CAM­BIO DE VI­DA

Lue­go de va­rios años ocu­pan­do des­ta­ca­dos car­gos en em­pre­sas, cin­co uru­gua­yos cuen­tan có­mo atra­ve­sa­ron un mo­men­to de quie­bre y de­ci­die­ron de­jar de la­do su ca­rre­ra cor­po­ra­ti­va en bus­ca de un pro­pó­si­to so­cial o per­so­nal

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Vic­to­ria Mu­ji­ca vmu­ji­[email protected]­ser­va­dor.com.uy

Cam­bio de vi­da”, “sa­lir de la zo­na de con­fort”, “to­mar una de­ci­sión”, “arries­gar­se”, “de­jar atrás las co­mo­di­da­des”. Esas son al­gu­nas de las fra­ses que re­pi­ten quie­nes de­ci­den de­jar atrás su ca­rre­ra labo­ral en el ám­bi­to cor­po­ra­ti­vo, en bus­ca de un pro­pó­si­to so­cial o per­so­nal.

Lue­go de años de per­se­guir ob­je­ti­vos em­pre­sa­ria­les, lar­gas jor­na­das la­bo­ra­les, y en oca­sio­nes prio­ri­zar la ca­rre­ra de­jan­do lo per­so­nal y fa­mi­liar de la­do, lle­ga el clic o el pun­to de quie­bre, en el que se en­tien­de que es el mo­men­to de sa­lir de esa ru­ta. La de­ci­sión de aban­do­nar lo se­gu­ro y lan­zar­se al agua lle­va un tiem­po de re­fle­xión, e in­vo­lu­cra a la fa­mi­lia, ami­gos y co­le­gas.

Xi­me­na Gue­rre­ro (41) tra­ba­jó du­ran­te 15 años en em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les en el área de ma­na­ge­ment y mar­ke­ting. Al­go le “ha­cía rui­do” y sen­tía que no es­ta­ba pu­dien­do ser cohe­ren­te en su vi­da. “Sa­bía la mi­sión y vi­sión de ca­da em­pre­sa en la que tra­ba­jé, pe­ro no te­nia cla­ra cuál era mi vi­sión y mi­sión de vi­da”, con­tó a Ca­fé &

Ne­go­cios des­de Ce­rro Mís­ti­co, su ca­sa y ho­tel de cam­po en Mi­nas, que abrió jun­to a su ma­ri­do en 2012. Un año an­tes de re­nun­ciar a Por­to­nes Shop­ping en 2010, com­pró el lu­gar en don­de ins­ta­la­ría Ce­rro Mís­ti­co y co­men­zó a ar­mar su pro­yec­to de vi­da: “Hi­ce to­do lo que el sis­te­ma te di­ce que hay que ha­cer pa­ra ser exi­to­so, pe­ro en un mo­men­to me di cuen­ta de que no te­nía tiem­po pa­ra dis­fru­tar de mis hi­jas, de mi pa­re­ja, y de mi ca­sa”.

A par­tir de ese mo­men­to, Gue­rre­ro y su fa­mi­lia se plan­tea­ron “vi­vir en cohe­ren­cia”, apren­die­ron a ser sus­ten­ta­bles, ser más so­li­da­rios, y ayu­dar a otros a tra­vés de su ex­pe­rien­cia. En el ho­tel tam­bién se rea­li­zan re­ti­ros, y otros eje­cu­ti­vos han en­con­tra­do su pro­pó­si­to cuan­do acu­die­ron al lu­gar, e in­clu­so al­gu­nos han com­pra­do hec­tá­reas pa­ra ins­ta­lar­se allí. “Hay gen­te que di­ce que quie­re ha­cer un cam­bio en su vi­da pe­ro no sa­be por dón­de em­pe­zar. Hay que em­pe­zar por co­no­cer­se, sa­ber quién sos, a qué vi­nis­te, cuál es tu pro­pó­si­to, tra­ba­ja­mos en eso”, ex­pli­ca.

