“Hay que bus­car más fre­cuen­cias aé­reas”

En­tre­vis­ta al pre­si­den­te re­gio­nal de Whynd­ham Ho­tel Group

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Pre­si­den­te de Whynd­ham Ho­tel Group pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be Ale­jan­dro Mo­reno MA­RÍA INÉS FIORDELMONDO mfior­del­mon­do@observador.com.uy

Es­plen­dor Cer­van­tes, Es­plen­dor Mon­te­vi­deo, Tryp, Dazz­ler Mon­te­vi­deo y Dazz­ler Co­lo­nia, Ho­ward John­son Ca­rras­co, Days Inn Co­lo­nia y Days Inn Mon­te­vi­deo. Con es­tos ocho ho­te­les Whynd­ham Ho­tel Group su­ma 890 ha­bi­ta­cio­nes, lo que la con­vier­te ma­yor em­pre­sa ho­te­le­ra de Uru­guay.

Lue­go de ca­si 30 años en el mun­do de la ho­te­le­ría, a Ale­jan­dro Mo­reno le to­có ha­ce seis me­ses asu­mir la pre­si­den­cia de Whynd­ham Ho­tel Group pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be. Es­to im­pli­ca te­ner una ofi­ci­na que ro­ta en­tre San Pa­blo y Buenos Aires y su­per­vi­sar la ope­ra­ción de los 205 ho­te­les con los que cuen­ta la com­pa­ñía en la re­gión. Pe­ro tam­bién, con­tó, sig­ni­fi­ca pa­sar de mo­men­tos sos­pe­cho­sa­men­te tran­qui­los a bom­bar­deos de lla­ma­das de di­fe­ren­tes paí­ses y a di­fe­ren­tes ho­ras, así co­mo dar se­gui­mien­to a lo que su­ce­de en ca­da uno de es­tos mer­ca­dos y ne­ce­si­tar de sa­lir a co­rrer o ir al gim­na­sio cuan­do ter­mi­na su jor­na­da la­bo­ral.

Es li­cen­cia­do en Cien­cias Hu­ma­nas y se ini­ció en ho­te­le­ría en el gru­po Po­sa­das de Mé­xi­co, su país na­tal. Tra­ba­jó en Hyatt y de ahí pa­só a desem­pe­ñar­se en mar­ke­ting y ven­tas en In­ter­Con­ti­nen­tal Ho­te­les de Tur­quía, don­de vi­vió cin­co años. Pe­ro la ma­yor par­te de su ca­rre­ra trans­cu­rrió en la em­pre­sa que aho­ra pre­si­de pa­ra la re­gión. Ha­ce 14 años que se unió a Whynd­ham y des­de ahí se ha de­di­ca­do prin­ci­pal­men­te al seg­men­to de tiem­po com­par­ti­do y pro­pie­dad va­ca­cio­nal. Fue director de RCI en Bra­sil y tam­bién su­per­vi­só el ne­go­cio de Whynd­ham Des­ti­na­tion Net­work en la re­gión. El di­cho “o te gus­ta, o te vas”, pa­ra Mo­reno apli­ca a la per­fec­ción en el ru­bro de la ho­te­le­ría, que, se­gún di­jo, se tra­ta, a fin de cuen­tas, de una vo­ca­ción de ser­vi­cio y de dis­fru­tar del dis­fru­te del otro.

¿Exis­te al­go que di­fe­ren­cie a los re­cur­sos hu­ma­nos uru­gua­yos?

Co­noz­co la ca­li­dez uru­gua­ya, la sim­pa­tía. Es de los que tie­ne me­jor educación en La­ti­noa­mé­ri­ca, y ade­más tie­ne co­no­ci­mien­tos cul­tu­ra­les. En Uru­guay se iden­ti­fi­ca a los di­fe­ren­tes clien­tes que lle­gan de di­ver­sos des­ti­nos y se sa­be có­mo ha­blar­les. Es­tán bien pre­pa­ra­dos. La cues­tión es en­con­trar per­so­nas que ten­gan real­men­te la vo­ca­ción; ese es el pun­to más di­fí­cil. Pe­ro han en­ten­di­do la im­por­tan­cia del tu­ris­mo.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les desafíos del mer­ca­do uru­gua­yo?

El año pa­sa­do cre­ció (21%) el nú­me­ro de vi­si­tan­tes. Es­te es un fe­nó­meno muy bueno y de­be con­ti­nuar. Hoy Uru­guay com­pi­te con to­do el mun­do. Es uno de los paí­ses más se­gu­ros de la re­gión. Un país cul­to. Lo que hay bus­car son más fre­cuen­cias aé­reas pa­ra que lle­gue más gen­te; por­que po­de­mos te­ner mu­chos ho­te­les pe­ro si no hay ser­vi­cio aé­reo no va­mos a te­ner los re­sul­ta­dos que es­pe­ra­mos.

