“Hay que en­fo­car­se en lo que im­por­ta”

Pa­blo Sa­lo­món y los apren­di­za­jes de su ca­rre­ra em­pre­sa­ria

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - JOA­QUÍN SYMONDS Especial pa­ra El Observador

Des­de que era ado­les­cen­te Pa­blo Sal­món desa­rro­lló sis­te­mas que, en prin­ci­pio, fue­ron usa­dos por al­gu­nos fa­mi­lia­res pe­ro con el pa­so del tiem­po pa­sa­ron a usar “des­de con­sul­to­rios mé­di­cos has­ta vi­deo­clubs”. Hoy es­tá al fren­te de la tec­no­ló­gi­ca Inet­sat, que tra­ba­ja en el ru­bro de trans­mi­sión de se­ña­les de TV pa­ra ca­si 30 paí­ses.

Ade­más de ser in­ge­nie­ro in­for­má­ti­co egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, el ac­tual CEO de Inet­sat fue par­te del equi­po de Ado­be en Es­ta­dos Uni­dos gra­cias un pro­gra­ma de pa­san­tías y afir­ma que es­ta ex­pe­rien­cia fue vi­tal co­mo for­ma de com­ple­men­tar sus es­tu­dios: “Allí es­tu­ve con gen­te de pri­mer ni­vel, al­gu­nos ha­cia ya dé­ca­das que es­ta­ban en el mun­do de la pro­gra­ma­ción y soft­wa­re”.

El pun­ta­pié pa­ra que Sa­lo­món op­ta­ra por el ru­bro in­for­má­ti­co fue un pro­gra­ma de in­ter­cam­bio que reali­zó en sex­to año de li­ceo, cuan­do em­pren­dió rum­bo a Es­ta­dos Uni­dos por pri­me­ra vez. Es­to su­ce­dió en los años 90 cuan­do in­ter­net en Uru­guay no exis­tía de for­ma ma­si­va. “Pa­ra los uru­gua­yos el tér­mino in­ter­net re­fe­ría a un ter­mi­nal ver­de que se uti­li­za­ba pa­ra co­nec­tar­se a ser­vi­do­res de las uni­ver­si­da­des y ac­ce­der a la in­for­ma­ción”, re­cor­dó.

El pri­mer em­pren­di­mien­to de Sa­lo­món se dio en el año 1999 cuan­do fun­dó es­pa­cio in­ter­ac­ti­vo. com, un so­cial net­work que era uti­li­za­do por 13.000 uru­gua­yos que se con­vir­tió en el por­tal más usa­do en del país en aquel mo­men­to. Sa­lo­món se dio cuen­ta de que “el mo­de­lo de ne­go­cio no era ren­ta­ble”.

Fue así que de­ci­dió cam­biar el rum­bo, a pe­sar de que se man­tu­vo al fren­te de la com­pa­ñía, y co­men­zar a co­mer­cia­li­zar el soft­wa­re. Lue­go de 10 años en el mer­ca­do, la com­pa­ñía que sur­gió co­mo un por­tal fue ven­di­da a ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros.

Una al­ter­na­ti­va al sa­té­li­te

Sa­lo­món en­con­tró una nue­va opor­tu­ni­dad de ne­go­cios en el

área de dis­tri­bu­ción de se­ña­les de te­le­vi­sión, don­de pu­do cons­ta­tar que no se es­ta­ban re­gis­tran­do gran­des cam­bios. “Ha­bía un cen­tro de trans­mi­sión don­de se ge­ne­ra una se­ñal, es­ta se en­vía a un sa­té­li­te pa­ra que el ca­bleo­pe­ra­dor sin­to­ni­ce ese sa­té­li­te y lo en­víe a tra­vés de un de­co­di­fi­ca­dor”, ex­pli­ca Sa­lo­món.

Se dio cuen­ta de que, sal­vo los in­for­ma­ti­vos o pro­gra­mas de de­por­te, la ma­yo­ría de la pro­gra­ma­ción es pre­gra­ba­da y se re­pi­te mu­chas ve­ces a lo lar­go del mes.

Fue así que fun­dó la em­pre­sa Inet­sat, que sur­gió con el fin de en­viar ar­chi­vos de au­dio, vi­deo, grá­fi­cos, sub­tí­tu­los has­ta equi­pos que se en­cuen­tren en la ca­be­ce­ra de los ca­bleo­pe­ra­do­res y ge­ne­rar

una se­ñal di­rec­ta­men­te a los dis­tri­bui­do­res de la se­ñal. “Nos plan­tea­mos ser una al­ter­na­ti­va al sa­té­li­te y aba­ra­tar cos­tos”, co­men­tó el em­pre­sa­rio.

