In­ves­ti­ga­ción de­tec­tó re­sis­ten­cia a los an­ti­bió­ti­cos en per­so­nas en­fer­mas, en ter­ne­ros en Uru­guay y en po­llos que vie­nen de Bra­sil

Los da­tos es­tán in­clui­dos en un tra­ba­jo en el que par­ti­ci­pan el Ins­ti­tu­to de Hi­gie­ne de Fa­cul­tad de Me­di­ci­na, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca y el Ins­ti­tu­to Cle­men­te Es­ta­ble

Búsqueda - - SALUD - Es­cri­be Ma­ría Paz Sar­to­ri

Le due­le la gar­gan­ta y le co­men­ta a un ami­go. El ami­go le re­co­mien­da un me­di­ca­men­to que le ha­bía re­ce­ta­do el mé­di­co cuan­do es­tu­vo en­fer­mo: un an­ti­bió­ti­co. Al lle­gar a la far­ma­cia a com­prar­lo se en­te­ra que el me­di­ca­men­to se ven­de ba­jo re­ce­ta. No tie­ne una, pe­ro se lo dan igual.

Es­ta si­tua­ción o ca­sos si­mi­la­res sue­len ocu­rrir. La gen­te to­ma an­ti­bió­ti­cos por de­ci­sión pro­pia o por re­co­men­da­ción de un fa­mi­liar o ami­go sin sa­ber si co­rres­pon­de, y el ac­ce­so a ellos en Uru­guay es sen­ci­llo. Pe­ro es­to abre la puer­ta a un pro­ble­ma: la re­sis­ten­cia a los an­ti­bió­ti­cos, que se agra­va con el uso ex­ce­si­vo de es­tos me­di­ca­men­tos. Ade­más, si el do­lor de gar­gan­ta es cau­sa­do por un vi­rus, un an­ti­bió­ti­co no lo po­dría ali­viar.

Los an­ti­bió­ti­cos ma­tan bac­te­rias, pe­ro las que so­bre­vi­ven, se mul­ti­pli­can. Las bac­te­rias son ca­pa­ces de ad­qui­rir la ca­pa­ci­dad de re­sis­tir y cuan­to más an­ti­bió­ti­cos se usen, el pro­ble­ma pue­de em­peo­rar. Y se uti­li­zan tan­to pa­ra hu­ma­nos co­mo ani­ma­les mu­chas ve­ces sin pen­sar en los ries­gos de un uso ex­ce­si­vo.

“Vos, yo, to­dos po­de­mos ha­cer al­go por­que to­dos so­mos res­pon­sa­bles”, di­jo a Bús­que­da Rafael Vig­no­li, pro­fe­sor agre­ga­do del De­par­ta­men­to de Bac­te­rio­lo­gía de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca en el Ins­ti­tu­to de Hi­ge­ne.

Las me­di­das a to­mar pa­ra evi­tar el uso in­ne­ce­sa­rio de an­ti­bió­ti­cos son va­ria­das. “Hay que va­cu­nar­se por­que así va­mos a en­fer­mar me­nos. Los mé­di­cos van a ne­ce­si­tar diag­nos­ti­car me­nos y dar me­nos an­ti­bió­ti­cos y co­mo po­bla­ción es­ta­re­mos con­su­mien­do me­nos an­ti­bió­ti­cos”, in­di­có. Por otra par­te, las re­sis­ten­cias “las co­me­mos y no nos da­mos cuen­ta” y lle­gan, por ejem­plo, en ali­men­tos mal la­va­dos. La­var­se las manos, la­var las fru­tas y ver­du­ras an­tes de con­su­mir­las son me­di­das sen­ci­llas que evi­tan pro­ble­mas de sa­lud. Ade­más, por su­pues­to, con­sul­tar a un pro­fe­sio­nal en ca­so de ne­ce­si­tar­lo y no au­to­me­di­car­se, por men­cio­nar al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes al al­can­ce de to­dos.

“La gen­te pien­sa que es­te te­ma le co­rres­pon­de a otro, que es el go­bierno que tie­ne que re­gu­lar, que son los mé­di­cos que dan mal los an­ti­bió­ti­cos, siem­pre es el otro el que ha­ce las co­sas mal que me per­ju­di­can a mí, pe­ro en es­te ca­so no es así”, des­ta­có Vig­no­li.

