In­fan­cia y po­bre­za

Búsqueda - - CARTAS AL DIRECTOR -

Sr. Di­rec­tor:

En el Uru­guay na­cen 48.000 ni­ños por año. De ellos die­ci­nue­ve por cien­to (19%) lo ha­cen en con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad, po­bre­za y ex­clu­sión en el mo­men­to de ma­yor desa­rro­llo eco­nó­mi­co re­la­ti­vo his­tó­ri­co del país.

Cuan­do se cru­zan da­tos de las neu­ro­cien­cias y la neu­ro­pe­dia­tría el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo cog­ni­ti­vo emo­cio­nal y re­la­cio­nal en es­tas eda­des, 0 a 4 años, vi­sua­li­za la so­bre­de­ter­mi­na­ción po­ten­cial que im­pli­ca pa­ra es­tos ni­ños y ni­ñas en sus DDHH in­di­vi­dua­les y pa­ra la so­cie­dad en ge­ne­ral.

Las ci­fras de po­bre­za y ex­clu­sión en es­te seg­men­to en el año 2005 lue­go de la cri­sis del año 2002 eran de un 63,7%, se­gún in­ves­ti­ga­ción de Ce­pal.

Co­mo to­das las po­lí­ti­cas so­cia­les y el GPS (gas­to pú­bli­co so­cial) en Uru­guay, las de pri­me­ra in­fan­cia y ado­les­cen­cia se en­cuen­tran seg­men­ta­das, frag­men­ta­das, ins­ti­tu­cio­nal­men­te. No coor­di­na­das, ni com­ple­men­ta­das, con pa­ra­dig­mas va­ló­ri­cos di­ver­sos, di­men­sio­nes ins­ti­tu­cio­na­les con­tra­dic­to­rias, ló­gi­cas le­ga­les in­com­pa­ti­bles con res­pec­to a su je­rar­quía cons­ti­tu­cio­nal, le­gal o re­gu­la­to­ria y su po­bla­ción be­ne­fi­cia­ria.

Es de­cir, mu­chos ac­to­res es­ta­ta­les afir­man ocu­par­se de la pri­me­ra in­fan­cia y la ado­les­cen­cia. Ca­da uno por su la­do, con sus fun­cio­na­rios, sus pre­su­pues­tos, sus di­rec­to­res, ge­ren­tes de com­pras, y de RRHH, sus pro­vee­do­res y su iner­cia de sen­da.

Sin em­bar­go, co­mo to­do es­ta­do so­cial cen­te­na­rio, en­cu­bren di­ver­sas “ca­pas geo­ló­gi­cas” de po­lí­ti­cas so­cia­les su­per­pues­tas . Y es­te sta­tu quo tie­ne una fuer­te ra­cio­na­li­dad, pro adul­to bu­ró­cra­ta, que se ne­go­cia con los “fun­cio­na­rios” has­ta que se” ju­bi­len”, aun­que ya no cum­plan fun­cio­nes ni agre­guen va­lor.

Es ab­so­lu­ta­men­te ra­cio­nal del pun­to de vis­ta po­lí­ti­co par­ti­da­rio: ca­da fun­cio­na­rio vo­ta y tie­ne una fa­mi­lia de adul­tos que vo­tan. Son 300.000 y a 4 por fa­mi­lia; na­die quie­re per­der po­ten­cia­les elec­to­res. Ni si­quie­ra in­co­mo­dar­los.

La Dra. Lus­tem­berg lo fo­ca­li­za en pri­me­ra in­fan­cia, y as­pi­ra a rea­li­zar una “pe­que­ña re­for­ma del Es­ta­do” pa­ra que los re­cur­sos fis­ca­les que di­cen apli­car­se a los y las ni­ñas lo sean de for­ma efi­cien­te, efi­caz y efec­ti­va. Plan­tea, se­gún mi hu­mil­de opi­nión un oxí­mo­ron.

Su fuer­za po­lí­ti­ca, los pa­ra­dig­mas ideo­ló­gi­cos que los mo­ti­van, las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les que los sus­ten­tan son so­cios prin­ci­pa­les en el man­te­ni­mien­to de las ci­ta­das es­truc­tu­ras ina­mo­vi­bles tan­to co­mo los tre­nes de AFE.

Si la co­le­ga lo ana­li­za en otros seg­men­tos sec­to­ria­les ve­ría por qué por ejem­plo en el ca­so de los mé­di­cos de­pen­dien­tes, con­tra­ta­dos o pre­su­pues­ta­dos por el Es­ta­do tie­nen 10 es­ta­tu­tos, di­ver­sos, con­tra­dic­to­rios e in­com­pa­ti­bles, que im­pi­den ar­mo­ni­zar es­ca­las sa­la­ria­les y ca­rre­ras fun­cio­na­les mu­ni­ci­pa­les, na­cio­na­les, au­tó­no­mos del 220. Y me­nos ase­me­jar­se a es­ca­las sa­la­ria­les pri­va­das.

Le de­seo a la co­le­ga éxi­to en su in­ten­to, y de­seo equi­vo­car­me en mi es­cep­ti­cis­mo so­bre sus re­sul­ta­dos. De­be­ría con­ver­sar con nues­tro Sr. Pre­si­den­te y pre­gun­tar por qué abor­tó la ma­dre de to­das las reformas.

Mar­ce­lo Ave­lla­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.