Ex­ce­so de po­der

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS -

Le hi­zo mal tan­to po­der al mi­nis­tro del In­te­rior, Eduar­do Bo­no­mi. Ca­paz que el pro­ble­ma es la can­ti­dad de años in­te­rrum­pi­dos co­mo mi­nis­tro o ca­paz que lo tie­ne al­te­ra­do la cer­ca­nía de las elec­cio­nes na­cio­na­les. Pe­ro que le hi­zo mal, le hi­zo mal, y se no­ta. A él y a una par­te im­por­tan­te del ac­tual go­bierno, en­ca­be­za­do por Ta­ba­ré Vázquez. Eso es lo que me­jor ex­pli­ca lo ocu­rri­do el lu­nes 26 en el de­par­ta­men­to de Ar­ti­gas, cuan­do Bo­no­mi jun­to a al­gu­nos guar­dias de seguridad y mi­li­tan­tes del Fren­te Am­plio im­pi­die­ron a unos ta­ba­ca­le­ros mos­trar una pan­car­ta de pro­tes­ta. Fue un he­cho in­só­li­to que cul­mi­nó con uno de los ma­ni­fes­tan­tes de­te­ni­dos, co­mo si es­tu­vié­ra­mos en los peo­res mo­men­tos de la his­to­ria uru­gua­ya. Eso ya se­ría su­fi­cien­te co­mo pa­ra con­cluir que los ca­si 15 años del Fren­te Am­plio en el go­bierno ma­rea­ron al mi­nis­tro de tal for­ma que aho­ra has­ta cree que tie­ne la po­tes­tad de prohi­bir las crí­ti­cas. Pe­ro Bo­no­mi fue más allá to­da­vía. Al otro día, con to­tal des­par­pa­jo, sa­lió a jus­ti­fi­car su ac­ti­tud en dis­tin­tos me­dios de pren­sa. Que lo des­pla­za­ron, que le aga­rra­ron la pier­na, que em­pu­ja­ron a otra mi­nis­tra… “Na­die me pue­de to­car”, pa­re­ce su­ge­rir Bo­no­mi co­mo si for­ma­ra par­te de una mo­nar­quía. Ca­da vez peor. Son mu­chos años que los uru­gua­yos con­vi­vi­mos con Bo­no­mi, pe­ro es la pri­me­ra vez que lo ve­mos en una si­tua­ción tan im­per­ti­nen­te. Ha­ce tiem­po que desde es­ta pá­gi­na re­cla­ma­mos que dé un pa­so al cos­ta­do por­que ya ter­mi­nó su ci­clo. El mi­nis­tro no lo ha he­cho por­que el pre­si­den­te Vázquez no quie­re y así se ex­po­ne ca­da vez más a si­tua­cio­nes bo­chor­no­sas y con­de­na­bles, co­mo la del lu­nes. Pe­ro no es so­lo Bo­no­mi el pro­ble­ma. Es mu­cho más pro­fun­do lo que mues­tra ese tris­te epi­so­dio ocu­rri­do en Ar­ti­gas. Fun­cio­na co­mo la an­te­sa­la de una cam­pa­ña elec­to­ral que ya es­tá dan­do se­ña­les preo­cu­pan­tes. Es la prue­ba de un ga­bi­ne­te ner­vio­so, con ba­ja po­pu­la­ri­dad, que de­be­ría es­tar en re­ti­ra­da pe­ro que pa­re­ce afe­rrar­se al po­der de la peor for­ma. Lo que evi­den­cia el des­plan­te mi­nis­te­rial re­gis­tra­do en el nor­te del país y to­do el es­cán­da­lo po­lí­ti­co ge­ne­ra­do des­pués es la pér­di­da del cri­te­rio y el sen­ti­do co­mún. El go­bierno es­tá gol­pea­do y reac­cio­na muy mal. Tie­ne te­mor a per­der el po­der que ha­ce tan­to tiem­po os­ten­ta y es­tá re­cu­rrien­do a mé­to­dos muy equi­vo­ca­dos. De­be­mos con­fe­sar que nos ex­tra­ña esa ac­ti­tud de al­gu­nos in­te­gran­tes del Po­der Ejecutivo. De otros no sor­pren­de, pe­ro te­nía­mos la idea, ca­paz que equi­vo­ca­da, de que ha­bía una ma­yo­ría en la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción a fa­vor de la li­ber­tad de ex­pre­sión. Los he­chos nos es­tán de­mos­tran­do que no es así y eso es gra­ve. Es has­ta in­fan­til la reac­ción de Bo­no­mi an­te los ma­ni­fes­tan­tes. Lo úni­co que lo­gra es dar­les pro­ta­go­nis­mo y vic­ti­mi­zar­los. Tam­bién nos ex­tra­ña ese exa­brup­to de una per­so­na con tan­ta ex­pe­rien­cia en car­gos de re­le­van­cia en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Otra vez lo que de­cía­mos al prin­ci­pio. Son de­ma­sia­dos años en el po­der que lo­gra­ron nu- blar la men­te del mi­nis­tro y tam­bién de otros in­te­gran­tes del go­bierno. Y la so­ber­bia ali­men­ta­da en es­tos lus­tros es tan gran­de que ni si­quie­ra les per­mi­te ad­mi­tir sus erro­res. Nos preo­cu­pa es­pe­cial­men­te el si­len­cio de Vázquez y de los de­más mi­nis­tros an­te es­tos he­chos. Tam­bién el del Fren­te Am­plio, al que le de­be­ría do­ler es­pe­cial­men­te la re­pre­sión a las ma­ni­fes­ta­cio­nes. Es cier­to que mu­chos iz­quier­dis­tas in­de­pen­dien­tes, al igual que to­da la opo­si­ción y has­ta la Ins­ti­tu­ción de De­re­chos Hu­ma­nos, cues­tio­na­ron con du­re­za los he­chos su­ce­di­dos en Ar­ti­gas pe­ro con eso no al­can­za. Los res­pon­sa­bles del go­bierno y del par­ti­do del mi­nis­tro son los que ten­drían que ha­ber adop­ta­do me­di­das y no las han to­ma­do. Op­ta­ron por el si­len­cio. Ese pru­den­te y pro­lon­ga­do si­len­cio que tan­to le gus­ta a Vázquez. Uno de los as­pec­tos que más for­ta­le­za da a la de­mo­cra­cia es el re­cam­bio en el po­der. Pue­de ser de par­ti­dos po­lí­ti­cos con dis­tin­tas orien­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas o de per­so­nas. Lo im­por­tan­te es que in­gre­sen nue­vos je­rar­cas a la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y que se va­yan los que ha­ce mu­cho tiem­po que per­ma­ne­cen en ella. Es ho­ra de que eso ocu­rra. Así lo es­tán mos­tran­do los he­chos. Hay al­gu­nas per­so­nas que ya cum­plie­ron su ci­clo co­mo go­ber­nan­tes y que de­be­rían de­jar es­pa­cio a los que vie­nen, sean de su par­ti­do o de la opo­si­ción. Bas­ta con mi­rar a la re­gión pa­ra dar­se cuen­ta de que na­da bueno traen los go­ber­nan­tes per­pe­tuos. To­da­vía es­ta­mos a tiem­po de no se­guir ese ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.