Par­ques de di­ver­sio­nes fac­tu­ran mi­llo­nes en Ar­gen­ti­na

El país ve­cino cuen­ta con una am­plia ga­ma de par­ques te­má­ti­cos que son un es­pa­cio pa­ra el es­par­ci­mien­to de las fa­mi­lias o in­clu­so son uti­li­za­dos co­mo pla­ta­for­ma pa­ra fo­men­tar el tra­ba­jo en equi­po en­tre eje­cu­ti­vos de empresas

El Observador - Café y Negocios - - REGIÓN -

Al ai­re li­bre o en lo­ca­les. Aé­reos o acuá­ti­cos. De gran­des in­fra­es­truc­tu­ras o de pro­duc­ción ca­se­ra. Ar­gen­ti­na cuen­ta con una am­plia ga­ma de par­ques te­má­ti­cos, que ofre­cen un es­pa­cio pa­ra el es­par­ci­mien­to de las fa­mi­lias o in­clu­so pa­ra fo­men­tar el tra­ba­jo en equi­po en las empresas.

Se­gún la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Par­ques y Atrac­cio­nes (AAPA), en el país hay más de 173 ope­ra­cio­nes de par­ques. Por lo tan­to, más de 3 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos son ocu­pa­dos por par­ques abier­tos y 128.000 me­tros cua­dra­dos per­te­ne­cen a los ce­rra­dos. 37 mi­llo­nes de per­so­nas los vi­si­tan por año.

“Hay bas­tan­tes tra­bas pa­ra el sec­tor, pe­ro tam­bién hay opor­tu­ni­da­des. Los ma­yo­res obs­tácu­los son los im­pues­tos. Los aran­ce­les a la im­por­ta­ción pro­vo­can que sea in­via­ble pen­sar en traer equi­pos gran­des del ex­te­rior. Es­ta­mos tra­ba­jan­do con el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo y con el de Mo­der­ni­za­ción pa­ra ver si se pue­den sa­car los aran­ce­les ya que no hay fa­bri­can­tes lo­ca­les de es­te equi­pa­mien­to”, ex­pli­ca Da­niel Catz­man, se­cre­ta­rio de AAPA.

Catz­man desa­rro­lla: “pa­ga­mos IVA, mien­tras que en nin­gún lu­gar del mun­do el en­tre­te­ni­mien­to lo pa­ga. En el in­te­rior, se de­be pa­gar un im­pues­to pro­vin­cial y otro mu­ni­ci­pal. Si es­to cam­bia­ra, se rea­li­za­rían más in­ver­sio­nes y ven­drían más ju­ga­do­res del ex­te­rior”.

Ha­ce nue­ve me­ses, Ar­gen­ti­na cuen­ta con un par­que de ca­mas elás­ti­cas cu­bier­to en Pi­lar. “Uno de los so­cios fue a vi­si­tar un par­que si­mi­lar en Inglaterra y no pu­do creer lo di­ver­ti­do que era. No ha­bía nin­gún par­que de es­te es­ti­lo en el país y pa­re­cía fá­cil ar­mar uno igual aquí, lue­go no fue na­da fá­cil de ha­cer”, cuen­ta Heath Bai­nes, so­cio ge­ren­te de Rush BA. Pa­ra Bai­nes el obs­tácu­lo más gran­de fue en­con­trar un es­pa­cio. Lu­ga­res de 3.000 me­tros cua­dra­dos que cuen­te con una al­tu­ra de 6 a 7 me­tros, ac­ce­so se­gu­ro y mu­cho es­ta­cio­na­mien­to no son fá­ci­les de en­con­trar.

Las ca­mas elás­ti­cas, que son el equi­po prin­ci­pal del par­que, son im­por­ta­das. “El so­cio prin­ci­pal es el fa­bri­can­te de las ca­mas. Tie­ne 18 par­ques en el mun­do e in­vier­te en for­ma di­rec­ta”, di­ce Bai­nes. El 65% de los clien­tes son niños de en­tre 5 y 12 años. Pe­ro tam­bién cuen­tan con ac­ti­vi­da­des cor­po­ra­ti­vas.

Bai­nes en­fa­ti­za: “Con­ta­mos con sa­las pa­ra pre­sen­ta­cio­nes y es más di­ver­ti­do que un ho­tel”. Hoy cuen­tan con 60 em­plea­dos. “Es­ta­mos

muy avan­za­dos en la bús­que­da pa­ra abrir un nue­vo par­que”, ase­gu­ra Bai­nes. Tam­bién di­ce que pen­sa­ron en lle­var la idea a otros paí­ses, pe­ro en Chi­le, Uru­guay y Bra­sil ya exis­ten y son de la com­pe­ten­cia.

La crea­ción del par­que sur­ge co­mo ini­cia­ti­va de Da­niel Ri­vier, quien lue­go de vi­vir 18 años en Sui­za, tu­vo la idea desa­rro­llar­lo en su ciu­dad na­tal. El es­pa­cio fue di­se­ña­do por la em­pre­sa sui­za Parc-Aven­tu­re SA y su cons­truc­ción fue di­ri­gi­da por Jean-Clau­de Hei, co­pro­pie­ta­rio de nu­me­ro­sos par­ques aé­reos en Sui­za. En re­la­ción a la in­fra­es­truc­tu­ra, se ins­ta­ló una po­lea, que es un sis­te­ma sui­zo pa­ten­ta­do.

