To­dos los dis­po­si­ti­vos

El Observador Fin de Semana - Cromo - - SÁBADO 15 DOMINGO 16 DICIEMBRE 2018 - FARHAD MANJOO

La pri­me­ra vez que Goo­gle Fotos me hi­zo llo­rar fue un gol­pe que me to­mó por sor­pre­sa. Una ma­ña­na mi­ré mi te­lé­fono re­sig­na­do a en­con­trar­me con más no­ti­cias so­bre las ca­la­mi­da­des del mun­do. En cam­bio, ha­bía una aler­ta de Fotos en la que me avi­sa­ba que los ro­bots pro­ce­sa­do­res de imá­ge­nes de Goo­gle ha­bían crea­do una es­pe­cie de co­lec­ción con mis vi­deos. Ya ha­bía vis­to ese ti­po de vi­deos pro­du­ci­dos con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial –los que ha­ce Fa­ce­book del resumen de tu año son una des­gra­cia re­cu­rren­te–, así que no es­pe­ra­ba mu­cho. En­ton­ces, pre­sio­né re­pro­du­cir y, en 30 se­gun­dos, es­ta­ba he­cho una rui­na, con la ca­ra lar­ga y llo­ro­sa.

El vi­deo era de mi hi­ja de 5 años, Sa­ma­ra: ca­si ca­da mo­men­to que ha es­ta­do des­pier­ta ha si­do con­me­mo­ra­do de for­ma mi­nu­cio­sa y per­ma­nen­te por mí, su pa­dre ob­se­sio­na­do con las cá­ma­ras. Mi ob­se­sión ha crea­do una pe­sa­di­lla ar­chi­vís­ti­ca; los vi­deos y las fotos de Sa­ma­ra y su her­mano ma­yor, Kha­lil, am­bos na­ci­dos en la era de los smartp­ho­nes, aho­ra abar­can va­rios te­raby­tes. Al­guien se po­dría pre­gun­tar, ¿pa­ra qué cap­tu­rar to­dos esos mo­men­tos?

Bien, en es­ta sim­ple co­lec­ción de dos mi­nu­tos, Goo­gle Fotos me per­mi­tió ob­ser­var un des­te­llo de la res­pues­ta.

Las compu­tado­ras de Goo­gle pue­den re­co­no­cer ros­tros, in­clu­so los que en­ve­je­cen. Goo­gle Fotos tam­bién pa­re­ce en­ten­der el tono y el va­lor emo­cio­nal de las in­ter­ac­cio­nes hu­ma­nas, co­sas co­mo las son­ri­sas, las ri­si­tas ner­vio­sas, frun­cir el ce­ño, los be­rrin­ches, los bai­les de ale­gría e in­clu­so frag­men­tos de diá­lo­gos co­mo “¡Fe­liz cum­plea­ños!” o “¡Bien he­cho!”. Sin­cro­ni­za­do con una mú­si­ca de pe­lí­cu­la de Holly­wood, el re­sul­ta­do fue un mon­ta­je en el que se mez­cla­ron even­tos que eran de una im­por­tan­cia evi­den­te –cum­plea­ños, obras de tea­tro es­co­la­res– con de­ce­nas de mo­men­tos co­mu­nes y co­rrien­tes de di­cha in­fan­til.

¿Quién cree­ría que un soft­wa­re le ha­ría llo­rar? Las imá­ge­nes en Ins­ta­gram y Snap­chat po­drán con­mo­ver­te en el día a día, pe­ro Goo­gle Fotos no es una red so­cial; es una red per­so­nal, un ser­vi­cio que co­men­zó ha­ce tres años, cu­yo ob­je­ti­vo en esen­cia era fun­cio­nar co­mo una ba­se de datos que al­ber­ga­ra nues­tras cre­cien­tes co­lec­cio­nes de fotos pri­va­das, y un ser­vi­cio que en su ma­yo­ría di­ri­gen má­qui­nas, no otros hu­ma­nos que pu­bli­can co­sas a las que les dan me gus­ta.

