mi­nis­tra Cos­se, me em­pu­jan a mí”, jus­ti­fi­có Bo­no­mi el mar­tes 27 en­tre­vis­ta­do en Océano FM.

Ayer miér­co­les, con­sul­ta­do en rue­da de pren­sa, Ro­ba­llo in­di­có que “Pre­si­den­cia no le in­di­ca a un mi­nis­tro có­mo de­be pro­ce­der”, por lo cual no le co­rres­pon­día a él pe­dir dis­cul­pas en nom­bre de Bo­no­mi por la si­tua­ción. “Yo es­ta­ba ahí y sin­ce­ra­men­te fui em­pu­ja­do, has­ta per­dí un po­co el equi­li­brio por­que se nos pu­sie­ron por de­ba­jo y ca­si nos ha­cen per­der el equi­li­brio a va­rios. La ver­dad es que en ese mo­men­to nos vi­mos un po­co ava­sa­lla­dos”.

Pa­ra la INDDHH en el epi­so­dio (don­de los ma­ni­fes­tan­tes pe­dían una so­lu­ción a los em­plea­dos de la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra an­te las me­di­das an­ti­ta­ba­co del go­bierno), se afec­ta­ron de for­ma ile­gí­ti­ma los de­re­chos a la li­ber­tad de ex­pre­sión y la li­ber­tad de reunión pa­cí­fi­ca. La ins­ti­tu­ción re­cor­dó al Mi­nis­te­rio del In­te­rior “que to­da me­di­da que se adop­te pa­ra ase­gu­rar la seguridad y la con­vi­ven­cia de­be guiar­se por los prin­ci­pios de le­ga­li­dad, ne­ce­si­dad y pro­por­cio­na­li­dad, y en nin­gún ca­so pue­de in­cluir la de­ten­ción de quie­nes rea­li­zan la ma­ni­fes­ta­ción de for­ma pa­cí­fi­ca”.

Mien­tras el dipu­tado co­lo­ra­do Ta­ba­ré Vie­ra con­vo­có al mi­nis­tro a la co­mi­sión de Seguridad y Con­vi­ven­cia de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, el pre­si­den­te del PIT- CNT, Fer­nan­do Pe­rei­ra, di­jo el mar­tes 27 a Su­bra­ya­do que Bo­no­mi de­be­ría pe­dir dis­cul­pas. “Aun­que no re­mi­te gra­ve­dad, no po­de­mos de­jar na­tu­ra­li­zar co­sas: es­to es­tá mal. Es la ley de la mo­vi­li­za­ción de cien años pa­ra acá, por­que no es­ta­ban im­pi­dien­do que el mi­nis­tro Ros­si se ex­pre­sa­ra. ¿Cuál es la gra­ve­dad?”.

An­te las crí­ti­cas, ayer miér­co­les Bo­no­mi re­do­bló la apues­ta. En un co­mu­ni­ca­do el Mi­nis­te­rio del In­te­rior ase­gu­ró que los dos in­te­gran­tes de su cus­to­dia, en co­no­ci­mien­to de ame­na­zas su­fri­das por Bo­no­mi y su fa­mi­lia, de­tec­ta­ron que uno de los in­vo­lu­cra­dos en los he­chos po­seía an­te­ce­den­tes pe­na­les de con­duc­ta vio­len­ta. “En ra­zón de ello se pro­ce­dió a re­ti­rar­lo — jun­to a los de­más pro­ta­go­nis­tas de los he­chos— de for­ma in­me­dia­ta del área y dis­po­ner su tras­la­do a la sec­cio­nal más pró­xi­ma”, ase­gu­ra el co­mu­ni­ca­do, que brin­da el nom­bre y los an­te­ce­den­tes del in­vo­lu­cra­do.

Esa di­fu­sión pro­vo­có un nue­vo pro­nun­cia­mien­to de la INDDHH en el que ma­ni­fes­tó su más pro­fun­da preo­cu­pa­ción an­te la reite­ra­ción de prác­ti­cas co­mu­ni­ca­cio­na­les por par­te del Po­der Ejecutivo: “la in­for­ma­ción re­la­ti­va a per­so­nas in­vo­lu­cra­das en los he­chos desde nin­gún pun­to de vis­ta apor­ta so­bre la cues­tión a la que se re­fie­re al fon­do del asun­to”.

Fuen­tes del Po­der Ejecutivo se­ña­la­ron a Bús­que­da que tras el epi­so­dio se eva­lúa rea­li­zar en el fu­tu­ro un ma­yor tra­ba­jo de in­te­li­gen­cia y ope­ra­ti­vos de seguridad si­mi­la­res al del úl­ti­mo Con­se­jo de Mi­nis­tros abier­to del año, que se desa­rro­lló el 7 de ma­yo en La Ma­ca­na, Flo­ri­da. En aque­lla opor­tu­ni­dad, an­te la efer­ves­cen­cia del mo­vi­mien­to Un So­lo Uru­guay el go­bierno des­ple­gó un ope­ra­ti­vo de seguridad iné­di­to pa­ra ese ti­po de reunio­nes. “Sin du­da te­ne­mos que cui­dar que no pa­se de nue­vo y hay que tra­ba­jar en fun­ción de eso y sa­ber si al­gu­nas mo­vi­li­za­cio­nes es­tán or­ga­ni­za­das y tie­nen al­gu­na mo­ti­va­ción di­fe­ren­te a la que se plan­tea en los car­te­les”, sos­tu­vo ayer Ro­ba­llo. “El in­ci­den­te tie­ne mo­ti­va­cio­nes que es­ta­mos mi­ran­do por­que nos lla­ma­ron la aten­ción”, agre­gó.

Ta­ba­ré Vázquez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.