So­los

El Observador - Agropecuario - - TRIBUNA - POR CAR­LOS MA­RÍA URIAR­TE Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Mien­tras la desa­zón cun­de en las cha­cras, an­te los ma­gros re­sul­ta­dos de la cam­pa­ña agrí­co­la, in­creí­ble­men­te el go­bierno aún no ha da­do nin­gu­na res­pues­ta a los plan­teos del sec­tor de la agri­cul­tu­ra de se­cano, ni tan si­quie­ra una se­ñal de so­li­da­ri­dad.

Los ha de­ja­do so­los, abandonados a su mer­ced.

La ex­pec­ta­ti­va, cua­si reali­dad hoy día, es que el sec­tor so­je­ro en­fren­ta­rá una dis­mi­nu­ción en su pro­duc­ción res­pec­to al re­sul­ta­do pro­me­dio na­cio­nal es­pe­ra­do, de no me­nos de 600 mil to­ne­la­das, que a los va­lo­res ac­tua­les se­rían más de US$ 240 mi­llo­nes. Pe­ro con res­pec­to al año an­te­rior (que fue un año ex­cep­cio­nal), el im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre los in­gre­sos del sec­tor se­ría ma­yor a US$ 600 mi­llo­nes.

Ca­be des­ta­car que la im­por­tan­te re­cu­pe­ra­ción del pre­cio de la so­ja no al­can­za pa­ra sub­sa­nar los efec­tos de la seca, má­xi­me si te­ne­mos en cuen­ta que mu­chos ya com­pro­me­tie­ron gran par­te del pre­cio. Pe­ro sí ge­ne­ra bue­nas ex­pec­ta­ti­vas pa­ra la pró­xi­ma za­fra.

La situación ac­tual des­ve­la a mu­chos, al sa­ber que no po­drán cum­plir con sus com­pro­mi­sos.

Es­ta­mos fren­te a un in­mi­nen­te e im­por­tan­te pro­ble­ma fi­nan­cie­ro, que va a re­per­cu­tir no so­lo en los di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­dos, sino en una vas­ta par­te de la eco­no­mía na­cio­nal.

Pa­re­ce­ría ser que los úni­cos que no lo ven, son quie­nes po­drían to­mar al­gún ti­po de me­di­das.

No­ven­ta días han pa­sa­do y el go­bierno no ha da­do nin­gua res­pues­ta a los re­cla­mos de la agri­cul­tu­ra de se­cano, res­pon­sa­ble en los úl­ti­mos años de más de US$ 1.000 mi­llo­nes de in­gre­sos ge­nui­nos por año, pa­ra el país.

Pa­ra la agri­cul­tu­ra de se­cano, ya es tar­de pa­ra que se atien­dan sus re­cla­mos, re­fe­ri­dos al pre­cio del ga­soil y las ta­ri­fas de UTE. El da­ño ya es­tá he­cho, y con pa­la­bras no se pa­gan las cuen­tas.

Es cla­ro que las prio­ri­da­des de es­te go­bierno, pe­ro so­bre to­do de quie­nes con­di­cio­nan sus de­ci­sio­nes, no son el aten­der los re­cla­mos del sec­tor pro­duc­ti­vo y tra­ba­ja­dor. Por la for­ma en que se con­tes­ta a los re­cla­mos, pa­re­ce­ría ser que es más im­por­tan­te ase­gu­rar la fi­de­li­dad de su elec­to­ra­do con mi­ras a las pró­xi­mas elec­cio­nes.

No se­ría ra­ro es­pe­rar que mien­tras des­de el go­bierno se adu­ce fal­ta de mar­gen de ma­nio­bra pa­ra aten­der las de­man­das plan­tea­das, se es­té al­ma­ce­nan­do re­cur­sos pa­ra po­der se­guir man­te­nien­do la dá­di­va con la que el par­ti­do de go­bierno ha acos­tum­bra­do a de­ma­sia­dos uru­gua­yos, a cam­bio de su vo­to.

¿Dón­de que­da­ron las pa­la­bras de crear me­sas de tra­ba­jo pa­ra pre­ve­nir la en­fer­me­dad y así evi­tar cos­to­sas cur­sa? ¿O eran so­lo pa­la­bras di­ri­gi­das a un pú­bli­co que ob­via­men­te no es quien pa­de­ce la en­fer­me­dad?

Es cier­to que no po­de­mos ha­cer llo­ver, ni po­de­mos in­fluen­ciar los pre­cios in­ter­na­cio­na­les, pe­ro así co­mo pro­te­ge­mos y apo­ya­mos a los vo­tan­tes, de­be­ría­mos pro­te­ger a un apa­ra­to pro­duc­ti­vo que, aun­que ten­ga po­cos vo­tos, es muy im­por­tan­te pa­ra la vi­da de to­dos los uru­gua­yos.

El mis­mo em­pe­ño que se po­ne pa­ra fi­nan­ciar un dé­fi­cit fis­cal a tra­vés de la co­lo­ca­ción de US$ 3.000 mi­llo­nes en bo­nos uru­gua­yos a 37 años de­be­ría­mos po­ner­lo pa­ra crear me­ca­nis­mos que ayu­den a que los pro­duc­to­res si­gan sien­do ta­les. Pe­ro a di­fe­ren­cia de lo pri­me­ro, no pa­ra hi­po­te­car el fu­tu­ro de nues­tros nie­tos, sino pa­ra for­ta­le­cer­lo.

No re­ga­lan­do, ni per­do­nan­do na­da, sino dán­do­le oxí­geno pa­ra que con tra­ba­jo pue­dan hon­rar sus obligaciones.

De­be­ría­mos im­pe­dir a to­da cos­ta que se desar­me el apa­ra­to pro­duc­ti­vo, y que esos uru­gua­yos tra­ba­ja­do­res desis­tan en su no­ble em­pe­ño.

De­be­ría­mos ser ca­pa­ces de crear he­rra­mien­tas fi­nan­cie­ras, que nos per­mi­tan pa­sar es­te mal mo­men­to, y al­can­zar a una bue­na co­se­cha, que se­gu­ro vol­ve­rá.

El co­rri­mien­to de los ven­ci­mien­tos im­po­si­ti­vos y cre­di­ti­cios, de­be­ría ser la pri­me­ra me­di­da a con­si­de­rar. Otra me­di­da po­si­ble se­ría la ins­tru­men­ta­ción de se­gu­ros que dis­mi­nu­yan los ries­gos cli­má­ti­cos.

Tal co­mo se crea­ron fon­dos le­che­ros y arro­ce­ros, ¿por qué no crear un fon­do so­je­ro? ¿No se­ría és­te un uso más no­ble y pa­trio­ta de nues­tro gra­do in­ver­sor, en lu­gar de se­guir fi­nan­cian­do el gas­tar más de lo que se tie­ne?

Nun­ca es tar­de pa­ra co­rre­gir erro­res, si se tie­ne la vo­lun­tad y la de­ter­mi­na­ción pa­ra lo­grar­lo.

Ha­gá­mos­le sen­tir que no es­tán so­los, y que va­lo­ra­mos su es­fuer­zo. •

••• De­be­ría­mos pro­te­ger a un apa­ra­to pro­duc­ti­vo que, aun­que ten­ga po­cos vo­tos, es muy im­por­tan­te pa­ra la vi­da de to­dos los uru­gua­yos •••

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.