Pi­ques de eje­cu­ti­vas del agro

Eje­cu­ti­vas vin­cu­la­das a la agroin­dus­tria con­ver­sa­ron con la Coor­di­na­do­ra de Na­cio­nes Uni­das so­bre có­mo em­po­de­rar a las mu­je­res en el sec­tor, en una ac­ti­vi­dad con la que se ce­le­bró los 100 años del vo­to fe­me­nino en Gran Bre­ta­ña

El Observador - Café y Negocios - - EMPRESAS - KA­RI­NA PITTINI * * Di­rec­to­ra de HCC Uru­gua­yHu­man Ca­pi­tal Con­sul­ting

Mu­chas mu­je­res tie­nen el ‘no se pue­de’ den­tro. ¿Có­mo ayu­das a otra mujer a que se de cuen­ta que las li­mi­ta­cio­nes es­tán so­lo en su ca­be­za? Ese tra­ba­jo lle­va tiem­po; tie­nen que ir ha­cien­do pe­que­ños pa­sos”

Ana Mei­kle FA­CUL­TAD DE VE­TE­RI­NA­RIA

La mujer im­po­ne una em­pa­tía di­fe­ren­te. Te­ne­mos muy pre­sen­te al equi­po de tra­ba­jo, des­de la per­so­na más allá del rol. Esa mi­ra­da ge­ne­ra una di­ná­mi­ca de ma­yor res­pe­to en las ne­go­cia­cio­nes”

Vic­to­ria Car­ballo GES­TIÓN DE ALIAN­ZAS EN EL AGRO

Ac­ce­dí a tra­vés de un lla­ma­do ter­ce­ri­za­do y abier­to. Cuan­do uno apli­ca trans­pa­ren­cia en una em­pre­sa es igua­la­dor. (…) La edu­ca­ción tam­bién es un fac­tor igua­la­dor. Hay que es­tar siem­pre pre­pa­ra­do”

Sil­va­na Bon­sig­no­re EXGERENTA DE MAR­KE­TING DE INAC

Sal­ga­mos de la mi­ra­da de gé­ne­ro en sí mis­ma y pen­se­mos en la dig­ni­dad del otro. ¿Cuán­to es­ta­mos ha­cien­do en nues­tros con­tex­tos la­bo­ra­les pa­ra ayu­dar que el otro pue­da ele­gir lo que quie­ra ser? ”

Mariana Chi­li­bros­te DI­REC­TO­RA DE SELLIN

La reali­dad de la mujer ru­ral o que tra­ba­ja en ex­plo­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias arras­tra dis­pa­ri­da­des y vul­ne­ra­bi­li­da­des, pre­ca­rie­dad y fal­ta de ac­ce­so a ca­pi­tal y re­cur­sos pro­duc­ti­vos”

Mireia Vi­llar Forner COOR­DI­NA­DO­RA DE NA­CIO­NES UNI­DAS

Po­cos días des­pués de fi­na­li­zar un pro­ce­so de coaching en una em­pre­sa re­ci­bí un mail de su ge­ren­ta de Pro­duc­ción: “Es­te pro­ce­so y acom­pa­ña­mien­to su­peró am­plia­men­te mis ex­pec­ta­ti­vas. Al prin­ci­pio me sen­tí con du­das y con mie­do de no po­der lo­grar­lo por­que real­men­te sen­tí que era un ob­je­ti­vo muy desafian­te. Se­ma­na a se­ma­na los avan­ces fue­ron li­te­ral­men­te ex­plo­tán­do­me en la ca­ra, eso me dio mu­cha ener­gía y op­ti­mis­mo ade­más de la po­si­bi­li­dad de ace­le­rar es­te cam­bio en mí y en el equi­po de plan­ta. Hoy me sien­to muy tran­qui­la y se­gu­ra, con he­rra­mien­tas que pue­do apli­car y con la con­fian­za de ha­ber te­ni­do ya mu­chas ex­pe­rien­cias de éxi­to. Aho­ra sé que los nue­vos desafíos que me plan­tee o se pre­sen­ten los voy a po­der lo­grar de una me­jor for­ma pa­ra mí y mi equi­po. De to­das las si­tua­cio­nes bus­ca­ré siem­pre la opor­tu­ni­dad de me­jo­rar y con­ti­nuar avan­zan­do”.

