Cartas y bes­tia­rio

Clá­si­cos: Kaf­ka

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

“Que­ri­dí­si­mo pa­dre: Ha­ce po­co me pre­gun­tas­te por qué afir­mo que te ten­go mie­do”. Así co­mien­za Car­ta al pa­dre, un re­la­to au­to­bio­grá­fi­co que Franz Kaf­ka es­cri­bió en 1919 y que se in­clu­ye en Cuen­tos se­lec­tos (Ed­ha­sa, 2018), una an­to­lo­gía con na­rra­cio­nes ex­ten­sas y otras breves se­lec­cio­na­das y pro­lo­ga­das por el es­cri­tor y edi­tor tu­cu­mano Diego Er­lan.

Con la pre­mi­sa de que “to­da me­mo­ria es una fic­ción”, Er­lan in­cor­po­ró es­ta car­ta real, y que Kaf­ka nun­ca en­vió a su pa­dre, a un vo­lu­men de fic­ción, por­que en­con­tró en esa mi­si­va, y en las que apa­re­cen en otros cuen­tos, una for­ma de ar­ti­cu­lar la an­to­lo­gía, ya que “abren un ar­co don­de se ma­ni­fies­tan los múl­ti­ples Kaf­kas”.

Hay una car­ta y un pa­dre te­rri­ble en La con­de­na, y hay una mi­si­va su­su­rra­da al oí­do en Un men­sa­je im­pe­rial, con un men­sa­je­ro que se es­fuer­za en lle­var su co­rreo a des­tino a tra­vés de un gen­tío in­ter­mi­na­ble y de ha­bi­ta­cio­nes in­ter­mi­na­bles de un pa­la­cio in­ter­mi­na­ble.

“La ma­yo­ría de los re­la­tos es­tán com­pues­tos con tér­mi­nos del len­gua­je del De­re­cho y de la cien­cia, con es­truc­tu­ras de in­for­mes, pro­ce­di­mien­tos y me­mo­rias, dán­do­les a sus na­rra­cio­nes una es­pe­cie de pre­ci­sión iró­ni­ca”, di­ce Er­lan en el pró­lo­go. Y esa iro­nía apa­re­ce tam­bién en sus per­so­na­jes-ani­ma­les, co­mo ocu­rre en In­for­me pa­ra la aca­de­mia, con un lar­go mo­nó­lo­go de un mono, en In­ves­ti­ga­cio­nes de un pe­rro, o en Una vie­ja pá­gi­na, re­la­to en el que un ejér­ci­to de nó­ma­des bes­tia­les acam­pa fren­te al pa­la­cio del em­pe­ra­dor “a cie­lo abier­to, por­que abo­rre­cen las ca­sas”.

El vo­lu­men in­clu­ye la obra más fa­mo­sa y más re­co­no­ci­da de Kaf­ka, La me­ta­mor­fo­sis, que apa­re­ce con el nom­bre de La trans­for­ma­ción, co­mo ha­bía su­ge­ri­do Bor­ges que se tra­du­je­ra el tí­tu­lo. Allí es­tá el “bi­cho mons­truo­so” en el que se con­vir­tió Gre­go­rio Sam­sa, allí es­tá la obra que abrió ca­mino a una nue­va for­ma de con­tar y allí es­tá uno de los per­so­na­jes kaf­kia­nos por ex­ce­len­cia, de esos que “se di­suel­ven, se mez­clan y en­ra­re­cen has­ta con­ver­tir­se en una sus­tan­cia gris, ex­tra­ña y de­for­me”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.