El pos­gra­do en INIA, cua­tro dé­ca­das per­di­das

El Observador - Agropecuario - - Tribuna - (*) coor­di­na­dor de la Pla­ta­for­ma de Sa­lud Ani­mal de INIA (**) asis­ten­te de Bi­blio­te­ca en INIA La Es­tan­zue­la Por Fran­klin Riet- Co­rrea (*) y Ale­jan­dra Díaz (**)

En se­tiem­bre de 1962 se es­ta­ble­ció un con­ve­nio en­tre el gobierno uru­gua­yo y el Ins­ti­tu­to In­te­ra­me­ri­cano de Coope­ra­ción pa­ra la Agri­cul­tu­ra (II­CA) pa­ra la crea­ción del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y En­se­ñan­za pa­ra la Zo­na Tem­pla­da, en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Agrí­co­las Alberto Boer­ger (CIAAB). Se pu­so en mar­cha la Es­cue­la pa­ra Gra­dua­dos pa­ra la Zo­na Tem­pla­da de Amé­ri­ca, con una in­ver­sión ini­cial de US$ 1.180.000 por par­te del II­CA y una con­tra­par­ti­da de Uru­guay de US$ 1.195.000. Ofi­cia­ban de pro­fe­so­res y orien­ta­do­res de las te­sis de maes­tría in­ves­ti­ga­do­res uru­gua­yos del CIAAB e in­ves­ti­ga­do­res ex­tran­je­ros con­tra­ta­dos por el II­CA.

En­tre 1962 y 1967, 24 agró­no­mos o ve­te­ri­na­rios ob­tu­vie­ron el tí­tu­lo de maes­tría en esa es­cue­la. El CIAAB, crea­do el 2 de mar­zo de 1961, es­ta­ba en un pe­río­do de fran­ca re­cu­pe­ra­ción, su­peran­do la cri­sis que en­fren­tó des­pués de la muer­te de Boer­ger. El pun­to más al­to de esa fa­se del CIAAB fue el 17 de fe­bre­ro de 1967, cuan­do el mi­nis­tro de Ga­na­de­ría, Wilson Fe­rrei­ra Al­du­na­te, inau­gu­ró las nue­vas ins­ta­la­cio­nes del CIAAB, un edi­fi­cio de 6.000 m2 don­de, ac­tual­men­te, fun­cio­nan los prin­ci­pa­les la­bo­ra­to­rios de la Es­tan­zue­la.

Sor­pre­si­va­men­te, el CIA

AB, que es­ta­ba en au­ge, se vio re­pen­ti­na­men­te des­man­te­la­do cuan­do el gobierno de­jó de dar­le prio­ri­dad a la in­ves­ti­ga­ción en cien­cias agra­rias y re­du­jo subs­tan­cial­men­te los re­cur­sos pa­ra el CIAAB. De­bi­do a esa cri­sis, el 9 de oc­tu­bre de 1967 re­nun­cia­ron to­dos los in­ves­ti­ga­do­res de la ins­ti­tu­ción, que vol­ve­rían a la mis­ma en abril de 1968, cuan­do el da­ño ya era irre­pa­ra­ble: los in­ves­ti­ga­do­res ex­tran­je­ros ha­bían de­ja­do el CIAAB y la Es­cue­la de Gra­dua­dos se tras­la­dó pa­ra el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía Agro­pe­cua­ria (IN­TA) en Ar­gen­ti­na.

Des­pués de esa épo­ca, la cien­cia y tec­no­lo­gía del país en­tró en una de­ca­den­cia con­ti­nua­da. En el área de las cien­cias agra­rias, a la cri­sis del CIAAB se su­mó la in­ter­ven­ción de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca y el des­man­te­la­mien­to de las fa­cul­ta­des de Agro­no­mía y Ve­te­ri­na­ria, lo que cau­só un éxo­do de la ma­yo­ría de los do­cen­tes e in­ves­ti­ga­do­res.

Re­cien­te­men­te el país co­men­zó una len­ta re­cu­pe­ra­ción. Al­gu­nos he­chos fue­ron fun­da­men­ta­les pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de la cien­cia, tec­no­lo­gía e in­no­va­ción, en el área de las cien­cias agra­rias: la crea­ción de los cur­sos de pos­gra­do en las fa­cul­ta­des Agro­no­mía y de Ve­te­ri­na­ria en 2001, del Ins­ti­tu­to Pas­teur en 2006 y de la Agen­cia Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción e In­no­va­ción (ANII) en 2007.

Den­tro del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Agro­pe­cua­ria (INIA), la in­ves­ti­ga­ción aso­cia­da a la for­ma­ción de re­cur­sos hu­ma­nos se ini­ció, ins­ti­tu­cio­nal­men­te, en 2014, con la crea­ción de la Pla­ta­for­ma de Sa­lud Ani­mal, con un pre­su­pues­to de US$ 3 mi­llo­nes pa­ra pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción, con 40% des­ti­na­do a la for­ma­ción de re­cur­sos hu­ma­nos.

A es­to se su­mó, en 2017, la crea­ción del pro­gra­ma de pos­gra­do de INIA en el que se fi­nan­cia­rán, con be­cas y re­cur­sos, 50 alum­nos de maes­tría, 20 de doc­to­ra­do y 10 de pos­doc­to­ra­do.

Es­pe­re­mos que to­do es­te es­fuer­zo no ter­mi­ne co­mo en la dé­ca­da de 1960, cuan­do el gobierno de­ci­dió que la in­ves­ti­ga­ción agra­ria no era im­por­tan­te pa­ra el desa­rro­llo del país cau­san­do un re­tro­ce­so de más de 40 años.

La prin­ci­pal li­mi­tan­te pa­ra el desa­rro­llo del país es la fal­ta de re­cur­sos hu­ma­nos en áreas es­tra­té­gi­cas, co­mo la edu­ca­ción y las cien­cias agra­rias. En áreas que son prio­ri­ta­rias co­mo la sa­lud ani­mal, la bio­tec­no­lo­gía, el cam­po na­tu­ral, el riego, la inocui­dad de los ali­men­tos y la con­ser­va­ción del me­dio am­bien­te no te­ne­mos in­ves­ti­ga­do­res su­fi­cien­tes. Pa­ra for­mar esos in­ves­ti­ga­do­res son ne­ce­sa­rios re­cur­sos, fi­jar me­tas cla­ras y es­ta­ble­cer sis­te­mas de eva­lua­ción ade­cua­dos. •

Pa­ra for­mar esos in­ves­ti­ga­do­res son ne­ce­sa­rios re­cur­sos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.