No es tiem­po de co­lo­res, sino de va­lo­res

El Observador - Agropecuario - - TRIBUNA - Car­los Ma­ría Uriar­te Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Aun­que aún fal­ta un año, los uru­gua­yos nos en­con­tra­mos en las puer­tas de una nue­va en­cru­ci­ja­da, que de­fi­ni­rá nues­tro des­tino pa­ra los pró­xi­mos cin­co años.

Aca­ban de pa­sar por es­ta ins­tan­cia nues­tros ve­ci­nos, los pue­blos her­ma­nos de Ar­gen­ti­na y Bra­sil y su pro­nun­cia­ción fue ca­te­gó­ri­ca, un ro­tun­do bas­ta, un no va más a una for­ma de go­bierno.

Los pue­blos her­ma­nos se ex­pre­sa­ron no a fa­vor de al­guien, sino cas­ti­gan­do a la pér­di­da de va­lo­res esen­cia­les pa­ra una con­vi­ven­cia en paz.

En am­bos paí­ses hu­bo un vo­to que fue un cla­ro cas­ti­go a la co­rrup­ción, a los pri­vi­le­gios que da el eterno aco­mo­do del ami­guis­mo y/o del mi­li­ta­ris­mo par­ti­da­rio, a la so­cie­dad frac­tu­ra­da y en­fren­ta­da, a la fal­ta de se­gu­ri­dad, al de­te­rio­ro en la edu- ca­ción y en los ser­vi­cios pú­bli­cos de sa­lud, a la ar­bi­tra­rie­dad e irres­pon­sa­bi­li­dad en el gas­to pú­bli­co con que se ha en­deu­da­do a nues­tros nie­tos.

Es im­por­tan­te que se en­tien­da que és­te no es un men­sa­je a los can­di­da­tos en jue­go, sino a to­da la cla­se po­lí­ti­ca.

No es una pro­nun­cia­ción a fa­vor de na­die, sino una de cas­ti­go a una for­ma de go­ber­nar de la que el pue­blo se can­só y ya no so­por­ta más.

Es la prue­ba del ago­ta­mien­to de pro­yec­tos po­lí­ti­cos en la re­gión y del de­seo de cam­bios im­por­tan­tes pa­ra el tiem­po a ve­nir.

La gen­te es­tá can­sa­da de es­cu­char ha­blar mal los unos de los otros. En su lu­gar desea­ría es­cu­char pro­pues­tas pa­ra me­jo­rar sus vi­das.

La gen­te es­tá abu­rri­da de dis­cu­sio­nes ba­na­les, mien­tras los pro­ble­mas de la sim­ple sub­sis­ten­cia co­ti­dia­na los ahoga.

Se ener­va con la fa­ci­li­dad con que se evi­tan las res­pon­sa­bi­li­da­des.

Se sien­ten ofen­di­dos en su in­te­lec­tua­li­dad cuan­do des­de el pro­pio go­bierno se les mien­te con to­tal des­par­pa­jo.

Te­ne­mos un her­mo­so país co­mo pa­ra ser fe­li­ces, no per­mi­ta­mos que nues­tras li­mi­ta­cio­nes hu­ma­nas nos lo im­pi­dan.

¡Es ho­ra de po­ner los va­lo­res por en­ci­ma de los co­lo­res!

Es ho­ra de prio­ri­zar la li­ber­tad, cul­ti­var la fra­ter­ni­dad y sem­brar la igual­dad.

Es ho­ra de for­ta­le­cer el ins­ti­tu­to fa­mi­lia, co­mo pi­lar fun­da­men­tal pa­ra una so­cie­dad en paz.

Es ho­ra de po­ner­le lí­mi­te a la om­ni­po­ten­cia del po­der y a la so­ber­bia de la ig­no­ran­cia.

No es mo­men­to de bus­car cul­pa­bles, es el mo­men­to de ser sin­ce­ros con no­so­tros mis­mos pa­ra, re­co­no­cien­do nues­tros erro­res, edi­fi­car nues­tro fu­tu­ro.

Es el mo­men­to de ha­cer las pa­ces con nues­tro pa­sa­do, pa­ra que no nos arrui­ne el pre­sen­te.

Es el mo­men­to de en­con­trar las opor­tu­ni­da­des en las di­fi­cul­ta­des.

Es el mo­men­to de cam­biar y que los in­tere­ses per­so­na­les, sec­to­ria­les y/o par­ti­da­rios no pri­men so­bre el in­te­rés na­cio­nal.

Es el mo­men­to pa­ra que quie­nes nos go­bier­nan se ha­gan res­pon­sa­bles de sus erro­res, pa­ra que sean ejem­plo y no lo con­tra­rio, lo que no de­be­mos ser.

Es el mo­men­to pa­ra que lo que ca­da uno de no­so­tros piense sea te­ni­do en cuen­ta, y no que el pen­sar de una mi­no­ría in­tran­si­gen­te se si­ga im­po­nien­do al pen­sar de la ma­yo­ría.

Tra­ba­je­mos pa­ra que nues­tro que­ri­do país vuel­va a ser ejem­plo por su es­fuer­zo edu­ca­ti­vo.

Evi­te­mos el cul­ti­vo de la ig­no­ran­cia, la va­gan­cia y el re­sen­ti­mien­to.

Evi­te­mos la co­rrup­ción, la fal­ta de éti­ca, de mo­ral y de res­pe­to.

Re­va­lo­re­mos co­mo mo­ti­vo de or­gu­llo per­so­nal a la ho­nes­ti­dad, a la rec­ti­tud de ca­rác­ter, a la pa­la­bra da­da, a la ca­ra lim­pia y a la mi­ra­da a los ojos.

Es el mo­men­to de re­vi­vir va­lo­res que he­mos per­di­do, y que son pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra vi­vir en una so­cie­dad en paz: la fa­mi­lia co­mo ba­se de una so­cie­dad ci­vi­li­za­da; la edu­ca­ción co­mo pi­lar del cre­ci­mien­to per­so­nal; la so­li­da­ri­dad co­mo obli­ga­ción in­elu­di­ble; lo éti­co co­mo prin­ci­pio bá­si­co; la in­te­gri­dad co­mo pri­mer or­gu­llo; la res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tros ac­tos y de nues­tras pa­la­bras; el or­den y la lim­pie­za co­mo for­ma de vi­da; el de­seo de su­pera­ción; el res­pe­to a las le­yes y a los re­gla­men­tos; el res­pe­to por el de­re­cho de los de­más; el amor al tra­ba­jo; y, por úl­ti­mo, la de­ter­mi­na­ción pa­ra lo­grar es­tos ob­je­ti­vos.

Per­mi­ta­mos que es­tos va­lo­res ani­men a nues­tro que­ri­do país.

No per­mi­ta­mos que nos di­vi­dan pa­ra rei­nar. El país nos pre­ci­sa jun­tos.

Cons­tru­ya­mos un país me­jor, don­de to­dos los uru­gua­yos vi­va­mos con to­le­ran­cia y sin per­mi­si­vi­dad.

La gen­te es­tá can­sa­da de es­cu­char ha­blar mal los unos de los otros. En su lu­gar desea­ría es­cu­char pro­pues­tas pa­ra me­jo­rar sus vi­das”

Es el mo­men­to pa­ra que quie­nes nos go­bier­nan se ha­gan res­pon­sa­bles de sus erro­res, pa­ra que sean ejem­plo y no lo con­tra­rio”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.