El le­ga­do cien­tí­fi­co de Da Vin­ci

A 500 años de su muer­te, es­tas son las res­pues­tas que po­de­mos en­con­trar en el pro­ce­so crea­ti­vo del ar­tis­ta, fi­ló­so­fo e in­ven­tor ita­liano

El Observador Fin de Semana - Cromo - - ZOOM SÁBADO 27 DOMINGO 28 ABRIL 2019 -

Vi­das de los más ex­ce­len­tes pin­to­res, es­cul­to­res y ar­qui­tec­tos (1550)– pa­re­ce to­ma­da de un tex­to sha­kes­pe­riano. Pe­ro en reali­dad es co­mo Va­sa­ri re­la­tó al mun­do la muer­te de uno de los ar­tis­tas, in­ge­nie­ros, fi­ló­so­fos, cien­tí­fi­cos (y cuan­to tí­tu­lo más pue­da en­trar­le) más in­flu­yen­tes de la his­to­ria: Leo­nar­do da Vin­ci.

Es muy pro­ba­ble que si el lec­tor ha­ce el ejer­ci­cio de in­ten­tar re­cor­dar por qué se des­ta­có Da Vin­ci, la pri­me­ra ima­gen que le ven­ga a la men­te sea su obra más icó­ni­ca, qui­zá la más icó­ni­ca del ar­te re­na­cen­tis­ta.

La Gio­con­da fue de las úl­ti­mas en­tre­gas que el pin­tor hi­zo en su vi­da y es de los cua­dros más so­me­ti­dos a es­tu­dio y es­cru­ti­nio pú­bli­co a lo lar­go de los si­glos. La pin­tu­ra es­con­de de­trás de sí una téc­ni­ca van­guar­dis­ta pa­ra la épo­ca (1503 -1506), que su­per­po­ne con ex­tre­ma mi­nu­cia va­rias ca­pas de pin­tu­ra. Y tam­bién al­tos co­no­ci­mien­tos de anato­mía que ayu­da­ron a pu­lir la ex­pre­sión y la mi­ra­da de una mu­jer cu­ya son­ri­sa se in­mor­ta­li­zó so­bre el lien­zo.

Pe­ro Da Vin­ci fue mu­chí­si­mo más que so­lo el ar­tis­ta que dio vi­da a la Mo­na Li­sa o plas­mó

La úl­ti­ma ce­na en una pin­tu­ra gi­gan­te. Fue un po­lí­ma­ta en cu­ya men­te el ar­te, el di­se­ño, la in­ge­nie­ría y la cien­cia siem­pre for­ma­ron par­te del mis­mo te­ji­do; es­ta­ban in­te­gra­dos en un so­lo co­no­ci­mien­to y en una so­la ma­ne­ra de pen­sar que se tra­du­jo en el re­sul­ta­do de su obra.

¿Có­mo fue que Da Vin­ci se con­vir­tió en el in­ves­ti­ga­dor y en el ob­ser­va­dor de la cien­cia más audaz de su tiem­po?

El aman­te de la na­tu­ra­le­za

Tal vez lo pri­me­ro que hay que sa­ber de Da Vin­ci es que era una per­so­na su­ma­men­te cu­rio­sa. En una bio­gra­fía con más de 7.000 pá­gi­nas es­cri­ta por Wal­ter Isaac­son (el mis­mo que pu­bli­có so­bre la vi­da de Ste­ve Jobs y Eins­tein), se cuen­ta que el ita­liano siem­pre lle­va­ba una li­bre­ta ata­da a la cin­tu­ra. Allí ano­ta­ba y di­bu­ja­ba to­do lo que ha­bía a su al­re­de­dor y que le lla­ma­ba la aten­ción. Pe­ro su men­te fue im­pa­ra­ble. No le al­can­za­ba con que­dar­se en la su­per­fi­cie, de­bía siem­pre lle­var sus in­quie­tu­des un pa­so más allá has­ta com­pren­der de ver­dad có­mo es que fun­cio­na­ban to­das esas aris­tas del co­no­ci­mien­to que lo ob­se­sio­na­ban.

