Nue­vos mo­vi­mien­tos hash­tag re­quie­ren nue­vos lí­de­res

IN­FLUEN­CIA. #MeToo y #Ne­ve­rA­gain son mo­vi­mien­tos es­pon­tá­neos y di­fí­ci­les de ca­te­go­ri­zar, pe­ro tie­nen una ven­ta­ja

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - POR AN­DREW HILL The Fi­nan­cial Ti­mes

Em­ma González les ha plan­tea­do más re­tos a los lí­de­res, y más pú­bli­ca­men­te, du­ran­te su cor­ta ca­rre­ra co­mo ac­ti­vis­ta que mu­chos ac­ti­vis­tas du­ran­te su vi­da en­te­ra. Sien­do una so­bre­vi­vien­te del ti­ro­teo ma­si­vo de fe­bre­ro en una es­cue­la en Par­kland, Flo­ri­da, la ado­les­cen­te se con­vir­tió en no­ti­cia por su emo­ti­vo dis­cur­so du­ran­te la re­cien­te “Mar­cha por nues­tras vi­das” en Was­hing­ton.

Pe­ro su re­pen­ti­na fa­ma tam­bién plan­tea una in­tere­san­te pre­gun­ta: en la ac­tua­li­dad, cuan­do los ex­tra­te­rres­tres di­cen “Llé­va­me an­te tu lí­der”, ¿a dón­de de­bié­ra­mos man­dar­los?

La cam­pa­ña #Ne­ve­rA­gain (nun­ca más) en pro de un con­trol de ar­mas más es­tric­to, de la cual González es par­te, na­ce de la mis­ma com­bi­na­ción de in­dig­na­ción e hi­per­co­ne­xión que las pro­tes­tas de #Blac­kLi­ve­sMat­ter (las vi­das ne­gras im­por­tan) en con­tra de la vio­len­cia ha­cia per­so­nas de ra­za ne­gra y la cam­pa­ña de #MeToo (yo tam­bién) en con­tra del aco­so se­xual.

Au­tor­ga­ni­za­dos, es­pon­tá­neos y de rá­pi­do cre­ci­mien­to, es­tos gru­pos son di­fí­ci­les de ca­te­go­ri­zar; o al me­nos di­fí­ci­les de co­lo­car en las ca­te­go­rías exis­ten­tes. A me­nu­do se les des­cri­be co­mo “sin lí­der”. Pe­ro tie­nen una ener­gía y fle­xi­bi­li­dad que les pro­por­cio­na una ven­ta­ja sobre las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ble­ci­das de más len­to mo­vi­mien­to.

La con­fu­sión es com­pren­si­ble. Ya exis­tía una or­ga­ni­za­ción lla­ma­da Ne­ver Again, por ejemplo. Se fun­dó en 2016 y lu­cha en pro de los de­re­chos hu­ma­nos y en con­tra del ge­no­ci­dio. Su si­tio web apo­ya pro­mi­nen­te­men­te el con­trol de ar­mas y el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de Flo­ri­da.

Pe­ro tam­bién con­tie­ne una ad­ver­ten­cia que in­di­ca que “no es­ta­mos afi­lia­dos a su or­ga­ni­za­ción”. Una cam­pa­ña lla­ma­da “Me Too” tam­bién exis­tía an­tes del año pa­sa­do. Ta­ra­na Bur­ke la lan­zó en 2006 en MyS­pa­ce (una re­li­quia ar­queo­ló­gi­ca de las pri­me­ras re­des so­cia­les) con ob­je­ti­vos si­mi­la­res. El hash­tag co­bró nue­va vi­da el año pa­sa­do des­pués de que la ac­triz Alys­sa Mi­lano tui­tea­ra al res­pec­to, pos­te­rior­men­te en­la­zán­do­se con la cam­pa­ña de Bur­ke.

¿Quién “li­de­ra” a los mo­vi­mien­tos #MeToo o #Ne­ve­rA­gain? Pue­de que ni si­quie­ra sea una pre­gun­ta re­le­van­te. En el li­bro “New Po­wer” (Nue­vo po­der), Je­remy Hei­mans y Henry Timms re­co­no­cen a Bur­ke, pe­ro agre­gan: “Ha­bía una sen­sa­ción de que el mo­vi­mien­to no te­nía due­ño y allí ra­di­ca­ba la fuen­te de su for­ta­le­za”.

Hei­mans es un ac­ti­vis­ta aus­tra­liano, co­fun­da­dor de Pur­po­se, una or­ga­ni­za­ción que ayu­da a im­pul­sar las rue­das de los mo­vi­mien­tos so­cia­les. Timms es bri­tá­ni­co y director eje­cu­ti­vo de 92nd Street Y, el ve­ne­ra­ble cen­tro cul­tu­ral de Nue­va York. Él y sus co­le­gas lan­za­ron #Gi­vin­gTues­day (mar­tes pa­ra dar), el an­tí­do­to be­né­fi­co pa­ra los de­rro­ches de com­pras pos­te­rio­res al Día de Ac­ción de Gra­cias du­ran­te el Vier­nes Ne­gro y el Lu­nes Ci­ber­né­ti­co. Sos­tie­nen que los mo­vi­mien­tos que co­mien­zan con los par­ti­ci­pan­tes no es que no ten­gan lí­der, sino que es­tán “lle­nos de lí­de­res”.

Es­to es re­la­ti­va­men­te cur­si, pe­ro con­tie­ne una im­por­tan­te ver­dad.

Los mo­vi­mien­tos del “nue­vo po­der” son in­for­ma­les, co­la­bo­ra­ti­vos, abier­tos y par­ti­ci­pa­ti­vos. Las ins­ti­tu­cio­nes del “po­der tra­di­cio­nal” son ge­ren­cia­les, ex­clu­si­vas, con­fi­den­cia­les y ce­rra­das. Re­pre­sen­ta la di­fe­ren­cia en­tre Buur­tzorg, una red des­cen­tra­li­za­da de en­fer­me­ras co­mu­ni­ta­rias en los Paí­ses Ba­jos, y Ge­ne­ral Elec­tric, la com­pa­ñía je­rár­qui­ca y con­tro­la­da des­de el to­pe de Jack Welch de la dé­ca­da de 1990.

Los au­to­res di­cen que “és­te no es un ca­so de ‘va­lo­res del nue­vo po­der = buenos’, ‘va­lo­res del po­der tra­di­cio­nal = ma­los’”. Más bien, la ma­yo­ría de las or­ga­ni­za­cio­nes se en­cuen­tran en al­gún lugar den­tro del es­pec­tro.

Los es­cri­to­res en­fa­ti­zan la for­ma en que la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle (NRA, por sus si­glas en in­glés) — el en­fo­que del enojo del mo­vi­mien­to #Ne­ve­rA­gain — uti­li­za las téc­ni­cas del nue­vo po­der pa­ra cul­ti­var ac­ti­vis­tas co­mu­ni­ta­rios, apo­yán­do­los con víncu­los po­lí­ti­cos al po­der tra­di­cio­nal y al ca­bil­deo.

Los mo­vi­mien­tos del nue­vo po­der sur­gen y cam­bian de for­ma rá­pi­da­men­te.

Hei­mans y Timms pre­sen­ta­ron por vez pri­me­ra sus ideas en la re­vis­ta “Har­vard Bu­si­ness Re­view” en 2014.

En ese mo­men­to, Do­nald Trump — quien há­bil­men­te uti­li­za he­rra­mien­tas del nue­vo po­der, en par­ti­cu­lar Twitter, pa­ra di­na­mi­zar a sus se­gui­do­res — era un im­pro­ba­ble can­di­da­to a la pre­si­den­cia es­ta­dou­ni­den­se. Cuan­do el li­bro sa­lió a la im­pren­ta, Par­kland no te­nía ne­ce­si­dad de una eti­que­ta y el ac­ti­vis­mo de González se li­mi­ta­ba a su pre­si­den­cia de la Gay-Straight Allian­ce en su es­cue­la. Ac­tual­men­te ella tie­ne 1,5 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Twitter, la red a la cual se unió des­pués del ti­ro­teo.

Pa­ra aque­llos de no­so­tros que he­mos cre­ci­do con va­lo­res del po­der tra­di­cio­nal en ins­ti­tu­cio­nes del po­der tra­di­cio­nal, el caos es des­con­cer­tan­te.

To­da­vía es pro­ba­ble que al­gu­nos mo­vi­mien­tos se frag­men­ten por fal­ta de es­truc­tu­ra, tal y co­mo su­ce­dió con Oc­cupy, la pro­tes­ta glo­bal en con­tra de la de­sigual­dad.

Pe­ro Hei­mans me co­men­tó que se sien­te op­ti­mis­ta de que los in­vo­lu­cra­dos ge­ne­ra­rán cam­bios.

Otro po­si­ble re­sul­ta­do, sin em-

bar­go, es que lo peor del vie­jo po­der se re­afir­me. Al­gu­nas de las per­so­nas que se han con­ver­ti­do en cen­tro de aten­ción se ve­rán ten­ta­das a im­po­ner su au­to­ri­dad de la ma­ne­ra tra­di­cio­nal, es de­cir, a tra­vés de je­rar­quía y de coac­ción en lugar de in­fluen­cia y de per­sua­sión.

Una na­tu­ral ob­se­sión hu­ma­na con los lí­de­res in­di­vi­dua­les se su­ma­rá a esa ten­ta­ción. Es­to ya es pal­pa­ble en el ca­so de #Ne­ve­rA­gain.

Los co­men­ta­ris­tas han com­pa­ra­do a la González con Jua­na de Ar­co. La re­vis­ta “Ti­me” la ha co­lo­ca­do a ella y a al­gu­nos de sus ami­gos en la por­ta­da, el ti­po de pu­bli­ci­dad co­di­cia­da por hom­bres fuer­tes co­mo Trump. Pe­ro una pa­ra­do­ja de la ten­den­cia ha­cia el nue­vo po­der es que hay que ser un lí­der se­gu­ro de sí mis­mo pa­ra re­nun­ciar a las ten­ta­cio­nes del li­de­raz­go.

Si González y sus com­pa­ñe­ros de cla­se pue­den lo­grar­lo, aún es pro­ba­ble que pue­dan de­mos­trar que los in­fle­xi­bles par­ti­da­rios del po­der tra­di­cio­nal son los ver­da­de­ros ex­tra­te­rres­tres.

N.KAMM - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.