Se han abier­to va­rios ho­te­les. ¿Có­mo se com­pi­te?

Es una cues­tión que crea un es­trés. No es­ta­mos so­los, te­ne­mos que com­pe­tir y Uru­guay pa­só de te­ner po­cos ho­te­les a mu­chos. Pa­ra el con­su­mi­dor es muy bueno por­que en­cuen­tra pre­cios mu­cho más ac­ce­si­bles. A no­so­tros nos co­lo­ca un po­co más de pre­sión por­que com­pi­ten unos con pre­cios y otros con el va­lor que en­tre­gan al clien­te. Es muy im­por­tan­te que se ge­ne­re un po­co más de flu­jo. Ne­ce­si­ta­mos una cons­tan­te en cuan­to a pro­mo­ción de des­tino y que acom­pa­ñen los ser­vi­cios, con eso me re­fie­ro a res­tau­ran­tes, ar­te, que la gen­te sien­ta que pue­de que­dar­se más tiem­po. Fal­ta más ac­ti­vi­dad de en­tre­te­ni­mien­to, por ejemplo noc­turno.

¿Se pien­sa en más aper­tu­ras en Uru­guay?

En es­te mo­men­to no, pe­ro es­ta­mos abier­tos a ver qué po­si­bi­li­da­des de ne­go­cios hay. Aho­ra es­ta­mos con ocho ho­te­les, que pa­ra el ta­ma­ño del mer­ca­do es su­fi­cien­te. Al­gu­nas pro­pie­da­des son re­cien­tes, va­mos a ir vien­do co­mo se da el ne­go­cio. Bus­ca­mos pri­me­ro buenos re­sul­ta­dos y siem­pre in­cen­ti­va­mos a los desa­rro­lla­do­res a que vean opor­tu­ni­da­des. Siem­pre es­ta­mos abier­tos a nue­vos pro­yec­tos. Me pa­re­ce que en Pun­ta del Es­te nos ha­ce fal­ta al­go, aun­que es un mer­ca­do es­tric­to por la cues­tión de la tem­po­ra­li­dad. Whynd­ham quie­re man­te­ner­se ac­tuan­te en to­dos los paí­ses y Uru­guay es muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros.

¿Có­mo se de­fi­ne co­mo lí­der?

No soy na­da cen­tra­li­za­dor. Hay que de­jar a to­do el mun­do ha­cer su tra­ba­jo y bus­car las he­rra­mien­tas pa­ra que pue­dan rea­li­zar­lo. Pa­re­ce un po­co cli­ché pe­ro siem­pre me da re­sul­ta­do. Tie­ne más que ver con coa­ching. Ten­go una par­te muy fuer­te de nue­vos ne­go­cios. Me gus­tan los ne­go­cios, que se cie­rren, que apa­rez­ca un ho­tel. Tie­nes que con­fiar en la gen­te que tra­ba­ja con­ti­go. No con­si­go tra­ba­jar con gen­te ne­ga­ti­va. Te qui­ta las ener­gías y es pé­si­mo pa­ra el ne­go­cio y la in­dus­tria. Una de las co­sas que más me gus­ta ver es gen­te con­ten­ta, son­rien­do por­que es­tá ha­cien­do un tra­ba­jo que le gus­ta. Si no es­tás de buen hu­mor te pue­des las­ti­mar, de­jar a otra gen­te mal. Creo que es un co­men­ta­rio que mu­chas ve­ces pa­re­ce sim­ple pe­ro al­gu­nas per­so­nas no con­si­guen en­ca­jar con esa par­te bá­si­ca

Co­mo pre­si­den­te re­gio­nal, ¿cuál es su me­ta?

Amé­ri­ca La­ti­na es muy di­fe­ren­te de país a país; es muy in­tere­san­te cuan­do ves có­mo mu­chas em­pre­sas del nor­te nos ven. Es di­fí­cil en­ten­der­la por­que no la pue­des en­ten­der jun­ta. Si bien el idio­ma nos une, to­dos te­ne­mos di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les por el país en el que cre­ci­mos. Pa­ra mí la cues­tión es mos­trar qué es lo que so­mos co­mo re­gión. Que las di­fe­ren­cias son bue­nas y bien­ve­ni­das. Mi desafío es ha­cer en­ten­der eso, y que eso nos ayu­da a ser mu­cho más fuer­tes. No exis­ten li­mi­ta­cio­nes co­mo re­gión, te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar más ideas. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.