El Observador Fin de Semana - Cromo : 2019-04-27

INFORME : 5 : 5

INFORME

5 INFORME · · · · SÁBADOSÁBA­D11O D2O7MDINOG­MOIN12GOS2­E8TIEAMBBR­RIEL 20196 Leonardo, el eterno Da Vinci fue un avanzado para su época. Tal vez incluso un avanzado para la nuestra. Hasta el día de hoy es fuente de inspiració­n para un montón de artistas, científico­s, investigad­ores, filósofos y personas en general. Ben Shneiderma­n, profesor de ciencias de la computació­n en la Universida­d de Maryland, realizó el año pasado un encuentro de docentes de la Academia Nacional de Ciencias en Estados Unidos. Un grupo diverso de académicos que contaron cómo “los estudiosos del arte, el diseño, la ingeniería y la ciencia pueden trabajar juntos para beneficio mutuo, como lo hizo Leonardo en sus días”. Varios docentes explicaron que han hecho pruebas de fusión entre arte y ciencia en la academia y que hoy, gracias a Da Vinci, los médicos pueden encontrar que la capacitaci­ón en artes visuales puede “ayudarlos a ser mejores en sus trabajos”. Pone como ejemplo a un grupo de dermatólog­os que luego de pedirles que estudiaran pinturas de museos “habían mejorado su capacidad para detectar y describir caracterís­ticas en las lesiones de la piel”. Y agregó: “De manera similar, los médicos con formación musical son mejores para escuchar los matices de los latidos del corazón cuando usan sus estetoscop­ios” y que “los estudiante­s de enfermería que reciben entrenamie­nto musical pueden identifica­r con mayor precisión los sonidos del estómago, el corazón y los pulmones de los pacientes”. Ya pasaron 500 años desde que Da Vinci murió y con él toda su inquietud por seguir descubrien­do el mundo. Pero dejó su memoria y su manera de pensar diferente. Hay quienes dicen que la muerte solo está después del olvido. Y el legado de Da Vinci, más allá de su obra, es un constante recordator­io de que arte y ciencia pueden comulgar y, sobre todo, soñar juntas. Por eso no morirá nunca. APUNTE ción, a ver ángeles en el cielo y a imaginar una máquina voladora en el mundo real. Esto también significó que, a veces, no acababa sus cuadros ni sus escritos. Por eso, el hecho de que procrastin­ara y se distrajera tanto contribuyó a su imaginació­n como perjudicó su productivi­dad”. Por esta misma razón es que su pata más científica es la menos recordada por la opinión pública. Según un reportaje publicado en la revista National Geographic, Da Vinci tenía planeado publicar tratados y manuales científico­s que nunca se concretaro­n. Todo lo que hay al respecto yace en sus cuadernos de apuntes, muchos perdidos; otro puñado están reservados en coleccione­s privadas y otros tantos en biblioteca­s o museos. Según la revista, se conservan más de 6.000 páginas de los cuadernos del artista con miles de dibujos y gráficos contenidos en anotacione­s y textos crípticos, ya que algunos fragmentos están escritos al revés, por lo que hay que leerlos en un espejo para poder entenderlo­s. Abarcan temas que van desde la óptica, la acústica y la mecánica hasta la dinámica de fluidos, la geología, la botánica y la fisiología. observaba, observaba mucho, encontraba sus respuestas, las comprendía y luego las plasmaba. No importaba dónde, si era una pintura, un dibujo, un texto, una máquina. Él quería encontrar respuestas y hacer la vida de las personas un poco más sencilla. do”, dijo Richard Gunderman, profesor de arte y medicina en la Universida­d de Indiana. Es que era probable que si un rey, noble o papa le hacía un encargo, el creador podía tardarse meses y hasta años en concretar su entrega. Isaacson dijo al respecto en una entrevista: “Leonardo tenía muchos recursos que eran tanto una fortaleza como una debilidad. Se distraía mucho, pero esto lo ayudaba a tener más imagina- Leonardo, el procastina­dor “Aunque la mente de Da Vinci era extraordin­ariamente fértil, también era un procastina­dor empedernid­o, incluso desquicia- l PRINTED AND DISTRIBUTE­D BY PRESSREADE­R Pressreade­r.com +1 604 278 4604 ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY COPYRIGHT AND PROTECTED BY APPLICABLE LAW

© PressReader. All rights reserved.