La nueva Gue­rra Fría

El Observador - Agropecuario - - TRIBUNA - Luis Ro­me­ro Ál­va­rez Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

La Gue­rra Fría que co­no­ce­mos enfrentó a la Unión de Re­pú­bli­cas So­cia­lis­tas So­vié­ti­cas y Es­ta­dos Uni­dos (EEUU) en el te­rreno mi­li­tar.

Aho­ra es­tá sur­gien­do una nueva Gue­rra Fría, que en­fren­ta a EEUU y Chi­na en tres te­rre­nos: el co­mer­cial, el tec­no­ló­gi­co y el mi­li­tar.

El te­rreno co­mer­cial es el más vi­si­ble, por los vio­len­tos gol­pes de aran­ce­les que es­tos paí­ses se es­tán pro­pi­nan­do. Pero no em­pe­zó con Do­nald Trump. Ba­rack Oba­ma ha­bía crea­do el Tra­ta­do Trans Pa­cí­fi­co don­de es­ta­ban EEUU y to­dos los de­más, me­nos Chi­na.

El te­rreno tec­no­ló­gi­co es una dispu­ta más su­til, en la cual EEUU le re­cla­ma a Chi­na que es­tá for­zan­do su ac­ce­so a tec­no­lo­gías im­por­tan­tes de mo­dos inacep­ta­bles.

Y en el plano mi­li­tar EEUU aca­ba de crear su Co­man­do Mi­li­tar Es­pa­cial, por­que Chi­na le ve­nía sa­can­do ven­ta­jas pa­ra una fu­tu­ra gue­rra en el es­pa­cio.

Es­ta gue­rra fría se in­ten­si­fi­ca­rá y to­do el pla­ne­ta se ve­rá afec­ta­do. Co­mo su­ce­de en las gue­rras in­ten­sas, no será po­si­ble que­dar neutral, por­que quie­nes quie­ran de­cla­rar­se así no le po­drán ven­der a nin­guno de los gran­des mer­ca­dos, que ca­da po­ten­cia re­ser­va­rá a sus alia­dos.

Co­mo país obli­ga­to­ria­men­te ex­por­ta­dor te­ne­mos que pen­sar bien có­mo ac­tuar. Hoy es­ta­mos en el peor de los mun­dos. Te­ne­mos li­bre ac­ce­so a po­quí­si­mos mer­ca­dos co­mo México y Mer­co­sur, pero con Bra­sil el co­mer­cio no fun­cio­na: el dec­to­max cues­ta allá la mi­tad que acá y la bolsa de arroz va­le allá US$ 16 cuan­do aquí la pa­gan US$ 9 y al­go. Per­de­mos en in­su­mos y en pro­duc­tos. El ar­tícu­lo N° 1 del Tra­ta­do de Asun­ción que crea el Mer­co­sur es­ta­ble­ce cla­ra­men­te el li­bre trán­si­to de mer­ca­de­rías. Si es­to se res­pe­ta­ra, el dec­to­max y el arroz –y to­do lo de­más– de­be­ría va­ler lo mis­mo a am­bos la­dos de la fron­te­ra (y ni ha­ble­mos del cos­to de los re­me­dios pa­ra las per­so­nas).

Al­go no es­tá fun­cio­nan­do na­da bien en el Mer­co­sur y es ho­ra de po­ner el zo­rri­llo arri­ba de la me­sa.

Por otro la­do, la car­ne uru­gua­ya pa­ga unos US$ 200 mi­llo­nes anua­les pa­ra en­trar en otros mer­ca­dos, mien­tras que nues­tros com­pe­ti­do­res di­rec­tos co­mo Aus­tra­lia y Nueva Ze­lan­da pa­gan ce­ro por acuer­dos de li­bre co­mer­cio y al­go si­mi­lar ocu­rre en otros pro­duc­tos de ex­por­ta­ción uru­gua­yos.

Esas ci­fras di­rec­ta­men­te de­jan de en­trar en los bol­si­llos de las ca­de­nas uru­gua­yas a cam­bio de na­da, só­lo por fal­ta de bue­na ges­tión de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal del país.

Chi­le es miem­bro del Mer­co­sur (o sea que nos com­pra y nos vende sin aran­ce­les), pero tie­ne cer­ca de 90 tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio con to­dos los mer­ca­dos im­por­tan­tes del mun­do. ¿Por qué Uru­guay no pue­de pa­sar de miem­bro pleno co­mo es a miem­bro aso­cia­do co­mo es Chi­le?

Así que es ho­ra de po­ner­se las pi­las y abrir­le mer­ca­dos sin cos­to al Uru­guay.

Por­que es­ta nueva gue­rra fría mos­tra­rá reaco­mo­dos geo­po­lí­ti­cos nun­ca an­tes vis­tos: hasta aho­ra (sal­vo al prin­ci­pio de la era Mao) Ru­sia y Chi­na se tra­ta­ron mal, pero re­cien­te­men­te Ru­sia reali­zó enor­mes ma­nio­bras mi­li­ta­res (330.000 efec­ti­vos) y Chi­na se su­mó (con ape­nas 3.500 efec­ti­vos, pero con una se­ñal muy cla­ra: “cui­da­do que en cual­quier mo­men­to nos alia­mos”).

Los re­cur­sos ener­gé­ti­cos y de pro­duc­ción de ali­men­tos enor­mes que tie­ne Ru­sia es­tán a dis­tan­cia de tren del mercado y la li­qui­dez chi­na... y la política del presidente Trump pa­re­ce em­pu­jar a esos dos ca­da uno en bra­zos del otro.

En es­te mun­do que se vie­ne, Uru­guay no pue­de se­guir co­mo va. Hay que tra­zar una es­tra­te­gia a lar­go pla­zo que con­tem­ple sin vuel­tas los in­tere­ses per­ma­nen­tes del país, sin en­re­dar­se con amigos ideo­ló­gi­cos tran­si­to­rios que son quie­nes al fi­nal nos tra­tan peor, co­mo ya he­mos vis­to en los úl­ti­mos años con nues­tros ve­ci­nos.

¿Quién es­tá pen­san­do có­mo ad­mi­nis­trar es­tos te­mas es­tra­té­gi­cos pa­ra Uru­guay?

¿Có­mo se jun­tan los par­ti­dos po­lí­ti­cos aquí pa­ra acor­dar una política de Es­ta­do a lar­go pla­zo en es­tos te­mas?

No sé… veo a Uru­guay co­mo una ho­ja que lle­va el vien­to.

No sé... veo a Uru­guay co­mo una ho­ja que lle­va el vien­to”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.