La li­ber­tad

El Observador - Agropecuario - - AGROPECUARIO - POR LUIS ROMERO ÁL­VA­REZ Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

El Mo­vi­mien­to Un So­lo Uru­guay se anotó un pun­to cuan­do le­van­tó la ban­de­ra de la li­ber­tad, la in­di­vi­dual, la de ca­da uno de no­so­tros por se­pa­ra­do co­mo di­ce nues­tra cons­ti­tu­ción y no la li­ber­tad de los lla­ma­dos co­lec­ti­vos, de ac­tuar de for­mas que mu­chas ve­ces vul­ne­ran li­ber­ta­des y de­re­chos in­di­vi­dua­les.

Y Un So­lo Uru­guay plan­teó es­te re­cla­mo con res­pe­to, en or­den y sin vul­ne­rar los de­re­chos y li­ber­ta­des de los de­más.

No cor­tó ru­tas, no ocu­pó ins­ti­tu­cio­nes ni pro­du­jo aso­na­das co­mo he­mos vis­to tan­tas ve­ces en re­cla­mos sin­di­ca­les y de otros gru­pos, que mues­tran una agre­si­vi­dad y fal­ta de res­pe­to ha­cia los de­más inacep­ta­bles (¿re­cuer­dan el ata­que a la Su­pre­ma Cor­te, o las pin­ta­das ofen­si­vas de igle­sias, et­cé­te­ra?).

Es­ta ten­den­cia a ero­sio­nar len­ta pe­ro cons­tan­te­men­te las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les mien­tras se to­le­ra la li­ber­tad de co­lec­ti­vos de ava­sa­llar a otros es ca­rac­te­rís­ti­ca de los re­gí­me­nes mar­xis­tas y sus pri­mos so­cia­lis­tas.

Así ha pa­sa­do en to­das par­tes don­de es­tas ideo­lo­gías han go­ber­na­do, con ma­yor o me­nor pro­fun­di­dad y velocidad, pe­ro con una di­rec­ción cons­tan­te: me­nos li­ber­tad, más in­je­ren­cia del Es­ta­do en los asun­tos de las per­so­nas y las em­pre­sas, de­cai­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes y siem­pre con el mis­mo re­sul­ta­do: me­nos li­ber­tad in­di­vi­dual, fra­ca­so eco­nó­mi­co es­tre­pi­to­so y fi­nal­men­te más de­sigual­dad (só­lo que con un cam­bio en la éli­te de los muy ri­cos, de los gran­des em­pre­sa­rios o los lí­de­res del par­ti­do y es­to es­tá do­cu­men­ta­do y pro­ba­do con­sis­ten­te­men­te).

Cum­plien­do 200 años del na­ci­mien­to de Marx ya de­be­ría­mos mi­rar ob­je­ti­va­men­te re­sul­ta­dos y se­pul­tar de­fi­ni­ti­va­men­te es­tas ideas tan ne­ga­ti­vas.

Hay que leer el úl­ti­mo li­bro de Ma­rio Var­gas Llo­sa, El Lla­ma­do de la Tri­bu, pa­ra ca­li­brar es­tas ne­fas­tas ten­den­cias en to­do su po­der des­truc­ti­vo.

Los ca­sos en nues­tro país su­man de­ce­nas: des­de los per­mi­sos pa­ra ex­por­tar ga­na­do en pie (que fue­ron ca­jo­nea­dos du­ran­te me­ses y tan­to da­ño hi­cie­ron a la ga­na­de­ría, des­obe­de­cien­do el prin­ci­pio se­gún el cual lo que no es­tá prohi­bi­do por la ley es­tá per­mi­ti­do), pa­san­do por sis­te­mas de tra­za­bi­li­dad obli­ga­to­ria, su­pues­ta­men­te a fa­vor de los pro­duc­to­res que no desean li­bre­men­te ha­cer­lo por­que re­ci­ben cos­tos y com­pli­ca­cio­nes pe­ro no be­ne­fi­cios, y lle­gan­do a la in­clu­sión fi­nan­cie­ra obli­ga­to­ria en un país don­de hay po­cos ca­je­ros y los po­cos que hay son an­ti­guos y mu­chas ve­ces es­tán ro­tos o sin efec­ti­vo.

Hay mu­chos más ca­sos, co­mo las li­mi­ta­cio­nes a la te­nen­cia le­gal de ar­mas por par­te de ciu­da­da­nos sin an­te­ce­den­tes pe­na­les y la mul­ti­pli­ci­dad de per­mi­sos, for­mu­la­rios y re­gu­la­cio­nes que se van crean­do por par­te de bu­ró­cra­tas que jus­ti­fi­can sus pues­tos aun­que ja­más pa­ga­ron una quin­ce­na a na­die, ni tu­vie­ron que ha­cer fun­cio­nar una em­pre­sa de na­da.

De es­ta for­ma avan­za­mos en muy ma­la di­rec­ción: a ni­vel per­so­nal es­ta­mos ca­da vez más con­tro­la­dos, ma­nia­ta­dos y sos­pe­cha­dos y a ni­vel país avan­za­mos ha­cia la caí­da de las em­pre­sas le­ga­les chi­cas y me­dia­nas (que no re­sis­ten tan­tas re­gu­la­cio­nes, im­pues­tos y cos­tos y por en­de des­apa­re­cen o se van a la in­for­ma­li­dad), mien­tras que las em­pre­sas su­per gran­des tie­nen es­ca­la su­fi­cien­te pa­ra aguan­tar tan­tos cos­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos y bu­ro­crá­ti­cos y, ade­más, con­si­guen exo­ne­ra­cio­nes y sub­si­dios pe­sa­dos que los uru­gua­yos de a pie pa­ga­mos pe­ro no re­ci­bi­mos.

Es­ta ten­den­cia ne­fas­ta ador­me­ce la ini­cia­ti­va y crea­ti­vi­dad de las per­so­nas, mo­tor cla­ve pa­ra la crea­ción fu­tu­ra de ri­que­za y em­pu­ja a los jó­ve­nes más ca­pa­ces y for­ma­dos a ir­se al ex­te­rior, a bus­car un fu­tu­ro me­jor, lo que es tris­te y de­vas­ta­dor pa­ra el país y las fa­mi­lias.

Así no es­tá bien. Hay que cam­biar el rum­bo: vol­ver a le­van­tar las ban­de­ras de la li­ber­tad co­mo di­jo Ar­ti­gas: “li­ber­tad ci­vil y re­li­gio­sa en to­da su ex­ten­sión ima­gi­na­ble”, y co­mo mos­tra­ron los 33 Orien­ta­les en su pa­be­llón, Li­ber­tad o Muer­te. ¡Pa­ra te­ner un me­jor país pre­ci­sa­mos más y no me­nos li­ber­tad, li­ber­tad, li­ber­tad!

Es­ta ten­den­cia ne­fas­ta ador­me­ce la ini­cia­ti­va y crea­ti­vi­dad de las per­so­nas, mo­tor cla­ve pa­ra la crea­ción fu­tu­ra de ri­que­za y em­pu­ja a los jó­ve­nes más ca­pa­ces y for­ma­dos a ir­se al ex­te­rior, a bus­car un fu­tu­ro me­jor, lo que es tris­te y de­vas­ta­dor pa­ra el país y las fa­mi­lias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.