“Su cu­rio­si­dad ex­tra­te­rres­tre por nues­tro mun­do era la que tu­vi­mos de ni­ños, y per­di­mos. Él no. To­dos éra­mos co­mo Da Vin­ci cuan­do te­nía­mos 10 años”, di­jo Isaac­son en una en­tre­vis­ta con el dia­rio es­pa­ñol ABC. Y tam­bién de­cla­ró que Da Vin­ci fue el hom­bre más crea­ti­vo por­que “es la per­so­na de la his­to­ria que in­ten­tó co­no­cer más que na­die to­do lo que se pue­de co­no­cer de to­das las ma­te­rias”. Y agre­gó que es­tu­dió las co­ne­xio­nes en­tre la in­ge­nie­ría y las hu­ma­ni­da­des co­mo na­die: “Al in­ten­tar apren­der so­bre to­do lo que se pue­de apren­der, fue ca­paz de ver los pa­tro­nes que se re­pe­tían en la na­tu­ra­le­za. Por ejem­plo, el dis­cu­rrir del agua lo po­día com­pa­rar con los ri­zos del pe­lo y el flu­jo de la san­gre hu­ma­na”.

A su vez, el bió­gra­fo ad­vier­te que lla­mar a Da Vin­ci “un ge­nio” es sa­car­le mé­ri­to. Lo ex­pli­có así: “De­sig­nar­lo co­mo si hu­bie­ra si­do to­ca­do por Dios o una es­pe­cie de po­der so­bre­hu­mano ha­ce que no se re­fle­je lo ma­ra­vi­llo­so que era. Era una per­so­na nor­mal, que no te­nía edu­ca­ción, y su crea­ti­vi­dad par­tía de su pro­pia vo­lun­tad. Es al­guien que se hi­zo a sí mis­mo. Y si nos ol­vi­da­mos de es­to, nos ol­vi­da­mos de lo ma­ra­vi­llo­so que es”.

Arie­lle Sai­ber, pro­fe­so­ra de len­guas ro­mán­ti­cas y li­te­ra­tu­ra en el Bow­doin Co­lle­ge de Mai­ne, Es­ta­dos Uni­dos, ex­pli­có que una de las ra­zo­nes por las cua­les Da Vin­ci se des­ta­có en su tiem­po fue por­que se tra­tó de uno de los po­cos ar­tis­tas y fi­ló­so­fos que en vez de an­tro­po­mor­fi­zar la Tie­rra – es de­cir, bus­car los pun­tos de con­tac­to en­tre la pre­sen­cia di­vi­na y los mor­ta­les– se en­car­gó de “tie­rra­mor­fi­zar” a los hom­bres: ob­ser­var su con­di­ción em­pí­ri­ca y es­qui­var, de tan­to en tan­to, el pen­sa­mien­to he­ge­mó­ni­co que im­po­nía la Igle­sia en aquel en­ton­ces. Y no so­lo le pa­só con los se­res hu­ma­nos, sino que mi­ró a to­dos los se­res vi­vos. Da Vin­ci in­clu­so lle­gó a de­cir que los ani­ma­les “son la ima­gen del mun­do”. Fue ve­ge­ta­riano y en al­gu­nos ras­gos prac­ti­có el ve­ga­nis­mo por­que nun­ca ves­tía con pie­les, cue­ro o na­da muer­to que con­tra­di­je­ra su amor por los ani­ma­les.

Sai­ber tam­bién di­jo que Da Vin­ci “nun­ca desafió la creen­cia cris­tia­na de que los se­res hu­ma­nos fue­ron crea­dos a ima­gen de Dios”, sino to­do lo con­tra­rio. Que los hom­bres –cu­yas pro­por­cio­nes, si­me­trías y be­lle­za en ge­ne­ral es­tu­dió con su­ma obs­ti­na­ción– eran de­ma­sia­do her­mo­sos y que por eso eran dig­nos de imi­ta­ción en la ar­qui­tec­tu­ra y el ar­te.

Da Vin­ci se pre­gun­ta­ba, lue­go

Inventó a par­tir de la ob­ser­va­ción del cuer­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.