“El em­plea­do de Co­na­pro­le tie­ne me­jor ac­ce­so al cré­di­to que mu­chos tam­be­ros”

Mau­ro Da­niel Cur­be­lo PRE­SI­DEN­TE DE LA ASO­CIA­CIÓN DE PRO­DUC­TO­RES DE LE­CHE DE SAN RA­MÓN

El Observador - Agropecuario - - PORTADA - Juan Samuelle twit­ter.com/juan­sa­mue­lle

Cuál es la ca­rac­te­rís­ti­ca de su ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va? Mi tam­bo es­tá en Cos­tas del Ta­la, en Ca­ne­lo­nes, en el km 81 de la ru­ta 65 y en esa zo­na vi­vi­mos con mi fa­mi­lia. Ten­go 68 va­cas en or­de­ñe, 10 se­cas y nue­ve va­qui­llo­nas pa­ra pa­rir. Soy chi­co, ma­ne­jo 107 has, con 45 pro­pias y el res­to arren­da­do. Co­mo en la ma­yo­ría de los tam­bos de la zo­na, esa su­per­fi­cie es­tá en va­rios pa­dro­nes, en mi ca­so seis. Y ten­go un em­plea­do.

¿Cuál es el per­fil de los so­cios de la gre­mial que pre­si­de?

So­mos 240, en San Ra­món que es­tá en el lí­mi­te de Ca­ne­lo­nes con Flo­ri­da, Rin­cón de Con­de, la zo­na del km 94 que per­te­ne­ce a Cha­mi­zo y hay so­cios en Sau­ce, Flo­ri­da y La­va­lle­ja. El 90% son tam­be­ros chi­cos, pe­ro hay pro­duc­to­res aví­co­las, api­cul­to­res y pe­que­ños ga­na­de­ros. No es una gre­mial muy po­lí­ti­ca, es de per­fil ba­jo y de pres­tar so­lu­cio­nes a plan­teos que nos ha­gan los so­cios.

¿Qué ejem­plo pue­de dar so­bre so­lu­cio­nes a al­gún plan­teo?

Ha­ce seis o sie­te años sur­gió la in­quie­tud de pro­duc­to­res de Rin­cón de Con­de que pa­ra ser más efi­cien­tes y se­guir pre­ci­sa­ban más pas­to y no te­nían dón­de ge­ne­rar­lo. Ha­bía un cam­po a la ven­ta, se hi­cie­ron ges­tio­nes an­te Co­lo­ni­za­ción y sur­gió el Pri­mer Ban­co de Fo­rra­jes. Esa aven­tu­ra es­tá fun­cio­nan­do bien. De en­tra­da dio so­lu­cio­nes a más de 30 fa­mi­lias. Hoy son 28 por­que al­gu­nos tam­bos ce­rra­ron y hu­bo al­gún fa­lle­ci­mien­to y los fa­mi­lia­res no qui­sie­ron se­guir. Son 28 pro­duc­to­res que es­tán sa­can­do pas­to de allí, se hi­zo una re­pre­sa y la idea es re­gar al­go más de 100 has. Has­ta el año pa­sa­do se pro­du­cía al­fal­fa pa­ra far­dos y en las ro­ta­cio­nes de la al­fal­fa la gre­mial pro­du­cía maíz pa­ra grano. Aho­ra hay un pro­yec­to de ocho o 10 pro­duc­to­res de ha­cer maíz pa­ra si­lo, se hi­zo la siem­bra y es­tá en­ca­mi­na­do.

¿Han ce­rra­do mu­chos tam­bos en es­ta zo­na?

Sí, en Ca­ne­lo­nes en es­tos úl­ti­mos cua­tro años ce­rra­ron más de 120, y me­dia­nos, so­bre to­do mu­chos tam­bi­tos chi­cos, cuan­do ha­bía unos 240. Al­gu­nos por­que no ha­bía gen­te atrás pa­ra se­guir, en otros ha­bía jó­ve­nes pa­ra se­guir pe­ro al ver el sa­cri­fi­cio del pa­dre y la po­ca ayu­da op­ta­ron por otra co­sa y son cam­pos que es­tán en ga­na­de­ría, en avi­cul­tu­ra o se ven­die­ron y pa­sa­ron a ser un área más de al­gún tam­be­ro más gran­de.

¿A qué se de­di­ca la gen­te que se va del ru­bro?

