La em­pren­de­do­ra que quie­re des­cu­brir ge­nios del fút­bol con una apli­ca­ción

El em­pren­di­mien­to de Vic­toi­re Co­ge­vi­na pro­me­te dar a co­no­cer a los pró­xi­mos Suá­rez o Ca­va­ni a tra­vés de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Ca­ro­li­na Do­mín­guez

Pa­ra Luis Suá­rez, Edin­son Ca­va­ni o Die­go Go­dín hu­bie­ra re­sul­ta­do más fá­cil o más rá­pi­do triun­far en el fút­bol si hu­bie­ra exis­ti­do es­ta apli­ca­ción, pe­ro es que re­cién se es­tre­na en mar­zo de 2019. Si­li­con Soc­cer es la com­pa­ñía que creó la pla­ta­for­ma Glo­ria que de­tec­ta­rá el ta­len­to de un de­por­tis­ta y per­mi­ti­rá co­nec­tar a los po­ten­cia­les ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les con los clu­bes a tra­vés de vi­deos que ellos mis­mos su­birán al sis­te­ma. Y to­do es­to se­rá a tra­vés de un al­go­rit­mo.

Pe­ro, ¿có­mo fun­cio­na es­ta he­rra­mien­ta? El fut­bo­lis­ta de­be­rá col­gar su vi­deo y com­ple­tar un per­fil con los da­tos bá­si­cos co­mo su nom­bre, edad, al­tu­ra, po­si­ción y pie há­bil. La tec­no­lo­gía de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial re­co­no­ce­rá cien­tos de pa­tro­nes en las ha­bi­li­da­des téc­ni­cas y de ca­rác­ter del ju­ga­dor. Del otro la­do es­ta­rán los “ca­za­ta­len­tos”, ya sean equi­pos, re­pre­sen­tan­tes, agen­cias, uni­ver­si­da­des o academias, que ten­drán ac­ce­so a la ba­se de da­tos y po­drán

La ar­gen­ti­na Vic­toi­re Co­ge­vi­na Rey­nal es la crea­do­ra del pro­yec­to

fil­trar se­gún lo que es­tén bus­can­do en el mer­ca­do. ¿Un de­fen­sa? ¿Un de­lan­te­ro? ¿Un cen­tral? ¿O un ar­que­ro? Es­tos po­drán bu­cear en­tre cien­tos de de­por­tis­tas a ni­vel mun­dial. Los ve­rán en ac­ción.

La ar­gen­ti­na Vic­toi­re Co­ge­vi­na Rey­nal, que du­ran­te más de dos años se ocu­pó de la ima­gen y co­mu­ni­ca­ción del ju­ga­dor uru­gua­yo Ni­co­lás Lo­dei­ro, es la crea­do­ra de es­te pro­yec­to que tie­ne por ob­je­ti­vo, en una se­gun­da eta­pa, su­mar in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra eva­luar al de­ta­lle al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas de los de­por­tis­tas.

¿Qué es lo que bus­ca un ca­za­ta­len­to? La des­tre­za con la que el atle­ta em­plea su téc­ni­ca, la in­te­li­gen­cia a la ho­ra de re­sol­ver una si­tua­ción com­ple­ja, la ve­lo­ci­dad fí­si­ca y men­tal y tam­bién eva­lúa su per­so­na­li­dad. Es­ta úl­ti­ma de­ja en evi­den­cia sus pa­tro­nes de con­duc­ta, sus emo­cio­nes, sus pen­sa­mien­tos.

“Cuan­do su­pe­re­mos el pri­mer mi­llón de sus­crip­to­res po­dre­mos leer las ex­pre­sio­nes de la ca­ra de ca­da fut­bo­lis­ta”, ex­pli­ca la em­pren­de­do­ra de 27 años. “Por ejem­plo, si la per­so­na de­mo­ra más de un se­gun­do y me­dio en te­ner una reac­ción des­pués de per­der la pe­lo­ta o mues­tra un signo de frus­tra­ción, se­rá in­for­ma­ción cla­ve pa­ra sa­ber si tie­ne pro­ba­bi­li­da- des de ser un pro­fe­sio­nal”, agre­ga Co­ge­vi­na Rey­nal, quien es li­cen­cia­da en mar­ke­ting y una fa­ná­ti­ca del fút­bol, hin­cha de Ra­cing Club, de esas fie­les se­gui­do­ras de la po­pu­lar en Ave­lla­ne­da.

Man­da­me un vi­deo

“Los chi­cos suben vi­deos a You­Tu­be, Fa­ce­book o Ins­ta­gram con la ilu­sión de que al­guien los vea. Es la for­ma que en­cuen­tran pa­ra dar­se a co­no­cer. Por eso qui­se ha­cer al­go dis­tin­to. Cen­tra­li­zar”. Si no era el “hi­jo de…”, era el “so­brino de aquel”.

Co­ge­vi­na Rey­nal lle­gó a re­ci­bir más de cien lla­ma­das dia­rias de ma­dres o pa­dres de to­da La­ti­noa­mé­ri­ca ad­vir­tien­do que su hi­jo te­nía un ta­len­to ex­tra­or­di­na­rio co­mo fut­bo­lis­ta. “Es rá­pi­do e in­te­li­gen­te”, le re­mar­ca­ban. Y la res­pues­ta que da­ba siem­pre era la mis­ma: “Man­da­me un vi­deo así pue­do eva­luar­lo”. El cu­rrí­cu­lum de ca­da de­por­tis­ta, bá­si­ca­men­te.

