Ma­ne­jo mo­ne­ta­rio en­fren­ta “ba­rre­ras” ope­ra­ti­vas

Se­gún com­pen­dio de prác­ti­cas pu­bli­ca­do por el Cem­la

Búsqueda - - ECONOMÍA -

Una de las fi­na­li­da­des fun­da­men­ta­les del Ban­co Cen­tral ( BCU) es la es­ta­bi­li­dad de pre­cios, co­mo for­ma de pre­ser­var el va­lor de la mo­ne­da y la ca­pa­ci­dad de com­pra del pe­so uru­gua­yo. Pa­ra lo­grar­lo, apli­ca un es­que­ma de me­tas de in­fla­ción — que ac­tual­men­te in­cum­ple— ba­sa­do en el ma­ne­jo de los me­dios de pa­go dis­po­ni­bles en la eco­no­mía.

Pe­ro l l evar ade­lan­te esa po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en­fren­ta, en los he­chos, al­gu­nas “ba­rre­ras” y no se dan to­das las con­di­cio­nes de mer­ca­do “desea­bles”. Una eva­lua­ción al res­pec­to es­tá in­clui­da en un “com­pen­dio de prác­ti­cas” so­bre el mar­co de ope­ra­cio­nes de la ban­ca cen­tral de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te por el Cen­tro de Es­tu­dios Mo­ne­ta­rios La­ti­noa- me­ri­ca­nos ( Cem­la). La “pra­xis” de di­cha po­lí­ti­ca es­tá su­je­ta a fac­to­res — desa­rro­llo de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, la po­lí­ti­ca cam­bia­ria, ten­sio­nes fi­nan­cie­ras, etc.— que no ne­ce­sa­ria­men­te se en­cuen­tran ba­jo con­trol del or­ga­nis­mo mo­ne­ta­rio, ex­pli­ca.

El com­pen­dio, pre­pa­ra­do con i nfor­ma­ción pro­vis­ta por los res­pec­ti­vos ban­cos cen­tra­les, per­mi­te com­pa­rar l os mar­cos de ope­ra­cio­nes de mer­ca­do en los dis­tin­tos paí­ses.

Pa­ra Uru­guay, des­cri­be co­mo man­da­to prin­ci­pal del BCU la “es­ta­bi­li­dad de pre­cios” y fi­nan­cie­ra, un “buen fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de pa­gos”, así co­mo el “cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de lar­go pla­zo”. Al asu­mir co­mo nue­vo ti­tu­lar de ese or­ga­nis­mo, Al­ber­to Gra­ña ra­ti­fi­có esos li-

Le­tras de Re­gu­la­ción Mo­ne­ta­ria en mo­ne­da na­cio­nal nea­mien­tos co­mo prio­ri­ta­rios así co­mo la con­ti­nui­dad de las po­lí­ti­cas (ver pá­gi­na 24).

Res­pec­to al “gra­do de in­de­pen­den­cia de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria”, el in­for­me del Cem­la se­ña­la que exis­te en tér­mi­nos de “ins­tru­men­tos, pe­ro no de ob­je­ti­vos”. El Co­mi­té de Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria (Co­pom) es el ám­bi­to de dis­cu­sión de las de­ci­sio­nes en es­ta ma­te­ria en el BCU.

Des­pués de des­cri­bir los ins­tru­men­tos que em­plea — prin­ci­pal­men­te la emi­sión de Le­tras de Re­gu­la­ción Mo­ne­ta­ria pa­ra re­gu­lar la can­ti­dad de me­dios de pa­go en cir­cu­la­ción— y la ges­tión de li­qui­dez, el com­pen­dio re­pa­sa las con­di­cio­nes de mer­ca­do pa­ra la im­ple­men­ta­ción de las ope­ra­cio­nes de ban­ca cen­tral. Afir­ma que el de ac­ti­vos gu­ber­na­men­ta­les es­tá “bien desa­rro­lla­do”, pe­ro no hay un “mer­ca­do in­ter­ban­ca­rio pro­fun­do”. Ade­más, co­mo un pun­to po­si­ti­vo mar­ca que la pla­za lo­cal es re­sis­ten­te an­te va­ria­cio­nes en el ti­po de cam­bio y la ta­sa de in­te­rés.

Co­mo “ba­rre­ras” pa­ra la apli­ca­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, el re­por­te in­di­ca que no hay una ca­pa­ci­dad de im­ple­men­ta­ción “dé­bil”, aun­que el sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­tá “po­co desa­rro­lla­do”.

So­bre la “es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción y trans­pa­ren­cia del mar­co de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria”, se­ña­la que la in­for­ma­ción es ca­na­li­za­da a tra­vés de co­mu­ni­ca­dos y re­por­tes. No se di­fun­de una “mi­nu-

Ar­bi­tra­jes en el BCU ta” de las reunio­nes del Co­pom ni el re­sul­ta­do de las vo­ta­cio­nes — co­mo sí lo ha­cen los ban­cos cen­tra­les de Bra­sil, Chi­le, Co­lom­bia, Gua­te­ma­la y Mé­xi­co—; tam­po­co las pro­yec­cio­nes de li­qui­dez.

Di­ne­ro. El i ns­tru­men­to ope­ra­ti­vo que el BCU uti­li­za pa­ra trat ar de mi­ti­gar l as pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias es el agre­ga­do mo­ne­ta­rio M1’, cu­yo rit­mo de cre­ci­mien­to se des­ace­le­ró a lo lar­go del 2018. En ju­lio- se­tiem­bre au­men­tó 8,6% fren­te al mis­mo tri­mes­tre del 2017, cal­cu­ló Bús­que­da a par­tir de la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da el jue­ves 22 por el or­ga­nis­mo.

En los úl­ti­mos tres tri­mes­tres del año pa­sa­do los au­men­tos in­ter­anua­les ha­bían su­pe­ra­do el 15%, pe­ro en 2018 las subas fue­ron de 12% en los pe­río­dos ce­rra­dos a mar­zo y ju­nio.

La va­ria­ble M1’ in­clu­ye los bi­lle­tes y mo­ne­das fue­ra de los ban­cos más los de­pó­si­tos a la vis­ta en pe­sos y las ca­jas de aho­rro en esa mo­ne­das. Es­tos son los me­dios de pa­gos que la po­bla­ción tie­ne más dis­po­ni­bles; en teo­ría, si se con­traen o cre­cen de for­ma mo­de­ra­da — el “ses­go con­trac­ti­vo” de la po­lí­ti­ca ac­tual—, de­be­ría con­tri­buir a con­te­ner las pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias.

Pa­ra el tri­mes­tre en cur­so, el BCU es­ta­ble­ció co­mo pau­ta in­di­ca­ti­va un au­men­to del M1’ de en­tre 7% y 9%, en pro­me­dio. En oc­tu­bre el in­cre­men­to fue de 5,4%.

Ta­sas de re­fe­ren­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.