Te pre­gun­ta­rás si co­mo és­te, to­dos los pro­ce­sos de coaching ge­ne­ran al­to im­pac­to y la res­pues­ta es sí. De to­das ma­ne­ras un pro­ce­so de coaching pro­fe­sio­nal eje­cu­ti­vo o de equi­pos, au­gu­ra el lo­gro de los re­sul­ta­dos desea­dos, al­to im­pac­to y re­torno. Des­de la pri­me­ra se­sión co­mien­zan los cam­bios que son evi­den­tes pa­ra quien par­ti­ci­pa y pa­ra el en­torno.

¿Qué es Coaching? Al­gu­nos di­cen que es igual o pa­re­ci­do a la te­ra­pia, otros di­cen que tie­ne que ver con con­sul­to­ría, ase­so­ría o ca­pa­ci­ta­ción y al­gu­nos lle­van ade­lan­te la prác­ti­ca po­nien­do el nom­bre de coaching a al­go que na­da tie­ne que ver con esta dis­ci­pli­na. Pa­ra acla­rar esta cues­tión te com­par­to las ge­ne­ra­li­da­des de un pro­ce­so que en sus ba­ses me­to­do­ló­gi­cas con­tie­ne la teo­ría sis­té­mi­ca, la psi­co­lo­gía po­si­ti­va, psi­co­lo­gía hu­ma­nis­ta, cog­ni­ti­va y cons­truc­ti­vis­ta, la psi­co neu­ro­lin­güís­ti­ca, los es­tu­dios in­te­gra­les y la neu­ro­cien­cias que gra­cias al desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co nos apor­ta co­no­ci­mien­to real del fun­cio­na­mien­to de nues­tro ce­re­bro. Nues­tro mo­de­lo es un es­que­ma in­te­gra­do de di­ver­sos mo­de­los co­mo el coaching co ac­ti­vo, el on­to­ló­gi­co, el ba­sa­do en evi­den­cias, el mo­de­lo del jue­go in­te­rior y el con­duc­tual. In­te­gra lo me­jor de ca­da uno de es­tos mo­de­los y or­ga­ni­za una me­to­do­lo­gía pro­pia y prag­má­ti­ca que ge­ne­ra re­sul­ta­dos.

Qui­zá te­nés un con­cep­to de lo que pue­de dar­te el coaching y se­pas cuan­do es in­di­ca­do. Y lo es pa­ra desa­rro­llar eje­cu­ti­vos y que és­tos desa­rro­llen a sus co­la­bo­ra­do­res, pa­ra trans­for­mar un gru­po en equi­po, pa­ra desa­rro­llar per­so­nas, tra­ba­jar me­jor, to­mar de­ci­sio­nes, desa­rro­llar li­de­raz­go au­tén­ti­co, lo­grar ob­je­ti­vos, ali­near a la es­tra­te­gia, pro­mo­ver cam­bios y to­do lo que im­pli­que desa­rro­llo efi­cien­te y efec­ti­vo de per­so­nas, equi­pos y or­ga­ni­za­cio­nes.

Exis­ten di­ver­sas es­cue­las de coaching que tie­ne ca­da una sus ba­ses y su for­ma de lle­var ade­lan­te un pro­ce­so. ¿Có­mo ele­gir en­ton­ces? Te re­co­mien­do que lo ha­gas a par­tir de los re­sul­ta­dos que en un país co­mo Uru­guay, don­de las lí­neas de con­tac­tos son cer­ca­nas, es fá­cil ac­ce­der a los mis­mos.

El coaching pro­fe­sio­nal fo­men­ta ma­yo­res y me­jo­res desem­pe­ños, ma­xi­mi­za ren­di­mien­to, ge­ne­ra ma­yor efi­cien­cia, im­pli­ca desa­rro­llo per­so­nal, desa­rro­llo de tus ta­len­tos e im­pli­ca ac­tuar se­gún tus pro­pó­si­tos. Es una for­ma de en­ca­mi­nar­te a ser la me­jor ver­sión de ti mis­mo co­mo per­so­na, equi­po y or­ga­ni­za­ción.

