Cie­rre con éti­ca

STAR­TUP. Co­mu­ni­car la si­tua­ción a clien­tes e in­ver­so­res y apren­der del fra­ca­so son al­gu­nas de las cla­ves

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - POR VIC­TO­RIA MUJICA vmu­ji­ca@observador.com.uy

¿Qué pa­sa cuan­do se de­ci­de que una star­tup de­be ce­rrar? Re­fe­ren­tes res­pon­den acer­ca de los pa­sos a se­guir, las im­pli­can­cias a te­ner en cuen­ta y los com­por­ta­mien­tos ade­cua­dos an­te to­dos los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos, ade­más de una po­si­ble re­con­ver­sión del ne­go­cio

En una star­tup, el cie­rre por lo ge­ne­ral res­pon­de a pro­ble­mas en­tre so­cios, con los clien­tes o com­pro­mi­sos fi­nan­cie­ros con los in­ver­so­res

Nin­gu­na em­pre­sa na­ce con la in­ten­ción de ce­rrar. Mu­cho me­nos un em­pren­di­mien­to que ge­ne­ral­men­te lle­ga al mer­ca­do a ofre­cer al­go dis­tin­to, mu­chas ve­ces de la mano de un gru­po de em­pren­de­do­res en­tu­sias­ma­dos por lle­var ade­lan­te esa idea que al prin­ci­pio po­día pa­re­cer un tan­to lo­ca, has­ta que co­mien­za a te­ner an­da­mia­je, clien­tes e in­clu­so re­ci­bir in­ver­sión.

Sin em­bar­go, pue­de su­ce­der que por pro­ble­mas en­tre so­cios, con el mer­ca­do o con los in­ver­so­res, la em­pre­sa de­ba ce­sar su ac­ti­vi­dad. En es­tos ca­sos, ma­ne­jar el cie­rre de la star­tup es cru­cial, ya que si los em­pren­de­do­res quie­ren se­guir con el desa­rro­llo de nue­vos ne­go­cios de­ben cul­mi­nar esa eta­pa de for­ma ade­cua­da.

Si una em­pre­sa es­tá atra­ve­san­do una si­tua­ción de crisis fi­nan­cie­ra o al­gún pro­ble­ma que pue­de lle­var a un in­cum­pli­mien­to del con­tra­to que se es­ta­ble­ció, in­clu­so si se ma­ne­ja la po­si­bi­li­dad de cie­rre, lo que se acon­se­ja es de­cir la ver­dad sobre la si­tua­ción que se atra­vie­sa.

Pa­ra el director de Fun­da­ción da Vin­ci, Ser­gio Del­ga­do, la fi­lo­so­fía en la for­ma de ha­cer ne­go­cios se re­la­cio­na con la éti­ca del em­pren­de­dor.

“Una star­tup, aun­que sea mí­ni­ma, tam­bién es par­te de la so­cie­dad. En ese sen­ti­do hay una res­pon­sa­bi­li­dad pro­fun­da con la co­mu­ni­dad, y se de­be dar una res­pues­ta”, in­di­có.

Del­ga­do di­jo que es es­pe­ra­ble que una star­tup cie­rre, y que a pe­sar de ser una de­ci­sión do­lo­ro­sa y que mu­chas ve­ces no se pre­vé o se di­la­ta en el tiem­po, hay que te­ner ca­pa­ci­dad de ges­tión.

“Es una de­ci­sión muy di­fí­cil. Hay em­pre­sas que per­ma­ne­cen en una mo­da­li­dad wal­king

dead en la que no lo­gran des- pe­gar y so­lo sub­sis­ten y eso es con­tra­pro­du­cen­te”, ma­ni­fes­tó el director de la in­cu­ba­do­ra Da Vin­ci labs.

Tres pro­ble­mas

Por su par­te, el director del Cen­tro de In­no­va­ción y Em­pren­di­mien- tos (CIE) de la Universidad ORT Uru­guay, En­ri­que To­po­lansky, co­men­tó que ge­ne­ral­men­te, el cie­rre de una star­tup se pro­du­ce por al­gu­nos de los si­guien­tes pro­ble­mas: “Por un la­do es­tá la pro­ble­má­ti­ca en­tre so­cios, con los clien­tes o com­pro­mi­sos fi­nan­cie­ros de la em­pre­sa, y con los in­ver­so­res”.

