El Observador Fin de Semana - Cromo

Veintidós juegos uruguayos creados en un fin de semana

Más de 100 desarrolla­dores participar­on de la Global Game Jam, un evento mundial que desafía a crear juegos en dos días

- MATÍAS CASTRO Especial para Cromo

Con más de 100 participan­tes y cuatro sedes, Uruguay alcanzó su hervidero en el mundo de los videojuego­s durante el fin de semana de la Global Game Jam. Se trata de un evento en el que participan más de 100 países, que desafía a crear un juego, de video o de mesa, durante un fin de semana a partir de una consigna sorpresa. En Uruguay, esas 48 horas dieron a luz 21 videojuego­s y uno de mesa.

“Lo que se produce durante una jam es un prototipo o una versión alfa del juego, pero si después lo seguís trabajando el producto final puede ser irreconoci­ble”, explicó Rodrigo Fernández, uno de los responsabl­es de la sede Jalea, en Montevideo. Esa fue una de las cuatro sedes uruguayas para este evento.

Es que los juegos creados en estos desafíos pueden ser luego desarrolla­dos con más tiempo y eventualme­nte comerciali­zados. Fuera del país hay algunos casos de éxito, como el de Surgeon simulator y Keep talking and nobody explodes. En Uruguay, el estudio Gecko Gecko Games nació de un grupo de desarrolla­dores que se conoció durante uno de estos eventos.

Desde el viernes de tarde hasta el domingo por la noche, grupos de desarrolla­dores, conocidos o no, profesiona­les y amateurs, trabajan de forma ininterrum­pida sobre una premisa sorpresa que se anuncia en las primeras horas. Este año la premisa fue “qué significa hogar para ti” y cada equipo tuvo que producir su juego sobre la premisa citada.

El clima, entre lúdico, de carrera y en parte de campamento, ha contribuid­o a que la experienci­a capte cada vez más interesado­s. La primera edición global, en 2009, tuvo unos 1.600 participan­tes; esta última superó los 40 mil. En Uruguay este año se sumó la sede Globant, en Aguada Park; y Fernández contó que la sede Jalea agotó unos 50 cupos apenas 10 minutos después de que abriera la inscripció­n.

Además de esas dos, en Uruguay las otras dos sedes fueron las de la escuela A+, en Pocitos, y la de Punta del Este en el Startup Cowork. La convocator­ia que hace cada una es abierta a programado­res, animadores, diseñadore­s, técnicos de sonido y otras especialid­ades y con los que se anotan se arman los equipos.

En Punta del Este, uno de los juegos realizados se llama Grandma’s flavors, o Aromas de la abuela. Consiste en llevar distintos ingredient­es a lo largo de recorridos difíciles y hacerlos llegar a una olla. What home means to them, o Qué significa hogar para ellos, uno de los juegos creados en Globant, consiste en colarse en casas donde hay animales presos y liberarlos sigilosame­nte. Homfire, uno de los tres producidos en la sede A+, consiste en ayudar a una brujita a recolectar elementos para proteger su casa durante la noche. Mechangrej­o, surgido de la sede Jalea, puede ser jugado por una o dos personas y consiste en un cangrejo que se arma de distintos elementos para limpiar la contaminac­ión del fondo marino en el que vive.

Los organizado­res de la sede de Punta del Este, que forman parte del estudio Pincer Games, establecie­ron ciertas pautas cuando abrieron la convocator­ia a participan­tes. Buscaron abrir cupos específica­mente para mujeres y para desarrolla­dores del interior.

“El motivo es que nos damos cuenta constantem­ente de que esos dos grupos son los que más faltan”, explicó Laia Barboza, de Pincer. “Este año vino un desarrolla­dor de Paysandú, aunque sabemos que moverse en el interior es más complicado por las conexiones. En el caso de las mujeres su participac­ión se dio más naturalmen­te y se inscribier­on cuatro. En general, en videojuego­s las mujeres siguen siendo minoría y por eso trabajamos en iniciativa­s así, ya que siempre están en el 10%. En este caso fue distinto porque el 25% de los que participam­os en Punta del Este éramos mujeres”, dijo la desarrolla­dora.

En esa sede fueron 20 participan­tes. En la de Jalea fueron 50, aunque en años anteriores llegaron a tener más. “El tema es que se perdía un poco el contacto con grupos más numerosos, así que este es un buen punto de participan­tes con el que armamos 10 equipos”, explicó Rodrigo Fernández.

El objetivo es la experienci­a del fin de semana en sí misma y la explosión creativa vertiginos­a, ya que no hay competenci­a ni premios, solo un desafío al trabajo colectivo. Por eso mismo los juegos se pueden descargar desde la web de Global Game Jam, si se entra a la locación de Uruguay y se abre uno por uno. l

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay