Ca­ren­cias del Es­ta­do en la bús­que­da de los de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos

Di­ce el coor­di­na­dor del Gru­po de Tra­ba­jo por Ver­dad y Jus­ti­cia, Fe­li­pe Mi­che­li­ni

Búsqueda - - INFORMACIÓ­N NACIONAL -

tu­vie­ron jun­tos es­te mes en la pre­sen­ta­ción del li­bro Per­fo­ran­do la im­pu­ni­dad. His­to­ria re­cien­te de los equi­pos de an­tro­po­lo­gía fo­ren­se en Amé­ri­ca La­ti­na.

La coor­di­na­do­ra de la pu­bli­ca­ción, Sil­via Du­tré­nit, des­ta­có que “si al­go ha dis­tin­gui­do en el es­tu­dio com­pa­ra­do al uru­gua­yo GIAF ( Gru­po de In­ves­ti­ga­ción en Ar­queo­lo­gía Fo­ren­se) fue su ca­rác­ter uni­ver­si­ta­rio. Re­sul­tó el úni­co con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en la re­gión (…) que ex­hi­bía un com­pro­mi­so desde la aca­de­mia”.

Du­tré­nit se for­mu­ló va­rias preguntas: “¿Qué pa­só con el GIAF? ¿Por qué fue re­le­ga­do pe­se a que su ac­tua­ción fue, has­ta aho­ra, la más exi­to­sa? ¿Qué es­tá pa­san­do en el pre­sen­te des­pués de tan­tos años sin que se lo­gre al­gún ha­llaz­go, pe­se a la cer­ti­dum­bre de que el nú­me­ro de des­apa­re­ci­dos en te­rri­to­rio na­cio­nal es mu­cho ma­yor al que se con­si­de­ra­ba ini­cial­men­te?”.

El GIAF de­jó de exis­tir co­mo tal lue­go de un ro­bo no acla­ra­do y de que Fa­mi­lia­res, con el so­brino de Cues­ta, Ni­lo Pa­ti­ño, a la ca­be­za, qui­ta­ra la con­fian­za a Ló­pez Mazz, quien fue re­em­pla­za­do por Ali­cia Lus­siar­do. El gru­po de­jó de fun­cio­nar en el ám­bi­to de la uni­ver­si­dad y sus in­te­gran­tes pa­sa­ron a ser con­tra­ta­dos por la Pre­si­den­cia.

Ri­co, que tam­bién fue cues­tio­na­do por Pa­ti­ño, in­clu­so a ni­vel del Con­se­jo Di­rec­ti­vo Cen­tral de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca, fue su­ce­di­do por Fa­bia­na La­rro­bla, pe­ro par­te del tra­ba­jo con los ar­chi­vos de in­te­li­gen­cia de la dic­ta­du­ra que­dó en manos de otro equipo que coor­di­nan el pro­pio Pa­ti­ño y el pe­rio­dis­ta Sa­muel Bli­xen en la Fa­cul­tad de In­for­ma­ción y Co­mu­ni­ca­ción es­ta­tal.

De Ar­ti­gas a Ma­ni­ni. El Gru­po de Tra­ba­jo por Ver­dad y Jus­ti­cia crea­do por el pre­si­den­te Ta­ba­ré Vázquez en 2015 es­tá des­man­te­la­do. Su coor­di­na­dor, Fe­li­pe Mi­che­li­ni, di­jo a Bús­que­da que sal­vo la dipu­tada Ma­ca­re­na Gel­man y Pe­dro Sclofsky, to­dos re­nun­cia­ron por di­fe­ren­tes mo­ti­vos.

Mi­che­li­ni di­jo que con­ti­nua­rá mien­tras el pre­si­den­te lo dis­pon­ga por­que “se de­be se­guir tra­ba­jan­do pa­ra erra­di­car la cul­tu­ra de la im­pu­ni­dad” y opi­nó que ha­bría que vo­tar una ley que dé con­ti­nui­dad al tra­ba­jo. Tam­bién fue muy crí­ti­co con la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia por su po­si­ción res­pec­to a los crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad.

“Han l ega­li­za­do la tor­tu­ra, la des­apa­ri­ción for­za­da, no me gus­ta­ría es­tar en los za­pa­tos de esos jue­ces; los per­pe­tra­do­res de los crí­me­nes go­zan de pri­vi­le­gios que nin­gu­na de la víc­ti­mas tu­vo nun­ca. Si es­to pa­sa­ra por de­li­tos co­mu­nes, se­ría un es­cán­da­lo. Los de­li­tos de uni­for­me tie­nen to­das las ven­ta­jas y si­gue la im­pu­ni­dad”, di­jo Mi­che­li­ni a Bús­que­da.

“So­mos muy so­li­da­rios con las víc­ti­mas del na­zis­mo o del ge­no­ci­dio ar­me­nio, ¿pe­ro acá quién se ha­ce car­go?”, pre­gun­tó.

El co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to, Gui­do Ma­ni­ni Ríos, ex­pre­só con­do­len­cias for­ma­les por la muer­te de Cues­ta en ca­nal 12. En­tre­vis­ta­do unos días an­tes por Ca­ras y Ca­re­tas TV, fue un po­co más ex­plí­ci­to que otras ve­ces res­pec­to a la dic­ta­du­ra. El co­man­dan­te ape­ló a la his­to­ria: “Por su­pues­to que la muer­te ba­jo tor­tu­ras de un pri­sio­ne­ro nun­ca es jus­ti­fi­ca­ble. Los pri­sio­ne­ros, y ahí es­toy con el ge­ne­ral (Pa­blo) Ga­lar­za, son sa­gra­dos, no se los pue­de to­car”.

Ma­ni­ni Ríos afir­mó que pe­se a que las si­tua­cio­nes de las de­ten­cio­nes tam­bién de­ben ser te­ni­das en cuen­ta hoy cuan­do se j uz­ga, “el mal­tra­to al pri­sio­ne­ro j amás de­be j us­ti­fi­car­se por un ejér­ci­to y me­nos por un ejér­ci­to que se pre­cie de ar­ti­guis­ta”.

So­bre los des­apa­re­ci­dos no avan­zó de­ma­sia­do: “Son muy po­cos los que sa­ben y se­gu­ra­men­te no son los que es­tán de­te­ni­dos, por­que lo hu­bie­ran apro­ve­cha­do pa­ra me­jo­rar su si­tua­ción per­so­nal”.

Pa­ra el co­man­dan­te, la Operación Za­naho­ria se hi­zo al fi­nal de la dic­ta­du­ra, con lo que hu­bo “una se­gun­da des­apa­ri­ción”.

La ex­jue­za Ma­ria­na Mo­ta, que in­te­gra la Ins­ti­tu­ción Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos, opi­na que las po­si­cio­nes del Po­der Ju­di­cial no pue­den ser­vir de ex­cu­sa por res­pon­sa­bi­li­da­des que tie­ne el Es­ta­do en su con­jun­to.

“Así co­mo an­tes fue proac­ti­vo en la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos aho­ra de­be ser­lo en el sen­ti­do con­tra­rio”, afir­mó, y pu­so co­mo ejem­plo que el Mi­nis­te­rio de Defensa no es di­li­gen­te o que los abo­ga­dos de­fen­so­res de las víc­ti­mas ac­túan de for­ma mi­li­tan­te, sin res­pal­do del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.