Lue­go de ocho años de ha­ber aban­do­na­do el mun­do cor­po­ra­ti­vo, Gue­rre­ro pien­sa en el pri­mer gran cam­bio que tu­vo su vi­da: “Me creía un fe­nó­meno, siem­pre lle­gá­ba­mos a los ob­je­ti­vos de ven­ta en las em­pre­sas en las que tra­ba­jé, cre­cía a ni­vel co­mer­cial. En reali­dad no le es­ta­ba ha­cien­do bien a la gen­te y no es­ta­ba ayu­dan­do a otros. Aho­ra ha­go las co­sas con más con­cien­cia”.

Pau­sa pa­ra pen­sar

Die­go Arau­jo (52) tra­ba­jó has­ta ha­ce 10 días en una ae­ro­lí­nea, a la que ha­bía in­gre­sa­do en 1993 en el área de Re­cur­sos Hu­ma­nos. Cuan­do cum­plió los 50, ha­ce dos años, hi­zo una pau­sa pa­ra pen­sar en un cam­bio de vi­da. Com­pró una cha­cra de las que es­ta­ban a la ven­ta en Ce­rro Mís­ti­co y aun­que en ese mo­men­to no pu­do co­men­zar con su pro­yec­to, ya ha­bía ini­cia­do una trans­for­ma­ción. Aho­ra tie­ne la idea de abrir una po­sa­da fa­mi­liar a la que lla­ma­rá El Abra­zo de las Sie­rras, con el ob­je­ti­vo de ayu­dar a otros a “co­nec­tar­se con la na­tu­ra­le­za”.

Un salto al va­cío. Así de­fi­ne el mo­men­to en el que to­mó la de­ci­sión de de­jar de tra­ba­jar en la ae­ro­lí­nea: “Sa­lí de la zo­na de con­fort de es­tar en una em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal, tran­qui­lo, con una bue­na re­mu­ne­ra­ción, a ha­cer al­go dis­tin­to, con ga­nas y con los ner­vios que oca­sio­na lo que pue­de pa­sar en el fu­tu­ro”. Aun­que se de­fi­ne co­mo una per­so­na emo­cio­nal, di­ce que el úl­ti­mo día de tra­ba­jo no se le ca­yó “ni una lá­gri­ma, al­go ra­rí­si­mo”. “Es­toy con­ten­to y dis­fru­tan­do de te­ner tiem­po pa­ra mí y mi fa­mi­lia”, co­men­tó. Cree que aún no sin­tió de­ma­sia­do el cam­bio de­bi­do a su ex­pe­rien­cia en el mun­do cor­po­ra­ti­vo. “La em­pre­sa en la que tra­ba­ja­ba es su­per­di­ná­mi­ca y esa adap­ta­ción a los cam­bios pu­do ha­ber ayu­da­do a no su­frir tan­to”, di­jo Arau­jo. Es­cu­char­se, mi­rar ha­cia aden­tro y dar­se tiem­po pa­ra eva­luar son los con­se­jos que le da­ría a al­guien que es­té atra­ve­san­do por ese pro­ce­so. “Creo que si uno si­gue al co­ra­zón y des­pués es­tá con­ten­to con lo que ha­ce, eso es lo im­por­tan­te”, con­clu­yó. Xi­me­na Gue­rre­ro

De­jar las tres P

Otro eje­cu­ti­vo que se to­mó una pau­sa fue Ja­vier Bec­chio (55) des­pués de 35 años en Pri­ceWa­ter­hou­seCoo­pers (PwC), 20 de los cua­les fue­ron co­mo so­cio. Com­pren­dió que los ob­je­ti­vos que te­nía en su tra­ba­jo no es­ta­ban ali­nea­dos con lo que que­ría pa­ra su vi­da per­so­nal. “Le di­je a la gen­te que de­ja­ba las tres P y me pre­gun­ta­ban qué eran: mu­cho po­der, mu­cho pres­ti­gio y mu­cha pla­ta en el ca­mino”, ase­gu­ra, y ha­ce tres me­ses, lue­go de ha­blar con per­so­nas que atra­ve­sa­ron el mis­mo pro­ce­so, se de­ci­dió.

