Clau­dio Ro­ma­noff

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

Nos co­no­ci­mos en enero de 1985, cuan­do los dos te­nía­mos 21 años, en aque­lla Bús­que­da que pa­ra am­bos fue es­cue­la de periodismo. Con­tra to­do pro­nós­ti­co, por­que pen­sá­ba­mos di­fe­ren­te acer­ca de ca­si to­do, nos hi­ci­mos gran­des ami­gos. Y con el tiem­po, her­ma­nos.

No tar­dé en com­pren­der que Clau­dio era un pe­rio­dis­ta ex­tra­or­di­na­rio. Uno de ra­za. Pa­ra él no ha­bía te­ma me­nor o no­ta chi­ca. Sa­lía ca­da día a la ca­lle a bus­car, co­mo se bus­ca la vi­da mis­ma, lo que al­guien no que­ría que se su­pie­ra. In­can­sa­ble y apa­sio­na­do, che­quea­ba ca­da da­to con la pa­cien­cia y el cui­da­do de un re­lo­je­ro. Lue­go, se sen­ta­ba fren­te a su má­qui­na de es­cri­bir y le da­ba for­ma a su cró­ni­ca, mien­tras un ci­ga­rri­llo se con­su­mía en el ce­ni­ce­ro. Po­co le im­por­ta­ba si era una no­ta de tapa o ape­nas un re­cua­dro de 15 lí­neas es­con­di­do en pá­gi­nas interiores. Él po­nía to­do de sí. Y más.

Cre­ci­mos jun­tos. En la pro­fe­sión y en la vi­da. En 1991 to­ma­mos ca­mi­nos pro­fe­sio­na­les di­fe­ren­tes. Cuan­do le con­té que me mar­cha­ba de Bús­que­da, que era mi ca­sa y la su­ya, me di­jo al­go que nin­guno de los dos ol­vi­dó y que, dé­ca­das des­pués, da­ría nom­bre a nues­tro gru­po de What­sapp. “Her­mano, hoy te vas vos y al­gún día me iré yo. Pe­ro Bús­que­da que­da­rá siem­pre en no­so­tros. Sin im­por­tar dón­de tra­ba­je­mos, nues­tras tar­je­tas per­so­na­les siem­pre di­rán ‘ex­téc­ni­co de TEM’”, me di­jo, alu­dien­do al pres­ti­gio del que go­za­ban quie­nes ha­bían tra­ba­ja­do pa­ra aque­lla mar­ca de elec­tro­do­més­ti­cos de la que al­gu­nos jó­ve­nes de hoy si­quie­ra han oí­do ha­blar.

Va­ya si él hi­zo ho­nor a su es­cue­la y a aque­llos maes­tros. Allí don­de tra­ba­jó, de­jó hue­lla. Hi­zo periodismo del bueno. Del que va­le la pe­na ha­cer. Del que uno pue­de es­tar or­gu­llo­so. Con lo que tu­vo a dis­po­si­ción siem­pre hi­zo un for­mi­da­ble tra­ba­jo. Y siem­pre, co­mo co­rres­pon­de a un pe­rio­dis­ta que se pre­cie, sin­tió que la ta­rea es­ta­ba in­com­ple­ta, y que se po­día ha­cer más y me­jor. Los años lo vol­vie­ron un ana­lis­ta fino, que sa­bía uti­li­zar bien la plu­ma y que, apo­yán­do­se siem­pre en in­for­ma­ción de pri­me­ra mano, ayu­da­ba a pen­sar. Pe­ro tam­bién un maes­tro de pe­rio­dis­tas. Un lí­der ge­ne­ro­so y apa­sio­na­do que im­pul­sa­ba a los más jó­ve­nes a cre­cer, a dar más, a su­pe­rar­se y a bus­car la ver­dad con el in­con­for­mis­mo que hay que te­ner pa­ra no per­der el ol­fa­to.

Pa­ra quie­nes fui­mos y se­re­mos siem­pre sus ami­gos, fue, ade­más, un ti­po úni­co, irre­pe­ti­ble, en­tra­ña­ble. Uno de los que siem­pre es­ta­ba cuan­do ha­bía que es­tar. Uno de los que cul­ti­va­ba esa vir­tud, tan es­ca­sa por es­tos días, de de­cir las co­sas de fren­te, en la ca­ra y con la cru­de­za que hi­cie­ra fal­ta. Un ti­po que se hi­zo de aba­jo del to­do, que lu­chó mu­cho pa­ra cons­truir la her­mo­sa fa­mi­lia que sem­bró y que siem­pre pen­sa­ba en qué país

les de­ja­ría a sus ado­ra­dos me­lli­zos Eloí­sa e Iván.

En mar­zo, al­gu­nos ex­téc­ni­cos de TEM que so­le­mos en­con­trar­nos pa­ra co­mer al­go, char­lar de periodismo y de la vi­da, y reír­nos de no­so­tros mis­mos y nues­tras ob­se­sio­nes, nos jun­ta­mos en una pe­que­ña pa­rri­lla­da de Par­que Batlle. Clau­dio, que siem­pre lle­ga­ba tar­de a aque­llos en­cuen­tros por­que su res­pon­sa­bi­li­dad pe­rio­dís­ti­ca es­ta­ba pri­me­ro, fue el pri­me­ro en sen­tar­se a la me­sa. Pi­dió, co­mo siem­pre, un whisky. Cuan­do le lla­mé la aten­ción so­bre su pun­tua­li­dad de aque­lla no­che, me di­jo: “¿Sa­bés de qué me di cuen­ta? De que to­dos te­ne­mos un mon­tón de co­sas muy im­por­tan­tes pa­ra ha­cer, pe­ro nin­gu­na es tan im­por­tan­te co­mo es­tar con los ami­gos, com­par­tien­do un whisky y un asa­do. A es­tas co­sas uno no pue­de fal­tar. Y te­ne­mos que ha­cer­lo ca­da vez más se­gui­do”.

Co­mo siem­pre, te­nía ra­zón. Y hoy, vis­to en re­tros­pec­ti­va, aque­llas pa­la­bras se pa­re­cen a una pre­mo­ni­ción.

Cuan­do la muer­te vino por él, la en­fren­tó co­mo vi­vió. Con pa­sión. Con la sen­sa­ción de que lo im­po­si­ble pue­de al­can­zar­se. Con su sen­ti­do del hu­mor y de la iro­nía, in­tac­tos. Con ga­nas de cam­biar el mun­do. Ro­dea­do de su fa­mi­lia y sus ami­gos, pa­ra los que siem­pre es­ta­ba. Y con un whisky cer­ca.

Al­guien po­drá pen­sar que per­dió. Y no sa­be que el Ro­ma, el que la muer­te cree ha­ber­nos arre­ba­ta­do, es­tá más vivo que nun­ca en el co­ra­zón y el al­ma de quie­nes lo qui­si­mos y lo que­rre­mos por siem­pre, y en el de to­dos los pe­rio­dis­tas que se for­ma­ron a su la­do y, ca­da día, man­ten­drán su le­ga­do y se­gui­rán tra­ba­jan­do pa­ra arran­car­le otra no­ti­cia al po­der de turno.

Ál­va­ro J. Amo­ret­ti

CI 1.430.330-1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.