Có­mo bo­rrar­se

El Observador Fin de Semana - Cromo - - ZOOM SÁBADO 2 DOMINGO 3 FEBRERO 2019 “LA INFORMACI -

Diez ve­ces por día, el hom­bre con­sul­ta­ba su nom­bre en Goo­gle. No era ego­la­tría. Era una ob­se­sión. Bus­ca­ba, leía y re­leía y el re­sul­ta­do era siem­pre el mis­mo: en­con­trar­se y leer so­bre sí mis­mo lo per­tur­ba­ba. El da­ño psi­co­ló­gi­co era evi­den­te; lo mis­mo su­ce­día con el da­ño que ha­bía su­fri­do su repu­tación on­li­ne. Tal vez tam­bién ha­bía pa­de­ci­do da­ños eco­nó­mi­cos. ¿Qué po­día ha­cer? Con­sul­tó so­bre “el de­re­cho al ol­vi­do”, un de­re­cho que no re­co­ge de for­ma es­pe­cí­fi­ca la le­gis­la­ción uru­gua­ya pe­ro que pue­de pe­lear­se si se quie­re bo­rrar un da­to pu­bli­ca­do en in­ter­net.

El re­me­dio no es ba­ra­to ni fá­cil ni rá­pi­do. Sin Ras­tro, una fir­ma chi­le­na es­pe­cia­li­za­da en de­re­cho al ol­vi­do, dio sus ta­ri­fas a Cro­mo: des­de US$ 50 a US$ 7.000 por link, se­gún el con­te­ni­do que se quie­re eli­mi­nar. El re­ti­ro de una pá­gi­na de un me­dio de co­mu­ni­ca­ción no tie­ne el mis­mo cos­to que bo­rrar un nom­bre de un di­rec­to­rio on­li­ne, de re­des so­cia­les o in­clu­so bo­rrar un vie­jo fo­to­log. “Mu­chos tu­vie­ron uno y aho­ra les per­ju­di­ca cuan­do bus­can tra­ba­jo”, di­jo su re­pre­sen­tan­te, Flo­ren­cia Ibá­ñez.

Al­gu­nos clien­tes de Sin Ras­tro han so­li­ci­ta­do la eli­mi­na­ción de en­tre 30 a 40 en­la­ces de si­tios de no­ti­cias u otras pá­gi­nas “bien po­si­cio­na­das” y pa­ga­ron has­ta US$ 30 mil. Se tra­tó de fa­mo­sos, po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y en­ti­da­des ban­ca­rias de Chi­le.

El pla­zo pa­ra cum­plir con el tra­ba­jo se ex­tien­de en­tre 5 y 30 días, de­pen­dien­do de la com­ple­ji­dad. Pe­ro Sin Ras­tro tu­vo que en­fren­tar­se a al­gu­nos ca­sos que se pro­lon­ga­ron has­ta por ocho me­ses.

El abo­ga­do uru­gua­yo es­pe­cia­li­za­do en de­re­cho de la in­for­ma­ción y da­tos per­so­na­les Pa­blo Schia­vi apun­tó que lo que se co­no­ce co­mo clea­ning di­gi­tal, es de­cir, la lim­pie­za de la repu­tación on­li­ne, pue­de lle­var “un año o dos” y nun­ca se­rá su­fi­cien­te. Bas­ta pen­sar en la vi­ra­li­za­ción de los vi­deos ín­ti­mos del pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo Rodrigo Ro­mano. “Por más que ba­je los re­tuits, nun­ca voy a po­der ir al vi­deo que es­tá en los ce­lu­la­res. Uru­guay tie­ne la ta­sa más al­ta de ce­lu­la­res de Amé­ri­ca La­ti­na. ¿Y si te di­go que es­tá en más de 300 mil o en 1 mi­llón?”, di­jo el ex­per­to a mo­do de ejem­plo.

Ex­po­si­ción per­ma­nen­te

¿Pe­ro so­lo los fa­mo­sos o po­lí­ti- cos pue­den ape­lar al de­re­cho al ol­vi­do? No. Cual­quier per­so­na pue­de ha­cer­lo. El de­re­cho al ol­vi­do apun­ta al de­re­cho del ti­tu­lar del da­to a que su in­for­ma­ción per­so­nal no per­ma­nez­ca “de ma­ne­ra in­de­fi­ni­da y per­ma­nen­te” en las re­des so­cia­les e in­ter­net. “La in­for­ma­ción es­tá vi­va las 24 ho­ras al día, los 365 días del año. An­tes la in­for­ma­ción era re­ser­va­da pa­ra de­ter­mi­na­das per­so­nas y hoy to­do el mun­do pue­de ac­ce­der y es­tá to­do li­bre”, ana­li­zó Schia­vi.

