Un nue­vo pa­ra­dig­ma

El Observador - Agropecuario - - AGROPECUARIO - Aná­li­sis de Ma­nuel Ote­ro, di­rec­tor ge­ne­ral del IICA; Ju­lio Ber­de­gué, sub­di­rec­tor ge­ne­ral y re­pre­sen­tan­te re­gio­nal de FAO; Joa­quín Lo­zano, di­rec­tor re­gio­nal pa­ra ALC del FIDA; y Mi­guel Ba­rre­to, di­rec­tor re­gio­nal del PMA.

Los 17 Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) re­pre­sen­tan el más am­plio con­sen­so al­can­za­do por la hu­ma­ni­dad so­bre el ti­po de de­sa­rro­llo al cual as­pi­ra­mos. Es­ta­ble­cen un mí­ni­mo ci­vi­li­za­to­rio so­bre las opor­tu­ni­da­des y ni­ve­les de bie­nes­tar a los cua­les ca­da ser hu­mano tie­ne de­re­cho y de­fi­nen las obli­ga­cio­nes de la hu­ma­ni­dad res­pec­to de nues­tro pla­ne­ta y sus ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras.

Se tra­ta, ni más ni me­nos, de erra­di­car la po­bre­za ex­tre­ma y el ham­bre, com­ba­tir la de­sigual­dad y la in­jus­ti­cia y so­lu­cio­nar el cam­bio cli­má­ti­co en to­dos los paí­ses y pa­ra to­das las per­so­nas.

Al de­fi­nir los ODS en sep­tiem­bre de 2015, los lí­de­res de 193 na­cio­nes apro­ba­ron tam­bién un plan de ac­ción pa­ra al­can­zar­los: la Agen­da 2030 pa­ra el De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble, con me­tas e in­di­ca­do­res pa­ra me­dir su pro­gre­so.

Pa­ra lo­grar la gran ma­yo­ría de di­chas me­tas e in­di­ca­do­res, es in­dis­pen­sa­ble avan­zar en una pro­fun­da trans­for­ma­ción de las so­cie­da­des ru­ra­les y de las for­mas en que nos re­la­cio­na­mos con el cam­po. Ca­si ocho de ca­da 10 de los in­di­ca­do­res de la Agen­da 2030 es­tán ín­ti­ma­men­te vin­cu­la­dos a lo que su­ce­da con las so­cie­da­des ru­ra­les, y dos de ca­da 10 só­lo se pue­den lo­grar en y con el cam­po.

Pe­ro sin pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes ru­ra­les se­rá im­po­si­ble cum­plir las am­bi­cio­sas me­tas de la Agen­da 2030, co­mo erra­di­car la ex­tre­ma po­bre­za, el ham­bre y la malnu­tri­ción; lo­grar la igual­dad de gé­ne­ro; im­pul­sar la pro­duc­ti­vi­dad y crear em­pleos de­cen­tes o re­du­cir las desigualdades ét­ni­cas, la con­ta­mi­na­ción del agua, la de­fo­res­ta­ción y la des­truc­ción de la bio­di­ver­si­dad.

Los ODS re­pre­sen­tan un pro­fun­do cam­bio res­pec­to del pa­ra­dig­ma que nos guió des­de la post­gue­rra, se­gún el cual el de­sa­rro­llo con­sis­tía en de­jar atrás lo ru­ral y abra­zar, en cam­bio, la ur­ba­ni­za­ción y la in­dus­tria­li­za­ción. Los ODS, por el con­tra­rio, con­tie­nen me­tas que so­lo se­rán al­can­za­das re­de­fi­nien­do el pa­pel de las so­cie­da­des ru­ra­les en el mun­do con­tem­po­rá­neo, in­clu­yen­do sus víncu­los con el mun­do ur­bano, y pro­mo­vien­do el de­sa­rro­llo y ac­ce­so al mer­ca­do de los pe­que­ños pro­duc­to­res.

