Fa­cun­do Ca­pan­de­guy: “Pro­du­cir cui­dan­do el re­cur­so sue­lo siem­pre es un desafío y ten­drá vi­gen­cia”

El Observador - Agropecuario - - Portada - Juan Samuelle twit­ter.com/juan­sa­mue­lle

Quéim­pli­ca es­ta res­pon­sa­bi­li­dad de pre­si­dir la Aso­cia­ción Uru­gua­ya pro Siem­bra Di­rec­ta?

Es un ho­nor, res­pon­sa­bi­li­dad y gran desafío. Au­sid es una ins­ti­tu­ción fun­da­da y lle­va­da ade­lan­te por pro­duc­to­res de avan­za­da, quie­nes vie­ron ha­ce ca­si 30 años que ha­bía una me­jor for­ma de rea­li­zar agri­cul­tu­ra, te­nien­do co­mo eje el cui­da­do del sue­lo pa­ra ser más sus­ten­ta­bles en el lar­go pla­zo. La vi­sión de es­te gru­po de pro­duc­to­res, de los cua­les va­rios de los fun­da­do­res si­guen ac­ti­va­men­te en Au­sid, hi­zo de ins­tru­men­to pa­ra que el país hoy ten­ga uno de los ma­yo­res ni­ve­les de adop­ción de la siem­bra di­rec­ta en el mun­do. Se­guir con es­te desafío, me­jo­rar­lo con­ti­nua­men­te y se­guir en la van­guar­dia de la con­ser­va­ción del sue­lo, es un gran orgullo y res­pon­sa­bi­li­dad.

¿Quié­nes más in­te­gran y con qué res­pon­sa­bi­li­da­des es­pe­cí­fi­cas la nue­va di­rec­ti­va?

La co­mi­sión di­rec­ti­va pa­ra el pe­río­do 2018-2020 que­dó com­pues­ta de la si­guien­te for­ma: vi­ce­pre­si­den­te, Ga­briel Bi­de­gain; se­cre­ta­rio, Santiago Mi­guel; te­so­re­ro, Car­los Mar­che­si; vo­cal, Mar­ce­lo Jac­ques. Co­mo su­plen­tes es­tán: Mar­tín Lu­zar­do, Gus­ta­vo Paz, Juan Pa­blo Vie­ra, An­to­nio Ro­drí­guez e Ig­na­cio Aro­ce­na. En la co­mi­sion fis­cal los ti­tu­la­res son Mi­guel Car­ba­llal, Mau­ri­cio Se­vri­ni y Eduar­do Cam­pa­ne­la y lo su­plen­tes Raúl Pas­to­rino, Fe­de­ri­co Gar­cía y Juan Asua­ga. Ade­más de las per­so­nas que in­te­gran las di­fe­ren­tes co­mi­sio­nes, Au­sid tie­ne un gru­po de pro­duc­to­res y téc­ni­cos alle­ga­dos que apor­tan ex­pe­rien­cias de gran va­lor.

¿Qué pla­nes se han tra­za­do a cor­to, me­diano y lar­go pla­zo?

Apun­ta­re­mos ac­tua­li­zar co­mo siem­pre los te­mas que son el cerno de la ins­ti­tu­ción. Hoy te­ne­mos desafíos tan im­por­tan­tes po­si­ble­men­te co­mo en los ini­cios de Au­sid, ya que pro­du­cir cui­dan­do el re­cur­so sue­lo siem­pre es un desafío y siem­pre ten­drá vi­gen­cia. En el cor­to y me­diano pla­zo te­ne­mos una agen­da nu­tri­da de ac­ti­vi­da­des de di­fu­sión en di­fe­ren­tes zo­nas del país, así co­mo la clá­si­ca jor­na­da anual y di­ver­sas re­co­rri­das de cam­po. En el lar­go pla­zo es­ta­mos tra­ba­jan­do en va­rios pro­yec­tos orien­ta­dos a la bús­que­da de nue­vas op­cio­nes, usos y ma­ne­jos de co­ber­tu­ras con una con­se­cuen­te dis­mi­nu­ción de agro­quí­mi­cos y con­trol de ma­le­zas re­sis­ten­tes que se han vuel­to un pro­ble­ma. Tam­bién con­ti­nua­re­mos con otras fa­ses de tra­ba­jos ya rea­li­za­dos so­bre com­pac­ta­ción de sue­los.