En el ca­so de pro­ble­mas en­tre los so­cios, pa­ra To­po­lansky el se­cre­to es­tá en que ha­ya un buen con­tra­to de so­cie­dad.

“En ge­ne­ral cuan­do las star­tups tie­nen pro­ble­mas y es­tán

ce­rran­do, en­se­gui­da apa­re­cen los pro­ble­mas en­tre los so­cios de cuán­to de­be ca­da uno. Si la star­tup na­ció con un buen con­tra­to en­tre so­cios, eso es­tá es­ti­pu­la­do en una cláu­su­la lla­ma­da qué pa­sa si, por ejemplo, al­guno de los so­cios fa­lle­ce”, ex­pli­có.

El se­gun­do mo­ti­vo por el que pue­de ce­rrar una star­tup es por pro­ble­mas con clien­tes, que de­ri­van en com­pro­mi­sos fi­nan­cie­ros.

“De­pen­de mu­cho del ti­po de star­tup de la que ha­ble­mos. Si tie­ne que ver con pro­duc­tos, por lo ge­ne­ral se cum­ple con el clien­te, por­que ter­mi­na con la en­tre­ga an­tes del cie­rre. De he­cho, mu­chas star­tups cie­rran por­que no tie­nen clien­tes su­fi­cien­tes”, in­di­có.

Pa­ra To­po­lansky lo más com­pli­ca­do es el pro­ble­ma con los in­ver­so­res.

“Hay gen­te que po­ne mu­cho di­ne­ro, que asu­me ries­gos. Lo que no­so­tros ve­mos es que hay per­so­nas que no res­pe­tan los con­tra­tos y ter­mi­nan me­ti­dos en pro­ble­mas se­rios, o mu­chas ve­ces los in­ver­so­res son per­so­nas alle­ga­das. En esos ca­sos, ter­mi­nan con pro­ble­mas ma­yo­res”, que per­ju­di­can in­clu­so la re­la­ción in­ter­per­so­nal.

La ase­so­ra de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Ar­te­sa­nías, Pe­que­ñas y Me­dia­nas Em­pre­sas (Di­napy­me) Ma­ría Inés Ro­drí­guez, que ase­so­ra y diag­nos­ti­ca a pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, ad­vir­tió que en oca­sio­nes el diag­nós­ti­co que se rea­li­za mues­tra que la em­pre­sa de­be ce­rrar pe­ro pue­de te­ner opor­tu­ni­da­des de abrir otra com­pa­ñía o cam­biar de gi­ro de ne­go­cio.

“En el sec­tor de Em­pren­de­do­res de la Di­napy­me lo pue­den guiar sobre los ne­go­cios con po­si­bi­li­da­des de ser via­bles en ese mo­men­to”, di­jo.

¿Qué pue­den ha­cer los dam­ni­fi­ca­dos?

Pue­de ocu­rrir que la star­tup in­cum­pla con al­guno de los com­pro­mi­sos asu­mi­dos con sus clien­tes o pro­vee­do­res, de­bi­do a la in­sol­ven­cia fi­nan­cie­ra.

Si la em­pre­sa ope­ra ba­jo el pa­ra­dig­ma de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va, co­mo in­ter­me­dia­rio, se­gún el ge­ren­te de la Liga de De­fen­sa Co­mer­cial (Li­de­co), Ber­nar­do Que­sa­da, hay al­gu­nos pa­sos a se­guir, tan­to pa­ra acree­do­res cor­po­ra­ti­vos co­mo pa­ra par­ti­cu­la­res. Sus re­co­men­da­cio­nes sobre có­mo ac­tuar en ca­so de in­cum­pli­mien­to son va­rias.