Ibá­ñez agre­gó: “Es el de­re­cho de so­li­ci­tar bo­rrar, blo­quear o su­pri­mir in­for­ma­ción per­so­nal de in­ter­net que, de al­gu­na ma­ne­ra, afec­ta el li­bre desa­rro­llo de al­guno de los de­re­chos fun­da­men­ta­les de una per­so­na, co­mo el de­re­cho a la in­ti­mi­dad, al ho­nor y a la pro­pia ima­gen, o que po­dría con­si­de­rar­se co­mo in­for­ma­ción ob­so­le­ta, de mo­do que ya no es­ta­ría cum­plien­do con su pro­pó­si­to ini­cial por el cual fue re­ca­ba­da y pu­bli­ca­da”.

En es­te sen­ti­do, los abo­ga­dos de Sin Ras­tro bus­can y ac­túan an­te de­li­tos co­me­ti­dos en in­ter­net (co­mo in­ju­rias, ca­lum­nias o re­ve­la­ción de se­cre­tos), ata­ques con­tra el ho­nor de las per­so­nas fí­si­cas o ju­rí­di­cas y con­tra los de­re­chos de mar­ca.

Por ejem­plo, Schia­vi ha te­ni­do ca­sos de ci­ru­ja­nos que re­cla­ma­ban la eli­mi­na­ción de no­ti­cias que los vin­cu­la­ban a la muer­te de pa­cien­tes sin re­co­ger lue­go que la Jus­ti­cia de­ter­mi­nó Re­des so­cia­les

El pri­mer pa­so es bo­rrar la cuen­ta ele­gi­da. Aun­que la op­ción de des­ac­ti­var o eli­mi­nar la cuen­ta se en­cuen­tra, a me­nu­do, es­con­di­da, to­das las pla­ta­for­mas la ofre­cen den­tro del me­nú de con­fi­gu­ra­ción. Iden­ti­dad

Exis­ten he­rra­mien­tas que fun­cio­nan co­mo agre­ga­do­res de da­tos per­so­na­les on­li­ne, por ejem­plo, Peek­you o Buddy­fetch, Yo­na­me o Zoo­min­fo. Hay que bus­car­se y eli­mi­nar­se de es­tos si­tios. Lis­tas de co­rreo

El in­ter­nau­ta pue­de can­ce­lar sus­crip­cio­nes a bo­le­ti­nes, pro­mo­cio­nes o anun­cios de em­pre­sas en las que se ha­ya suscrito. Adiós al mail

El úl­ti­mo pa­so pa­ra bo­rrar la iden­ti­dad di­gi­tal es eli­mi­nar la cuen­ta de co­rreo elec­tró­ni­co. su inocen­cia. “La no­ti­cia si­gue co­mo si el ci­ru­jano hu­bie­se si­do cul­pa­ble”, apun­tó Schia­vi. En Co­lom­bia, el Ré­gi­men Ge­ne­ral de Pro­tec­ción de Da­tos exi­ge que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ac­tua­li­cen la no­ti­cia. En Uru­guay, en cam­bio, no hay nin­gu­na obli­ga­ción pues­to que el de­re­cho al ol­vi­do no es­tá con­tem­pla­do de for­ma es­pe­cí­fi­ca en la le­gis­la­ción.

Otro ca­so po­si­ble tie­ne que ver con una per­so­na con­de­na­da por de­ter­mi­na­do de­li­to pe­ro que cum­plió la pe­na y tie­ne de­re­cho a que su nom­bre no per­ma­nez­ca aso­cia­do de por vi­da a esa in­for­ma­ción pu­bli­ca­da en la red. O una per­so­na que no quie­re se­guir aso­cia­da a una em­pre­sa o una per­so­na que no quie­re que de­ter­mi­na­das fo­tos o vi­deos si­gan pu­lu­lan­do por in­ter­net.