Ca­da pro­ce­so ini­cia es­ta­ble­cien­do el qué. Co­men­za­mos a ges­tar una re­la­ción de con­fian­za que nos per­mi­ti­rá avan­zar. Una vez que co­no­ce­mos el es­ta­do ac­tual, a tra­vés de di­ver­sas he­rra­mien­tas nos abo­ca­mos a de­fi­nir el ob­je­ti- vo, que de acuer­do a nues­tra ex­pe­rien­cia, me­to­do­lo­gía e in­ves­ti­ga­cio­nes, que­da­rá es­ta­ble­ci­do una vez que cum­pla es­tric­ta­men­te con las si­guien­tes ca­rac­te­rís­ti­cas: sea po­si­ti­vo, ope­ra­cio­na­li­za­ble, es­pe­cí­fi­co, rea­li­za­ble y desafian­te, frac­cio­na­ble y me­di­ble, con un tiem­po y una evi­den­cia de lo­gro, en la pro­pia área de in­fluen­cia y con un im­pac­to po­si­ti­vo tan­to pa­ra la per­so­na co­mo pa­ra el en­torno.

Si­gue el pa­ra qué, a tra­vés de lo que se es­ta­ble­cen los va­lo­res, que aso­cia­dos al ob­je­ti­vo cons­ti­tu­yen en sí mis­mos la ga­ran­tía de éxi­to. Qui­zá es­ta­rás ima­gi­nan­do que los va­lo­res se re­la­cio­nan con sen­ti­do y pro­pó­si­to, ¡es­tás en lo cier­to!

Se­sión a se­sión y a tra­vés de la ac­ción se ge­ne­ran apren­di­za­jes que se­rán va­lio­sos tan­to pa­ra el ob­je­ti­vo del pro­ce­so co­mo pa­ra otras áreas y as­pec­tos de la per­so­na o equi­po par­ti­ci­pan­te.

En ca­da pro­ce­so nos orien­ta­mos des­de el pre­sen­te al fu­tu­ro, re­cu­rrien­do al pa­sa­do a res­ca­tar apren­di­za­jes y re­cur­sos. Pa­ra­le­la­men­te exa­mi­na­mos las creen­cias que pue­den ser el ma­yor obs­tácu­lo cuan­do son li­mi­ta­do­ras y las cam­bia­mos. Im­pli­ca­rá tra­ba­jar há­bi­tos y di­se­ñar es­tra­te­gias. Las creen­cias po­ten­cia­do­ras se esta- ble­ce­rán co­mo nue­vos re­cur­sos y las re­for­za­re­mos.

En ca­da se­sión se de­fi­nen ac­cio­nes y se ge­ne­ran apren­di­za­jes que im­po­nen ma­yor au­to­co­no­ci­mien­to, apa­re­cen los fa­mo­sos in­sights y la ca­da vez ma­yor con­cien­cia; au­men­tan el com­pro­mi­so. El em­po­de­ra­mien­to es­tá ac­ti­va­do y jun­to con el mis­mo la res­pon­sa­bi­li­dad que ge­ne­ra ma­yor li­ber­tad.

El coaching pro­mue­ve op­cio­nes y fle­xi­bi­li­dad tan­to pa­ra en­con­trar nue­vos ca­mi­nos, co­mo al­ter­na­ti­vos, in­cre­men­tan­do la crea­ti­vi­dad y la in­no­va­ción. Pro­du­ce un cam­bio emo­cio­nal y cog­ni­ti­vo de es­truc­tu­ras pro­fun­das en ca­da per­so­na que par­ti­ci­pa.

Fi­na­li­za el pro­ce­so cuan­do es­tá di­se­ña­do en detalle y es­cri­to el “Plan de Ac­ción” que pa­so a pa­so, eta­pa por eta­pa es­ta­ble­ce la es­tra­te­gia, con tiem­pos, lu­ga­res, me­di­das y evi­den­cias de lo­gro. Es una prác­ti­ca po­ten­te y no en vano es uná­ni­me es­cu­char a to­dos los que tran­si­ta­mos por es­tos pro­ce­sos que im­po­nen “un an­tes y un des­pués” a ni­vel per­so­nal, la­bo­ral y pro­fe­sio­nal. ¡En­tra­mos en un círcu­lo vir­tuo­so!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.