Bien­ve­ni­dos a Fa­ce­boo­klan­dia

En Si­li­con Va­lley, las gran­des tec­no­ló­gi­cas pla­nean ex­pan­sio­nes que in­clu­yen la cons­truc­ción de co­mu­ni­da­des de las que se­rán arren­da­ta­rios, lo que po­dría im­pac­tar en la cul­tu­ra la­bo­ral de la me­ca de la in­no­va­ción

El Observador - Café y Negocios - - EMPRESAS - POR DA­VID STREITFEILD

John Te­na­nes, el vi­ce­pre­si­den­te de Bie­nes Raí­ces de Fa­ce­book, pre­su­mió los pla­nes de ex­pan­sión de la em­pre­sa. Ha­brá ofi­ci­nas pa­ra que mi­les de pro­gra­ma­do­res am­plíen el aterrador al­can­ce de Fa­ce­book. Sin em­bar­go, Te­na­nes no es­ta­ba emo­cio­na­do por eso.

Se acercó a un mo­de­lo a es­ca­la de un si­tio de 24 hec­tá­reas lla­ma­do Wi­llow Vi­lla­ge. “Ha­brá ca­sas ahí”, men­cio­nó. “Ha­brá una ca­lle con tien­das por acá, con un su­per­mer­ca­do y una far­ma­cia. ¿Y ese edi­fi­cio re­don­do de la es­qui­na? Tal vez sea un cen­tro cul­tu­ral”.

En unos cuan­tos años, Fa­ce­book cons­tru­yó una co­mu­ni­dad vir­tual que co­nec­tó a más de dos mil mi­llo­nes de per­so­nas, un lo­gro con po­cos pre­ce­den­tes. Aho­ra, la red so­cial es­tá cons­tru­yen­do una co­mu­ni­dad fí­si­ca y real. Wi­llow Vi­lla­ge que­da­rá en­tre el ve­cin­da­rio Be­lle Ha­ven de Men­lo Park y la ciu­dad de East Pa­lo Al­to: am­bas son co­mu­ni­da­des con una pre­sen­cia his­pa­na con­si­de­ra­ble y se en­cuen­tran en­tre las más po­bres de Si­li­con Va­lley.

Fa­ce­book es­tá pla­nean­do cons­truir 1.500 apar­ta­men­tos y lle­gó a un acuer­do con Men­lo Park pa­ra ofre­cer 225 por de­ba­jo de los pre­cios del mer­ca­do. Los arren­da­ta­rios más pro­ba­bles de las uni­da­des a pre­cios sin des­cuen­to se­rán los em­plea­dos de Fa­ce­book, quie­nes ya re­ci­ben un bono de va­rios mi­les de dó­la­res si vi­ven cer­ca de su ofi­ci­na.

La co­mu­ni­dad ten­drá tres hec­tá­reas de par­ques, pla­zas y ru­tas pa­ra pea­to­nes y ci­clis­tas abier­tas al pú­bli­co. Fa­ce­book quie­re re­vi­ta­li­zar las vías del tren que co­rren a lo lar­go de la pro­pie­dad y el pró­xi­mo año ter­mi­na­rá un puen­te pea­to­nal so­bre la au­to­pis­ta. El puen­te ten­drá ac­ce­so al ca­mino que ro­dea la bahía de San Fran­cis­co, una ben­di­ción pa­ra los ci­clis­tas y los ob­ser­va­do­res de aves.

Te­na­nes es cons­cien­te de lo au­daz que re­sul­ta la idea de cons­truir una ciu­dad y pre­gun­ta: “Es­tá bien, ¿no?”.

De­pen­de­rá de có­mo le va­ya por­que Fa­ce­book es­tá pro­ban­do es­ta hi­pó­te­sis: ¿a la gen­te le gus­tan tan­to las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas que vi­vi­rían den­tro de ellas?

El ve­rano pa­sa­do, cuan­do se anun­ció el pro­yec­to, los crí­ti­cos la apo­da­ron Fa­ce­boo­klan­dia o, co­mo tri­bu­to al co­fun­da­dor de la em­pre­sa Mark Zuc­ker­berg, Zuck­town.

Esos nom­bres no en­tu­sias­ma­ron a la em­pre­sa. No obs­tan­te, las am­bi­cio­nes de Fa­ce­book es­tán en­fren­tan­do un pro­ble­ma más ur­gen­te: una cri­sis en es­ca­la­da por el po­der que tie­ne la em­pre­sa pa­ra in­fluen­ciar las elec­cio­nes, su cri­te­rio la­xo en torno a la pri­va­ci­dad de la in­for­ma­ción y su sus­cep­ti­bi­li­dad a la ma­ni­pu­la­ción de la pu­bli­ci­dad.

Si la ima­gen de Fa­ce­book que­da man­cha­da de for­ma per­ma­nen­te por el fu­ror que ha pro­vo­ca­do Cam­brid­ge Analy­ti­ca, la fir­ma de aná­li­sis de da­tos que con­tra­tó el pre­si­den­te Do­nald Trump pa­ra la cam­pa­ña elec­to­ral de 2016, Zuck­town se tam­ba­lea­rá an­tes de que ter­mi­ne su cons­truc­ción.

