¿Qué fu­tu­ro le es­pe­ra al Stratolaun­ch?

Du­das so­bre si el avión más gran­de del mun­do po­drá cum­plir las fun­cio­nes de lan­za­dor de cohe­tes

El Observador Fin de Semana - Cromo - - CHECK IN XXXXXXX 72 2 ODMEIN D I2L -

El avión des­pe­gó por pri­me­ra vez el 13 de abril y al­gu­nos me­dios no tar­da­ron en bau­ti­zar­lo co­mo el avión más gran­de del mun­do que pre­ten­de con­ver­tir­se en un cos­mó­dro­mo vo­la­dor.

El Stratolaun­ch to­mó el li­de­raz­go en tér­mi­nos de en­ver­ga­du­ra. La dis­tan­cia en­tre las dos pun­tas de las alas al­can­za los 117 me­tros, mien­tras que el pro­pio avión mi­de 73 me­tros de lar­go. Se ubi­ca en el pri­mer lu­gar, des­pla­zan­do al se­gun­do pues­to al Hughes H-4 Her­cu­les con sus 98 me­tros de en­ver­ga­du­ra. En tan­to, el An-225 Mri­ya se ubi­ca en la ter­ce­ra po­si­ción.

No obs­tan­te, en cuan­to a la lon­gi­tud y al pe­so, el An-225 Mri­ya li­de­ra con 84 me­tros de lar­go, 250 to­ne­la­das de car­ga útil y un pe­so de des­pe­gue de 680 to­ne­la­das.

Por su par­te, el Stratolaun­ch es ca­paz de su­bir 23 to­ne­la­das me­nos que la ae­ro­na­ve so­vié­ti­ca. Su pe­so de des­pe­gue má­xi­mo es de 590 to­ne­la­das.

A pe­sar de sus enor­mes alas, que tie­nen una lon­gi­tud ma­yor que la de una can­cha de fút­bol, el nue­vo avión tie­ne una apa­rien­cia de un apa­ra­to li­ge­ro de­bi­do a sus fu­se­la­jes es­tre­chos. Ello se de­be al he­cho de que es­tá di­se­ña­do pa­ra por­tar sus car­ga­men­tos an­cla­dos por fue­ra.

El cos­mó­dro­mo vo­la­dor

La idea con­cep­tual tras el Stratolaun­ch es que sir­va co­mo una eta­pa ini­cial pa­ra los cohe­tes que se lan­cen al es­pa­cio, pues­to que pue­de ele­var­los a una gran al­ti­tud, evi­tan­do así los lan­za­mien­tos des­de las ca­pas de la at­mós­fe­ra más den­sas.

De tal mo­do, hay una ma­yor fle­xi­bi­li­dad con las ór­bi­tas don­de se pue­den lan­zar los cohe­tes y me­nor de­pen­den­cia de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas. Por ejem­plo, se­ría ca­paz de lan­zar cohe­tes des­de el ecua­dor, lo cual les per­mi­ti­ría a los sa­té­li­tes aho­rrar com­bus­ti­ble al no te­ner que cam­biar su tra­yec­to­ria.

Por in­no­va­dor que pue­da pa­re­cer, es­te con­cep­to no es na­da nue­vo y hay una mul­ti­tud de pro­yec­tos que per­se­guían el mis­mo ob­je­ti­vo. So­lo en la URSS y Ru­sia hu­bo pro­yec­tos co­mo el lan­za­mien­to aé­reo des­de el An-124 Rus­lan, el Bur­lak con un Tu-160, Is­him con el MIG-31 y el Svit­yaz con el An225 Mri­ya.

De he­cho, ta­les pro­yec­tos fue­ron desa­rro­lla­dos por to­do el mun­do y el lis­ta­do de to­dos ellos se­ría ver­da­de­ra­men­te lar­go. To­dos es­tos pro­yec­tos com­par­ten al­go: nin­guno de ellos si­guió ade­lan­te, sal­vo uno.

Un mal ejem­plo

Cu­rio­sa­men­te un pro­yec­to de es­te ti­po ya es­tu­vo fun­cio­nan­do des­de ha­ce más de 20 años desa­rro­lla­do por la com­pa­ñía Or­bi­tal Scien­ces. Con­sis­te en los cohe­tes Pe­ga­sus lan­za­dos des­de el Star­ga­zer: un Lock­heed Tris­tar mo­di­fi­ca­do pa­ra tal fin.

En to­tal, reali­zó 43 lan­za­mien­tos, 40 de los cua­les fue­ron exi­to­sos. No obs­tan­te, to­dos ellos tu­vie­ron lu­gar al prin­ci­pio del pro­gra­ma y en los úl­ti­mos 10 años se lle­va­ron a ca­bo tan so­lo tres lan­za­mien­tos. Lo que es más, el úl­ti­mo lan­za­mien­to co­mer­cial se hi­zo ha­ce 20 años.

Por lo cual, uno pue­de lle­gar a la con­clu­sión de que es­te pro­yec­to se man­tie­ne a flo­te me­ra­men­te con fi­nes cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos. El fra­ca­so co­mer­cial de es­te sis­te­ma tie­ne va­rias ex­pli­ca­cio­nes.