Los an­ti­bió­ti­cos que con­su­men las per­so­nas l ue­go son eli­mi­na­dos por la ori­na, se los lle­va el sa­nea­mien­to jun­to a las bac­te­rias que lo­gra­ron so­bre­vi­vir al em­ba­te y ter­mi­nan en las aguas. Los an­ti­bió­ti­cos que usa el ga­na­do ter­mi­nan en las he­ces y ori­na en el sue­lo jun­to a las bac­te­rias que so­bre­vi­vie­ron, la llu­via los ba­rre y tam­bién ter­mi­nan en los cur­sos de agua. Ade­más, una vez en el me­dioam­bien­te las bac­te­rias son ca­pa­ces de “in­ter­cam­biar su ma­te­rial ge­né­ti­co, in­cor­po­rar nue­vos ge­nes, y así se em­pie­zan a ge­ne­rar las su­per­bac­te­rias, las mul­ti­rre­sis­ten­tes a an­ti­bió­ti­cos”, re­su­mió Vig­no­li.

Po­llos, ter­ne­ros y hu­ma­nos. Los an­ti­bió­ti­cos ma­tan bac­te­rias. Los be­ta­lac­tá­mi­cos son un ti­po muy uti­li­za­do de an­ti­bió­ti­cos por­que son muy se­gu­ros; en­tre ellos es­tá la amo­xi­ci­li­na, uno de muy fre­cuen­te uso. Hay otros ti­pos que se usan pa­ra fa­rin­gi­tis o tam­bién pa­ra in­fec­cio­nes en per­so­nas in­ter­na­das en CTI. Por otra par­te, las be­ta­lac­ta­ma­sas son en­zi­mas pro­du­ci­das por bac­te­rias y son las res­pon­sa­bles de re­sis­tir la ac­ción de los an­ti­bió­ti­cos.

A me­di­da que fue­ron sur­gien­do bac­te­rias ca­pa­ces de re­sis­tir an­ti­bió­ti­cos, se em­pe­za­ron a desa­rro­llar nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de an­ti­bió­ti­cos pa­ra com­ba­tir­las. Así hay ce­fa­los­po­ri­nas (an­ti­bió­ti­cos be­ta­lac­tá­mi­cos) de se­gun­da, ter­ce­ra, cuar­ta ge­ne­ra­ción, por men­cio­nar uno. El pro­ble­ma es que han sur­gi­do su­per­bac­te­rias que han lo­gra­do re­sis­tir­los tam­bién.

A par­tir del 2006 co­men­zó a lle­gar a la re­gión una en­zi­ma lla­ma­da CTX-M-15, que pro­du­ce re­sis­ten­cia a ce­fa­los­po­ri­nas y tam­bién afec­ta la ac­ción de qui­no­lo­nas ( otro gru­po an­ti­bió­ti­co muy usa­do por ejem­plo pa­ra in­fec­cio­nes uri­na­rias).

Hay di­fe­ren­tes me­ca- nis­mos por los que las bac­te­rias ad­quie­ren la ca­pa­ci­dad de re­sis­tir los an­ti­bió­ti­cos. El ge­no­ma de una bac­te­ria pue­de mu­tar y con el cam­bio sur­gir la re­sis­ten­cia. En se­gun­do lu­gar, el ma­te­rial ge­né­ti­co pue­de pa­sar de una bac­te­ria a otra. Pue­de ocu­rrir en otros ca­sos que ha­ya vi­rus que in­fec­ten bac­te­rias y sean los que pro­mue­van el in­ter­cam­bio de los ge­nes y pro­pi­cien la re­sis­ten­cia y por úl­ti­mo pue­de ex­plo­tar la bac­te­ria an­te el uso de an­ti­bió­ti­cos, di­se­mi­nar su ma­te­rial ge­né­ti­co y otras bac­te­rias to­mar par­tes y re­com­bi­nar­las con las pro­pias y así sur­gir re­sis­ten­cia.

Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res uru­gua­yos, en­tre los que es­tá el equipo de Vig­no­li, co­men­zó un tra­ba­jo que es­tá arro­jan­do sus pri­me­ros re­sul­ta­dos e in­di­cios. Han co­men­za­do a es­tu­diar la pre­sen­cia de ge­nes trans­fe­ri­bles re­sis­ten­tes a co­les­ti­na, otro de los an­ti­bió­ti­cos que se uti­li­zan en CTI. El me­ca­nis­mo de re­sis­ten­cia fue des­cri­to re­cién a fi­nes de 2015. “La co­les­ti­na era el úl­ti­mo an­ti­bió­ti­co que te­nía­mos pa­ra pa­cien­tes en CTI, era el que se usa­ba en com­bi­na­ción con to­dos”, des­ta­có Vig­no­li.