Los ve­te­ra­nos se ju­bi­la­ron, tie­nen ese in­gre­so y de pron­to pu­die­ron ven­der o arren­dar el cam­po. Los jó­ve­nes, el que es­tu­dió se fue a Mon­te­vi­deo y el que no al­gu­nos tra­ba­jan en aví­co­las. Igual des­de las aví­co­las hay me­nos tra­ba­jo por­que cam­bia­ron los sis­te­mas, an­tes se re­par­tía la ra­ción a bol­sa y se pre­ci­sa­ban tres o cuar­to per­so­nas y hoy con si­los, el ca­mión y ma­ne­jos más me­ca­ni­za­dos al­can­za una. La gen­te que no tie­ne tra­ba­jo ni es­tu­dio bus­ca co­sas que to­dos sa­be­mos no son bue­nas, tam­bién hay mu­cha gen­te de­socu­pa­da que se con­for­ma con el plan de emer­gen­cia y gen­te que sub­sis­te con al­gu­na chan­gui­ta. Nin­gu­na de esas per­so­nas tie­ne el fu­tu­ro que se de­be­ría te­ner.

¿Cuán­to es­tá re­ci­bien­do por la le­che que re­mi­te?

En mi li­qui­da­ción de se­tiem­bre re­ci­bí $ 9,70 por li­tro.

¿Eso cu­brió los cos­tos?

No. Ha­ce mu­cho es­toy en ro­jo.

¿Y có­mo ha­ce pa­ra se­guir?

En se­tiem­bre co­bré al­go des­pués de ocho me­ses. Sub­sis­ti­mos des­pren­dién­do­nos de ca­pi­tal, ven­dien­do al­gu­na va­ca, un no­vi­llo, por­que acá cria­mos to­do. Eso y ha­cien­do un sa­cri­fi­cio fa­mi­liar, tra­ba­jan­do mu­cho no­so­tros y ajus­tan­do los gas­tos, achi­can­do el cos­to de vi­da de la fa­mi­lia.

¿Lo ve a su hi­jo en el tam­bo?

No. El es­tu­dia elec­tro­me­cá­ni­ca au­to­mo­triz en el ITC en Mon­te­vi­deo, le gus­tan los fie­rros. Des­pués de cua­tro años sin un au­men­to en el pre­cio por la le­che, sien­do un pro­duc­tor chi­co y sin po­der li­cuar bien los cos­tos, es bra­va la vi­da dia­ria. Mu­chas ve­ces no pu­de dar­le pa­ra ir el bai­le. Es muy di­fí­cil pe­dir­le que se que­de en el tam­bo.

¿Y có­mo ha­ce pa­ra in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ra, en pas­tu­ras, en ge­né­ti­ca por ejem­plo?

Por eso es que es­tu­ve ocho me­ses sin co­brar por mi pro­duc­ción. Si vie­ne el del se­men uno no pue­de de­cir­le que no, si si­go ten­go que in­se­mi­nar. No pue­do du­dar en ha­cer una pra­de­ra por­que las va­cas tie­nen que co­mer. Al tam­bo hay que te­ner­lo en con­di­cio­nes. Nos en­deu­da­mos pe­se a que sa­be­mos que nos va a ir mal. La va­mos lle­van­do ven­dien­do va­cas. Por suer­te es­ta­mos en Co­na­pro­le, es­tá Pro­le­sa que nos per­mi­te ac­ce­der a los in­su­mos y se­guir fun­cio­na­do por­que te­ne­mos se­mi­lla y fer­ti­li­zan­te y es­tá Pro­le­co que nos per­mi­te ac­ce­der a fi­nan­cia­mien­to sal­vo que se es­té muy com­pli­ca­do.

¿Qué opi­na so­bre la ven­ta de Co­na­pro­le que al­gu­nos de sus co­le­gas han su­ge­ri­do?

