DESAFÍO PER­MA­NEN­TE

El Observador - Café y Negocios - - AGENDA EMPRESARIAL -

AAna Cas­ti­llo le en­can­ta prac­ti­car golf. Des­cu­brió ese de­por­te a los 40 años. Va a en­tre­nar re­gu­lar­men­te a las 7 de la ma­ña­na con un coach que la alien­ta a se­guir su­perán­do­se. En un en­torno que si­gue sien­do bas­tan­te mas­cu­lino, en­tien­de que le per­mi­te vin­cu­lar­se con otra gen­te, pe­ro al­go que la atrae par­ti­cu­lar­men­te es que tie­ne mu­cho que ver con sus ta­reas la­bo­ra­les. “Ca­da ho­yo es un desafío di­fe­ren­te. Te pue­de ha­ber ido fan­tás­ti­co pe­ro vie­ne el si­guien­te. Si por­que te fue bien en el an­te­rior, te la crees en el pró­xi­mo, mar­chas­te. Hay que ser hu­mil­de, apren­der de los erro­res, re­fle­xio­nar”, co­men­tó des­de las ofi­ci­nas del BID en Ciu­dad Vie­ja.

Vie­ne de una fa­mi­lia de­di­ca­da a ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das con la sa­lud, pe­ro de­ci­dió for­mar­se co­mo in­ge­nie­ra agró­no­ma. El di­plo­ma en Agro­ne­go­cios en ORT com­ple­tó su for­ma­ción en ne­go­cios, mar­ke­ting y com­por­ta­mien­to or­ga­ni­za­cio­nal. Reali­zó pos­te­rior­men­te un MBA en Ar­gen­ti­na con én­fa­sis en Agri­bu­si­ness y lle­vó ade­lan­te su pro­pia con­sul­to­ra.

Ha­ce po­co más de 12 años, una con­vo­ca­to­ria del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo en el dia­rio lla­mó su aten­ción. Salió se­gun­da en el con­cur­so, pe­ro có­mo ha­bía mu­cho tra­ba­jo en ese mo­men­to, el ban­co abrió dos po­si­cio­nes. Fue allí don­de des­cu­brió su pa­sión por el desa­rro­llo y la in­no­va­ción.

¿A qué se de­di­ca el Fo­min?

Es un fon­do ad­mi­nis­tra­do por el BID. Nues­tro ne­go­cio es ser uno de los la­bo­ra­to­rios de in­no­va­ción den­tro del gru­po. Bus­ca­mos pi­lo­tear in­no­va­cio­nes, que sean sos­te­ni­bles fi­nan­cie­ra­men­te, ten­gan im­pac­to y en ca­so de te­ner re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, ser es­ca­la­dos por otro, ya sea en el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do. Co­mo un ca­pi­tal se­mi­lla ini­cial, im­pli­ca nor­mal­men­te ex­pe­ri­men­tos de al­to ries­go. De lo que pa­ra otros pue­den ser lla­ma­dos fra­ca­sos, no­so­tros lo que ex­trae­mos son apren­di­za­jes.

Ese es el va­lor agre­ga­do que te­ne­mos co­mo la­bo­ra­to­rio: ge­ne­rar co­no­ci­mien­to, lec­cio­nes pa­ra ser apli­ca­das por otros. Es lo in­tere­san­te, y es mi desafío pro­fe­sio­nal y des­de la pers­pec­ti­va per­so­nal, es de las co­sas que más me mo­ti­van.

A ni­vel del eco­sis­te­ma em­pren­den­dor, hay un re­co­no­ci­mien­to del apo­yo del Fo­min a lo que fue el Fon­do y la Red Em­pren­der. ¿Qué sig­ni­fi­có esa ex­pe­rien­cia?

