¿Có­mo de­be­mos ves­tir­nos pa­ra ir a tra­ba­jar?

Es­ta­mos con­fun­di­dos acer­ca de cuándo de­be­mos usar ‘ro­pa de ofi­ci­na’. Es ho­ra de un cam­bio

El Observador - Café y Negocios - - GENTE EN OBRA - POR PI­LI­TA CLARK

Era una ha­bi­ta­ción di­mi­nu­ta, con un li­ge­ro mal olor, un pi­so hú­me­do, sin ven­ta­nas ni si­llas. Era, de he­cho, el ba­ño en un si­tio de con­fe­ren­cias in­te­li­gen­tes don­de yo es­ta­ba a pun­to de par­ti­ci­par en un pa­nel de dis­cu­sión pa­ra un gru­po de gen­te de ne­go­cios ha­ce unas se­ma­nas.

Ha­bía lle­ga­do unos mi­nu­tos an­tes pa­ra rea­li­zar una ma­nio­bra fa­mi­liar pe­ro di­fí­cil: qui­tar­me mis có­mo­dos za­pa­tos pla­nos y re­em­pla­zar­los con un par de za­pa­tos de ta­cón que lle­va­ba en el fon­do de mi bol­sa.

Sé que pa­re­ce bas­tan­te sen­ci­llo, pe­ro en mi ex­pe­rien­cia no lo es. El ries­go de co­lo­car un pie des­cal­zo en al­go des­agra­da­ble es gran­de. Y siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad de aca­bar con una bol­sa mo­ja­da o con un do­bla­di­llo em­pa­pa­do. Evi­té to­dos esos ho­rro­res ese día, só­lo pa­ra des­cu­brir que ha­bía si­do una ab­so­lu­ta pér­di­da de tiem­po.

Ha­bía otras seis per­so­nas en el pa­nel de dis­cu­sión, cin­co hom­bres y una mu­jer. Tres de los hom­bres ves­tían tra­je y cor­ba­ta, pe­ro los otros dos es­ta­ban en man­gas de ca­mi­sa en­ro­lla­das y la mu­jer lle­va­ba bo­tas y una fal­da. La au­dien­cia es­ta­ba ves­ti­da de la mis­ma ma­ne­ra y, si hu­bie­ra he­cho mi pre­sen­ta­ción en mis za­pa­tos pla­nos, es­toy se­gu­ra de que na­die lo hu­bie­ra no­ta­do. Era otro re­cor­da­to­rio de que ac­tual­men­te na­die sa­be có­mo ves­tir­se en el tra­ba­jo. Es­to es ob­vio cuan­do mi­ro al­re­de­dor de mi ofi­ci­na en Lon­dres.

Las mu­je­res se vis­ten co­mo quie­ren, usan­do des­de pan­ta­lo­nes de mez­cli­lla has­ta fal­das cor­tas. Si bien la ma­yo­ría de los hom­bres no usan cha­que­ta ni cor­ba­ta, to­da­vía hay al­gu­nos que van de tra­je. La elec­ción de cal­za­do abar­ca des­de za­pa­tos pla­nos a za­pa­tos de­por­ti­vos y za­pa­tos de ves­tir de hom­bre. So­lía pen­sar que es­ta ac­ti­tud re­bel­de an­te las re­glas de la ves­ti­men­ta de ofi­ci­na era uno de los be­ne­fi­cios de tra­ba­jar pa­ra un pe­rió­di­co. Ca­da vez que en­tro en un gran ban­co o bu­fe­te de abo­ga­dos, me sor­pren­de cuán­to tiem­po de­di­ca­ron los que tra­ba­jan en es­tas ins­ti­tu­cio­nes pa­ra lu­cir co­mo si hu­bie­ran sa­li­do de un anun­cio de Ar­ma­ni.

Pe­ro apa­ren­te­men­te mi ofi­ci­na es muy nor­mal. Só­lo uno de ca­da 10 em­plea­dos bri­tá­ni­cos usa un tra­je en la ofi­ci­na, se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da re­cien­te­men­te por el gru­po ho­te­le­ro Tra­ve­lod­ge.

