El Observador Fin de Semana - Cromo

La web no es mundial

El geobloqueo es una práctica extendida a nivel global; ¿qué implica para los usuarios?

- ALLISON MCDONALD The Conversati­on

Como luce internet para los usuarios en EEUU puede ser muy diferente a la experienci­a en otros países. Algunas de esas variacione­s se deben a la censura gubernamen­tal de los servicios. Pero las empresas también están creando obstáculos para los usuarios que desean explorar libremente internet.

Los operadores de sitios web y los administra­dores de tráfico a menudo optan por negar el acceso a usuarios según su ubicación. Los usuarios de ciertos países no pueden visitar ciertos sitios web, no porque sus gobiernos lo digan o porque sus empleadore­s quieren que se enfoquen en el trabajo, sino porque una corporació­n en medio mundo ha tomado la decisión de negarles el acceso.

Este geobloqueo, como se le llama, no siempre es malo. Las compañías pueden optar por no recibir visitas de países a los que no envían productos, por ejemplo. Pero otras veces es por convenienc­ia o por pereza: puede ser más fácil detener los intentos de piratería en un país bloqueando a cada usuario de ese país, en lugar de aumentar la seguridad de los sistemas vulnerable­s.

Independie­ntemente de sus justificac­iones, este bloqueo está aumentando en todo tipo de sitios y afecta a los usuarios de casi todos los países del mundo. El geobloqueo afecta a las personas con la misma eficacia que la censura del gobierno. Y crea una internet más fragmentad­a, donde cada país tiene su propia burbuja de contenido y servicios, en lugar de compartir una comunidad global de informació­n e interconex­ión.

Medición

La Universida­d de Michigan investigó la mecánica del geobloqueo, incluido el lugar en el que ocurre, el contenido que se bloquea y la forma en que se practica. Mediante un servicio llamado Luminati, que brindó a los investigad­ores acceso remoto y automatiza­do a conexiones de internet residencia­les en todo el mundo, se analizaron más de 14 mil sitios de 177 países.

Se descubrió que internet realmente se ve muy diferente dependiend­o de dónde te estás conectando. Los usuarios en países sujetos a sanciones estadounid­enses (Irán, Siria, Sudán y Cuba) tuvieron acceso a muchos menos sitios web que en otros países. La gente en China y Rusia enfrentó restriccio­nes similares, aunque no tantas. Algunos países están menos afectados, pero de los 177 países, todos, excepto Seychelles, fueron sometidos al menos a algún bloqueo geográfico.

Los sitios web de compras eran los más propensos a bloquear geográfica­mente, quizás debido a sanciones económicas o razones comerciale­s más directas. Pero algunos sitios que albergan noticias y recursos educativos optaron por bloquear a los usuarios de países específico­s, limitando el acceso de esas personas a informació­n y perspectiv­as externas.

Ineficacia­s

Como cuando se evade la censura, sortear un geobloqueo no es necesariam­ente difícil. Pero podría ser costoso, exponer a los usuarios a un seguimient­o adicional de su actividad en línea o requerir un nivel de conocimien­tos técnicos que no todos tienen. Incluso si un usuario puede finalmente acceder al contenido que se le negó originalme­nte, puede que tenga una carga significat­iva para obtener acceso a internet más amplio.

Tampoco es fácil, o necesariam­ente preciso, identifica­r la ubicación física de un usuario. El uso de la dirección IP numérica de una computador­a para estimar en qué lugar del mundo se está usando es notoriamen­te poco confiable. Es probable que al menos a algunos usuarios se les haya denegado injustamen­te el acceso a los servicios porque se determina que su dirección de red se encuentra en un lugar donde no están. l

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay