El de­be de nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior

El Observador - Agropecuario - - Agro | Tribuna - Pa­blo Ca­rras­co

Los en­fo­ques de po­lí­ti­ca ex­te­rior de las úl­ti­mas ad­mi­nis­tra­cio­nes pro­gre­sis­tas han ale­ja­do al Uru­guay de una ri­ca tra­di­ción. Pa­ra un país pe­que­ño y ex­por­ta­dor es­te es un te­ma ca­si de so­bre­vi­ven­cia y por ello a la ho­ra de rec­ti­fi­car el rum­bo, a quien le to­que go­ber­nar se le plan­tea­rá un vi­ra­je de 180 gra­dos.

Pa­ra co­men­zar, se de­be­rán aban­do­nar rá­pi­da­men­te las prác­ti­cas tó­xi­cas que nos per­ju­di­can. Por un la­do, no pue­de man­te­ner­se una re­la­ción in­ter­na­cio­nal ba­sa­da en la afi­ni­dad ideo­ló­gi­ca. Es­ta po­lí­ti­ca ex­te­rior “com­pa­ñe­ra” nos ha acer­ca­do a paí­ses com­ple­jos, con­vul­sos o mar­gi­na­les y nos ha ale­ja­do de la can­cha gran­de en la que los paí­ses se jue­gan la pros­pe­ri­dad de sus ciu­da­da­nos. Los go­bier­nos tie­nen in­tere­ses per­ma­nen­tes, ba­sa­dos en el bie­nes­tar de sus pue­blos y en el man­te­ni­mien­to de los va­lo­res uni­ver­sa­les y nun­ca de­ben re­la­cio­nar­se por amis­tad o afi­ni­dad ideo­ló­gi­ca.

Por otro la­do, la po­lí­ti­ca ex­te­rior es una ac­ti­vi­dad pri­va­ti­va del Po­der Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes y nun­ca de las au­to­ri­da­des del par­ti­do po­lí­ti­co que go­bier­na. Es hu­mi­llan­te pa­ra to­dos asis­tir al es­pec­tácu­lo de­pri­men­te de una me­sa po­lí­ti­ca del Fren­te Am­plio re­pri­mien­do y de­ci­dien­do la per­ti­nen­cia de la po­lí­ti­ca ex­te­rior ha­cien­do que unos po­cos ra­di­ca­les le im­pon­gan a la ma­yo­ría del país de­ci­sio­nes sui­ci­das pa­ra los in­tere­ses de la gen­te.

Una vez eli­mi­na­da es­ta ma­la pra­xis, se de­be­rán plan­tear ac­cio­nes tan proac­ti­vas co­mo rea­lis­tas y agre­si­vas, por­que los US$ 250 mi­llo­nes que el cam­po uru­gua­yo pa­ga por sus ex­por­ta­cio­nes son el re­sul­ta­do de es­tra­te­gias in­ter­na­cio­na­les que han fra­ca­sa­do. De es­ta ci­fra, US$ 170 mi­llo­nes sa­len de la ca­de­na ga­na­de­ra, ba­jan­do en un 10% el va­lor de la car­ne ex­por­ta­da y por lo tan­to del ga­na­do, tal vez el mar­gen del ne­go­cio.

Cuan­do abri­mos la puer­ta de Uru­guay pa­ra en­fren­tar al mun­do, el di­se­ño nos im­po­ne pa­sar por el Mer­co­sur, una es­pe­cie de Free Shop del ae­ro­puer­to que no pue­de ser evi­ta­do si que­re­mos lle­gar al avión. Un Mer­co­sur que ha si­do pre­sa de ma­ne­jos pro­tec­cio­nis­tas y po­co com­pro­me­ti­dos con la se­rie­dad del pro­yec­to y que nos ha de­ja­do de ma­nos ata­das en ma­te­ria de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. Un acuer­do per­fo­ra­do por el en­cie­rro co­mer­cial que re­cién en el año 2016 ha re­co­no­ci­do 76 con­tra­ven­cio­nes al li­bre co­mer­cio por par­te de sus so­cios. En es­tas tram­pas al so­li­ta­rio Uru­guay no es ni de cer­ca la ex­cep­ción, a pe­sar de que se ha sem­bra­do la idea de ser la víc­ti­ma de la ma­la con­duc­ta ar­gen­ti­na o bra­si­le­ña.

Los nue­vos go­bier­nos del Mer­co­sur se van ma­ni­fes­tan­do en el sen­ti­do de fle­xi­bi­li­zar la jau­la que sig­ni­fi­ca el tra­ta­do de li­bre co­mer­cio y, por lo tan­to, pa­re­ce ha­ber me­nos ex­cu­sas pa­ra re­nun­ciar a la li­ber­tad de ne­go­cia­ción. Lo que pa­re­cía ser una ven­ta­ja de in­te­grar una co­mu­ni­dad 275 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes no se con­cre­tó y no lo ha­rá de­bi­do a que el pro­tec­cio­nis­mo, fuen­te de mu­chas de nues­tras des­gra­cias, es­tá fuer­te­men­te pren­di­do al ADN de Bra­sil y de Ar­gen­ti­na más allá de cual­quier dis­cur­so.

Tam­po­co es tan cla­ro que la pe­que­ñez del país sea una des­ven­ta­ja a la ho­ra de rea­li­zar acuer­dos de li­bre co­mer­cio, ya que si bien so­mos un mer­ca­do pe­que­ño, tam­bién se­re­mos ba­ra­tos des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co pa­ra la otra par­te. A es­to se agre­ga una cir­cuns­tan­cia par­ti­cu­lar y des­gra­cia­da: una in­dus­tria com­ple­ta­men­te des­trui­da, que por lo tan­to no re­quie­re res­guar­do, no se ne­ce­si­ta pro­te­ger lo que no exis­te. Los ru­bros na­cio­na­les que ali­men­tan las car­pe­tas de ne­go­cia­ción tie­ne so­lo a la pro­duc­ción pri­ma­ria e his­tó­ri­ca del Uru­guay y allí so­mos im­ba­ti­bles.

Lle­gan tiem­pos de cam­bio y tal vez sea útil un con­se­jo de un vie­jo ami­go con re­la­ción a los su­fri­mien­tos del co­ra­zón que se apli­ca muy bien a la in­ser­ción in­ter­na­cio­nal del Uru­guay. Él de­cía: más va­le un fi­nal ho­rro­ro­so que un ho­rror sin fin. •

A quien le to­que go­ber­nar se le plan­tea­rá un vi­ra­je de 180 gra­dos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.