Y, a pe­sar de to­do, de las tec­no­lo­gías que uso con re­gu­la­ri­dad, Goo­gle Fotos se ha con­ver­ti­do en una de las más re­le­van­tes en tér­mi­nos emo­cio­na­les. Es ex­tra­or­di­na­ria, no so­lo por el gra­do de uti­li­dad que tie­ne, sino por­que ha eli­mi­na­do cual­quier do­lor de ca­be­za que pro­vo­ca­ban el al­ma­ce­na­mien­to. Más aún: Goo­gle Fotos es ex­tra­or­di­na­ria por­que pre­sa­gia Se pue­de usar co­mo app o co­mo pro­gra­ma des­car­ga­ble. Exis­ten apps pa­ra An­droid e IOS, es po­si­ble des­car­gar ver­sio­nes pa­ra Win­dows y Mac y has­ta se in­te­gra con el bus­ca­dor Goo­gle si el usua­rio es­tá lo­guea­do un po­si­ble en­ten­di­mien­to de no­so­tros mis­mos por me­dio de la fo­to­gra­fía.

Con su en­fo­que in­ten­so en la es­truc­tu­ra­ción por me­dio de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, Goo­gle Fotos su­gie­re el ini­cio de una nue­va era de his­to­ria­do­res ro­bot per­so­na­li­za­dos. Los bi­llo­nes de imá­ge­nes que to­ma­mos to­dos se con­ver­ti­rán en la ma­te­ria pri­ma de los al­go­rit­mos que or­ga­ni­za­rán los recuerdos y cons­trui­rán las na­rra­ti­vas so­bre nues­tras ex­pe­rien­cias hu­ma­nas más ín­ti­mas. En el fu­tu­ro, los ro­bots sa­brán to­do de no­so­tros y con­ta­rán nues­tras his­to­rias.

No obs­tan­te, nos es­ta­mos ade­lan­tan­do. An­tes de preo­cu­par­nos por la cien­cia fic­ción del ma­ña­na, va­le la pe­na ma­ra­vi­llar­se con la uti­li­dad bá­si­ca que Goo­gle Fotos tie­ne en la ac­tua­li­dad.

“Con la in­ven­ción de los mó­vi­les, no ha­bía na­da que hi­cie­ran los hu­ma­nos, ab­so­lu­ta­men­te na­da, que no re­tra­ta­ran tam­bién en una ima­gen”, co­men­tó Mar­tin Hand, so­ció­lo­go de la Uni­ver­si­dad Queen, en Kings­ton, On­ta­rio, y au­tor de Ubi­qui­tous Pho­to­graphy, una in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca so­bre el di­cho­so pro­ble­ma de te­ner de­ma­sia­das fotos. “Pe­ro es­to ge­ne­ró sus pro­pios pro­ble­mas: se vol­vió un asun­to abru­ma­dor”.

Ha­ce más de una dé­ca­da, el mun­do de la tec­no­lo­gía lle­gó a una so­lu­ción par­cial pa­ra la so­bre­car­ga de fotos: ha­cer que las imá­ge­nes se vol­vie­ran so­cia­les. Por me­dio de ser­vi­cios co­mo Flickr, des­pués Fa­ce­book e Ins­ta­gram, in­ten­ta­mos or­ga­ni­zar nues­tras imá­ge­nes ha­cien­do que otros lo hi­cie­ran por no­so­tros. Las mejores fotos eran las que te­nían ca­li­fi­ca­cio­nes más al­tas en tu per­fil so­cial; las peores, las que no pu­bli­cas­te.

