Trump vs. Po­well

Búsqueda - - OPINIÓN Y ANÁLISIS - por Mi­che­le San­to

Es­ta se­ma­na, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ( EE.UU.), Do­nald­trump, in­ten­si­fi­có sus ata­ques so­bre el ti­tu­lar de la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed, por su si­gla en in­glés), Je­ro­me Po­well.

En una en­tre­vis­ta con el Wall Street Jour­nal pu­bli­ca­da el lu­nes 26, Trump se­ña­ló: “Pien­so que en es­te mo­men­to la Fed es un pro­ble­ma mu­cho ma­yor que Chi­na. Pien­so que es­tá mal lo que es­tán ha­cien­do. No me gus­ta lo que es­tán ha­cien­do. No me gus­tan los US$ 50.000 mi­llo­nes. No me gus­ta lo que es­tán ha­cien­do con las ta­sas de in­te­rés. Y no es­tán sien­do adap­ta­bles pa­ra na­da”.

Al día si­guien­te, el pre­si­den­te es­ta­doun­dien­se di­jo en el Wash

i ng­ton Post: “Has­ta aho­ra no es­toy na­da con­ten­to con mi se­lec­ción de Jay (el apo­do de Po­well), ni si­quie­ra un po­qui­to”. Y agre­gó: “Es­toy ha­cien­do acuer­dos, y no es­toy sien­do ayu­da­do pa­ra na­da por la Fed”. En la en­tre­vis­ta con ese dia­rio Trump se que­jó ex­ten­sa­men­te de Po­well, y lle­gó a se­ña­lar que las po­lí­ti­cas de ese or­ga­nis­mo son res­pon­sa­bles del anun­cio rea­li­za­do es­ta se­ma­na por Ge­ne­ral Mo­tors de que ce­rra­ría cin­co plan­tas en Nor­tea­mé­ri­ca y des­pe­di­ría a 14.000 em­plea­dos el año que vie­ne. An­tes ha­bía se­ña­la­do a la “loca Fed” co­mo res­pon­sa­ble de las caí­das de los pre­cios de las ac­cio­nes en Wall Street.

Las crí­ti­cas de Trump pu­sie­ron fin a una tra­di­ción de dos dé­ca­das en las que los an­te­rio­res man­da­ta­rios es­ta­dou­ni­den­ses se abs­tu- vie­ron de cues­tio­nar o co­men­tar las de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria to­ma­das por la Fed, res­pe­tan­do la i nde­pen­den­cia con la que siem­pre se ha ma­ne­ja­do ese ban­co cen­tral.

Con es­te te­lón de fon­do, ha­bía mucha ex­pec­ta­ti­va en re­la­ción con la pre­sen­ta­ción que el pre­si­den­te de la Fed rea­li­za­ría ayer miér­co­les 28 en el Eco­no­mic Club de Nue­va York. Allí Po­well afir­mó que él y el res­to de los miem­bros de la Re­ser­va ven un pa­no­ra­ma “só­li­do” pa­ra la eco­no­mía, a la vez que las ta­sas de in­te­rés es­tán “le­ve­men­te por de­ba­jo” de la ta­sa “neu­tral”. Tam­bién vol­vió a re­cal­car que no hay nin­gún sen­de­ro “pre­de­ter­mi­na­do” pa­ra el pro­ce­so de “nor­ma- li­za­ción” de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, y re­mar­có una vez más que la Fed se­gui­rá sien­do ıda­ta

de­pen­dant”, o sea mo­vién­do­se en fun­ción de có­mo va­ya evo­lu­cio­nan­do la eco­no­mía en re­la­ción con los ob­je­ti­vos de pleno em­pleo y una in­fla­ción del or­den de 2% anual.

Si bien ha­brá que es­pe­rar has­ta la pró­xi­ma reunión de su Co­mi­té de Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria del pró­xi­mo 18 y 19 de di­ciem­bre pa­ra te­ner más cla­ri­dad res­pec­to has­ta dón­de la Fed pien­sa se­guir su­bien­do las ta­sas de in­te­rés, la reac­ción ini­cial de los mer­ca­dos a la pre­sen­ta­ción de Po­well fue de ali­vio. Su men­sa­je fue vis­to co­mo “do­vish”, ale­jan­do los te­mo­res a que la Re­ser­va fue­ra a su­bir las ta­sas mu­cho más de lo que es­ta­ba pre­vis­to. Así, el dó­lar se de­bi­li­tó de­jan­do por el ca­mino las ga­nan­cias ini­cia­les, las ta­sas de in­te­rés se re­du­je­ron le­ve­men­te, el oro subió de pre­cio y las ac­cio­nes tu­vie­ron al­zas ge­ne­ra­li­za­das.

Pe­ro más allá del ali­vio ini­cial, no hay que en­ga­ñar­se: los da­tos eco­nó­mi­cos (en par­ti­cu­lar los de in­fla­ción, au­men­tos de sa­la­rios, mer­ca­do de tra­ba­jo y cre­ci­mien­to del Pro­duc­to Bru­to In­terno) se­rán los que de­ter­mi­nen el nú­me­ro y la ve­lo­ci­dad de los fu­tu­ros au­men­tos de la ta­sa de fon­dos fe­de­ra­les, in­de­pen­dien­te­men­te del ma­yor o me­nor enojo que pue­da te­ner el pre­si­den­te Trump.

Y cla­ra­men­te la ta­rea de la Fed no se- rá sen­ci­lla, ya que el pa­no­ra­ma de la mar­cha de la eco­no­mía de EE.UU. tam­bién ha co­men­za­do a mos­trar al­gu­nos cla­ros­cu­ros. Si bien el mer­ca­do la­bo­ral y el con­su­mo con­ti­núan mos­tran­do mucha for­ta­le­za, el sec­tor in­mo­bi­lia­rio y la cons­truc­ción, así co­mo la in­ver­sión por par­te de las em­pre­sas, han co­men­za­do a dar sig­nos de de­bi­li­dad. An­te el de­bi­li­ta­mien­to que es­tá mos­tran­do el cre­ci­mien­to en el res­to del mun­do, la in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ra el te­ma de la gue­rra co­mer­cial con Chi­na, así co­mo el re­pun­te que se vie­ne ob­ser­van­do en el cre­ci­mien­to de los sa­la­rios no­mi­na­les en los úl­ti­mos me­ses, pa­re­ce cla­ro que el con­tex­to en el cual la Fed de­be­rá to­mar sus de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en los pró­xi­mos me­ses se­rá al­ta­men­te flui­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.