En Uru­guay, si bien el de­re­cho al ol­vi­do ca­re­ce de una re­gu­la­ción pro­pia y es­pe­cí­fi­ca, po­dría con­si­de­rar­se com­pren­di­do en el ré­gi­men ge­ne­ral de pro­tec­ción de da­tos per­so­na­les con­sa­gra­do en la ley 18.331 de 2008. La norma es­ta­ble­ce el de­re­cho de to­da per­so­na pa­ra so­li­ci­tar la rec­ti­fi­ca­ción, ac­tua­li­za­ción, in­clu­sión o su­pre­sión de da­tos per­so­na­les que le co­rres­pon­da in­clui­dos en una ba­se de da­tos, al cons­ta­tar­se error o fal­se­dad o ex­clu­sión en la in­for­ma­ción de la que es ti­tu­lar. Res­pec­to al de­re­cho al ol­vi­do, no ne­ce­sa­ria­men­te las so­li­ci­tu­des re­fie­ren a in­for­ma­cio­nes erró­neas, fal­sas o par­cia­les.

“An­tes, vos te­nías un pro­ble­ma con al­guien y ter­mi­na­ba en un juz­ga­do. ¿Cuán­ta gen­te se en­te­ra­ba de eso? Aho­ra vos te­nés una jus­ti­cia pa­ra­le­la en las re­des so­cia­les”, di­jo el abo­ga­do.

Co­li­sión de de­re­chos

Sin Ras­tro, am­pa­ra­da con la le­gis­la­ción chi­le­na, tie­ne ca­da vez más tra­ba­jo; Schia­vi, sin le- gis­la­ción es­pe­cí­fi­ca en Uru­guay, tam­bién. Al­gu­nos ca­sos son, en su opi­nión, “cla­ros”, pe­ro otros que­dan en una “eter­na dis­cu­sión” por la co­li­sión que su­po­ne en­tre dos de­re­chos: “¿Qué pri­ma: el de­re­cho a la in­for­ma­ción o el de­re­cho de la per­so­na a no per­ma­ne­cer las 24 ho­ras, los 365 días con su nom­bre en las re­des?” La cla­ve que fal­ta pa­ra des­pe­jar la in­te­rro­gan­te es con­tar con una norma par­ti­cu­lar. Y aña­dió: “Ten­dría que es­tar en la agen­da del pró­xi­mo go­bierno ag­gior­nar to­da la le­gis­la­ción de da­tos”.

Pa­ra Ibá­ñez hay que te­ner en cuen­ta si se tra­ta de in­for­ma­ción de in­te­rés pú­bli­co o no ob­so­le­ta; en ese ca­so, no se po­drá so­li­ci­tar el re­ti­ro de los links que in­vo­lu­cra a una per­so­na. “Ha­brá per­di­do esa par­ce­la pri­va­da que le da el de­re­cho”, pre­ci­só. Pe­ro aquí de­be in­gre­sar un con­cep­to es­pi­no­so: ¿qué se en­tien­de por fi­gu­ra pú­bli­ca? “No cuen­ta con el de­re­cho a la in­for­ma­ción que tie­nen, por ejem­plo, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­bre ella”, di­jo la re­pre­sen­tan­te de Sin Ras­tro. El tér­mino pue­de ser cla­ro pa­ra po­lí­ti­cos o ce­le­bri­da­des, pe­ro los ex­per­tos in­di­ca­ron que no lo es pa­ra, por ejem­plo, fun­cio­na­rios pú­bli­cos (no po­lí­ti­cos), em­pre­sa­rios o pro­fe­sio­na­les y, con to­do, Schia­vi no es­tá de acuer­do con que pier­dan el de­re­cho al ol­vi­do.

La ma­yo­ría de los ca­sos en los que ha tra­ba­ja­do Schia­vi no se ju­di­cia­li­zan, sino que son re­suel­tos con acuer­dos en­tre las par­tes. En Ar­gen­ti­na, con le­gis­la­ción es­pe­cí­fi­ca, el te­ma ad­quie­re otro ni­vel. “Allí hay una in­dus­tria de de­man­das con­tra Goo­gle”, apun­tó. Res­pec­to al gi­gan­te de las bús­que­das, el abo­ga­do di­jo que es “una ba­ta­lla” que de­ja pa­ra una se­gun­da ins­tan­cia, lue­go de que se re­suel­ve con el me­dio que subió en pri­mer lu­gar la in­for­ma­ción que el clien­te quie­re que sea eli­mi­na­da de in­ter­net. “Goo­gle se nu­tre de in­for­ma­ción. Si el me­dio ba­ja la no­ti­cia, en tres o cua­tro días, des­apa­re­ce (del bus­ca­dor)”, co­men­tó. Pe­ro nun­ca se sa­brá si al­guien si­guió goo­glean­do el nom­bre o si al­guien más sube nue­vo con­te­ni­do. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.