CUPHEAD.

UNA OBRA DE AR­TE NO AP­TA PA­RA GA­MERS FRUSTRABLE­S

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - RO­DOL­FO SANTULLO Es­pe­cial pa­ra CRO­MO

Cuphead y Mug­man son dos her­ma­nos que, des­oyen­do los con­se­jos de su tu­tor El­der Kettle, van al ca­sino cer­cano don­de son pre­sa del fre­ne­sí de la me­sa de da­dos. Pe­ro lo que los her­ma­nos ig­no­ran es que el ca­sino es pro­pie­dad na­da me­nos que del Dia­blo y pron­to una apues­ta aven­tu­ra­da les ha­rá per­der sus al­mas fren­te a Sa­tán. Pe­ro es­te se “apia­da” de sus jó­ve­nes víc­ti­mas y les pro­po­ne una al­ter­na­ti­va: tie­nen has­ta las 18 ho­ras del día si­guien­te pa­ra bus­car y con­se­guir las al­mas de aque­llos deu­do­res que se le han es­ca­pa­do, en­ti­da­des po­de­ro­sas que vi­ven en la Is­la de Tin­ta. Así, los dos her­ma­nos vi­vi­rán una ca­rre­ra con­tra el tiem­po por sus al­mas.

Sal­var las al­mas

Desa­rro­lla­do y pro­du­ci­do por Stu­dio MDHR En­ter­tain­ment, Cuphead es el pri­mer jue­go de los her­ma­nos Chad y Ja­red Mol­den­hauer, quie­nes vie­nen pu­jan­do por su edi­ción des­de 2010. Tra­di­cio­nal­men­te es un jue­go ru­nand-gun –sim­ple­men­te hay que co­rrer y dis­pa­rar has­ta en­fren­tar al je­fe fi­nal de ca­da pan­ta­lla o pla­ta­for­ma– pe­ro lo que lo dis­tin­gue de sus com­pe­ti­do­res es su apa­rien­cia y pre­sen­ta­ción. Ins­pi­ra­do en los di­bu­jos ani­ma­dos de la dé­ca­da de 1930, es­pe­cial­men­te en la la­bor de los es­tu­dios Fleis­cher o la obra de Grim Nat­wick y Wi­llard Bowsky, crea­do­res de Betty Boop y Po­pe­ye, res­pec­ti­va­men­te, ca­da mun­do o pan­ta­lla es un go­ce pa­ra los sen­ti­dos, ya que la ani­ma­ción es ma­ra­vi­llo­sa y se acom­pa­ña por una pe­ga­di­za ban­da so­no­ra.

“Sa­be­mos que es un jue­go re­tro”, ad­mi­tió Chad Mol­den­hauer en una en­tre­vis­ta, “pe­ro sobre to­do en ma­te­ria de ju­ga­bi­li­dad y no tan así en cuan­to a su his­to­ria. Que­ría­mos evitar el clá­si­co plan­teo de ‘sal­var al mun­do/sal­var a la prin­ce­sa’ y vol­ver su his­to­ria más com­pa­ra­ble a la tra­ma de las ani­ma­cio­nes de los años 30 a la que nos es­tá­ba­mos re­mi­tien­do. En­ten­di­mos que an­tes que un hé­roe que sal­va el mun­do, Cuphead es más un su­je­to que no pue­de es­tar sin me­ter­se en pro­ble­mas. Y aun­que él se crea sus pro­pias di­fi­cul­ta­des, no se pue­de no hin­char por él”.

Lo cier­to es que eso le im­pli­ca al ju­ga­dor en­fren­tar los mu­chos desafíos que Cuphead va en­con­tran­do y, quien sa­be si pa­ra man­te­ner­se en el mis­mo es­pí­ri­tu “re­tro” que re­co­no­cen sus crea­do­res, son des­de el co­mien­zo desafíos di­fi­ci­lí­si­mos.

A prio­ri, cual­quier ga­mer que ha­ya ju­ga­do un run-and­gun sa­be que sim­ple­men­te hay que en­con­trar la me­cá­ni­ca y la se­cuen­cia en que los enemi­gos se pre­sen­tan pa­ra ven­cer­los, pe­ro Cuphead pro­po­ne cam­bios alea­to­rios an­te ca­da in­ten­to, lo que ha­ce –prác­ti­ca­men­te– im­po­si­ble adi­vi­nar los ata­ques de las gi­gan­tes­cas ver­du­ras ma­lig­nas, los mal­va­dos lva­dos her­ma­nos nos sa­po o las nu­bes ubes que co­bran n las más va­ria­das as y ame­na­zan­tes for­mas. Como con­tra­par­ti­da, par­ti­da, con­ta­mos con vi­das das in­fi­ni­tas pa­ra ha­cer to­dos los in­ten­tos que desea­mos sea­mos y no per­de­mos ni las ar­mas ni los re­cur­sos con­se­gui­dos an­tes de ca­da de­rro­ta.

Obra de ar­te

El amor de los her­ma­nos Mol­den­hauer pa­ra con su jue­go se nota en ca­da as­pec­to del mis­mo. Apo­ya­dos ade­más por el ilus­tra­dor y ani­ma­dor Ja­ke Clark, los her­ma­nos rea­li­za­ron per­so­nal­men­te el di­se­ño del jue­go y re­clu­ta­ron al jaz­ze­ro ca­na­dien­se Kris­to­fer Mad­di­gan pa­ra rea­li­zar la in­com­pa­ra­ble ban­da so­no­ra.

Ya dis­po­ni­ble pa­ra Mi­cro­soft Win­dows, Xbox One y Steam, Cuphead per­mi­te for­ma­to mul­ti­ju­ga­dor –don­de se com­bi­na el es­fuer­zo de los dos her­ma­nos– o ju­ga­dor úni­co.

Cual­quie­ra de las dos ex­pe­rien­cias se con­sa­gran den­tro de lo me­jor que va­mos a en­con­trar en vi­deo­jue­gos es­te año.

Una ma­ra­vi­lla de ver, es­cu­char y ju­gar. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.