An­tes que yo lle­ga­ra al Fo­min, en el 2002 pa­sa­ron una se­rie de co­sas in­tere­san­tes. Se crea la pri­me­ra in­cu­ba­do­ra, In­ge­nio, y En­dea­vor es­ta­ble­ce sus ope­ra­cio­nes en Uru­guay. Mi­guel Brech­ner pre­si­día LATU, Ál­va­ro Gar­cía es­ta­ba en CND y jun­to a los socios de Pros­pe­ri­tas se iden­ti­fi­có que ha­bía ne­ce­si­dad de fi­nan­cia­mien­to en eta­pas tem­pra­nas y que más or­ga­ni­za­cio­nes del eco­sis­te­ma se su­ma­ran a in­cen­ti­var el em­pren­di­mien­to. El re­sul­ta­do, más allá de los em­pren­di­mien­tos apo­ya­dos y las in­ver­sio­nes rea­li­za­das, fue fan­tás­ti­co. Con­se­gui­mos que al­guien qui­sie­ra lle­var nues­tro pe­que­ño pi­lo­to a una ma­yor es­ca­la, que pa­sa­ra a ser li­de­ra­do por la po­lí­ti­ca pública. Par­te de la pro­pues­ta y los apren­di­za­jes y co­no­ci­mien­tos del Pro­gra­ma y el Fon­do Em­pren­der fue­ron ab­sor­bi­dos por la ANII, y más re­cien­te­men­te por ANDE.

¿Qué otros pro­yec­tos des­ta­ca?

Fui­mos tras la bús­que­da de lo que lla­ma­mos “pro­gra­ma de ni­cho”. Sur­ge Más Emprendedoras co­mo una opor­tu­ni­dad de fo­men­tar el em­pren­di­mien­to fe­me­nino. Ha­blan­do de gé­ne­ro siem­pre par­ti­mos del prin­ci­pio de que hom­bres y mu­je­res no so­mos igua­les y que te­ne­mos otras ne­ce­si­da­des, y al­gu­nas de las ba­rre­ras que se tra­tó de le­van­tar fue­ron la fal­ta de con­fian­za en si mis­mas y en sus em­pren­di­mien­tos, la au­sen­cia de re­des de con­tac­to, el ac­ce­so al fi­nan­cia­mien­to, fal­ta de for­ma­ción en ne­go­cio.

Al cie­rre de nues­tra in­ter­ven­ción ha­bían más de 3.500 mu­je­res im­pac­ta­das, pe­ro ade­más el 80% di­jo ha­ber au­men­ta­do la con­fian­za en si mis­mas y en sus em­pren­di­mien­tos. El in­cre­men­to de fac­tu­ra­ción fue de un 11% y 50% lo­gra­ron fi­nan­cia­mien­to de ter­ce­ros.

El ca­rác­ter de “la­bo­ra­to­rio de in­no­va­ción” que tie­ne el Fo­min del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo, lle­va a la uru­gua­ya Ana Cas­ti­llo a em­bar­car­se en mo­ti­va­do­res “ex­pe­ri­men­tos de al­to ries­go”

ca­sua­li­dad que se mez­clan mis dos pa­sio­nes: el agro y la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca.

So­mos una re­gión ex­por­ta­do­ra de ali­men­tos y don­de ha ha­bi­do un desa­rro­llo de star­tups tec­no­ló­gi­cas. Hay que pen­sar so­lu­cio­nes pa­ra el agro que nos per­mi­tan me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad y que sean, a su vez, cli­má­ti­ca­men­te más ami­ga­bles.

Por fue­ra de sus ta­reas en Fo­min, se ha de­di­ca­do a ser men­to­ra de emprendedoras. ¿Por qué lo ha­ce?

Res­ca­to el va­lor de la men­to­ría pa­ra las mu­je­res. Es una for­ma de de­vol­ver a la so­cie­dad las opor­tu­ni­da­des que uno ha te­ni­do, y a la vez apren­do y me lle­na de sa­tis­fac­ción.

¿Hay al­go en lo que in­sis­ta par­ti­cu­lar­men­te con sus men­to­rea­das?

Siem­pre em­pie­zo por la mis­ma pre­gun­ta: ¿Ga­nás pla­ta? Mu­chas de ellas no sa­ben. ¿Tenés un suel­do? De re­pen­te tu ami­ga que tra­ba­ja en un es­tu­dio ju­rí­di­co tie­ne un suel­do, y vos no tenés un suel­do fi­jo.

Tam­bién les pre­gun­to dón­de se ven en cin­co años y, des­pués, qué va­mos a ha­cer pa­ra que lle­gue.

El tra­ba­jo del men­tor es bá­si­ca­men­te ha­cer esas pre­gun­tas que, a ve­ces, son pro­vo­ca­do­ras, y des­pués, a par­tir del plan que se tra­za, ir apo­yan­do el con­se­guir las me­tas. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.