En ex­pan­sión

Re­ser­va­te­lo apun­ta a otros mer­ca­dos y fran­qui­cias

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - POR GE­NO­VE­VA MALCUORI Es­pe­cial pa­ra El Observador

Va­rios cam­bios hu­bo en Re­ser­va­te­lo des­de su sur­gi­mien­to en 2015, año en que ga­nó el Pre­mio Em­pren­do de Ca­fé y Ne­go­cios. De las tres em­pren­de­do­ras que co­men­za­ron con el pro­yec­to al fi­na­li­zar un cur­so en una es­cue­la de pu­bli­ci­dad, so­lo que­da Vic­to­ria Or­tiz, ac­tual­men­te di­rec­to­ra y re­pre­sen­tan­te le­gal de la em­pre­sa.

En tan­to si­gue par­ti­ci­pan­do del em­pren­di­mien­to el mis­mo in­ver­sor pri­va­do que es­tá des­de el prin­ci­pio y ac­tual­men­te hay dos nue­vos so­cios co­mer­cia­les que con­cen­tran sus es­fuer­zos en ex­pan­dir la apli­ca­ción ha­cia Bra­sil.

A es­to se agre­ga que la em­pre­sa es­tá por ce­rrar un acuer­do pa­ra con­tar con un so­cio tec­no­ló­gi­co. Has­ta aho­ra la asis­ten­cia téc­ni­ca era ter­ce­ri­za­da. La par­ti­ci­pa­ción de un pro­gra­ma­dor en el em­pren­di­mien­to es con­si­de­ra­da es­tra­té­gi­ca y fun­da­men­tal pa­ra po­der se­guir el el ca­mino del cre­ci­mien­to.

Or­tiz ex­pli­có a Ca­fé y Ne­go­cios que “sí o sí” de­ben aso­ciar­se pa­ra “es­tar fuer­tes en tec­no­lo­gía y no de­pen­den de un pro­vee­dor”.

Res­pues­ta tec­no­ló­gi­ca

La di­rec­to­ra de Re­ser­va­te­lo sub­ra­yó que el con­tar con un pro­gra­ma­dor en sus fi­las no so­lo brin­da­rá so­por­te tec­no­ló­gi­co den­tro de la em­pre­sa, sino que ten­drá un ma­yor gra­do de in­vo­lu­cra­mien­to que el de un pro­vee­dor, lo que per­mi­ti­rá aco­tar los tiem­pos de res­pues­ta a los pro­ble­mas que sur­jan en el ser­vi­dor.

Con­tar con un so­cio de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas tam­bién po­si­bi­li­ta­rá res­pon­der a la de­man­da de fran­qui­cias que han te­ni­do y has­ta aho­ra no han po­di­do otor­gar por­que el sis­te­ma no era del to­do óp­ti­mo.

A ni­vel tec­no­ló­gi­co, uno de los cam­bios más im­por­tan­tes im­ple­men­ta­dos re­cien­te­men­te fue la crea­ción de la pá­gi­na web re­ser­va­te­loapp.com.

Or­tiz con­tó que al prin­ci­pio ofre­cían el ser­vi­cio de re­ser­va úni­ca­men­te a tra­vés de una apli­ca­ción y no re­sul­tó ser la he­rra- mien­ta más con­ve­nien­te pa­ra el ne­go­cio por­que al ac­tua­li­zar­la los usua­rios de­bían re­ins­ta­lar­la.

“Ha­cer la web fue una opor­tu­ni­dad, es mu­cho más ba­ra­to que pa­gar una apli­ca­ción, en cuan­to al so­por­te y el desa­rro­llo”, de­ta­lló. Por eso es­tán con­cen­tran­do sus es­fuer­zos en la pá­gi­na.

Tam­bién me­dian­te la web se fa­ci­li­tó la ob­ten­ción de da­tos de los usua­rios.

Es que pa­ra ac­ce­der a des­cuen­tos es­pe­cia­les en ho­te­les de al­ta ro­ta­ti­vi­dad la per­so­na de­be re­gis­trar­se y brin­dar da­tos sobre há­bi­tos de con­su­mo; in­for­ma­ción de gran uti­li­dad pa­ra los pro­pie­ta­rios de los ho­te­les y a la cual no sue­len ac­ce­der.

Un año heavy

“El año pa­sa­do es­tu­vo heavy”, reite­ró Or­tiz en va­rios mo­men­tos de la en­tre­vis­ta.

Es que en 2017 la em­pren­de­do­ra se fue a vi­vir a Buenos Aires y man­tu­vo reunio­nes to­do el año con ho­te­le­ros del mer­ca­do ar­gen­tino pa­ra ge­ne­rar acuer­dos co­mer­cia­les.

To­mó la de­ci­sión de via­jar lue­go de que la Agen­cia Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción e In­no­va­ción (ANII) les otor­ga­ra un nue­vo sub­si­dio. El pri­me­ro ha­bía si­do al arran­que del pro­yec­to y el se­gun­do en 2017 fue con vis­tas a pro­mo­ver el cre­ci­mien­to de la em­pre­sa.

Or­tiz ase­gu­ró que fue un año en el que apren­dió mu­cho y se en­fren­tó a si­tua­cio­nes des­co­no­ci­das; sin em­bar­go, dio sus fru­tos.

“Fue di­fí­cil. Los due­ños de los ho­te­les son per­so­nas ce­rra­das por­que es un ru­bro que siem­pre es­tu­vo ta­pa­do. Ade­más, son hom­bres, te ven a vos, te ven chi­ca, que no te­nés ex­pe­rien­cia, son su­per­ce­lo­sos de la in­for­ma­ción de su ne­go­cio. Y ga­nar­se la con­fian­za de esa gen­te no fue na­da fá­cil. Pe­ro ce­rra­mos tra­to con la Cá­ma­ra de Al­ber­gues Tran­si­to­rios (de Argentina)”, de­ta­lló.

Pa­ra des­cri­bir lo di­fí­cil que fue ga­nar­se un lugar en­tre los ho­te­le­ros ar­gen­ti­nos con­tó la ex­pe­rien­cia que vi­vió en una oca­sión al ser re­ci­bi­da por un em­pre­sa­rio pro­pie­ta­rio de 30 ho­te­les.

“Ni me mi­ra­ba a la ca­ra. No pa­ró de ha­blar por ce­lu­lar. Yo sa­qué la compu­tado­ra y le ex­pli­qué co­mo si me es­tu­vie­ra es­cu­chan­do. En de­ter­mi­na­do mo­men­to se me apa­ga la compu­tado­ra, sa­qué una ho­ja de un cua­derno y em­pe­cé a ano­tar. Cuan­do ter­mi­nó la reunión me di­jo ‘bueno si te da esa ho­ji­ta que te­nés, ano­tá los 30 ho­te­les’”, re­su­mió.

Vic­to­ria Or­tiz

DI­REC­TO­RA DE RE­SER­VA­TE­LO

El éxi­to es po­der con la frus­tra­ción cons­tan­te”

D. VI­LLA

Vic­to­ria Or­tiz, di­rec­to­ra de Re­ser­va­te­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.