Si en el si­glo pa­sa­do el de­sa­rro­llo con­sis­tía en su­pe­rar la ru­ra­li­dad, en el si­glo 21 el de­sa­rro­llo so­lo se­rá si­nó­ni­mo de pro­gre­so hu­mano si re­sul­ta en so­cie­da­des ru­ra­les más ple­nas, con un ma­yor ejer­ci­cio de de­re­chos bá­si­cos y una ma­yor ca­pa­ci­dad de apor­tar a nues­tro des­tino co­mún en es­te pla­ne­ta.

La idea de que el cam­po es un mun­do es­tá­ti­co y ad­ver­so al cam­bio se con­tra­di­ce de mil ma­ne­ras con la reali­dad: las so­cie­da­des ru­ra­les de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be han vi­vi­do pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes, es­pe­cial­men­te a par­tir de la dé­ca­da de 1980. Sin em­bar­go, los efec­tos de esas trans­for­ma­cio­nes mu­chas ve­ces no han ido en la di­rec­ción del ti­po de de­sa­rro­llo de­fi­ni­do por los ODS y la Agen­da 2030.

Hay cuan­tio­sa evi­den­cia de que, en la ma­yo­ría de nues­tros paí­ses, la trans­for­ma­ción ru­ral no ha si­do so­cial­men­te in­clu­yen­te, y tam­po­co ha si­do am­bien­tal­men­te sus­ten­ta­ble. Las desigualdades no son só­lo eco­nó­mi­cas y so­cia­les, sino tam­bién sec­to­ria­les, te­rri­to­ria­les, ét­ni­cas y de gé­ne­ro. La po­bre­za y la ba­ja pro­duc­ti­vi­dad es­tá con­cen­tra­da en de­ter­mi­na­dos te­rri­to­rios, en los pe­que­ños pro­duc­to­res, in­dí­ge­nas y mu­je­res. Hoy las so­cie­da­des ru­ra­les es­tán peor que las so­cie­da­des ur­ba­nas en la in­men­sa ma­yo­ría de los in­di­ca­do­res de los ODS, lo que no es com­pa­ti­ble con la vi­sión de “no de­jar a na­die atrás” que los ins­pi­ra.

En nues­tra épo­ca, el nue­vo pa­ra­dig­ma de de­sa­rro­llo ru­ral de­be im­pul­sar las trans­for­ma­cio­nes es­truc­tu­ra­les ne­ce­sa­rias pa­ra acer­car­nos a las me­tas de los ODS, cu­yo lo­gro de­pen­de inevi­ta­ble­men­te de for­ta­le­cer las ca­pa­ci­da­des, opor­tu­ni­da­des y ni­ve­les de bie­nes­tar de las so­cie­da­des ru­ra­les.

Pa­ra im­pul­sar es­te ti­po de de­sa­rro­llo los cua­tro prin­ci­pa­les or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les de­di­ca­dos al mun­do ru­ral, la FAO, el FIDA, el IICA y el PMA con­vo­ca­ron a los paí­ses de la re­gión al even­to Las So­cie­da­des Ru­ra­les y la Agen­da 2030, en San­tia­go de Chi­le, el 17 de abril, co­mo par­te del Fo­ro de los Paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be so­bre el De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble.

Su ob­je­ti­vo fue tan sim­ple co­mo im­por­tan­te: ha­cer pre­sen­te que, sin un nue­vo ti­po de de­sa­rro­llo ru­ral, no hay nin­gu­na po­si­bi­li­dad de de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble, no só­lo pa­ra los ha­bi­tan­tes ru­ra­les sino pa­ra cual­quier per­so­na en es­te pla­ne­ta. •

En el si­glo 21 el de­sa­rro­llo so­lo se­rá si­nó­ni­mo de pro­gre­so hu­mano si re­sul­ta en so­cie­da­des ru­ra­les más ple­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.