El la­do os­cu­ro de la i

Los lí­mi­tes del desa­rro­llo de es­ta tec­no­lo­gía hoy son inima­gi­na­bles, pe­ro co­mo cual­quier he­rra­mien­ta crea­da p

El Observador Fin de Semana - Cromo - - “EL PROBLEMA DEL MAL USO ES ALGO TRANSVERSA­L A TOD - FACUNDO MACCHI @fa­cun­do­mac­chi

Uno de los pri­me­ros hom­bres que ca­mi­na por el pla­ne­ta Tie­rra des­cu­bre de ca­sua­li­dad que con una pie­dra más o me­nos pun­tia­gu­da y más o me­nos afi­la­da pue­de apla­car más rá­pi­do su ham­bre y la de los su­yos. Su vi­da co­mien­za a ser un po­co más sen­ci­lla gra­cias a esa he­rra­mien­ta que años más tar­de al­guien lla­ma­ría cu­chi­llo. Un día el hom­bre des­cu­bre que, así co­mo pue­de ma­tar un ani­mal y re­par­tir la car­ne, tam­bién pue­de qui­tar­le la vi­da a otro hom­bre. En­ton­ces, sin más, la he­rra­mien­ta se con­vier­te en ar­ma.

Es 1803 y Frie­drich Ser­tür­ner es­tá en su la­bo­ra­to­rio en Ale­ma­nia ha­cien­do prue­bas quí­mi­cas con opio. Lo­gra ais­lar el al­ca­loi­de de la plan­ta de ama­po­la y crea la mor­fi­na, lla­ma­da así en ho­nor al dios grie­go de los sue­ños. En 1817 la em­pie­za a co­mer­cia­li­zar co­mo un cal­man­te po­ten­te y co­mo me­di­ci­na al­ter­na­ti­va en tra­ta­mien­tos pa­ra com­ba­tir la adic­ción al al­cohol. El nar­co­trá­fi­co no tar­dó en apa­re­cer, ni tam­po­co la pri­me­ra víc­ti­ma por so­bre­do­sis.

En 1863, otro quí­mi­co ale­mán, Jo­seph Wil­brand, sin­te­ti­za la pri­me­ra mues­tra de tri­ni­tro­to­lueno, co­no­ci­do co­mo TNT. Lo ha­ce pa­ra op­ti­mi­zar el te­ñi­do en ama­ri­llo de cier­tos te­ji­dos. Tiem­po des­pués ese mis­mo co­lo­ran­te es la ma­te­ria pri­ma de la di­na­mi­ta, que cau­sa mi­llo­nes de muer­tes por ex­plo­si­vos uti­li­za­dos en gue­rras y con­flic­tos ar­ma­dos.

El ca­len­da­rio mar­ca 1984 y se em­pie­za a ha­blar de una im­pre­so­ra que es ca­paz de ma­te­ria­li­zar un ob­je­to en tres di­men­sio­nes. Vein­te años más tar­de se crea la pri­me­ra pier­na pa­ra pró­te­sis en 3D. Al mis­mo tiem­po, y con el mis­mo equi­pa­mien­to, se im­pri­me la pri­me­ra pis­to­la ca­paz de pa­sar por de­tec­to­res de me­ta­les y bur­lar sis­te­mas de se­gu­ri­dad.

Se po­drían lle­nar cen­te­na­res de pá­gi­nas con in­ven­tos que na­cie­ron con una bue­na in­ten­ción, pe­ro que los re­co­rri­dos del hom­bre los lle­va­ron por ca­mi­nos re­tor­ci­dos: des­de la ener­gía ató­mi­ca has­ta el in­ter­net.

Aho­ra le to­ca a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) en­ca­rar esa di­co­to­mía a la que tu­vie­ron que ha­cer fren­te ca­si to­dos los in­ven­tos y he­rra­mien­tas hu­ma­nas. Es­ta tec­no­lo­gía es ca­paz de sal­var vi­das con am­bu­lan­cias equi­pa­das pa­ra ha­cer ope­ra­cio­nes mé­di­cas a dis­tan­cia, pe­ro tam­bién pue­de cam­biar el rum­bo po­lí­ti­co de un país in­fil­trán­do­se en las elecciones de­mo­crá­ti­cas y al­te­rar pa­ra siem­pre la his­to­ria.

Es­te es el la­do os­cu­ro de la

in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

In­te­li­gen­cia mal­di­ta

“La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial tra­ba­ja con al­go­rit­mos de avan­za­da que vie­nen a so­lu­cio­nar pro­ble­mas que has­ta aho­ra las má­qui­nas no po­día so­lu­cio­nar”, di­ce Ni­co­lás Jo­dal, CEO de Ge­ne­xus, una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en IA. Y si­gue: “El ori­gen de las compu­tado­ras fue ha­cer cálcu­los o re­gis­trar in­for­ma­ción. Ver, tra­du­cir o en­ten­der el len­gua­je na­tu­ral no ha­bían po­di­do ha­cer­lo nun­ca. Ese con­jun­to de al­go­rit­mos de avan­za­da, que aho­ra pue­den ha­cer to­das esas co­sas jun­tas, es lo que se lla­ma in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial”.

El la­do “lu­mi­no­so” –por po­ner­le un nom­bre– de es­ta tec­no­lo­gía se co­no­ce bas­tan­te bien. Es el que las mar­cas y las em­pre­sas que tra­ba­jan en el desa­rro­llo de pro­yec­tos con IA se en­car­gan de pu­bli­ci­tar ca­da vez que tie­nen la opor­tu­ni­dad.

Úl­ti­ma­men­te se es­cu­cha ha­blar mu­cho de ella por­que tie­ne la vir­tud de po­der ser apli­ca­da en di­ver­sos cam­pos de la ac­ti­vi­dad hu­ma­na. La cien­cia, la edu­ca­ción, el in­ter­net de las co­sas, el au­to­mo­vi­lis­mo, la me­di­ci­na, el ar­te, las fi­nan­zas: to­do ya fue to­ca­do por la va­ri­ta má­gi­ca de los al­go­rit­mos in­te­li­gen­tes y es pro­ba­ble que con­ti­núe es­par­cien­do su ilu­sión.

Pe­ro así co­mo se es­tá usan­do pa­ra in­no­var en to­dos es­tos cam­pos, tam­bién tie­ne una sa­li­da no tan dig­na (ni le­gal).

“El pro­ble­ma del mal uso es al­go trans­ver­sal a to­da la tec­no­lo­gía”, afir­ma Raúl Ga­rre­ta des­de Ca­li­for­nia, res­pon­sa­ble de Mon­key­learn, un pro­yec­to que tra­ba­ja con IA y quie­re re­sig­ni­fi­car el va­lor de los da­tos. Y aña­de: “Qui­zá lo que tie­ne la IA de par­ti­cu­lar, o has­ta de pe­li­gro­so, es que po­dés ha­cer las mis­mas co­sas que un ser hu­mano, pe­ro en gran es­ca­la”.

Ga­rre­ta pu­so co­mo ejem­plo clá­si­co la ge­ne­ra­ción de con­te­ni­dos fal­sos pa­ra di­fun­dir en la es­fe­ra pú­bli­ca. Las no­ti­cias fal­sas –que se hi­cie­ron muy po­pu­la­res en la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Do­nald Trump en EEUU– fue­ron unas de las pri­me­ras alar­mas que se en­cen­die­ron den­tro de la aca­de­mia.

“Pro­du­cir no­ti­cias fal­sas re­quie­re cier­ta in­te­li­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.