Los ob­je­ti­vos fun­da­cio­na­les de Au­sid, es­ta­ble­ci­dos en 1991, ¿en qué me­di­da, da­das las nue­vas reali­da­des del ne­go­cio agrí­co­la, se han te­ni­do que ade­cuar?

Los ob­je­ti­vos si­guen sien­do los mis­mos que al ini­cio, pe­ro des­de va­rios es­ca­lo­nes más arri­ba, ya que si bien la siem­bra di­rec­ta es­ta ma­yor­men­te adop­ta­da, la reali­dad pro­duc­ti­va nos po­ne hoy exi­gen­cias ca­da vez ma­yo­res pa­ra po­der se­guir pro­du­cien­do ca­da vez más sin de­te­rio­rar el re­cur­so y tra­tan­do de me­jo­rar­lo. El ne­go­cio ha te­ni­do que ade­cuar­se o se es­tá ade­cuan­do. Se es­tá sa­lien­do de un es­que­ma fi­jo agrí­co­la cen­tra­li­za­do en el cul­ti­vo de so­ja pa­ra pa­sar a la co­no­ci­da ro­ta­ción con pas­tu­ras, pe­ro ac­tua­li­za­da y con ma­yor tec­no­lo­gía. La for­ma y ve­lo­ci­dad de­pen­de de lo que le ca­be a ca­da ti­po de sue­lo y pro­duc­ción, re­co­no­cien­do tam­bién que en mu­chos lu­ga­res hay enor­me va­ria­bi- li­dad y que ca­da am­bien­te de­be ma­ne­jar­se de ma­ne­ra in­di­vi­dual. Ma­ne­jar bien es­tas va­ria­bles nos per­mi­ten no per­der pro­duc­ción en el lar­go pla­zo y, por su­pues­to, te­ner con­tro­la­do al enemi­go nú­me­ro uno que es la ero­sión.

Una de las jor­na­das rea­li­za­das en 2018 se ti­tu­ló, a pro­pó­si­to de la siem­bra di­rec­ta, ¿Un sis­te­ma o una he­rra­mien­ta pun­tual? ¿Qué se res­pon­dió a ese in­te­rro­gan­te?

Una de las ac­ti­vi­da­des ac­tua­les de Au­sid son los ta­lle­res pa­ra pro­duc­to­res en di­ver­sas zo­nas del país abar­can­do di­fe­ren­tes ru­bros, no so­lo el agrí­co­la sino tam­bién el ga­na­de­ro y el le­che­ro. Es­tos ta­lle­res ha­cen én­fa­sis en que no por el he­cho de no la­bo­rear el sue­lo, te­ner un mos­qui­to y sem­brar con una sem­bra­do­ra de di­rec­ta es­ta­mos ha­cien­do bien los de­be­res pa­ra cui­dar el re­cur­so y pro­du­cir ca­da me­jor en el lar­go pla­zo. Des­de la ins­ti­tu­ción he­mos de­tec­ta­do un por­cen­ta­je im­por­tan­te del área ba­jo cul­ti­vos ca­ren­tes de ro­ta­cio­nes, bue­nas co­ber­tu­ras con én­fa­sis en rea­li­zar­las bien y no por obli­ga­ción, el res­pe­to por los desagües, y un au­men­to preo­cu­pan­te del la­bo­reo que cla- ra­men­te aten­ta con­tra la sus­ten­ta­bi­li­dad del sis­te­ma. Por to­do es­to es que vol­ve­mos a dar dis­cu­sión so­bre las ba­ses de la siem­bra di­rec­ta y re­fres­car prác­ti­cas que la ma­yo­ría de los pro­duc­to­res co­no­cen, pe­ro por di­fe­ren­tes mo­ti­vos es­tán de­ja­do de prac­ti­car. Te­ne­mos que ver la siem­bra di­rec­ta co­mo un sis­te­ma, no co­mo una prác­ti­ca ais­la­da de sem­brar sin la­bo­rear, un sis­te­ma don­de in­ter­ac­túan mu­chas va­ria­bles to­das com­ple­men­ta­rias pa­ra lo­grar el éxi­to desea­do.