Aho­ra vi­ve el aho­ra, aun­que es­tá pen­san­do en ayu­dar a otros y vol­car su ex­pe­rien­cia de más de tres dé­ca­das co­mo con­sul­tor de ne­go­cios. “Es­toy pen­san­do en có­mo tras­la­dar mi ex­pe­rien­cia en el mun­do cor­po­ra­ti­vo, tan­to lo bueno co­mo lo ma­lo, pa­ra po­der ayu­dar des­de otra pers­pec­ti­va a las em­pre­sas, a los pro­pios em­plea­dos y so­bre to­do a los jó­ve­nes, uti­li­zan­do el coaching co­mo he­rra­mien­ta”, co­men­tó des­de su ca­sa. “Es un cam­bio de vi­da, in­clu­so es­tar más tiem­po en ca­sa. Lo pri­me­ro que acon­se­jo es ha­cer una pa­ra­da en la ca­rre­ra de­sen­fre­na­da que uno lle­va y pen­sar si lo que uno es­tá ha­cien­do en la vi­da labo­ral, y en ge­ne­ral, es­tá ali­nea­do con lo que uno es y lo que quie­re ha­cer en la vi­da”, su­gi­rió.

La se­mi­lla pa­ra el fu­tu­ro

La ma­ter­ni­dad mo­vi­li­zó a Ma­ría del Cam­po (40) y lue­go de su ter­ce­ra li­cen­cia ma­ter­nal re­gre­só al ban­co San­tan­der con una de­ci­sión to­ma­da. Tras 12 años en la

Creo que las de­ci­sio­nes tie­nen que ser me­di­ta­das. No hay que ser su­per­im­pul­si­vo, hay que ir pa­so a pa­so. Es im­por­tan­te es­cu­char al co­ra­zón, y ver si uno se sien­te có­mo­do en de­ter­mi­na­da si­tua­ción. Si es así y uno es­tá con­ten­to, eso es lo im­por­tan­te” Die­go Arau­jo Ex­di­rec­tor de RRHH

ins­ti­tu­ción, de coor­di­nar pro­gra­mas y ges­tio­nar la co­mu­ni­ca­ción in­ter­na y ex­ter­na, Del Cam­po ex­te­rio­ri­zó esa pre­gun­ta en la que ve­nía pen­san­do des­de ha­ce tiem­po: ¿qué ha­cer en los pró­xi­mos años?

“Lo que en­ten­dí es que era el mo­men­to de ce­rrar un círcu­lo y em­pe­zar otra co­sa”, ex­pli­ca. Re­cuer­da que pen­san­do en sus hi­jos, co­men­zó a cues­tio­nar­se el sen­ti­do de lo que es­ta­ba ha­cien­do, y lo que de­ja­ba pa­ra el fu­tu­ro: “Ha­bía ter­mi­na­do un ci­clo, mu­tua­men­te nos ha­bía­mos da­do to­do lo que nos po­día­mos dar. Era mo­men­to de pen­sar en al­go di­fe­ren­te”. Y en di­ciem­bre de 2016 re­nun­ció.

Lue­go de es­tar un año en Te­le­tón al fren­te del cam­bio en la co­mu­ni­ca­ción, dos ami­gas –ac­tua­les so­cias– le co­men­ta­ron la idea de una agen­cia in­clu­si­va. A prin­ci­pios de es­te año na­ció Umun­tu, que se pre­sen­ta co­mo un ar­ti­cu­la­dor con el mun­do em­pre­sa­rial y con las or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra me­jo­rar la ac­ce­si­bi­li­dad de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Del Cam­po re­cuer­da que to­mar la de­ci­sión de aban­do­nar San­tan­der fue muy di­fí­cil. “En to­do salto, hay un mo­men­to en que los pies no es­tán en la tie­rra y eso ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre”.