Pe­ro la re­sis­ten­cia lle­gó. Co­men­za­ron un es­tu­dio en más de 10 ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud en­tre las que se en­cuen­tran el Hos­pi­tal de Clí­ni­cas, el Hos­pi­tal Pe­rei­ra Ros­sell, el Hos­pi­tal Ma­ciel, el Hos­pi­tal de Du­razno e i ns­ti­tu­cio­nes pri­va­das en Mal­do­na­do y Co­lo­nia, en­tre otras. “Ya sa­be­mos que ( la re­sis­ten­cia) es­tá, la he­mos de­tec­ta­do, y aho­ra que­re­mos sa­ber cuán­to”, ex­pli­có Vig­no­li. Co­men­za­ron a ana­li­zar mues­tras de per­so­nas aten­di­das en es­tas ins­ti­tu­cio­nes que pa­de­cen in­fec­ción uri­na­ria pa­ra es­tu­diar la pre­sen­cia de es­tos ge­nes re­sis­ten­tes, un tra­ba­jo que se ha­ce jun­to con el La­bo­ra­to­rio de Sa­lud Pú­bli­ca, del Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca ( MSP). Bus­can en mues­tras de ori­na mi­cro­or­ga­nis­mos que pro­du­cen be­ta­lac­ta­ma­sas de uso ex­ten­di­do y mi­cro­or­ga­nis­mos que pro­du­cen car­ba­pe­ne­ma­sas (otra en­zi­ma vin­cu­la­da a la re­sis­ten­cia a an­ti­bió­ti­cos). Los bus­can en las bac­te­rias E. co­li y Kleb­sie­lla pneu­mo­niae.

Por otra par­te, un tra­ba­jo que rea­li­za el gru­po de Pa­blo Zu­nino del Ins­ti­tu­to Cle­men­te Es­ta­ble en coor­di­na­ción con el Ins­ti­tu­to de Hi­gie­ne, con­sis­te en bus­car en el ga­na­do, en ter­ne­ros con y sin dia­rrea, es­tas re­sis­ten­cias en la bac­te­ria E. co­li.

Co­men­za­ron a ver cuá­les eran las E. co­li que cau­sa­ban dia­rrea y a es­tu­diar la pre­sen­cia de re­sis­ten­cia an­ti­bió­ti­ca en ellas. “No en­con­tra­ron re­sis­ten­cia a co­les­ti­na to­da­vía, sí en­con­tra­ron re­sis­ten­cia a qui­no­lo­nas y a ce­fa­los­po­ri­na de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción en ter­ce­ros”, in­for­mó Vig­no­li.

El tra­ba­jo de los in­ves­ti­ga­do­res i nclu­ye otra lí­nea de tra­ba­jo: los po- llos. Han em­pe­za­do a ana­li­zar par­ti­das de po­lli­tos be­bé de un día que in­gre­san desde Bra­sil pa­ra ser uti­li­za­dos co­mo re­pro­duc­to­res en la in­dus­tria aví­co­la uru­gua­ya. Los po­llos son co­lo­ca­dos en ca­jas pa­ra trans­por­tar­los a Uru­guay. Los in­ves­ti­ga­do­res ana­li­za­ron la ma­te­ria fe­cal que que­da en los “fon­dos de ca­ja” de los re­ci­pien­tes.

“To­da­vía no pu­bli­ca­mos los re­sul­ta­dos, te­ne­mos los avan­ces. Est amos bus­can­do y ya es­ta­mos en­con­tran­do be­ta­lac­ta­ma­sas de es­pec­tro ex­ten­di­do y re­sis­ten­cia trans­fe­ri­ble a qui­no­lo­nas”, anun­ció Vig­no­li. “To­da­vía no te­ne­mos es­tu­dia­do si las bac­te­rias que en­tran re­sis­ten­tes lue­go se di­se­mi­nan en Uru­guay. ¿Qué pa­sa con esos po­lli­tos que es­tán yen­do a las plan­tas? ¿Y los que des­pués ter­mi­nan en aví­co­las? No sa­be­mos có­mo se di­se­mi­na lo que en­tra de ‘con­tra­ban­do’ en ese tu­bo di­ges­ti­vo”, plan­teó el in­ves­ti­ga­dor. Por lo pron­to, es­to de­ja en evi­den­cia que el pro­ble­ma no es úni­ca­men­te hu­mano o so­la­men­te ani­mal.

