Error de im­pren­ta

Gu­ten­berg, de­but tea­tral del An­tel Are­na

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

La voz en off de Ro­ber­to Suá­rez in­va­de el re­cin­to. Una má­qui­na hu­ma­na se en­sam­bla en el cen­tro del es­ta­dio. Una gran pan­ta­lla ci­lín­dri­ca pro­yec­ta imá­ge­nes co­mo una to­té­mi­ca coc­te­le­ra de íco­nos de los úl­ti­mos 500 años. Un gi­gan­te blan­co en­tra des­mem­bra­do desde las es­qui­nas y se ar­ma al com­pás del Bo­le­ro de Ra­vel. Juan Cam­po­dó­ni­co y Ko­mu­zi Trío ha­cen la ban­da so­no­ra en vivo desde los la­te­ra­les. Ma­ría Noel Ric­cet­to des­lum­bra con una co­reo­gra­fía con­tem­po­rá­nea con pin­ce­la­das clá­si­cas. La can­tan­te lí­ri­ca Ei­ko Sen­da can­ta un aria de Puc­ci­ni den­tro de un enor­me ves­ti­do, con su ca­be­za a cua­tro me­tros de al­tu­ra. Pe­dro Dal­ton en­tra en una mo­to chop­per y arra­sa el es­ce­na­rio con su vo­za­rrón co­mo un mi­li­ta­ri­za­do Tom Waits al man­do de un ba­ta­llón de ba­rren­de­ros. Gu­ten­berg, de la com­pa­ñía Co­ral, pri­me­ra pie­za es­cé­ni­ca na­cio­nal en el An­tel Are­na, lle­nó el es­ta­dio (9.000 per­so­nas), pe­ro no lo­gró re­pe­tir la cohe­sión na­rra­ti­va y es­té­ti­ca de El De­li­rio —tam­bién de An­drés Va­re­la y Se­bas­tián Bed­na­rik— en el Cen­te­na­rio. A ni­vel con­cep­tual, Gu­ten­berg re­sul­tó de­ma­sia­do abs­trac­ta y fría, muy dé­bil en lo emo­ti­vo. Con bue­nos mo­men­tos, co­mo la ver­sión elec­tró­ni­ca de Ma­chu Pic­chu, de Paul Mau­riat, aque­lla cor­ti­na de El País. Pe­ro con pa­sa­jes muy tri­lla­dos, co­mo el as­tro­nau­ta alu­ni­zan­do con Así ha­bló Za­ra­tus­tra, de Ri­chard Strauss (la de 2001). O con nú­me­ros fa­lli­dos co­mo el re­ma­te del An­tel Are­na, en las an­tí­po­das de la bue­na co­me­dia. Gu­ten­berg fue un la­bu­ro enor­me (más de 100 per­so­nas), pe­ro re­sul­tó bas­tan­te pre­ten­cio­sa y des­pa­re­ja, le­jos de lo que pro­me­tió.

J. A.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.