Una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra us­ted

Ca­rac­te­rís­ti­cas de un po­ten­cial co­rreo de phis­hing pa­ra de­tec­tar si se es­tá fren­te a una es­ta­fa

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PXXAXSXOX PASO XAX SÁBADO 9 DO F 0201916 - MA­RÍA EU­GE­NIA SCOGNAMIGL­IO Es­pe­cial pa­ra CRO­MO

Un tal Ha­sim Sha­bri del Ban­co de Desa­rro­llo de Sin­ga­pur me man­dó un co­rreo con el asun­to “Una opor­tu­ni­dad pa­ra us­ted”. Du­dé un se­gun­do pe­ro lo abrí, quién sa­be qué de­cía ese mail, no po­día bo­rrar­lo sin más. Me es­cri­bió que el ban­co tie­ne sus in­ver­sio­nes en al­za y que, ca­sual­men­te, ten­go el mis­mo nom­bre que un in­ver­sor que mu­rió. En­ton­ces me pro­pu­so, muy ama­ble­men­te, tra­ba­jar en con­jun­to pa­ra ase­gu­rar los fon­dos del ban­co y que el di­ne­ro no que­de sin due­ño por no ha­ber­lo re­cla­ma­do.

Él me ayu­da­ría a dar los si­guien­tes pa­sos pa­ra re­cu­pe­rar mis in­ver­sio­nes –bueno, las que hi­zo la otra Ma­ría Eu­ge­nia–, so­lo de­bía res­pon­der el mail y acep­tar su pro­pues­ta lo an­tes po­si­ble.

Al­go ex­tra­ño es que Gmail –la cuen­ta de co­rreo en la que re­ci­bí es­te mail– no lo en­vió au­to­má­ti­ca­men­te a la car­pe­ta de spam ni pu­so nin­gu­na ad­ver­ten­cia a es­te ca­so de phis­hing.

Es­ta prác­ti­ca es ha­bi­tual en­tre los in­ter­nau­tas que quie­ren es­ta­far a usua­rios. Pa­ra ha­cer­lo, se ha­cen pa­sar por una em­pre­sa u or­ga­ni­za­ción que, en ge­ne­ral, son co­no­ci­das o de bue­na repu­tación e in­ven­tan un dis­cur­so pa­ra que la víc­ti­ma le com­par­ta sus da­tos per­so­na­les y ban­ca­rios.

Pa­ra Hu­go Könc­ke, ge­ren­te re­gio­nal de Se­cu­rity Ad­vi­sor, el phis­hing es “re­di­tua­ble” pa­ra los es­ta­fa­do­res por­que “en­vían 100.000 co­rreos; si dos o tres caen, ya ga­na­ron. Es un ne­go­cio hor­mi­ga”, co­men­tó.

¿Có­mo re­co­no­cer un mail que in­ten­ta ro­bar­te da­tos?

• Las di­rec­cio­nes de co­rreo es­tán es­cri­tas de tal for­ma que, a sim­ple vis­ta, pa­re­cen reales. Sin em­bar­go, siem­pre tie­nen al­gu­na di­fe­ren­cia con el do­mi­nio de la mar­ca ori­gi­nal, por ejem­plo, usan una L mi­nús­cu­la por una I ma­yús­cu­la, pues­to que son ca­rac­te­res muy si­mi­la­res. • In­for­man que la víc­ti­ma ob­tie­ne siem­pre un be­ne­fi­cio –ga­nó un pre­mio mi­llo­na­rio u ob­ten­drá una ga­nan­cia o una he­ren­cia–.

• So­li­ci­tan que res­pon­das el mail pa­ra te­ner más in­for­ma­ción o, di­rec­ta­men­te, pi­den que en­víes al­gu­nos po­cos da­tos pri­me­ro. Lue­go del pri­mer in­ter­cam­bio, van pi­dien­do da­tos más de­li­ca­dos, co­mo los nú­me­ros de cuen­ta ban­ca­rias.

• El sa­lu­do es ge­né­ri­co: los es­ta­fa­do­res en­vían el mis­mo co­rreo a mi­les de usua­rios, así que, en ge­ne­ral, el sa­lu­do no di­rá el nom­bre del des­ti­na­ta­rio.

• El en­vío de los da­tos, pa­ra ob­te­ner el pre­mio o be­ne­fi­cio, de­be ser ur­gen­te.

• Sa­ber que nin­gu­na ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra va a pe­dir­te que in­gre­ses a tu cuen­ta me­dian­te un mail.

• Cuan­do el mail re­di­ri­ge a un si­tio web, en ge­ne­ral, pa­sar el mou­se por en­ci­ma de la di­rec­ción, sin ha­cer clic, de­be­ría mos­trar la di­rec­ción. An­tes de in­gre­sar se pue­de con­fir­mar si esa URL coin­ci­de con la de la or­ga­ni­za­ción ori­gi­nal.

• Usar el sen­ti­do co­mún: cuan­do al­go es muy bueno pa­ra ser ver­dad hay que du­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.