Pa­ra­noia elec­to­ral

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

¿Uru­guay pa­de­ce de pa­ra­noia elec­to­ral? Con­ver­san­do con una emi­nen­cia en Psi­quia­tría so­bre la reali­dad po­lí­ti­ca de nues­tro país y sin sa­ber su fi­lia­ción par­ti­da­ria, me reali­zó un co­men­ta­rio que que­dó re­so­nan­do en mi con­cien­cia: “El Uru­guay pa­de­ce de una pa­ra­noia co­mo so­cie­dad res­pec­to a la dic­ta­du­ra que vi­vi­mos en­te 1973 y 1985. (…) Los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, so­bre to­do del Fren­te Am­plio, son rehe­nes de ese pe­río­do y to­do lo van a vin­cu­lar a esa tris­te épo­ca”.

Re­cién ahí en­ten­dí có­mo un dipu­tado de me­nos de 40 años co­mo el Pa­cha Sán­chez del MPP de­ni­gra una fies­ta crio­lla y po­pu­lar co­mo la Pa­tria Gau­cha o cues­tio­na la ta­rea solidaria de Te­le­tón. La ex­pli­ca­ción es que fue in­yec­ta­do con el ve­neno del odio y el ren­cor, pe­ro no es un fe­nó­meno ais­la­do sino que la so­cie­dad uru­gua­ya ha re­ci­bi­do ese men­sa­je per­ver­so y de­pre­si­vo du­ran­te 33 años pa­ra hun­dir­nos en la cul­tu­ra del “no se pue­de” y de “los ri­cos se apro­ve­chan de los po­bres”, “no se pue­de ser exi­to­so co­mo em­pren­de­dor por­que el in­di­vi­duo no tie­ne esa ca­pa­ci­dad, so­lo el Es­ta­do pue­de dar­te sub­sis­ten­cia (así des­pués tie­ne que vo­tar­los)”.

Los con­cep­tos de de­re­cha e iz­quier­da han que­da­do en los ma­nua­les de la Po­li­to­lo­gía. Hoy no po­de­mos de­fi­nir a nin­gún go­bierno del mun­do de acuer­do a esa cla­si­fi­ca­ción. En nues­tro país es no­to­rio que el Fren­te Am­plio se de­fi­ne co­mo de iz­quier­da a pe­sar de que las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas en es­tos años han si­do li­be­ra­les y res­pe­tan­do la ofer­ta y de­man­da co­mo ba­se de una eco­no­mía de li­bre mer­ca­do y mi­ran­do las di­rec­ti­vas del FMI. De igual mo­do lo ha he­cho en la po­lí­ti­ca fi­nan­cie­ra y el ma­ne­jo de cam­bio y va­lor del dó­lar con una ban­da flo­tan­te y por suer­te no con un di­ri­gis­mo es­ta­tal.

En­tran­do en el te­ma de lleno, creo que Uru­guay pa­de­ce un “pa­ra­noia elec­to­ral”, es de­cir, se nie­ga a ver la reali­dad y se so­me­te al pa­sa­do, que ya no tie­ne con­sis­ten­cia con el pre­sen­te.

Nues­tra so­cie­dad acep­ta que go­ber­nan­tes del Fren­te Am­plio apo­yen, reivin­di­quen y elo­gien al pre­si­den­te Ni­co­lás Maduro de Ve­ne­zue­la con­tra la crí­ti­ca in­ter­na­cio­nal y de sus com­pa­trio­tas exi­lia­dos que de­nun­cian vio­la­ción a to­dos los de­re­chos hu­ma­nos, en­car­ce­la­mien­to, tor­tu­ra, ase­si­na­to de opo­si­to­res y la vo­lun­tad de per­pe­tuar­se en el po­der.

Nues­tro país no ad­mi­te Bol­so­na­ros por­que te­ne­mos par­ti­dos po­lí­ti­cos fuer­tes, his­tó­ri­cos y con cre­di­bi­li­dad, pe­ro tam­po­co ad­mi­te a los Maduro. La di­fe­ren­cia es que desde di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, so­cia­les y sin­di­ca­les han lo­gra­do que nues­tra so­cie­dad se ho­rro­ri­ce con el pri­me­ro y no con el se­gun­do.

Exis­te una ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca que vi­vió la dic­ta­du­ra mi­li­tar co­mo pro­ta­go­nis­ta, pe­ro son ca­da vez me­nos por un te­ma bio­ló­gi­co, co­mo Mu­ji­ca, San­gui­net­ti, La­ca­lle He­rre­ra, etc. A di­fe­ren­cia de la re­no­va­ción de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, el Fren­te Am­plio man­tie­ne en sus es­truc­tu­ras di­ri­gen­cia­les que arras­tran el odio y ren­cor de lo vi­vi­do. El PIT- CNT man­tie­ne ese dis­cur­so prehis­tó­ri­co y, en par­ti­cu­lar, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta a di­fe­ren­cia del res­to del mun­do tie­ne un Cas­ti­llo y un An­dra­de que man­tie­nen la idea de “lu­cha de cla­ses” y “plus­va­lía”, lo que re­pre­sen­ta un ho­rror y una con­de­na a nues­tra pa­tria pa­ra se­guir an­cla­dos en el pa­sa­do.

Hoy, di­ri­gen­tes de los par­ti­dos de la opo­si­ción en to­do su es­pec­tro tie­nen di­ri­gen­tes jó­ve­nes que no de­ben que­dar ata­dos a esa inexis­ten­te di­co­to­mía y no de­be­rían temer ha­blar de pro­gra­mas li­be­ra­les y mo­der­nos aun sien­do so­me­ti­dos al “ró­tu­lo de de­re­cha”.

Hoy de­be­ría­mos los orien­ta­les mi­rar pro­pues­tas creí­bles y re­vo­lu­cio­na­ras pa­ra en­fren­tar los gra­ves pro­ble­mas que vi­vi­mos co­ti­dia­na­men­te co­mo in­se­gu­ri­dad, fal­ta de ac­ce­so a la sa­lud, co­rrup­ción, fal­ta de tra­ba­jo, ex­ce­so de im­pues­tos. Y pa­ra ello no hay que com­pa­rar los 15 años de go­bierno del Fren­te Am­plio con las po­lí­ti­cas del pa­sa­do de blan­cos y co­lo­ra­dos, por­que no es jus­to.

Com­pa­re­mos hoy y ve­re­mos que no han sa­bi­do o no han po­di­do dar­nos so­lu­cio­nes a los uru­gua­yos los di­no­sau­rios del Fren­te Am­plio, mien­tras las nue­vas fi­gu­ras de los par­ti­dos de la opo­si­ción ofre­cen pro­pues­tas mo­der­nas, nue­vas, y que na­da tie­nen que ver con los de ha­ce 30 años a pe­sar de que la iz­quier­da pre­ten­de es­tig­ma­ti­zar a los par­ti­dos fun­da­cio­na­les ( Na­cio­nal y Co­lo­ra­do) con los go­bier­nos pos­dic­ta­du­ra y el neo­li­be­ra­lis­mo o la de­re­cha, am­bos con­cep­tos que en nues­tro país tie­nen muy ma­la pren­sa, una es­tra­te­gia “pa­to­ló­gi­ca” que no se de­nun­cia con la fuer­za que se de­be­ría por los nue­vos lí­de­res de los re­fe­ri­dos par­ti­dos.

Quien no es cons­cien­te de la reali­dad e in­ven­ta un en­fren­ta­mien­to fic­ti­cio y se re­tro­trae a la dic­ta­du­ra mi­li­tar o a los go­bier­nos pos­te­rio­res en­cua­dran en una pa­ra­noia ser­vil a fi­nes elec­to­ra­les, má­xi­me en una na­ción al­ta­men­te es­ta­tis­ta y con­ser­va­do­ra, no pro­gre­sis­ta ni mo­der­na, si no, ni el Par­ti­do Co­mu­nis­ta ni los Tu­pa­ma­ros po­drían te­ner el po­der, res­pal­do ma­yo­ri­ta­rio en la coa­li­ción de iz­quier­da, los re­fe­ren­tes mo­de­ra­dos, prag­má­ti­cos y res­pe­tuo­sos del mer­ca­do, de las re­la­cio­nes co­mer­cia­les con otras na­cio­nes y alian­zas ideo­ló­gi­cas, de res­pe­tar com­pro­mi­sos y res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal sean mi­no­ría en esa fuer­za par­ti­da­ria.

Oja­lá nues­tro pue­blo pue­da com­pa­rar si que­re­mos se­guir vi­vien­do con un go­bierno fren­tis­ta que ya dio to­do lo que tie­ne o cam­bia por pro­pues­tas nue­vas y mo­der­nas que son la al­ter­na­ti­va y na­da tie­nen que ver con los 80 y 90.

Ni Bol­so­na­ro, ni Maduro; so­mos orien­ta­les y me­re­ce­mos vi­vir me­jor a la uru­gua­ya, na­da más.

Dr. Mar­ce­lo Mau­te Sa­ra­via

tan­tas ve­ces. Y un Wil­son Fe­rrei­ra que desde el exi­lio da­ba las di­rec­ti­vas y apor­ta­ba sus ideas

He es­cri­to en otras opor­tu­ni­da­des so­bre es­te acon­te­ci­mien­to y creo ne­ce­sa­rio vol­ver a re­cor­dar el pa­pel pre­pon­de­ran­te que ju­gó el Par­ti­do Na­cio­nal en aque­lla ges­ta. Re­cor­dar la va­len­tía de aque­llos di­ri­gen­tes que traían es­con­di­dos los ca­se­tes de Wil­son lue­go de re­unir­se con él al otro la­do de la fron­te­ra; la va­len­tía de quie­nes fue­ron al re­cor­da­do ac­to del ci­ne Cor­dón a es­cu­char la vi­bran­te ora­to­ria de Juan An­drés Ra­mí­rez, Lo­ren­zo Ríos, Fer­nan­do Oliú y Eduar­do Pons Et­che­verry jun­to al en­tra­ña­ble Ju­lián Mur­guía, y que ter­mi­nó con los ca­ba­llos de la Metro den­tro del ci­ne, y tan­tos otros ac­tos si­mi­la­res en to­do el país que ter­mi­na­ban con los par­ti­ci­pan­tes pre­sos y heridos; el re­cor­da­do de­ba­te en ca­nal 4 con un Pons Et­che­verry ca­li­fi­can­do de ri­no­ce­ron­tes a los ci­vi­les co­la­bo­ra­do­res de la dic­ta­du­ra, el se­ma­na­rio La De­mo­cra­cia, en fin. Desde ha­ce dé­ca­das el Fren­te Am­plio se ha adue­ña­do de un re­la­to fal­so don­de se ad­ju­di­ca el mo­no­po­lio de la lu­cha con­tra la dic­ta­du­ra y don­de so­lo hay bue­nos de un la­do (ellos) y ma­los del otro (los de­más). En po­lí­ti­ca, a me­nu­do el re­la­to que se im­po­ne no es el más ve­raz sino el me­jor con­ta­do y se sa­be que una men­ti­ra re­pe­ti­da cien ve­ces al fi­nal se trans­for­ma en ver­dad. Es un de­ber re­cor­dar­les a las ge­ne­ra­cio­nes pre­sen­tes y fu­tu­ras el pa­pel pro­ta­gó­ni­co que siem­pre desem­pe­ñó el Par­ti­do Na­cio­nal to­da vez que el País lo re­qui­rió. Na­die me­jor que Wil­son lo se­ña­la en su fa­mo­so dis­cur­so de la ex­pla­na­da al sa­lir de la cár­cel: “No­so­tros he­mos lu­cha­do con­tra la dic­ta­du­ra desde el mis­mo día en que se ins­tau­ró, pe­ro he­mos lu­cha­do por las li­ber­ta­des pú­bli­cas desde el día mis­mo en que se fun­dó la pa­tria. Pa­ra no­so­tros es­te es un epi­so­dio más de la pe­lea, que por la li­ber­tad se pe­lea siem­pre por­que nun­ca es­tá de­fi­ni­ti­va­men­te con­quis­ta­da. Pa­ra no­so­tros la lu­cha co­mien­za to­dos los días de nue­vo y por lo tan­to, co­mien­za hoy”. Ing. Quím. Gual­ber­to Ma­to CI 1.199.021- 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.