Las ri­va­li­da­des en el tra­ba­jo pue­den con­ver­tir­se en amis­ta­des frá­gi­les

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Pi­li­ta Clark

Las es­tre­llas del de­por­te y las pa­re­jas pue­den en­se­ñar­nos a ser más abier­tos so­bre nues­tras am­bi­cio­nes con nues­tros co­le­gas

El otro día co­no­cí a dos jó­ve­nes de Yorks­hi­re que han en­car­na­do el es­pí­ri­tu de­por­ti­vo y el tra­ba­jo en equi­po. Sin em­bar­go, las es­tre­llas bri­tá­ni­cas del triatlón, Alis­tair y Jonny Brown­lee, me mos­tra­ron al­go in­clu­so más fas­ci­nan­te: có­mo tra­tar con un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo cer­cano que se con­vier­te en un ri­val preo­cu­pan­te.

Los her­ma­nos pa­sa­ron inad­ver­ti­da­men­te a la fa­ma mun­dial en los apa­sio­nan­tes mo­men­tos fi­na­les de un gran triatlón in­ter­na­cio­nal en la is­la me­xi­ca­na de Co­zu­mel en 2016. En el úl­ti­mo tra­mo de la ca­rre­ra, Alis­tair se des­ace­le­ró cuan­do vio que su her­mano me­nor se es­ta­ba tam­ba­lean­do de ago­ta­mien­to y que se en­con­tra­ba cer­ca del co­lap­so. Sos­tu­vo a Jonny so­bre su hom­bro, lo arras­tró los úl­ti­mos cien­tos de me­tros y lo em­pu­jó so­bre la lí­nea de me­ta. Jonny co­lap­só in­me­dia­ta­men­te des­pués.

Ese bre­ve ins­tan­te les tra­jo más fa­ma a los her­ma­nos que las cua­tro me­da­llas olím­pi­cas que ha­bían ga­na­do en­tre ellos des­pués de años de arduo tra­ba­jo.

The­re­sa May, la pri­me­ra mi­nis­tra de Gran Bre­ta­ña, di­jo más tar­de que en ese mo­men­to ha­bían “re­ve­la­do una ver­dad esen­cial, que te­ne­mos éxi­to o fra­ca­sa­mos jun­tos”. Tam­bién pro­por­cio­nó te­mas fres­cos pa­ra el cir­cui­to de con­fe­ren­cias.

Es arries­ga­do re­ve­lar al­go tan sen­si­bles co­mo tus am­bi­cio­nes

Re­cien­te­men­te vi a los her­ma­nos en un even­to del Fi­nan­cial Ti­mes pa­ra di­rec­to­res fi­nan­cie­ros en Lon­dres, don­de di­je­ron que ha­bía si­do una gran ven­ta­ja ha­ber po­di­do en­tre­nar jun­tos des­de la in­fan­cia. No só­lo por­que po­dían em­pu­jar­se uno al otro a ni­ve­les que po­cos atle­tas en el mun­do pue­den al­can­zar. Ade­más era muy efi­cien­te.

Ob­ser­var lo que fun­cio­na­ba y lo que no fun­cio­na­ba pa­ra ellos los ayu­dó a apren­der qué ha­cer de un alia­do de con­fian­za mu­cho más rá­pi­da­men­te que si hu­bie­ran en­tre­na­do de for­ma in­de­pen­dien­te.

Sin em­bar­go, esa con­fian­za só­lo pue­de lle­ga has­ta cier­to pun­to.

En la eta­pa fi­nal del triatlón de los Jue­gos Olím­pi­cos de Río de Ja­nei­ro, Jonny di­jo que po­día ver que la pa­re­ja te­nía ase­gu­ra­da las me­da­llas y le di­jo a Alis­tair que se lo to­ma­ra con cal­ma. Pe­ro Alis­tair, sin­tien­do cier­ta de­bi­li­dad, “ace­le­ró y des­pe­gó”, di­jo Jonny, quien ter­mi­nó con la me­da­lla de pla­ta mien­tras que Alis­tair se lle­vó la de oro. Es­to pro­vo­có una pre­gun­ta de un di­rec­tor de fi­nan­zas en la au­dien­cia lla­ma­da Ri­chard Elli­son: ¿có­mo po­dían los her­ma­nos pa­sar de ser co­la­bo­ra­do­res de con­fian­za cuan­do en­tre­na­ban, a fir­mes ri­va­les en la pis­ta, y lue­go vol­ver a co­la­bo­rar? Co­mo Elli­son me di­jo más tar­de, los di­rec­to­res fi­nan­cie­ros tie­nen que pen­sar mu­cho en es­to. Ne­ce­si­tan la con­fian­za de los al­tos eje­cu­ti­vos pa­ra man­te­ner los pre­su­pues­tos, aun­que es po­si­ble que ter­mi­nen com­pi­tien­do con los mis­mos eje­cu­ti­vos por el car­go de di­rec­tor eje­cu­ti­vo. Se­gún una en­cues­ta glo­bal rea­li­za­da en 2016, más de 30 por cien­to de los di­rec­to­res fi­nan­cie­ros del gru­po que­rían ser di­rec­to­res eje­cu­ti­vos.