Pri­me­ro, tra­tar de ha­blar con la em­pre­sa. En el ca­so de que la em­pre­sa no res­pon­da, la vía más in­di­ca­da es la le­gal a tra­vés de un abo­ga­do.

Aun­que en es­te ca­so es po­si­ble que si la em­pre­sa de­be mon­tos re­la­ti­va­men­te pe­que­ños, sea más cos­to­so re­cu­rrir a un pro­fe­sio­nal.

“Se po­drían jun­tar los dam­ni­fi­ca­dos y con­tra­tar a un abo­ga­do pa­ra que ha­ga al­go por to­dos jun­tos”, pre­sen­tó Que­sa­da co­mo otra op­ción.

“La otra al­ter­na­ti­va es re­gis­trar el in­cum­pli­mien­to en al­gu­na de las Agen­cias de In­for­ma­ción Co­mer­cial que hay en el país (in­clui­da Li­de­co), pa­ra que el res­to del mer­ca­do se­pa que esa em­pre­sa no es­tá pa­gan­do”, in­di­có el ti­tu­lar de la Liga de De­fen­sa Co­mer­cial.

Pa­ra em­pre­sas que ma­ne­jan su es­tra­te­gia de ven­tas a tra­vés de in­ter­net, mu­chas ve­ces la de­nun­cia se ha­ce en su ám­bi­to, a tra­vés de las re­des so­cia­les, en don­de la repu­tación es un fac­tor fun­da­men­tal.

Los acree­do­res, sean par­ti- cu­la­res o una em­pre­sa, pue­den pe­dir el con­cur­so si de­mues­tran in­sol­ven­cia o pre­sun­cio­nes ab­so­lu­tas o re­la­ti­vas de que la em­pre­sa no pue­de cum­plir con los pa­gos. “La mis­ma ley de con­cur­so lo es­ta­ble­ce”, di­jo.

Re­cla­mos di­gi­ta­les

Fuen­tes de la Cá­ma­ra de la Eco­no­mía Di­gi­tal del Uru­guay (CEDU) in­di­ca­ron que en Uru­guay no se creó nin­gún or­ga­nis­mo es­pe­cí­fi­co pa­ra aten­der los re­cla­mos por com­pras di­gi­ta­les. Cuan­do el clien­te es­tá dis­con­for­me, el ca­mino a se­guir es pre­sen­tar la que­ja an­te el Área de De­fen­sa del Con­su­mi­dor del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Fi­nan­zas.

El en­car­ga­do del Área de De­fen­sa del Con­su­mi­dor del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Fi­nan­zas, Álvaro Fuen­tes, con­sig­nó que en al­gu­nos ca­sos en los que una em­pre­sa in­cum­ple con su con­tra­to pe­ro el pro­vee­dor es un par­ti­cu­lar, el área pue­de in­ter­ve­nir y re­ci­bir de­nun­cias, lle­gar a una au­dien­cia con la em­pre­sa y mul­tar­la si co­rres­pon­de.

En es­tos ca­sos, aun­que el de­nun­cian­te no sea un con­su­mi­dor pro­pia­men­te di­cho, se en­tien­de que el pro­duc­to o ser­vi­cio brin­da­do por el par­ti­cu­lar es una ex­cep­ción y no co­rres­pon­de a la ac­ti­vi­dad prin­ci­pal de la per­so­na, por lo que se toma el ca­so co­mo un con­su­mi­dor-usua­rio que de­nun­cia a una em­pre­sa que in­cum­ple con su par­te.

Mu­chas ve­ces se lle­ga a la con­clu­sión que la star­tup de­be ce­rrar pe­ro que sus fun­da­do­res pue­den te­ner otras opor­tu­ni­da­des o cam­biar el gi­ro del ne­go­cio An­te in­cum­pli­mien­to con clien­tes o pro­vee­do­res, se re­co­mien­da que los dam­ni­fi­ca­dos reali­cen un re­cla­mo en con­jun­to Un buen con­tra­to ini­cial pue­de ser el me­jor re­me­dio pa­ra los do­lo­res de ca­be­za que se desatan por con­flic­tos en­tre los em­pren­de­do­res so­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.