¿Qué por­cen­ta­je de área de cha­cra na­cio­nal se rea­li­za con la tec­no­lo­gía de siem­bra di­rec­ta y en qué me­di­da se ha po­di­do avan­zar ha­cia una siem­bra di­rec­ta de ca­li­dad?

La adop­ción de la siem­bra di­rec­ta es al­ta en Uru­guay, pro­ba­ble­men­te en­torno a un 90% del área ba­jo cul­ti­vo. El desafío es que esa siem­bra di­rec­ta va­ya acom­pa­ña­da de un buen uso del sue­lo y una adap­ta­ción a los pro­ble­mas ac­tua­les co­mo las ma­le­zas re­sis­ten­tes y la fal­ta de es­truc­tu­ra fí­si­ca de los sue­los, en­tre otras co­sas. El no acom­pa­ña­mien­to a es­tos nue­vos pro­ble­mas en ge­ne­ral ter­mi­na con de­ci­sio­nes drás­ti­cas que aten­tan con­tra el sis­te­ma.

Tras una pé­si­ma cam­pa­ña de ve­rano pa­sa­da y lue­go una de in­vierno que si bien cie­rra con di­fi­cul­ta­des me­jo­ró los an­te­ce­den­tes pró­xi­mos... ¿qué pers- pec­ti­vas tie­ne pa­ra 2019 y có­mo ve a las em­pre­sas del sec­tor?

Las em­pre­sas del sec­tor agrí­co­la vie­nen de años muy du­ros, don­de la za­fra de in­vierno 2017 y la pa­sa­da de ve­rano ter­mi­na­ron de com­pli­car. La­men­ta­ble­men­te mu­chas de ellas se jue­gan a que es­ta za­fra de ve­rano cul­mi­ne con un buen cli­ma que per­mi­ta lo­grar bue­na pro­duc­ti­vi­dad, que hoy es la prin­ci­pal va­ria­ble que per­mi­ti­rá ce­rrar un buen nú­me­ro. Hay de par­te de los pro­duc­to­res un es­fuer­zo gran­de en ade­cuar cos­tos, áreas y so­bre to­do es­que­mas pro­duc­ción, co­mo una vuel­ta al ne­go­cio ga­na­de­ro, en­tre otras co­sas, pa­ra dar­le más es­ta­bi­li­dad a las em­pre­sas. El es­fuer­zo de los pro­duc­to­res en trans­for­mar­se y ade­cuar­se a la nue­va reali­dad se no­ta, lo veo y ha­bla de la ca­pa­ci­dad que tie­nen los pro­duc­to­res en el país de re­con­ver­tir­se, es­for­zar­se y se­guir pa­ra ade­lan­te.

¿Qué sig­ni­fi­có que una en­ti­dad cul­tu­ral, la Fun­da­ción Lo­li­ta Ru­bial, le ha­ya ad­ju­di­ca­do el pre­mio Juan Jo­sé Mo­ro­so­li por su apor­te al Uru­guay Cul­tu­ral en el área Agro­pe­cua­ria?

Fue una gran sor­pre­sa y una gran sa­tis­fac­ción. El pre­mio re­ci­bi­do es muy im­por­tan­te, y re­con­for­ta que ha­ya fun­da­cio­nes que si­len­cio­sa­men­te vean el tra­ba­jo de per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes va­lio­sas y lo pre­mien. Real­men­te es una gran labor de la fun­da­ción Lo­li­ta Ru­bial. •

El es­fuer­zo de los pro­duc­to­res en trans­for­mar­se y ade­cuar­se a la nue­va reali­dad se no­ta”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.