“Es­ta­mos re­cién em­pe­zan­do a com­ple­tar el ál­bum de fi­gu­ri­tas”, di­jo Vig­no­li al con­tar­les a otros co­le­gas in­ves­ti­ga­do­res so­bre su tra­ba­jo du­ran­te el se­mi­na­rio. “No te­ne­mos una real di­men­sión, nos es­ta­mos apro­xi­man­do, pe­ro to­do lle­va pla­ta y hay po­cas so­lu­cio­nes”, agre­gó.

En el ca­so de los po­llos, ¿cuál de­be­ría ser l a de­ci­sión co­rrec­ta?, ¿có­mo de­be­ría reac­cio­nar el país an­te es­ta evi­den­cia? Hay “in­tere­ses de por me­dio”, es­tá la in­dus­tria, hay un mer­ca­do que los con­su­me y ade­más siem­pre hay gen­te dis­pues­ta a “bus­car cul­pa­bles”, plan­teó Vig­no­li. El pro­ble­ma no es­tá so­lo en los po­llos, es mu­cho más gran­de.

Plan na­cio­nal. “Es una pro­ble­má­ti­ca gra­ve, im­por­tan­te, que tie­ne con­no­ta­cio­nes pa­ra la sa­lud pú­bli­ca”, pe­ro que no es ex­clu­si­va del sec­tor sa­lud, di­jo a Bús­que­da Ra­quel Ro­sa, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Sa­lud del MSP. “Hay dis­tin­tos ni­ve­les de mal uso de los an­ti­bió­ti­cos: en agri­cul­tu­ra, en ani­ma­les, en me­dioam­bien­te. Hay un so­bre­uso, un uso in­dis­cri­mi­na­do. A ve­ces se uti­li­za en un ani­mal sin pen­sar que po­dría te­ner re­per­cu­sión en an­ti­bió­ti­cos en hu­ma­nos”, plan­teó Ro­sa.

Ha­ce dos se­ma­nas, el go­bierno anun­ció la ela­bo­ra­ción de un plan con­jun­to con­tra la re­sis­ten­cia an­ti­mi­cro­bia­na que in­vo­lu­cra­rá al Mi­nis­te­rio de Ga­na­de­ría, el MSP y el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te. Ca­da uno tra­ba­jó el te­ma por su la­do. Las re­co­men­da­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud apun­tan a coor­di­nar­se. El plan in­clui­rá ejes de tra­ba­jo co­mo for­ma­ción a pro­fe­sio­na­les y con­cien­ti­za­ción a la po­bla­ción pa­ra un uso pru­den­te, vi­gi­lan­cia de in­fec­cio­nes y re­sis­ten­cias y ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les al res­pec­to.

Es­to im­pul­sa­rá ac­cio­nes en to­das las áreas. Por ejem­plo en sa­lud, co­men­za­rá a fun­cio­nar un sis­te­ma de mo­ni­to­reo de con­su­mo en los pres­ta­do­res de sa­lud y farmacias co­mu­ni­ta­rias pa­ra po­der sa­ber cuán­tos an­ti­bió­ti­cos es­tá con­su­mien­do la po­bla­ción y dón­de es­tán sien­do ob­te­ni­dos.

Pa­ra Vig­no­li a es­te gru­po de tra­ba­jo de­be­ría su­mar­se el Mi­nis­te­rio del In­te­rior y los in­vo­lu­cra­dos en el con­trol de fron­te­ras pa­ra evi­tar que in­gre­sen por con­tra­ban­do al país. Por otra par­te, la­men­tó la au­sen­cia del te­ma en la agen­da 2020 ela­bo­ra­da por el go­bierno. “Nos com­pli­ca mu­chí­si­mo pa­ra pre­sen­tar pro­yec­tos, pa­ra po­der in­ves­ti­gar y con­se­guir fi­nan­cia­ción pa­ra tra­ba­jar en re­sis­ten­cia”, plan­teó du­ran­te el se­mi­na­rio. Por ejem­plo, es­te año el MSP abrió con la Agencia Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción e In­no­va­ción (ANII) el Fon­do Na­cio­nal de Sa­lud pa­ra te­mas en­mar­ca­dos en la agen­da 2020. Los in­ves­ti­ga­do­res que tra­ba­jan en re­sis­ten­cia an­ti­mi­cro­bia­na no pu­die­ron pre­sen­tar­se, pe­se a que pro­yec­cio­nes in­ter­na­cio­na­les pre­vén que el pro­ble­ma no de­je de cre­cer has­ta 2050.

Rafael Vig­no­li

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.