Otro ejem­plo es Eu­ca Ti­gre que abrió ha­ce cin­co años y ha­ce dos se inau­gu­ró el ter­cer Eu­ca en Ba­ri­lo­che. “No es­ta­mos abrien­do más par­ques con la mar­ca Eu­ca, pe­ro sí cons­trui­mos pa­ra ter­ce­ros”, cuen­ta Sil­vi­na Mar­chet­ti, res­pon­sa­ble de marketing de Mun­do Eu­ca.

Día de aven­tu­ra

Pa­ra vi­vir un día al ai­re li­bre, se creó en 2010 Ecox­tre­me, un par­que te­má­ti­co de aven­tu­ra. El es­pa­cio sur­gió de la mano de dos so­cios y re­qui­rió una in­ver­sión ini­cial de US$ 60 mil. Des­de 2012, el par­que que­dó a car­go de Da­niel Go­llan, jun­to a un em­plea­do.

La se­pa­ra­ción en­tre los fun­da­do­res se dio por­que el par­que en­tró en quie­bra pro­duc­to de una inun­da­ción pro­vo­ca­da por el Río Lu­jan. De to­dos mo­dos, Go­llan vol­vió a em­pren­der en un área más ale­ja­da del río. Ac­tual­men­te, el par­que cuen­ta con un cir­cui­to de Moun­tain Bi­ke, ti­ro­le­sa y pa­les­tra. Tam­bién es se­de de una es­cue­la de arco y fle­cha. Re­cien­te­men­te, se in­cor­po­ró BMX, una mo­da­li­dad acro­bá­ti­ca del ci­clis­mo. El pre­cio de la en­tra­da va­ría en­tre US$ 6 y US$ 8, se­gún la ac­ti­vi­dad. “Pa­ra que la em­pre­sa fun­cio­ne, tu­ve que in­cor­po­rar otras uni­da­des de ne­go­cio co­mo cam­pa­men­tos con co­le­gios”, de­ta­lla Go­llan.

Jue­gos de es­ca­pe

Una ten­den­cia que cre­ció mu­cho es la ex­pe­rien­cia de jue­gos de es­ca­pe. Jue­gos Men­ta­les abrió sus puer­tas en 2015 y fue el pri­mer es­pa­cio con es­te ti­po de jue­gos en Ar­gen­ti­na. “Du­ran­te un via­je a Mos­cú por tra­ba­jo, un co­no­ci­do me con­tó que ha­bía abier­to una sa­la de es­ca­pe, una ha­bi­ta­ción en la que te en­cie­rran y te­nés una ho­ra pa­ra sa­lir. En ese mo­men­to no le veía el sen­ti­do de pa­gar pa­ra que te en­cie­rren. Lue­go, vi que es­tos es­pa­cios cre­cie­ron en Ru­sia y Eu­ro­pa. En otro via­je ju­gué y la sen­sa­ción de adre­na­li­na me en­can­tó. Vol­ví a Ar­gen­ti­na y em­pe­cé a bus­car un lo­cal. El pri­mer jue­go que pen­sé fue una sa­la de un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co. Ar­mé ar­te­sa­nal­men­te la es­ce­no­gra­fía y los acer­ti­jos. La in­ver­sión ini­cial fue de US$ 4445”, cuen­ta el fun­da­dor de la em­pre­sa Da­nil Tcha­povsky.

Du­ran­te los pri­me­ros tres me­ses, no pa­sa­ron clien­tes por el es­pa­cio. La gen­te no en­ten­día de qué se tra­ta­ba el jue­go.

Tcha­povsky re­la­ta: “Cuan­do ya asi­mi­lé que el ne­go­cio ha­bía fra­ca­sa­do, nos hi­cie­ron una no­ta en un dia­rio y a par­tir de en­ton­ces el jue­go ex­plo­tó”. Dos me­ses des­pués, Tcha­povsky de­ci­dió abrir más es­pa­cios. Ade­más de su pri­mer lo­cal en San Tel­mo, hoy cuen­ta con su­cur­sa­les en Pa­ler­mo, Re­co­le­ta, Re­ti­ro, Ra­mos Me­jía, Ro­sa­rio y Mon­te­vi­deo. Tcha­povsky quie­re des­em­bar­car en Pa­ra­guay, Co­lom­bia, Chi­le y Pe­ru. Por otro la­do, co­men­zó con las fran­qui­cias. Una per­so­na que quie­re ar­mar tres jue­gos tie­ne que in­ver­tir en­tre US$ 120 mil y US$ 160 mil. En pro­me­dio, se dan cin­co tur­nos por jue­go por día. Se es­ti­ma que se fac­tu­ra US$ 4.000 por jue­go por mes. El pre­cio del jue­go es de US$ 40 por turno. (El Cro­nis­ta - RIPE) ●

Hay bas­tan­tes tra­bas pa­ra el sec­tor, pe­ro tam­bién hay opor­tu­ni­da­des” Da­niel Catz­man SE­CRE­TA­RIO DE AAPA

Más de 3 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos son ocu­pa­dos por par­ques abier­tos en Ar­gen­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.