Qué im­pli­ca la nor­ma eu­ro­pea de da­tos

Sus re­que­ri­mien­tos al­can­zan a empresas uru­gua­yas

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA -

Los da­tos son “el oro de si­glo XXI”. Así lo ha sub­ra­ya­do la comisaria eu­ro­pea de Con­su­mo, Ve­ra Jou­ro­va, y es una de las razones que es­tán de­trás de la nue­va nor­ma­ti­va eu­ro­pea de da­tos per­so­na­les que em­pe­zó a re­gir a par­tir del pa­sa­do vier­nes.

Es pro­ba­ble que a us­ted ya le ha­yan lle­ga­do co­mu­ni­ca­cio­nes, por ejem­plo de ser­vi­cios co­mo Spo­tify o de news­let­ters a los que es­tá sus­cri­to, co­men­tán­do­le de nue­vas po­lí­ti­cas de pri­va­ci­dad.

Es­to res­pon­de a que las empresas que re­co­pi­lan, usan y com­par­ten da­tos de per­so­nas re­si­den­tes en Eu­ro­pa de­be­rán cum­plir con nue­vos re­qui­si­tos de trans­pa­ren­cia. Pa­ra la lla­ma­da Re­gu­la­ción Ge­ne­ral de Pro­tec­ción de Da­tos de la Unión Eu­ro­pea no im­por­ta el lu­gar geo­grá­fi­co don­de es­tá lo­ca­li­za­da la em­pre­sa, sino que pro­ce­se da­tos de re­si­den­tes eu­ro­peos. Por ello, tam­bién afec­ta­rá a las empresas uru­gua­yas que tra­ba­jen de es­ta for­ma.

Los cam­bios es­pe­cí­fi­cos

La nue­va le­gis­la­ción am­plía el con­cep­to de da­tos per­so­na­les pro­te­gi­dos: jun­to a los ha­bi­tua­les co­mo el nom­bre, do­mi­ci­lio o nú­me­ro de tar­je­ta de cré­di­to, se agre­gan otros “iden­ti­fi­ca­do­res en lí­nea” co­mo la di­rec­ción IP.

Se ha­ce ma­yor hin­ca­pié en la trans­pa­ren­cia, por lo que las empresas de­ben fa­ci­li­tar al usua­rio el sa­ber qué tra­ta­mien­to le dan a sus da­tos (có­mo se usan, pa­ra qué, el tiem­po du­ran­te el cual los con­ser­va­rán, con quien se com­par­ten, en­tre otros), ex­pli­có el en­car­ga­do del De­par­ta­men­to de De­re­cho Pú­bli­co de Po­sa­das, Po­sa­das & Ve­cino, Die­go Ga­ma­rra, en un even­to in­for­ma­ti­vo so­bre la te­má­ti­ca or­ga­ni­za­do es­te jue­ves por In­te­rac­ti­ve Ad­ver­ti­sing Bu­reau (IAB) Uru­guay.

La nor­ma­ti­va sub­ra­ya la ne­ce­si­dad del con­sen­ti­mien­to vá­li­do pa­ra la uti­li­za­ción de da­tos per­so­na­les: no ad­mi­te el con­sen­ti­mien­to tá­ci­to (atri­bui­do al si­len­cio o a la inac­ción) sino que tie­ne que ha­ber una clara ac­ción afir­ma­ti­va por par­te del usua­rio. Se es­pe­ci­fi­ca que las empresas de­be­rán fa­ci­li­tar tan­to el dar con­sen­ti­mien­to co­mo el re­ti­rar­lo.

Ade­más in­tro­du­ce con­cep­tos co­mo el lla­ma­do “de­re­cho al ol­vi­do”. Es­to im­pli­ca que si uno por ejem­plo abre una cuen­ta en Fa­ce­book y des­pués de un tiem­po de­ci­de ce­rrar­la, pue­de re­cla­mar que no que­de ras­tro de sus da­tos. La pla­ta­for­ma es­tá en­ton­ces obli­ga­da a eli­mi­nar to­dos los da­tos que guar­da de un usua­rio si es­te lo so­li­ci­ta; aun­que se se­ña­la que es­to en al­gu­nos ca­sos po­dría en­trar en con­flic­to con otros de­re­chos co­mo el de la li­ber­tad de ex­pre­sión.

Pa­ra Ga­ma­rra, las empresas de­be­rán to­mar me­di­das con una “res­pon­sa­bi­li­dad proac­ti­va” que per­mi­tan la trans­pa­ren­cia que se exi­ge, te­nien­do en cuen­ta la pri­va­ci­dad “des­de el di­se­ño y por de­fec­to”. “Se pa­sa de un es­que­ma de reac­ción a uno de pre­ven­ción”, se­ña­ló el ex­per­to. La mul­tas en ca­so de in­cum­pli­mien­to se­rán de un má­xi­mo de 20 mi­llo­nes de eu­ros o has­ta 4% de la fac­tu­ra­ción global de la com­pa­ñía.

¿Có­mo pue­de afec­tar a las empresas uru­gua­yas?

Ga­ma­rra ex­pli­có que por el mo­men­to quie­nes de­ben ade­cuar­se son úni­ca­men­te las empresas uru­gua­yas que ofre­cen pro­duc­tos y ser­vi­cios a re­si­den­tes de la Unión Eu­ro­pea o, a tra­vés de sus da­tos, con­tro­lan com­por­ta­mien­tos. Es­to úl­ti­mo re­fie­re a si se rea­li­za un se­gui­mien­to pa­ra ela­bo­rar un per­fil de la per­so­na con el fin de pre­de­cir sus pre­fe­ren­cias y com­por­ta­mien­tos fu­tu­ros.

Sin em­bar­go, el ex­per­to de Po­sa­das, Po­sa­das & Ve­cino ex­pli­có que pa­ra el res­to de las empresas uru­gua­yas re­sul­ta “sen­sa­to” co­men­zar a tra­ba­jar en la te­má­ti­ca, ya que es muy pro­ba­ble que es­te cambio eu­ro­peo lle­ve a una ade­cua­ción de la nor­ma­ti­va uru­gua­ya.

El dipu­tado na­cio­na­lis­ta Ro­dri­go Go­ñi, pre­sen­te en el even­to, con­fir­mó que se tra­ba­ja­rá en ese sen­ti­do. En Uru­guay es­tá vi­gen­te des­de ha­ce 10 años la Ley de Pro­tec­ción de Da­tos Per­so­na­les, que in­clu­ye prin­ci­pios de pre­vio con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do, se­gu­ri­dad, re­ser­va y res­pon­sa­bi­li­dad, en­tre otros. ●

Son re­glas im­por­tan­tes que per­mi­ti­rán a la gen­te re­cu­pe­rar su pri­va­ci­dad, to­mar el con­trol” Ve­ra Jou­ro­va COMISARIA EU­RO­PEA DE CON­SU­MO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.