Ca­mi­nan­te lu­nar

El pri­mer hom­bre en la Lu­na, de Da­mien Cha­ze­lle

Búsqueda - - VIDA CULTURAL -

con el fa­mo­so alu­ni­za­je.

El em­pa­que es muy bo­ni­to ( im­pe­ca­ble la fo­to­gra­fía, la re­cons­truc­ción de épo­ca, el ves­tua­rio) y el co­mien­zo es aus­pi­cio­so. Arran­ca con una ver­ti­gi­no­sa y rea­lis­ta se­cuen­cia de vue­lo fil­ma­da en pla­nos ce­rra­dos y mon­ta­da con pre­ci­sión. Cha­ze­lle pres­ta aten­ción a los de­ta­lles, so­no­ros y vi­sua­les, y la sen­sa­ción que ge­ne­ra es la de es­tar ahí den­tro y ahí arri­ba. Lo que si­gue es el re­tra­to de Arms­trong co­mo hom­bre de fa­mi­lia, co­mo es­po­so ( de Ja­net, in­ter­pre­ta­da por Clai­re Foy, que ape­nas tie­ne es­pa­cio pa­ra ha­cer al­go), co­mo pa­dre preo­cu­pa­do por l a sa­lud de su hi­ja pe­que­ña, Ka­ren, cu­ya muer­te no pue­de evi­tar. Se ve a un hom­bre re­ser­va­do, que pre­fie­re tra­gar sus emo­cio­nes an­tes que ex­pre­sar­las. Arms­trong es al­guien muy in­te­li­gen­te, un tra­ba­ja­dor apli­ca­do, de­ci­di­do, pu­jan­te, un in­di­vi­duo al que le gus­tan los desafíos y que lo­gra sa­lir for­ta­le­ci­do tras en­fren­tar ad­ver­si­da­des. El guion se en­car­ga de sub­ra­yar el pe­so que la muer­te de su hi­ja ten­drá en la vi­da y las ac­cio­nes del as­tro­nau­ta. La muer­te es pre­sen­ta­da con es­ce­nas dis­cre­tas y su­ti­les, muy eco­nó­mi­cas, que con po­co di­cen mu­cho. Sin em­bar­go, más ade­lan­te, to­da esa su­ti­le­za va a la ba­su­ra: por me­dio de flash­backs, recuerdos o pen­sa­mien­tos de Arms­trong, la pe­lí­cu­la in­sis­te, de ma­ne­ra bur­da, en in­for­mar so­bre lo du­ro y do­lo­ro­so que fue ese he­cho. Tam­bién, ca­da tan­to, no­ti­fi­ca so­bre las mi­sio­nes Ge­mi­ni y Apo­lo, so­bre lo pe­li­gro­sa, en tér­mi­nos de vi­das hu­ma­nas, que fue la ca­rre­ra es­pa- cial en la que se me­tió la NASA. Y tam­bién, un par de ve­ces, re­por­ta acer­ca de las crí­ti­cas que el pro­gra­ma re­ci­bió de par­te de la co­mu­ni­dad ne­gra.

En un par de mo­men­tos se su­gie­re que son mu- chas y muy com­pli­ca­das las ope­ra­cio­nes ma­te­má­ti­cas que de­ben re­sol­ver­se pa­ra ha­cer po­si­ble una em­pre­sa de es­tas di­men­sio­nes. Sin em­bar­go, la pe­lí­cu­la ape­nas lle­ga a ro­zar la su­per­fi­cie de al­gún in­di­cio de esa com­ple­ji­dad. No se tra­ta de abru­mar con nú­me­ros y fór­mu­las sino de in­si­nuar con imá­ge­nes lo que se pos­tu­la en pa­la­bras, co- mo l as del pre­si­den­te Ken­nedy, cuan­do di­ce: “Ele­gi­mos ir a la Lu­na. No por­que sea fá­cil, sino por­que es di­fí­cil”.

Hay una can­ti­dad de per­so­na­jes, in­ter­pre­ta­dos por bue­nos ac­to­res, que, co­mo el de su es­po­sa Ja­net, son pu­ro re­lleno. No es fá­cil dis­tin­guir quién es quién y qué ha­ce den­tro del pro­yec­to. Por ejem­plo, Ky­le Chand­ler in­ter­pre­ta al di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de vue­lo de la NASA, aun­que po­dría fi­gu­rar co­mo Se­ñor que di­bu­ja en un pi­za­rrón la dis­tan­cia en­tre la Tie­rra y la Lu­na. Co­rey Stoll, que en­car­na a Buzz Al­drin, po­dría ser sim­ple­men­te El re­sen­ti­do que ha­ce chis­tes de mal gus­to. Otros miem­bros del elen­co pue­den iden­ti­fi­car­se por sus pa­pe­les co­mo Uno que se muere en una mi­sión 1, 2 y 3.

El pro­gra­ma Apo­lo tam­bién fue una ma­nio­bra po­lí­ti­ca den­tro de la com­pe­ten­cia en­tre EE.UU. y URSS por ver qué na­ción os­ten­ta­ba el avan­ce tec­no­ló­gi­co más gran­de. La can­ti­dad de tiem­po y di­ne­ro in­ver­ti­dos en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo pa­ra

trans­por­tar a se­res hu­ma­nos al sa­té­li­te na­tu­ral de la Tie­rra fue in­men­sa, pe­ro tu­vo re­per­cu­sio­nes y al­can­ces que van más allá del pro­gra­ma es­pa­cial. La tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da y em­plea­da por la NASA to­da­vía es usa­da y me­jo­ra­da en otros ám­bi­tos, desde la me­di­ci­na y los de­por­tes, desde la ar­qui­tec­tu­ra, la in­dus­tria tex­til y la ali­men­ti­cia. Pue­de que sí, en­ton­ces, ese pe­que­ño pa­so pa­ra el hom­bre ha­ya si­do un sal­to pa­ra la hu­ma­ni­dad. Pe­ro Cha­ze­lle tam­po­co le da mucha bo­li­lla. Quie­re mos­trar el dra­ma ín­ti­mo de Arms­trong. Es su op­ción. Pe­ro ne­ce­si­ta 140 mi­nu­tos pa­ra ha­cer­lo. Y ja­más lle­ga a me­ter­se real­men­te. Su úni­ca car­ta es ese ho­rri­ble y trá­gi­co acon­te­ci­mien­to, pé­si­ma­men­te ma­ne­ja­do, for­za­do, he­cho a pu­ra in­sis­ten­cia.

El pri­mer hom­bre en la Lu­na ( First Man). EE.UU., 2018. Di­rec­ción: Da­mien Cha­ze­lle. Guion: Josh Sin­ger, a par­tir del li­bro de Ja­mes R. Han­sen. Con Ryan Gos­ling, Clai­re Foy, Ja­son Clar­ke, Ky­le Chand­ler, Pa­trick Fu­git, Cia­ran Hinds, Et­han Embry, Co­rey Stoll, Pa­blo Schrei­ber. Du­ra­ción: 141 mi­nu­tos.

Juan An­drés Fe­rrei­ra

Ryan Gos­ling

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.