Tam­bién Goo­gle­po­lis

El co­lo­so de las re­des so­cia­les no es la úni­ca de las gran­des em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas que tie­ne el sue­ño de dis­fra­zar su ex­pan­sión co­mo un re­ga­lo pa­ra sus ve­ci­nos. A unos cuan­tos ki­ló­me­tros, Goo­gle pro­me­te que pon­drá a la gen­te de Moun­tain View “en el cen­tro de la vi­bran­te co­mu­ni­dad de Goo­gle”. La em­pre­sa de bús­que­das en in­ter­net pla­nea cons­truir un edi­fi­cio de ofi­ci­nas de 56.000 me­tros cua­dra­dos. Ten­drá tien­das, ca­fés, jar­di­nes e in­clu­so un es­pa­cio pa­ra obras de tea­tro; tam­bién con­ta­rá con un lu­gar pa­ra que los con­su­mi­do­res prue­ben la nue­va tec­no­lo­gía de Goo­gle.

Cons­trui­rá cin­co mil ca­sas en su pro­pie­dad, se­gún un acuer­do que se ne­go­ció en di­ciem­bre con Moun­tain View. Lla­mé­mos­la Alp­ha­be­tó­po­lis, co­mo un gui­ño a Alp­ha­bet, la em­pre­sa ma­triz de Goo­gle. La fir­ma men­cio­nó que aún es­ta­ba de­fi­nien­do su fu­tu­ro co­mo arren­da­ta­rio y se rehu­só a ha­cer más co­men­ta­rios.

Zuck­ton y Alp­ha­be­tó­po­lis, del mis­mo mo­do que otros pro­yec­tos si­mi­la­res que se es­tán con­tem­plan­do en Si­li­con Va­lley, co­mo mí­ni­mo po­drían te­ner con­se­cuen­cias pa­ra la cul­tu­ra de las em­pre­sas emer­gen­tes que trans­for­ma­ron esas ex­ten­sio­nes de huer­tos fru­ta­les en el cen­tro tec­no­ló­gi­co más gran­de del mun­do. Si­li­con Va­lley fue cons­trui­da por in­ge­nie­ros que pa­sa­ron de una em­pre­sa a otra. Eso mo­ti­vó la in­no­va­ción que ace­le­ró el as­cen­so de al­gu­nas em­pre­sas y ade­lan­tó la caí­da de otras. Cuan­do los tra­ba­ja­do­res real­men­te em­pie­cen a vi­vir en sus ofi­ci­nas, se­rá inevi­ta­ble que es­tén más com­pro­me­ti­dos con los je­fes que tam­bién les co­bra­rán la ren­ta.

Hay 1,2 mi­llo­nes de per­so­nas en Si­li­con Va­lley que son maes­tros, ins­truc­to­res de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co, ven­de­do­res, ba­ris­tas. Cuan­do se mue­van len­ta­men­te por las ca­lles con­ges­tio­na­das y ofrez­can di­ne­ro que no tie­nen por ca­sas mi­se­ra­bles, es­cu­cha­rán el can­to de las si­re­nas de los gi­gan­tes de la tec­no­lo­gía: po­de­mos arre­glar las co­mu­ni­da­des afec­ta­das cons­tru­yen­do nue­vas. Con­fíen en no­so­tros.

“Las cor­po­ra­cio­nes es­tán pa­gan­do co­sas que so­lían pro­por­cio­nar las ciu­da­des, los con­da­dos o los es­ta­dos”, co­men­tó Ce­ci­lia Tay­lor de Be­lle Ha­ven Ac­tion, un gru­po de in­te­rés co­mu­ni­ta­rio. “Tie­nen mu­cho di­ne­ro. Mu­chí­si­mo. Más que la ciu­dad. Y mu­cho más po­der”.

La ma­nio­bra que hi­zo Fa­ce­book ha­cia la aper­tu­ra y la par­ti­ci­pa­ción con la co­mu­ni­dad es re­cien­te. Su cam­pus ac­tual, al cual se mu­dó en 2011, es un ani­llo de edi­fi­cios con una “ca­lle” en me­dio que tie­ne res­tau­ran­tes, tien­das efí­me­ras, un lu­gar pa­ra in­ter­cam­biar li­bros y otros ser­vi­cios, pe­ro so­lo pue­den ir los em­plea­dos.

En Zuck­town, se eli­mi­na­rá esa no­ción de se­pa­rar a los em­plea­dos de los lu­ga­re­ños. “Fa­ce­book no ad­mi­nis­tra­rá las tien­das, pe­ro te­ne­mos el me­ca­nis­mo; so­mos los due­ños de las propiedades”, di­jo Te­na­nes, el je­fe de bie­nes raí­ces, y aña­dió que no sa­be con pre­ci­sión có­mo fun­cio­na­rá en la prác­ti­ca. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.