Con­su­mi­do­res exi­gen­tes pa­ra trans­for­mar la agri­cul­tu­ra

El Observador - Agropecuario - - Tribuna - Jor­ge Me­za (*)

El au­men­to del ni­vel de exi­gen­cia por par­te de los con­su­mi­do­res uru­gua­yos res­pec­to a la ca­li­dad de los ali­men­tos que lle­gan al mer­ca­do es cla­ve pa­ra me­jo­rar el sis­te­ma ali­men­ta­rio na­cio­nal e, in­clu­so, sien­do ex­por­ta­dor de ali­men­tos tam­bién es cla­ve pa­ra pro­yec­tar nue­vos pro­duc­tos al mun­do, con la mar­ca país Uru­guay.

Aquí es im­por­tan­te con­si­de­rar que la ca­li­dad de los ali­men­tos no so­lo se mi­de por su sa­bor, tex­tu­ra y otros atri­bu­tos lla­ma­dos or­ga­no­lép­ti­cos y fí­si­cos. Hoy en día, en el con­cep­to de ca­li­dad tam­bién en­tra en lí­nea de cuen­ta lo nu­tri­ti­vo y la no­ción de so­cial y am­bien­tal­men­te ami­ga­ble. Es­to no se ve di­rec­ta­men­te en el pro­duc­to, pe­ro que es ca­da vez más im­por­tan­te pa­ra to­da la so­cie­dad.

Pa­ra que un pro­duc­to sea so­cial y am­bien­tal­men­te ami­ga­ble es im­por­tan­te tra­ba­jar en to­da la ca­de­na del sis­te­ma ali­men­ta­rio, des­de la pro­duc­ción pa­san­do por la co­mer­cia­li­za­ción, in­dus­tria­li­za­ción y el ex­pen­dio fi­nal del pro­duc­to.

Los pe­que­ños, me­dia­nos y gran­des pro­duc­to­res de­ben te­ner la po­si­bi­li­dad de po­ner sus pro­duc­tos en el sis­te­ma ali­men­ta­rio a pre­cios jus­tos. Los pe­que­ños agri­cul­to­res con re­cur­sos li­mi­ta­dos no pue­den ser ex­pul­sa­dos de la ca­de­na ali­men­ta­ria por su vul­ne­ra­bi­li­dad. Es im­por­tan­te man­te­ner sis­te­mas ali­men­ta­rios in­clu­si­vos.

Por otro la­do, el pro­ce­so pro­duc­ti­vo y to­da la ca­de­na de­be te­ner un ba­jo im­pac­to en el am­bien­te gra­cias a la re­duc­ción de la de­gra­da­ción del sue­lo, de la con­ta­mi­na­ción del agua, de la afec­ta­ción a los re­cur­sos bio­ló­gi- cos y de las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bón, en­tre otros.

Si los con­su­mi­do­res es­tán in­for­ma­dos de la ca­li­dad de los pro­duc­tos que con­su­men, en un sen­ti­do am­plio, po­drán bus­car y op­tar por el con­su­mo de pro­duc­tos de ma­yor ca­li­dad. Con es­to, to­da la ca­de­na ali­men­ta­ria se mo­di­fi­ca­rá y se ajus­ta­rá a la de­man­da más exi­gen­te de un con­su­mi­dor me­jor in­for­ma­do.

Uru­guay ya ha pues­to es­te te­ma a dis­cu­sión en la agen­da po­lí­ti­ca, y ha rea­li­za­do ac­cio­nes im­por­tan­tes.

Por ejem­plo, en lo que se re­fie­re al con­su­mo de ali­men­tos más nu­tri­ti­vos, y con­si­de­ran­do que dos de ca­da tres per­so­nas tie­ne so­bre­pe­so, el país ha es­ta­ble­ci­do nor­mas pa­ra la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y la prohi­bi­ción de la ven­ta de pro­duc­tos pro­ce­sa­dos con al­tos ni­ve­les de azú­car, gra­sas y sal en es­cue­las.

Uru­guay tie­ne un acuer­do con la in­dus­tria pa­na­de­ra pa­ra la re­duc­ción gra­dual del so­dio en los pa­ni­fi­ca­dos. El De­cre­to de Eti­que­ta­do Fron­tal de Ali­men­tos fue otro avan­ce muy im­por­tan­te de la so­cie­dad uru­gua­ya en la lu­cha con­tra la ma­la ali­men­ta­ción.

En lo que res­pec­ta a sis­te­mas ali­men­ta­rios in­clu­si­vos, exis­te un am­plio pro­gra­ma de apo­yo a los pe­que­ños agri­cul­to­res pa­ra me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da y lle­var al mer­ca­do pro­duc­tos di­ver­si­fi­ca­dos, ino­cuos y de ma­yor va­lor nu­tri­ti­vo. Pe­ro, ade­más, es­tos agri­cul­to­res dis­po­nen de vo­lú­me­nes de pro­vi­sión ase­gu­ra­dos en las com­pras pú­bli­cas na­cio­na­les de ali­men­tos y al­gu­nos agri­cul­to­res in­te­gran ca­de­nas más lar­gas de co­mer­cia­li­za­ción, que lle­van sus pro­duc­tos a mer­ca­dos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

En lo am­bien­tal, Uru­guay se es­fuer­za, por ejem­plo, en te­ner una pro­duc­ción pe­cua­ria cli­má­ti- ca­men­te in­te­li­gen­te. Es de­cir, que ade­más de bus­car adap­tar­se y ser re­si­lien­te al cam­bio cli­má­ti­co, pre­ten­de re­du­cir las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, dis­mi­nu­yen­do de es­ta ma­ne­ra su hue­lla de car­bono.

Otra ac­ción im­por­tan­te es la ges­tión que ha­ce Uru­guay de los pro­duc­tos quí­mi­cos agrí­co­las, que im­pli­ca su ade­cua­do uso, ma­ni­pu­la­ción y dis­po­si­ción pa­ra evi­tar la con­ta­mi­na­ción de los ali­men­tos, el sue­lo, el agua y la at­mós­fe­ra.

Hay mu­cho por ha­cer, pe­ro hay avan­ces y vo­lun­tad. Pa­ra lo que res­ta, es im­por­tan­te en­ton­ces con­tar con con­su­mi­do­res in­for­ma­dos y exi­gen­tes, que ha­gan del sis­te­ma ali­men­ta­rio na­cio­nal un sis­te­ma se­gu­ro de pro­duc­ción de ali­men­tos, pa­ra el mer­ca­do lo­cal e in­ter­na­cio­nal.

En to­dos es­tos ám­bi­tos ha coope­ra­do ac­ti­va­men­te la FAO. Es­pe­ra­mos con­ti­nuar coope­ran­do en los pró­xi­mos años y que pue­dan con­fluir las vo­lun­ta­des de las autoridades, las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, el sec­tor pri­va­do y los con­su­mi­do­res en ge­ne­ral. • (*) re­pre­sen­tan­te de la FAO

ad ín­te­rim en Uru­guay

Es im­por­tan­te man­te­ner sis­te­mas ali­men­ta­rios in­clu­si­vos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.