Ri­chard Read, uno de los fun­da­do­res del PIT-CNT, se retira del sin­di­ca­lis­mo, crí­ti­co con la “pér­di­da de in­de­pen­den­cia de cla­se”

Búsqueda - - INFORMACIÓ­N NACIONAL - Es­cri­be Mar­tín Mo­co­roa

El ac­to del 1º de ma­yo de 1983 fue el pri­me­ro le­gal desde el co­mien­zo de la dic­ta­du­ra y pro­ba­ble­men­te uno de los más mul­ti­tu­di­na­rios. Esa tar­de, uno de los cua­tro ora­do­res del Ple­na­rio In­ter­sin­di­cal de Tra­ba­ja­do­res (PIT) fue un jo­ven fla­co, de me­le­na mo­ro­cha y voz fuer­te y ron­ca, que ha­bía co­men­za­do su mi­li­tan­cia sin­di­cal re­cién un año an­tes en el gre­mio de la be­bi­da. Tres dé­ca­das des­pués, Ri­chard Read pro­nun­cia­ría allí mis­mo, al pie del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo, su prin­ci­pal hit: una aren­ga enér­gi­ca con­tra el au­sen­tis­mo y la im­pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral que a me­nu­do es re­flo­ta­da. In­clu­so fue­ra de Uru­guay, co­mo su­ce­dió en oc­tu­bre de es­te año con el dia­rio ar­gen­tino La Na­ción.

“Qué ti­po de sin­di­ca­to que­re­mos es qué so­cie­dad que­re­mos.(…) No quie­ro el ato­rran­te, el va­go, el lum­pen. Eso es ser jun­ta­vo­tos. No quie­ro en mi sin­di­ca­to eso. Quie­ro la­bu­ran­tes. El me­jor sin­di­ca­to no es el que más huel­ga ha­ce, es el que me­jo­res la­bu­ran­tes tie­ne aba­jo. Eso es cla­se obre­ra”.

La úl­ti­ma se­ma­na de Read ( 65) en la pri­me­ra lí­nea de com­ba­te de la mi­li­tan­cia sin­di­cal co­mien­za so­li­ta­ria y si­len­cio­sa. Es la ma­ña­na del lu­nes 26 y en el Club de Cer­ve­ce­rías del Uru­guay, en la es­qui­na de Aba­yu­bá y Gri­to de Asen­cio, no hay na­die más que él. Co­mien­za ha­blan­do cor­to y len­to, mien­tras se se­ca con una ser­vi­lle­ta los ojos que le su­pu­ran por aler­gia y la san­gre que sa­le en­ci­ma de su bo­ca, por un cor­te que se hi­zo al afei­tar­se. De a po­co, re­cu­pe­ra su ver­bo­rra­gia y su sen­ti­do del hu­mor. Por ejem­plo, cuan­do re- conoce que su ego “jue­ga en la NBA” y “no pre­ci­sa que lo ali­men­ten con pal­ma­das en la es­pal­da”. O cuan­do cuen­ta or­gu­llo­so los de­ta­lles de su úl­ti­ma con­quis­ta pa­ra los tra­ba­ja­do­res de Fá­bri­cas Na­cio­na­les de Cer­ve­za ( FNC), un con­ve­nio con con­di­cio­nes “atí­pi­cas pa­ra el mo­vi­mien­to sin­di­cal”.

“No creo que ha­ya otro gre­mio que las ten­ga”, se jac­ta.

El acuer­do con la em­pre­sa in­clu­ye un au­men­to de 8,5% (una me­jo­ra sa­la­rial “in­creí­ble” en el con­tex­to ge­ne­ral), un au­men­to de $ 30 la ho­ra en los sec­to­res de en­va­sa­do e in­dus­trial, be­cas de 50% en el An­glo pa­ra los hi­jos de los tra­ba­ja­do­res, una co­mi­sión pa­ra re­dis­cu­tir la pro­duc­ti­vi­dad y una re­duc­ción de la jor­na­da la­bo­ral, y cin­co días de asue­to pa­go en el año, co­mo si fue­ran fe­ria­dos no la­bo­ra­bles: lu­nes de Car­na­val, jue­ves de Tu­ris­mo, el 19 de abril, el 18 de ma­yo y el 19 de ju­nio. Esos cin­co días se su­man al del cum­plea­ños, que los tra­ba­ja­do­res tam­bién tie­nen li­bre y se les man­da be­bi­da a la ca­sa, co­mo re­sul­ta­do de un con­ve­nio an­te­rior.