La res­pues­ta de los her­ma­nos Brown­lee fue que los dos eran prag­má­ti­cos.

Te­nía sen­ti­do pa­ra ellos co­la­bo­rar du­ran­te el en­tre­na­mien­to, di­jo Alis­tair, e in­clu­so en las pri­me­ras eta­pas de una ca­rre­ra. Pe­ro ca­da uno sa­bía que es­ta­ban allí pa­ra ga­nar y que ésa era la me­ta al fi­nal. No es­toy se­gu­ra de has­ta qué pun­to es­te mo­de­lo pue­de usar­se en el mun­do em­pre­sa­rial. La con­fian­za en­tre ex­tra­ños que

¿Có­mo pa­sar de ser co­la­bo­ra­do­res de con­fian­za a fir­mes ri­va­les ?

ter­mi­nan tra­ba­jan­do jun­tos ra­ra vez pue­de ser tan fuer­te co­mo el víncu­lo en­tre her­ma­nos, o in­clu­so pa­re­jas

Ha­ce mu­chos años, me en­con­tré en una po­si­ción in­có­mo­da cuan­do era co­rres­pon­sal de un pe­rió­di­co en Wa­shing­ton. Mi no­vio en ese mo­men­to, otro pe­rio­dis­ta, to­mó el mis­mo tra­ba­jo en un pe­rió­di­co ri­val. Éra­mos com­pe­ti­do­res di­rec­tos y vi­vía­mos jun­tos. Te­nía­mos te­lé­fo­nos se­pa­ra­dos a ca­da la­do de la ca­ma. Si uno de no­so­tros sa­lía re­pen­ti­na­men­te al ae­ro­puer­to pa­ra una nue­va asig­na­ción, el que se que­da­ba atrás bro­mea­ba que te­nía es­pe­ran­zas de que el otro real­men­te es­tu­vie­ra te­nien­do una aven­tu­ra amo­ro­sa, y que no es­ta­ba en ca­mino a es­cri­bir una no­ti­cia ex­clu­si­va.

Al igual que los her­ma­nos Brown­lee, con­fiá­ba­mos lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra coope­rar cuan­do te­nía sen­ti­do.

Nun­ca nos mo­les­ta­mos en ocul­tar no­ti­cias que es­ta­ban a pun­to de apa­re­cer en la te­le­vi­sión. Sin em­bar­go, en­ten­día­mos que es­to no se apli­ca­ba cuan­do se tra­ta­ba de his­to­rias ex­clu­si­vas im­por­tan­tes. Fun­cio­nó. To­da­vía es­ta­mos jun­tos.

A lo lar­go de los años, he vis­to a co­le­gas de ofi­ci­na adop­tar una es­tra­te­gia si­mi­lar, dis­cu­tien­do abier­ta­men­te su ri­va­li­dad real o po­ten­cial y lue­go es­ta­ble­cien­do re­glas de com­pro­mi­so que les per­mi­tie­ron coope­rar con éxi­to.

Sin em­bar­go, a me­nu­do he vis­to có­mo las ri­va­li­da­des no re­co­no­ci­das cau­san pro­ble­mas. Es arries­ga­do re­ve­lar al­go tan sen­si­ble co­mo tus am­bi­cio­nes, y mu­cho me­nos a un com­pe­ti­dor.

Qui­zás es un ries­go que de­be­ría­mos to­mar más a me­nu­do. A ve­ces, a tra­vés de la coope­ra­ción ga­na­mos más de lo que per­de­mos.

Y. CHIBA - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.