An­te to­do, es­tá el re­du­ci­do pe­so que se pue­de lan­zar con los cohe­tes Pe­ga­sus: 450 ki­los a la ór­bi­ta ba­ja. Lue­go se le aña­de el ele­va­do pre­cio de lan­za­mien­to. En 2014, as­cen­día a los US$ 56 mi­llo­nes.

A mo­do de com­pa­ra­ción, cues­ta US$ 65 mi­llo­nes lan­zar el cohe­te ru­so Pro­ton-m que pue­de sa­car a la mis­ma ór­bi­ta 23.000 ki­los. Con ello, hay que te­ner en men­te que los ope­ra­rios de sa­té­li­tes pe­que­ños sue­len com­par­tir gas­tos al lan­zar va­rios apa­ra­tos con el mis­mo cohe­te, re­du­cien­do así los gas­tos.

¿Y ma­ña­na?

A pe­sar de que se tra­ta de una com­pa­ñía jo­ven la que se em­pren­dió en es­te pro­yec­to, se tar­dó re­la­ti­va­men­te po­co en desa­rro­llar la gi­gan­tes­ca má­qui­na. El pro­yec­to ha­bía si­do anun­cia­do en 2011 y ya en 2017 la ae­ro­na­ve fue pre­sen­ta­da al pú­bli­co.

No obs­tan­te, el pro­yec­to es­tá su­frien­do mu­cho con los cohe­tes por­ta­do­res. En prin­ci­pio es­ta­ba pla­nea­da una cooperació­n con Spa­cex, pe­ro en 2012 la com­pa­ñía de Elon Musk se re­ti­ró del pro­gra­ma.

Lue­go hu­bo una co­la­bo­ra­ción con Or­bi­tal Scien­ces que te­nía pre­vis­to desa­rro­llar el cohe­te Pe­ga­sus II, que de­be­ría ser ca­paz de lan­zar has­ta seis to­ne­la­das a la ór­bi­ta ba­ja. Pe­ro el desa­rro­llo no ha si­do fruc­tí­fe­ro.

De he­cho, en 2016 pro­pu­sie­ron una idea com­ple­ta­men­te irreal: lan­zar con ca­da vue­lo tres cohe­tes Pe­ga­sus con­ven­cio­na­les. Con ello, hay que te­ner en men­te que en los úl­ti­mos 10 años fue­ron lan­za­dos tan so­lo tres cohe­tes de es­te ti­po.

Pro­ba­ble­men­te lo úni­co que man­tie­ne al pro­gra­ma de Stratolaun­ch a flo­te sea el he­cho, se­gún los in­for­mes, de que la com­pa­ñía es­tá coope­ran­do con la NASA en el desa­rro­llo de su pro­pio cohe­te es­pa­cial con una car­ga útil de 3,4 to­ne­la­das.

La úl­ti­ma es­pe­ran­za

Aun­que sus pers­pec­ti­vas pue­dan pa­re­cer in­cier­tas, es po­si­ble que el pro­yec­to sal­ga ade­lan­te gra­cias al au­ge de las agru­pa­cio­nes sa­te­li­ta­les que es­tán pre­vis­tas con el desa­rro­llo de in­ter­net por sa­té­li­te.

Así, el pro­yec­to One­web pre­vé el lan­za­mien­to de más de 600 sa­té­li­tes, el Star­link Spa­cex lan­za­rá 1.528 sa­té­li­tes con la op­ción de au­men­tar el nú­me­ro has­ta 12.000, mien­tras que el Pro­ject Kui­per Ama­zon pla­nea po­ner en la ór­bi­ta 3.236 apa­ra­tos es­pa­cia­les.

En un mer­ca­do tan am­plio po­dría ha­ber lu­gar no so­lo pa­ra el Stratolaun­ch, sino tam­bién pa­ra el pro­yec­to Vir­gin Or­bit de Ri­chard Bran­son, que ya es­tá pro­ban­do un Boeing 747 mo­di­fi­ca­do pa­ra lan­zar un cohe­te des­de de­ba­jo de su ala.

Otra po­si­bi­li­dad po­dría pro­ve­nir de los mi­li­ta­res: la Agen­cia de Pro­yec­tos de In­ves­ti­ga­ción Avan­za­da de De­fen­sa de Es­ta­dos Uni­dos –DARPA, por sus si­glas en in­glés– anun­ció el con­cur­so Launch Cha­llen­ge, don­de par­ti­ci­pa­rán tres com­pa­ñías.

En el trans­cur­so del mis­mo, se les in­for­ma­rá a los par­ti­ci­pan­tes so­bre el lu­gar de lan­za­mien­to con va­rias se­ma­nas de an­te­la­ción y se les en­tre­ga­rá la car­ga pa­ra el lan­za­mien­to al­gu­nos días an­tes. La mis­ma ope­ra­ción se re­pe­ti­rá va­rias ve­ces.

De tal mo­do, los mi­li­ta­res si­mu­la­rán si­tua­cio­nes en las que tie­nen que tra­tar con cir­cuns­tan­cias im­pre­vis­tas de una ma­ne­ra rá­pi­da y ope­ra­ti­va. Por lo cual, po­dría ha­ber un fu­tu­ro pa­ra los “cos­mó­dro­mos vo­la­do­res”. (Sput­nik) l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.