En el trans­cur­so de la char­la tam­bién de­mues­tra que man­tie­ne in­tac­tos sus re­fle­jos pa­ra res­pon­der.

— ¿ Ne­go­ciar c i nco asue­tos pa­gos no es fo­men­tar un po­co el ato­rran­tis­mo?

— No, al con­tra­rio. Por­que te­ne­mos los más al­tos ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad. Y es­to es a cam­bio de me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad.

De ne­go­cia­dor ás­pe­ro a coor­di­na­dor edu­ca­ti­vo. El mar­tes 27, en su úl­ti­ma asam­blea en FNC, Read ma­ne­ja un tono cal­mo. Ex­pli­ca pun­to por pun­to el acuer­do que al­can­za­ron y que los tra­ba­ja­do­res lo aprue­ban por una­ni­mi­dad. Ape­nas ele­va el tono pa­ra pe­dir­les a sus com­pa­ñe­ros que cui­den sus pues­tos de tra­ba­jo, que sean cons­cien­tes de “la bur­bu­ja” que es su sec­tor y de los tiem­pos di­fí­ci­les que se ave­ci­nan en cuan­to a em­pleo. Al fi­nal la voz se le quie­bra, se que­da en si­len­cio, y se re­frie­ga los ojos. Es­ta vez no es por la aler­gia.

La ma­yo­ría de las ve­ces, Read fue más ás­pe­ro arri­ba del es­tra­do. Las con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles que fue­ron con­quis­tan­do los tra­ba­ja­do­res de la be­bi­da fue­ron pro­duc­to de ne­go­cia­cio­nes du­ras y él sa­bía bien có­mo y dón­de apre­tar cuan­do los re­sul­ta­dos no eran los que que­ría. Era ca­paz de i nsul­tar con el mi­cró­fono en l a mano a l os ge­ren­tes den­tro de la plan­ta du­ran­te las asam­bleas o has­ta or­ga­ni­zar vo­lan­tea­das en la puer­ta de las es­cue­las de sus hi­jos ( Bús­que­da N º 1.689).

A par­tir de es­ta se­ma­na, Read co­mien­za a de­jar atrás aque­llas dispu­tas pa­ra con­cen­trar sus ener­gías en su rol de coor­di­na­dor de los cen­tros edu­ca­ti­vos de la Fe­de­ra­ción de Obre­ros y Em­plea­dos de la Be­bi­da ( FOEB), ta­rea que des­cri­be co­mo su “pa­sión”. Has­ta aho­ra tie­nen cin­co cen­tros (dos en Mon­te­vi­deo, uno en Pan de Azú­car, uno en Mi­nas y otro en Pay­san­dú) que re­ci­ben en to­tal a al­go más de 300 ni­ños — la ma­yo­ría de con­tex­to crí­ti­co— en el turno en que no van a la es­cue­la.

Or­gu­llo­so, tan­to o más que al con­tar sus con­quis­tas sin­di­ca­les, ex­tien­de en su mano el ce­lu­lar pa­ra mos­trar el in­for­me de una maes­tra de la es­cue­la 141 so­bre una ni­ña que asis­te al cen­tro FOEB de Men­do­za e Instruccio­nes. “Desde que co­men­zó a asis­tir al cen­tro FOEB es no­to­rio el cam­bio en fun­ción de su par­ti­ci­pa­ción en cla­se. Mues­tra un gran for­ta­le­ci­mien­to a ni­vel pe­da­gó­gi­co y más seguridad en sí mis­ma”, se lee en la pan­ta­lla.

Ese in­ter­cam­bio con los maes­tros es par­te de un plan pi­lo­to que desa­rro­llan con ase­so­ra­mien­to del ex­di­rec­tor Na­cio­nal de Edu­ca­ción Juan Pe­dro Mir y que el año que vie­ne apli­ca­rán de for­ma ge­ne­ral. Pre­ten­den co­men­zar a me­dir tres me­tas en los ni­ños que asis­ten a los cen­tros: que no re­pi­tan, que no fal­ten y que mues­tren in­ser­ción so­cial.

La FOEB t i ene otro pro­yec­to edu­ca­ti­vo en car­pe­ta que es­pe­ran po-

Ri­chard Read

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.