No es la so­lu­ción. Tam­po­co lo es que se si­ga co­mo aho­ra. El pre­cio de la le­che no pue­de se­guir sien­do un re­si­duo. Hoy Co­na­pro­le pa­ga los cos­tos, pa­ga los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res y lo que que­da es el pre­cio de la le­che. Pe­ro tam­po­co po­de­mos ven­der la coope­ra­ti­va que es fun­da­men­tal so­bre to­do pa­ra los más chi­cos. Ha­ce un tiem­po el 30% de la le­che re­mi­ti­da a Co­na­pro­le la apor­ta­ba el 70% de los pro­duc­to­res. Hoy ese 30% lo apor­ta­mos el 90% de los pro­duc­to­res. La coope­ra­ti­va tie­ne co­mo for­ta­le­za que, sal­vo por la ca­li­dad ob­via­men­te, co­bro lo mis­mo yo que re­mi­to 1.000 li­tros por día que el que man­da 50 mil. En las em­pre­sas pri­va­das el pre­cio se ne­go­cia y esa equi­dad, el pre­cio uni­ta­rio, se pier­de.Acá en cua­tro años per­di­mos más de 100 tam­be­ros y sin Co­na­pro­le hu­bie­se si­do peor. Hay que re­ca­pa­ci­tar, de­jar­se de ca­pri­chos y evi­tar que to­do ter­mi­ne en la ven­ta de Co­na­pro­le, que es un or­gu­llo pa­ra el país, lí­der en ex­por­ta­ción. Hay que sen­tar­se a dia­lo­gar y po­ner­se de acuer­do. Es­tá en jue­go el fu­tu­chi­cos ro de mu­chos pro­duc­to­res. Ca­paz Co­na­pro­le se ven­de, los tam­be­ros re­ci­bi­re­mos cier­ta pla­ta, pe­ro los tra­ba­ja­do­res no y un mon­tón de fa­mi­lias se que­da­rá sin un tra­ba­jo se­gu­ro y el país se per­de­rá una em­pre­sa elo­gia­da en el mun­do y con un pro­duc­to in­ta­cha­ble.

¿Qué pien­san de la ac­ti­tud del sin­di­ca­to de em­plea­dos de la in­dus­tria?

Y, la mo­les­tia ma­yor es que uno ge­ne­ra la le­che que lo bá­si­co y co­rre to­dos los ries­gos pe­ro es­tá en des­ven­ta­ja con los tra­ba­ja­do­res de Co­na­pro­le. Ellos tie­nen muy bue­nos sa­la­rios, con­di­cio­nes de tra­ba­jo idea­les, una fuen­te la­bo­ral se­gu­ra con lo que eso sig­ni­fi­ca y bue­nos ho­ra­rios. El em­plea­do de Co­na­pro­le tie­ne me­jor ac­ce­so al cré­di­to que mu­chos tam­be­ros, pa­ra vi­vien­da, pa­ra un au­to. Du­ran­te cua­tro años han te­ni­do au­men­to de sa­la­rios y a no­so­tros no nos me­jo­ró el pre­cio de la le­che.

Con tan­ta ad­ver­si­dad, ¿por qué si­guen en el tam­bo?

Es lo que sa­be­mos ha­cer y lo que nos gus­ta. Soy de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia acá. Ade­más, ten­go 107 has en seis pa­dro­nes y eso no me per­mi­ti­ría ha­cer ga­na­de­ría, tam­po­co agri­cul­tu­ra por­que el área es in­sig­ni­fi­can­te. Ade­más, el agro, sal­vo chis­pa­zos co­mo la ven­ta del ter­ne­ro en­te­ro a Tur­quía que se tran­có tam­bién, no es­tá bien en otros ru­bros pa­ra la gen­te de mi ta­ma­ño. Cam­biar sin te­ner al­go cla­ro es di­fí­cil. En un pre­dio chi­co pro­du­cir le­che da pa­ra vi­vir, al me­nos. Pro­du­cir car­ne en un pre­dio chi­co y vi­vir de eso no es fá­cil. Es­tu­ve ocho me­ses sin aga­rrar di­ne­ro pe­ro pa­gué la luz, la ca­ja, el BPS, la so­cie­dad mé­di­ca y pu­de man­te­ner la em­pre­sa abier­ta. En otro ru­bro no sé si eso lo hu­bie­se lo­gra­do. El pro­duc­tor le­che­ro, que es una co­sa dis­tin­ta del em­pre­sa­rio le­che­ro, si­gue has­ta que no pue­da más. Una vez un di­rec­ti­vo de una aso­cia­ción le di­jo a un mi­nis­tro que no se preo­cu­pa­ra, que le­che siem­pre ha­brá, lo que ca­paz no ha­brá se­rán pro­duc­to­res. Ha­ce unos días Co­na­pro­le re­ci­bió un pi­co de más de cin­co mi­llo­nes de li­tros de le­che al día y eso pa­sa cuan­do a la vez ca­da vez so­mos me­nos los tam­be­ros.

J. SAMUELLE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.