Sin em­bar­go, mi­ran­do en re­tros­pec­ti­va, con­si­de­ra que fue afor­tu­na­da al con­tar con el apo­yo de su fa­mi­lia, y en­con­tró en Umun­tu el pa­ra qué de su de­ci­sión. “Las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad son pi­la­res de lo que ha­ce­mos (en Umun­tu), y me ha­ce fe­liz ha­cer al­go que im­pli­ca un cam­bio po­si­ti­vo a ni­vel so­cial y hu­mano”, aña­dió.

A Ma­ria­na Chi­li­bros­te (35), la ma­ter­ni­dad tam­bién la in­ter­pe­ló. Tra­ba­jó du­ran­te ca­si cin­co años en la ges­tión de pro­yec­tos de Te­le­fó­ni­ca. Por su for­ma­ción en psi­co­lo­gía y re­cur­sos hu­ma­nos y la edu­ca­ción en su fa­mi­lia, lo so­cial siem­pre le in­tere­só. Lue­go del na­ci­mien­to de su se­gun­do hi­jo, se cues­tio­nó co­mo mu­jer y co­mo ma­dre qué les es­ta­ba de­jan­do pa­ra el fu­tu­ro. “Fue una de­ci­sión di­fí­cil ir­me de la em­pre­sa, por­que es­ta­ban apos­tan­do a mí, tra­ba­ja­ba en un equi­po y con unos je­fes in­creí­bles que hi­zo más di­fi­cil ale­jar­me”, re­cuer­da. A fi­nes de 2015 de­jó la em­pre­sa ya con una idea en men­te. Co­no­ció a su ac­tual so­cio, Die­go Fra­ga, y jun­tos le die­ron for­ma a Se­llin, una red de co­mer­cia­li­za­ción en la que par­ti­ci­pan pro­duc­to­res y ven­de­do­res. “Co­no­ci­mos a 700 per­so­nas, con sus his­to­rias, sus ne­ce­si­da­des. Es una co­mu­ni­dad de gen­te apos­tan­do por crear opor­tu­ni­da­des. Es bas­tan­te fuer­te por­que tras­cien­de a ca­da uno. Te das cuen­ta que sos un gra­ni­to más de are­na en to­da una can­ti­dad de otras vo­lun­ta­des y que real­men­te po­dés apor­tar”. ex­pli­ca so­bre lo que la mo­ti­va de Se­llin.

Pa­ra Chi­li­bros­te, el im­pac­to so­cial pu­do más que lo que le ofre­cía el mun­do cor­po­ra­ti­vo. “Yo sien­to que las co­sas re­sue­nan en mí, to­do aho­ra es mu­cho más cohe­ren­te. Par­te de esa de­ci­sión de ge­ne­rar un em­pren­di­mien­to con pro­pó­si­to vie­ne de unir to­do lo que soy: la ma­dre, la pro­fe­sio­nal, la mu­jer, la per­so­na”, con­tó.

Tu­ve que ha­cer un tra­ba­jo muy fuer­te con­mi­go mis­ma pa­ra ven­cer los mie­dos y sa­lir de la zo­na de con­fort. En­ci­ma es­cu­chás to­dos los mie­dos de los de­más, que te pre­gun­tan qué vas a ha­cer, de qué vas a vi­vir. Hay que es­tar se­gu­ro” Xi­me­na Gue­rre­ro Di­rec­to­ra de Ce­rro Mís­ti­co

Die­go Arau­jo

Ma­ría del Cam­po

Ja­vier Bec­chio

Ma­ria­na Chi­li­bros­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.