Tam­bo atrac­ti­vo, ¿uto­pía?

El Observador - Agropecuario - - TRIBUNA - San­tia­go Fa­ri­ña (*) (*) In­ge­nie­ro agró­mo PhD, di­rec­tor del Pro­gra­ma de In­ves­ti­ga­ción en Pro­duc­ción de Le­che del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Agro­pe­cua­ria (INIA Uru­guay)

La in­ves­ti­ga­ción agro­pe­cua­ria se ha de­di­ca­do tí­pi­ca­men­te a re­sol­ver o an­ti­ci­par pro­ble­má­ti­cas tec­no­ló­gi­cas o pro­duc­ti­vas. En las úl­ti­mas dé­ca­das to­mó vi­gor en la cien­cia la mi­ra­da de la sus­ten­ta­bi­li­dad, tan­to am­bien­tal co­mo eco­nó­mi­ca. Sin em­bar­go, hoy sur­ge con cre­cien­te in­ten­si­dad una “ter­ce­ra pa­ta” de la sus­ten­ta­bi­li­dad: el as­pec­to hu­mano.

En la pro­duc­ción de le­che las per­so­nas es­tán en el cen­tro de los pro­ce­sos. No só­lo hay que ser efi­cien­te en el cul­ti­vo del sue­lo sino que, ade­más, hay que sa­ber ma­ne­jar ani­ma­les de al­tos re­que­ri­mien­tos y ob­te­ner de ellos, dos ve­ces por día, un pro­duc­to de má­xi­ma ca­li­dad lis­to pa­ra la in­dus­tria. No es pa­ra cual­quie­ra.

Pro­du­cir le­che en Uru­guay sig­ni­fi­ca, ade­más, le­van­tar­se va­rias ho­ras an­tes de que sal­ga el sol, sa­lir a la in­tem­pe­rie pa­ra traer las va­cas del po­tre­ro y pasarse va­rias ho­ras me­ti­do en una fo­sa. Llue­va o true­ne, ba­jo he­la­da o ca­lor so­fo­can­te, sea No lo sa­be­mos, pe­ro si no exis­te va­mos a in­ten­tar crearlo” Na­vi­dad o cum­plea­ños.

Uru­guay es lí­der en el mun­do en pro­duc­ción de le­che a pas­to, uno de los sie­te prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res y con el cos­to más com­pe­ti­ti­vo. En los úl­ti­mos 20 años du­pli­có su pro­duc­ción, al­go que nin­gún otro com­pe­ti­dor lo­gró. Sin em­bar­go, en el ca­mino del cre­ci­mien­to fu­tu­ro no to­do es cer­te­za.

Es­tá com­pro­ba­do que el po­ten­cial del sis­te­ma agro­cli­má­ti­co uru­gua­yo per­mi­ti­ría du­pli­car la pro­duc­ción de fo­rra­je por hec­tá­rea. Se sa­be, tam­bién, que los im­pac­tos am­bien­ta­les del cre­ci­mien­to po­drían ser mi­ti­ga­dos me­dian­te bue­nas prác­ti­cas ya co­no­ci­das. Sin em­bar­go, muy po­co sa­be­mos so­bre la di­men­sión so­cial o hu­ma­na, fun­da­men­tal pa­ra que nos sea po­si­ble sus­ten­tar es­te po­ten­cial cre­ci­mien­to.

Quie­nes tra­ba­jan hoy en el tam­bo (ya sean due­ños o em­plea­dos) tie­nen una for­ma di­fe­ren­te de ver la reali­dad. La edad pro­me­dio del em­plea­do de tam­bo es 37 años. Las per­so­nas de es­ta edad o me­no­res, has­ta 23 años, son los lla­ma­dos “Mi­llen­nials” (Ge­ne­ra­ción Y). Prio­ri­zan el tiem­po li­bre y la rea­li­za­ción per­so­nal por so­bre la es­ta­bi­li­dad, pre­fie­ren el tra­to ho­ri­zon­tal, bus­can desafíos y re­quie­ren con­ten­ción per­ma­nen­te. ¿Que­rrán tra­ba­jar en tam­bo?

No lo sa­be­mos con cer­te­za, pe­ro tam­po­co po­de­mos co­rrer el ries­go de en­te­rar­nos cuan­do sea tar­de. Cuan­do se ha­yan ido a tra­ba­jar en la ciu­dad, de 8 a 17 ho­ras, con ai­re acon­di­cio­na­do. Al­go hay que ha­cer, por­que no hay cre­ci­mien­to po­si­ble sin gen­te.

Lo pri­me­ro es to­mar cons­cien­cia. Lo se­gun­do es ha­cer­se car­go, des­de don­de nos to­que ac­tuar. Quie­nes es­ta­mos en in­ves­ti­ga­ción usa­re­mos al­gu­nas he­rra­mien­tas co­no­ci­das y bus­ca­re­mos otras nue­vas. Des­de el te­rreno co­no­ci­do, sa­be­mos que es ur­gen­te la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra per­mi­tir or­de­ñes cor­tos, rá­pi­dos, más con­fort, re­du­cir el ba­rro en ca­mi­ne­ría y el es­trés ani­mal. Pa­ra ex­plo­rar el te­rreno me­nos co­no­ci­do, nos aso­cia­mos con es­pe­cia­lis­tas en nue­vas dis­ci­pli­nas. En el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Agro­pe­cua­ria (INIA), por ejem­plo, co­men­za­mos a tra­ba­jar con an­tro­pó­lo­gos.

Y pa­ra ade­lan­tar­se al fu­tu­ro, ten­dre­mos que in­ves­ti­gar sis­te­mas pro­duc­ti­vos in­no­va­do­res. Por ejem­plo, pro­ban­do có­mo funciona en Uru­guay un tam­bo don­de las va­cas van a or­de­ñar­se cuan­do ellas quie­ren. ¿Pa­ra qué? Pa­ra que la gen­te si­ga tra­ba­jan­do, pe­ro aho­ra se le­van­te a las 7 y si quie­re vuel­va a su ca­sa a las 17. El tra­ba­jo du­ro que lo ha­ga un ro­bot. Es­to ya es reali­dad en la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal INIA La Es­tan­zue­la des­de ha­ce seis me­ses. Los re­sul­ta­dos son bue­nos, pe­ro aún que­dan cien­tos de pre­gun­tas por con­tes­tar.

¿Es una uto­pía el tam­bo atrac­ti­vo? No lo sa­be­mos, pe­ro si no exis­te va­mos a in­ten­tar crearlo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.