Cuan­do la idea es­tu­vo plas­ma­da, el pen­sa­mien­to del fun­da­dor no iba más allá de que “al­gún ca­nal chico se iba a in­tere­sar” pe­ro pa­ra su sor­pre­sa el in­te­rés lle­gó de la ca­de­na HBO, des­pués vino Fox

y más empresas mul­ti­na­cio­na­les.

Lla idea no se aca­ba en la sus­ti­tu­ción de sa­té­li­te: “en el ca­so de HBO nos uti­li­zó pa­ra trans­mi­tir la se­ñal des­de un cen­tro al­ter­na­ti­vo, en ca­so de que la red de trans­mi­sión cen­tral fa­lla­ra”.

Ade­más, la em­pre­sa creó una “sub­se­ñal” que tie­ne el fin de en­viar pro­gra­ma­ción es­pe­cia­li­za­da pa­ra ca­da país. “Es­tá pen­sa­do pa­ra aque­llos paí­ses, por ejem­plo, don­de la pu­bli­ci­dad de al­cohol es­tá prohi­bi­da y las empresas no pue­den emi­tir su pro­gra­ma­ción de ma­ne­ra nor­mal”, afir­mó Sa­lo­món. Des­pués de cin­co años en el mer­ca­do, su due­ño afir­ma que “las co­sas se die­ron de ma­ne­ra ines­pe­ra­da” por­que en­con­tra­ron un ni­cho que era po­co ex­plo­ta­do.

Hoy en día es­tán tra­ba­jan pa­ra clien­tes en to­do el mun­do. “Es­ta­mos en ca­si 30 paí­ses e iden­ti­fi­ca­mos 11 gru­pos fuer­tes en lo re­fe­ri­do a la trans­mi­sión de se­ñal de TV, hoy en día tra­ba­ja­mos pa­ra ocho de esas mul­ti­na­cio­na­les”, co­men­tó con or­gu­llo Sa­lo­món.

No des­viar­se

Si bien den­tro del ru­bro al que se de­di­ca hay mu­chas opor­tu­ni­da­des, Sa­lo­món cree que “no hay que per­der el fo­co” por­que es pre­fe­ri­ble man­te­ner­se co­mo los me­jo­res en su ni­cho. Es­to im­pli­ca una in­ver­sión “cons­tan­te”.

A pe­sar de que Pa­blo Sa­lo­món ha te­ni­do pro­pues­tas pa­ra ven­der la em­pre­sa, es­to no es­tá en los planes en el cor­to pla­zo. “Apren­dí mu­chas lec­cio­nes que me per­mi­tie­ron se­guir un ca­mino sin so­bre­sal­tos”, sub­ra­yó. Uno de ellas fue el he­cho de “en­fo­car­se en lo que real­men­te im­por­ta” pa­ra no ten­tar­se e ir más allá de los lí­mi­tes pro­pios de ca­da ne­go­cio o em­pre­sa.

Hoy Inet­sat es­tá afian­za­da pe­ro los pri­me­ros años fue­ron de­man­dan­tes: “cuan­do em­pe­cé me gas­té to­dos mis aho­rros y eso no me al­can­zó pe­ro hoy en día el es­trés en ese sen­ti­do ya no exis­te”.

Uno de los ma­yo­res re­tos que en­fren­ta el em­pre­sa­rio es es­tar le­jos de su fa­mi­lia cuan­do se va de via­je. “Se me ha­ce di­fí­cil es­tar le­jos por mu­cho tiem­po”, con­clu­yó. ●

Cuan­do em­pe­cé en el ru­bro, el sis­te­ma ope­ra­ti­vo más so­fis­ti­ca­do y uti­li­za­do era Ap­ple 2” Pa­blo Sa­lo­món FUN­DA­DOR DE INET­SAT

“El bi­chi­to de em­pren­der siem­pre es­tá en mí, por lo que se­guía bus­can­do ni­chos” Pa­blo Sa­lo­món FUN­DA­DOR DE INET­SAT

Pa­blo Sa­lo­món apren­dió a no ten­tar­se a ir más allá de los lí­mi­tes pro­pios de ca­da ne­go­cio o em­pre­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.