Goo­gle in­ten­tó par­ti­ci­par en el jue­go de las fotos so­cia­les. La pri­me­ra en­car­na­ción de Goo­gle Fotos era par­te de Goo­gle Plus, la red so­cial de la em­pre­sa de bús­que­das, la cual te­nía el des­tino se­lla­do y aca­ba de ce­rrar. Ha­ce al­gu­nos años, des­pués de ha­ber­se per­ca­ta­do de que las re­des so­cia­les no eran su fuer­te, Goo­gle re­gre­só a la me­sa de di­se­ño con Goo­gle Fotos.

Su ser­vi­cio re­no­va­do ha­cía tres co­sas: ofre­cía un al­ma­ce­na­mien­to ca­si ili­mi­ta­do y gra­tui­to pa­ra tus fotos (se pue­de pa­gar más a fin de que tus imá­ge­nes es­tén al­ma­ce­na­das en ta­ma­ños con una mejor re­so­lu­ción). Las po­nía en la nu­be, así que po­días te­ner ac­ce­so a ellas en cual­quier lu­gar. Y, lo más cru­cial, Fotos po­dría de­pen­der de la afa­ma­da in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de Goo­gle pa­ra so­lu­cio­nar lo que la em­pre­sa per­ci­bía co­mo el pro­ble­ma cla­ve de la era de los ce­lu­la­res: el he­cho de que to­dos po­de­mos to­mar fotos, pe­ro es ra­ra la oca­sión en que las ve­mos.

Cuan­do co­men­zó en 2015, Goo­gle Fotos ge­ne­ró un ali­vio in­me­dia­to. Por ejem­plo, el re­co­no­ci­mien­to fa­cial hi­zo que se pu­die­ran com­par­tir fotos de for­ma au­to­má­ti­ca. Lue­go, te­ne­mos los re­cor­da­to­rios dia­rios de Goo­gle. En una se­rie, lla­ma­da “An­tes y des­pués”, Goo­gle en­con­tra­rá fotos de la mis­ma per­so­na, o gru­pos de per­so­nas, en po­ses si­mi­la­res en dos pe­rio­dos di­fe­ren­tes: tus hi­jos en el pri­mer día de es­cue­la de es­te año y el mis­mo día del año pa­sa­do, o la foto que to­mas­te fren­te al edi­fi­cio Em­pi­re Sta­te ha­ce 10 años y la de hoy.

Y, a pe­sar de lo que me cues­ta de­jar de usar Goo­gle Fotos, tam­bién es­toy un po­co ate­rro­ri­za­do por lo que pro­me­te pa­ra el fu­tu­ro. Hay un mon­tón de in­ves­ti­ga­ción de cien­cias so­cia­les que mues­tra có­mo las fotos al­te­ran nues­tros recuerdos de una for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va. Un es­tu­dio pro­bó que cuan­do to­ma­mos fotos sin pen­sar se re­du­ce nues­tra ca­pa­ci­dad de re­cor­dar even­tos en el mun­do que nos ro­dea. Las fotos tam­bién dan for­ma a la per­cep­ción que te­ne­mos de no­so­tros mis­mos, has­ta el pun­to de crear nue­vos recuerdos: una foto fal­sa te pue­de con­ven­cer de que al­go te pa­só aun­que nun­ca ha­ya su­ce­di­do.

Me preo­cu­pa qué tan­to los recuerdos or­ga­ni­za­dos por me­dio de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es­tán dan­do for­ma a nues­tras na­rra­ti­vas so­bre no­so­tros mis­mos. En es­te mo­men­to, aún no hay nin­gu­na ca­la­mi­dad: los vi­deos de Goo­gle Fotos son ale­gres y bri­llan­tes. No obs­tan­te, si la his­to­ria de­pen­de de quién cuen­ta tu his­to­ria, Goo­gle Fotos nos lle­va a un nue­vo te­rreno.

Las má­qui­nas es­tán en­ten­dien­do ca­da vez más nues­tro mun­do hu­mano y dan for­ma a nues­tra reali­dad de la ma­ne­ra más pro­fun­da po­si­ble y, co­mo las mis­mas cá­ma­ras, son inevi­ta­bles. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.