Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes re­vo­có la de­ci­sión de un juez que ab­sol­vió a un hom­bre, pe­se a que ha­bía con­fe­sa­do

El impu­tado ha­bía he­cho un acuer­do con la Fis­ca­lía me­dian­te un pro­ce­so abre­via­do

Búsqueda - - INFORMACIÓ­N NACIONAL -

El nue­vo Código del Pro­ce­so Pe­nal ( CPP) ha­bi­li­tó una nue­va vía pa­ra re­sol­ver los de­li­tos: los pro­ce­sos abre­via­dos. Esa al­ter­na­ti­va evi­ta que la Fis­ca­lía de­ba lle­var a los sos­pe­cho­sos a jui­cio, ya que ne­go­cia pre­via­men­te con ellos pa­ra que ad­mi­tan su res­pon­sa­bi­li­dad a cam­bio de una pe­na me­nos se­ve­ra.

Más del 80% de los de­li­tos que se co­me­tie­ron a par­tir del 1º de no­viem­bre de 2017, cuan­do co­men­zó a re­gir el nue­vo CPP, se re­sol­vie­ron me­dian­te pro­ce­sos abre­via­dos. Eso im­pli­ca que has- ta aho­ra los jue­ces han te­ni­do una in­ter­ven­ción bas­tan­te li­mi­ta­da, por­que en ge­ne­ral se de­di­can a con­tro­lar la le­ga­li­dad de los acuer­dos y lue­go dic­tan sen­ten­cia ava­lan­do lo acor­da­do por el fis­cal.

En qué me­di­da los jue­ces pue­den in­ter­ve­nir en los de­ta­lles del acuer­do es un te­ma aun de­ba­ti­do en­tre los ope­ra­do­res del sis­te­ma de Jus­ti­cia, aun­que en ge­ne­ral se ad­mi­te que su mar­gen de ma­nio­bra es muy re­du­ci­do. El juez de­be con­tro­lar as­pec­tos for­ma­les y ase­gu­rar­se, por ejem­plo, de que el impu­tado com- pren­de lo que fir­mó, ¿pe­ro pue­de ade­más eva­luar el con­te­ni­do del acuer­do, el de­li­to impu­tado, la pe­na im­pues­ta?

Una re­cien­te sen­ten­cia de un Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes apor­ta nue­vos ele­men­tos pa­ra esa dis­cu­sión, ya que de­bió re­vi­sar la de­ci­sión de un juez que se apar­tó del acuer­do fir­ma­do por la Fis­ca­lía y ab­sol­vió a un sos­pe­cho­so del de­li­to de desaca­to agra­va­do.

El fa­llo, fir­ma­do el 20 de se­tiem­bre por la se­de pe­nal de 3er turno y al que ac­ce­dió Bús­que­da, re­vo­có la sen­ten­cia del juez de Mal­do­na­do Diego González, y con­fir­mó la con­de­na que ha­bía acor­da­do la Fis­ca­lía con el impu­tado.

El in­di­vi­duo ha­bía des­obe­de­ci­do a un juez de Fa­mi­lia que le ha­bía or­de­na­do man­te­ner­se ale­ja­do de su ho­gar en el mar­co de un pro­ce­so de pro­tec­ción pa­ra su pareja. La Fis­ca­lía lo acu­só de desaca­to y es­te acep­tó que te­nía una or­den de res­tric­ción y que no la res­pe­tó. Tras su ad­mi­sión, acor­dó una pe­na de tres me­ses de pri­sión ba­jo el ré­gi­men de li­ber­tad vi­gi­la­da.

Sin em­bar­go, el juez no es­tu­vo de acuer­do en que se hu­bie­ra con­fi­gu­ra­do un desaca­to — en­ten­dió que la or­den del juez de Fa­mi­lia era ile­gí­ti­ma por­que ha­bía si­do dic­ta­da por te­lé­fono y no en au­dien­cia— y ab­sol­vió al impu­tado.