Eso fue lo que le dio el em­pu­jón pa­ra di­se­ñar una pla­ta­for­ma pa­ra que los ju­ga­do­res de cual­quier rin­cón del pla­ne­ta pue­dan mos­trar su me­jor per­for­man­ce an­te los di­rec­to­res téc­ni­cos de las li­gas in­ter­na­cio­na­les más im­por­tan­tes. “Cree­mos que se con­ver­ti­rá en la pri­me­ra co­mu­ni­dad de 3,4 bi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do, más gran­de que Fa­ce­book, Ama­zon y Net­flix”, di­ce la ar­gen­ti­na que reside ac­tual­men­te en Es­ta­dos Uni­dos don­de tie­ne mon­ta­da su ofi­ci­na en Si­li­con Va­lley.

Las mu­je­res son mi­no­ría en la me­ca de la tec­no­lo­gía mun­dial. Só­lo el 2% de los pro­yec­tos son co­man­da­dos por mu­je­res y re­pre­sen­tan el 35% de la fuer­za labo­ral, la ma­yo­ría con pues­tos no téc­ni­cos.

“El pro­yec­to se ven­dió a un hol­ding de Si­li­con Va­lley que bus­ca re­sol­ver los gran­des pro­ble­mas que exis­ten en la in­dus­tria. Los in­ver­so­res son asiá­ti­cos y hay un ju­ga­dor muy re­co­no­ci­do que se uni­rá co­mo in­ver­sor an­tes de fin de año”, afir­mó, aun­que no qui­so re­ve­lar el nom­bre del de­por­tis­ta que es­ta­rá in­vo­lu­cra­do en el em­pren­di­mien­to.

De­mo­cra­ti­zar el sis­te­ma

La em­pren­de­do­ra es crí­ti­ca res­pec­to a las ne­go­cia­cio­nes que se lle­van ade­lan­te en Uru­guay, Ar­gen­ti­na o Pa­ra­guay en­tre los ju­ga­do­res y los re­pre­sen­tan­tes: “Es­tos úl­ti­mos ha­bi­tual­men­te se lle­van el 50% del pa­se. Es una prác­ti­ca ins­ta­la­da. Mu­chos se valen de la fal­ta de co­no­ci­mien­to de los pa­dres y les ha­cen fir­mar con­tra­tos leo­ni­nos que cer­ce­nan a los jó­ve­nes de por vi­da”.

No se ol­vi­da de un pa­dre que la lla­mó des­de Pa­ra­guay. Te­nía tres hi­jos que ju­ga­ban al fút­bol y de­di­có to­da su vi­da pa­ra que sean pro­fe­sio­na­les. “El pa­pá fir­mó acuer­dos con agen­tes cuan­do eran me­no­res”, re­sal­ta. Los chi­cos ju­ga­ron en las in­fe­rio­res de dis­tin­tos clu­bes de Ar­gen­ti­na, pe­ro lue­go fue­ron aban­do­na­dos por los re­pre­sen­tan­tes por­que no les veían fu­tu­ro. “El pa­dre que ha­bía apos­ta­do to­do, no sa­bía qué ha­cer. Y los chi­cos que­da­ron ti­ra­dos”, aña­de.

Tie­nen ta­len­to o no. Sino tie­nen ta­len­to, que es­tu­dien otra co­sa, eso es lo que pro­po­ne des­de el prin­ci­pio la em­pren­de­do­ra.

Co­ge­vi­na Rey­nal tam­bién di­ce que la apli­ca­ción pre­ten­de eli­mi­nar los ca­sos de coimas o de co­rrup­ción en­quis­ta­dos en el fút­bol.

“De es­ta for­ma se al­can­za una de­mo­cra­cia en el sis­te­ma del pro­ce­so pro­fe­sio­nal”, sos­tie­ne. Los da­tos se agru­pan y se fil­tran se­gún las ne­ce­si­da­des de ca­da club o agen­cia que va­ya en bus­ca de un fut­bo­lis­ta. Si un equi­po di­ce que ne­ce­si­ta un nú­me­ro 9, po­drá bus­car­lo en­tre una lis­ta que pro­pon­drá

La app tam­bién pre­ten­de eli­mi­nar coimas o ca­sos de co­rrup­ción

un ran­king. La apli­ca­ción, en la que tra­ba­jan unas 15 per­so­nas, se­rá un hí­bri­do en­tre pa­go y gra­tui­to. Y só­lo plan­tea un re­qui­si­to: que el pro­ta­go­nis­ta del vi­deo ten­ga más de ocho años. “Ya hi­ci­mos acuer­dos con li­gas y clu­bes de La­ti­noa­mé­ri­ca y Eu­ro­pa. Ellos van a te­ner la ex­clu­si­vi­dad de ac­ce­so al ma­te­rial”.

¿Có­mo se ve la em­pre­sa­ria den­tro de diez o quin­ce años? “Quie­ro ser la pri­me­ra mu­jer que lle­gue a FIFA”, afir­ma con con­vic­ción por­que en­tien­de que la or­ga­ni­za­ción más gran­de del fút­bol es­tá des­bor­da­da de os­cu­ri­dad.

“Hay mu­cho abo­ga­do de más de 70 años que no ha­ce na­da por el de­por­te. Se ne­ce­si­ta más trans­pa­ren­cia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.