Só­lo la mi­tad de las em­pre­sas del Reino Uni­do tie­nen una po­lí­ti­ca de ves­ti­men­ta y en tres cuar­tas par­tes de és­tas, lle­var ro­pa in­for­mal es la re­gla. Es tan ra­ro ver un tra­je en mu­chas ofi­ci­nas que la gen­te pien­sa que el usua­rio de­be te­ner una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo.

Es­ta ten­den­cia se des­ta­ca en una his­to­ria que leí con gran emoción en el Washington Post, que de­cía que las mu­je­res es­ta­dou­ni­den­ses fi­nal­men­te es­ta­ban aban­do­nan­do sus za­pa­tos de ta­cón. Las ven­tas de ta­co­nes al­tos ca­ye­ron 12% el año pa­sa­do, mien­tras que las de za­pa­tos de­por­ti­vos de mu­jer subie­ron 37%.

Es­to tie­ne sen­ti­do te­nien­do en cuen­ta la can­ti­dad de per­so­nas que aho­ra ca­mi­nan a su ofi­ci­na don­de la ves­ti­men­ta ca­sual es ca­da vez más acep­ta­ble. Y co­mo una acé­rri­ma enemi­ga de los ta­co­nes al­tos, es­ta no­ti­cia me pa­re­ce po­si­ti­va. Pe­ro desea­ría que fue­ra la his­to­ria com­ple­ta.

Tal vez los pan­ta­lo­nes de mez­cli­lla sean ca­da vez más acep­ta­bles, pe­ro la ba­ta­lla si­gue. To­da­vía hay mu­chas oca­sio­nes en que usar ves­ti­men­ta for­mal de ofi­ci­na si­gue sien­do la apues­ta más se­gu­ra: una pri­me­ra reunión con al­guien im­por­tan­te, un al­muer­zo con un je­fe pro­pen­so a usar tra­jes, dar tes­ti­mo­nio an­te el Par­la­men­to.

Cuan­do Ch­ris­top­her Wy­lie, el de­nun­cian­te co­lo­ri­do en el cen­tro del es­cán­da­lo de Cam­brid­ge Analy­ti­ca/Fa­ce­book, se pre­sen­tó an­te un co­mi­té de West­mins­ter, to­da­vía te­nía su ca­be­llo co­lor ro­sa bri­llan­te y su ani­llo de na­riz. Pe­ro es­to lo com­pen­só vis­tien­do tra­je y cor­ba­ta de co­lo­res os­cu­ros. To­mó la de­ci­sión co­rrec­ta, pe­ro eso no nos ayu­da a los de­más.

De­bi­do a que ca­da vez hay me­nos re­glas con res­pec­to a la ves­ti­men­ta de ofi­ci­na, aho­ra es más di­fí­cil sa­ber si es­tás ves­ti­do apro­pia­da­men­te. Ac­tual­men­te exis­te una gran po­si­bi­li­dad de que la per­so­na que es­tás a pun­to de co­no­cer ha­ya de­ci­di­do ves­tir­se al es­ti­lo de Si­li­con Va­lley.

He per­di­do la cuen­ta de la can­ti­dad de ve­ces que he lle­ga­do tam­ba­leán­do­me en un par de za­pa­tos de ta­cón al­to pa­ra en­con­trar­me con un eje­cu­ti­vo re­la­ja­do con za­pa­tos de­por­ti­vos.

No es mu­cho más fá­cil pa­ra los hom­bres. Un co­le­ga que nor­mal­men­te no usa cor­ba­ta me con­fe­só el otro día que ha­bía es­ta­do con­tem­plan­do la idea de vol­ver a usar cor­ba­ta. Por un la­do, ha­cía frío y por otro, no le gus­ta­ba la apa­rien­cia de su cuello. Pe­ro al fi­nal se ha­bía re­sis­ti­do. “Pensé que po­dría ha­cer­me pa­re­cer un po­co an­ti­cua­do”.

Por nues­tro bien, yo si­go es­pe­ran­do el día en que el tra­je y los ta­co­nes de agu­ja se ha­yan ido por el ca­mino del som­bre­ro de co­pa. Si los ban­que­ros in­sis­ten en ellos, es­tá bien. Sin em­bar­go, la vi­da la­bo­ral se­rá mu­cho me­jor si los de­más po­de­mos ele­gir có­mo que­re­mos ves­tir­nos. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.