Aná­li­sis sus­tan­cial. An­tes de arri­bar a su con­clu­sión, el tri­bu­nal, in­te­gra­do por los mi­nis­tros Ju­lio Oli­ve­ra Ne­grín, Eduar­do Bor­ges y Pe­dro Sa­la­zar, ana­li­zó cuál es el rol del ma­gis­tra­do en los pro­ce­sos abre­via­dos y has­ta dón­de de­be lle­gar su in­ter­ven­ción.

La sen­ten­cia i ndi­ca que el nue­vo CPP pre­vé que pa­ra que pro­ce­da el pro­ce­so abre­via­do de- ben cum­plir­se una se­rie de re­qui­si­tos for­ma­les. Ade­más, el impu­tado de­be acep­tar “ex­pre­sa­men­te” los he­chos.

En la au­dien­cia el juez “de­be­rá ve­ri­fi­car el cum­pli­mien­to de ta­les re­qui­si­tos for­ma­les y si en­ten­die­ra que el acuer­do no cum­ple los re­qui­si­tos le­ga­les, de­cla­ra­rá su inad­mi­si­bi­li­dad”, di­ce el fa­llo.

Tras ese pri­mer aná­li­sis, “ló­gi­ca­men­te el juez de­be en­trar a con­si­de­rar el as­pec­to sus­tan­cial de la cues­tión”, afir­man los mi­nis­tros. Es­to es, por ejem­plo, “si los he­chos re­la­ta­dos en el acuer­do ce­le­bra­do se ade­cuan a la figura pe­nal por la que se acor­dó la con­de­na”.

Es­te se­gun­do aná­li­sis “pue­de lle­var a que — a pe­sar del acuer­do arri­ba­do por las par­tes— no se aco­ja tal pre­ten­sión y se ab­suel­va al impu­tado”, di­cen los mi­nis­tros, y agre­gan que la ley no obli­ga al juez a “con­cluir inexo­ra­ble­men­te con la con­de­na del impu­tado”.

En ese pun­to el tri­bu­nal dis­cre­pa con la pos­tu­ra de la Fis­ca­lía, que ar­gu­men­tó que co­mo los re­qui­si­tos for­ma­les se ha­bían cum­pli­do, no co­rres­pon­día una sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria.

Se pue­de arri­bar a una ab­so­lu­ción en for­ma “to­tal­men­te le­gí­ti­ma y am­pa­ra­do por la nor­ma­ti­va vi­gen­te”, afir­man los mi­nis­tros.

Sin em­bar­go, en cuan­to al se­gun­do agra­vio que plan­teó la Fis­ca­lía, los mi­nis­tros le die­ron la ra­zón. A cri­te­rio de la sa­la, y con­tra­rio a la va­lo­ra­ción del juez, la con­duc­ta del impu­tado sí se ade­cua­ba a la figura de desaca­to.

“La re­so­lu­ción adop­ta­da te­le­fó­ni­ca­men­te por la se­de de Fa­mi­lia de re­ti­ro del ho­gar no pue­de ser ca­li­fi­ca­da co­mo ‘ ile­gí­ti­ma’ por no ha­ber­se adop­ta­do en au­dien­cia, por cuan­to se en­mar­ca cla­ra­men­te en­tre las ac­cio­nes que de­be adop­tar el juez” pa­ra dis­po­ner me­di­das de pro­tec­ción ur­gen­tes, se­ña­lan.

Ade­más, el impu­tado ya es­ta­ba in­cum­plien­do la me­di­da al día si­guien­te de que fue­ra dic­ta­da, “sin que exis­tie­ra un pla­zo mí­ni­mo ra­zo­na­ble pa­ra que se pu­die­ra con­vo­car a una au­dien­cia con pre­sen­cia de to­das las par­tes”.

La sen­ten­cia con­clu­ye que que­dó ple­na­men­te pro­ba­do que el hom­bre era cons­cien­te de la me­di­da cau­te­lar de res­tric­ción y de que la des­obe­de­ció, ra­zón por la cual se de­cla­ró cul­pa­ble y acep­tó la pe­na acor­da­da con la Fis­ca­lía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.