Em­pre­sa­rios ve­ne­zo­la­nos, en­tre el mie­do y la in­cer­ti­dum­bre

Hom­bres de ne­go­cios de Venezuela temen que el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, for­ta­le­ci­do por la re­elec­ción, au­men­te las hos­ti­li­da­des con nue­vas in­ter­ven­cio­nes a com­pa­ñías, más allá de la pre­sión pa­ra reac­ti­var la eco­no­mía

El Observador - Café y Negocios - - REGIÓN -

El pre­si­den­te de Venezuela ha cul­pa­do de la gra­ve si­tua­ción eco­nó­mi­ca, mar­ca­da por un es­tan­ca­mien­to, hi­per­in­fla­ción y es­ca­sez de pro­duc­tos, a una “gue­rra eco­nó­mi­ca” li­bra­da por la opo­si­ción de la de­re­cha y los em­pre­sa­rios con apo­yo de EEUU.

En ple­na campaña, Ma­du­ro ade­lan­tó que es­pe­ra­ría “en la ba­ja­di­ta” a los em­pre­sa­rios que acu­sa de in­flar los pre­cios con la com­pra y ven­ta de dó­la­res en un mer­ca­do pa­ra­le­lo, don­de la ta­sa es has­ta 16 ve­ces ma­yor a la ofi­cial.

“Es­ta­mos ate­rra­dos en es­te mo­men­to”, di­jo Jor­ge Bot­ti, un ex­por­ta­voz de la ma­yor cá­ma­ra em­pre­sa­rial de Venezuela y due­ño de una red de fe­rre­te­rías. “Aquí to­do el mun­do se pa­ra­li­zó”.

Su mie­do es com­pren­si­ble. Se­ma­nas an­tes de las elec­cio­nes, el go­bierno in­ter­vino a Ba­nes­co, el ma­yor ban­co pri­va­do del país, y arres­tó un pu­ña­do de sus eje­cu­ti­vos pa­ra fre­nar ope­ra­cio­nes cam- bia­rias pa­ra­le­las al fé­rreo con­trol de cam­bios.

Ma­du­ro tam­bién apo­yó es­te mes la de­ten­ción de un cen­te­nar de per­so­nas, en­tre ellos co­mer­cian­tes, y la con­ge­la­ción de mi­les de cuen­tas ban­ca­rias por pre­su­mir que hi­cie­ron ope­ra­cio­nes de cambio fue­ra del es­que­ma ofi­cial.

“Las empresas ven lo que su­ce­dió en Ba­nes­co co­mo un pun­to de quie­bre. La in­quie­tud es sa­ber si es­to es un pa­trón a se­guir”, di­jo una fuen­te del gre­mio em­pre­sa­rial que pi­dió el ano­ni­ma­to.

Los arres­tos ha­cen pen­sar a mu­chos que Ma­du­ro po­dría ra­di­ca­li­zar­se bus­can­do cul­pa­bles de la subida de pre­cios por la ga­lo­pan­te in­fla­ción anual, que fuer­za a los hom­bres de ne­go­cios a im­por­tar bie­nes a la ta­sa del mer­ca­do ne­gro por las po­cas ven­tas ofi­cia­les de dó­la­res.

¿To­can­do fon­do?

Asus­ta­dos por los arres­tos, mu­chos in­ter­me­dia­rios que ve­nían su­plien­do de ma­te­ria pri­ma im­por­ta­da a la ta­sa no ofi­cial a gran­des empresas pa­ra­li­za­ron sus ope­ra­cio­nes, se­gún el con­sul­tor económico lo­cal As­drú­bal Oli­ve­ros. Las empresas pro­du­cen a mí­ni­mos por fal­ta de ma­te­ria­les o ba­jas ven­tas an­te el de­pri­mi­do con­su­mo.

La úl­ti­ma que aban­do­nó Venezuela fue la es­ta­dou­ni­den­se Ke­llogg y lo hi­zo a es­ca­sos días de la vo­ta­ción pre­si­den­cial. Un desafian­te Ma­du­ro to­mó la plan­ta y ame­na­zó con de­te­ner a sus due­ños, acu­sán­do­los de pro­mo­ver “la gue­rra de las mul­ti­na­cio­na­les y el im­pe­ria­lis­mo” en su con­tra.

A pe­sar de to­do, al­gu­nos eje­cu­ti­vos de fir­mas glo­ba­les que aún ope­ran en Venezuela es­pe­ran que Ma­du­ro se vuel­va más prag­má­ti­co an­te la cri­sis y ge­ne­re un reacomodo que les ayu­de sub­sis­tir.

Sin em­bar­go, los ana­lis­tas eco­nó­mi­cos du­dan que Ma­du­ro cam­bie el rum­bo en el cor­to pla­zo, en me­dio de una caí­da de la pro­duc­ción del cru­do -su ma­yor fuen­te de in­gre­sos- y re­no­va­das san­cio­nes fi­nan­cie­ras de EEUU. Es­pe­ran más cie­rres de in­dus­trias o pe­que­ñas empresas de ser­vi­cios.

“Va­mos a se­guir re­sis­tien­do, so­mos co­mo las cu­ca­ra­chas que so­por­tan las ne­va­das”, co­men­tó Ma­ría Ca­ro­li­na Uz­cá­te­gui, una em­pre­sa­ria del ne­go­cio fu­ne­ra­rio, que li­de­ra el ma­yor gre­mio na­cio­nal de co­mer­cian­tes. (Reuters) ●

Ma­du­ro acu­sa a los em­pre­sa­rios de in­flar los pre­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.